Páginas vistas periódicamente

viernes, 14 de agosto de 2020

EL FORO DEL PROFESOR D.ANTONIO PIÑERO EN BASKETCANTERA

Guía para entender el Nuevo Testamento Estructuras y Procesos ...
"Guía para entender el Nuevo Testamento" edición 5ª y 6ª ,editorial Trotta 
(Casa del Libro y Amazon)

Buenos días:

Hoy tenemos el inmenso honor de introducir un nuevo foro y no uno cualquiera. Se trata de al experto en cristianismo primitivo el Catedrático de la Universidad Complutense D.Antonio Piñero Sáenz.

Tenemos la fortuna de que este gran experto mundial sea español y que además, por cierto, sea un enamorado del baloncesto hace muchos años, con lo cual ha tenido a bien participar en basketcanteramadrid dentro de un foro suyo , así además de seguir el foro del baloncesto, para aclarar dudas sobre la vida y la época de Jesucristo a todos los amigos del baloncesto.

Íbamos a hacer un resumen de su currículo y bibliografía pero es prácticamente imposible. Sobre su bibliografía son docenas de libros pero vamos a destacar : "Guía para entender el Nuevo Testamento" edición 5ª y 6ª ,editorial Trotta (En venta en Casa del Libro y Amazon)

Respecto de su curriculum baste con decir que es:
Licenciado en Filosofía Pura por la Universidad Complutense.  
Licenciado en Filología Clásica por la Universidad de  Salamanca.
Licenciado en Filología Bíblica Trilingüe por la Universidad  Pontificia de Salamanca.
Tesis doctoral: "Teopneustia. Estudio sobre las concepciones de la inspiración en los dos primeros siglos del cristianismo" con calificación de "Sobresaliente cum laude unanimidad".
Doctor en Filología Clásica por la Universidad  Complutense.
Catedrático Numerario (Ordinarius) de "Filología Neotestamentaria" por la     Universidad Complutense.

 Guía para entender a Pablo de Tarso: Una interpretación del ...Editorial Trotta Antonio PiñeroEditorial Trotta Antonio PiñeroImagen relacionadaImagen relacionada
Y hecha la brevísima introducción , os comentamos el funcionamiento de este foro que no es otro que poder hacer preguntas sobre Jesucristo al profesor Piñero y obtener respuestas que siempre serán basadas en la ciencia.Exclusivamente, ciencia histórica al servicio de saber la verdad.

Lo que nos interesa es conocer al Jesucristo histórico y a partir de ahí que cada uno saque sus conclusiones.

Todos los amigos del foro podrán preguntarle lo que consideren , dejad vuestro nombre de pila y la zona de Madrid desde la que escribís para que se pueda dirigir a cada uno y el profesor cuando saque un hueco nos contestará.

Para romper el hielo le formularemos al profesor la primera pregunta.

Querido Antonio:

Teniendo en cuanta que José de Arimatea no sale en ningún momento del nuevo testamento salvo para reclamar el cuerpo de Cristo.
¿no le parece enigmática su figura?

basketcanteramadrid@gmail.com


Saludos a todos.

206 comentarios:

  1. Ante todo saludos a todos.

    Agradezco muchísimo --y me encanta-- el nacimiento de este Foro.

    Agradezco muchísimo también la presentación... Pero un poco "demasié", porque yo no creo ser ni siquiera uno de os más expertos del mundo en el cristianismo primitivo y la figura de Jesús de Nazaret. Hay muchos otros que saben bastante más que yo. Lo que ocurre es que en lengua española la mayoría han guardado sus tesoros para sí mismos y para unos pocos técnicos, pero yo he procurado que que lo que se sabe e investiga en la Universidad pase también al gran público. Por eso me conocen más.Simplemente eso.

    Ya sabréis que la mayor parte de mi vida consiste en trabajar... Así saco las cosas adelante en muchos frentes.
    Procuraré responder en todo lo que pueda. Pero mis respuestas han de ser breves; a veces telegráficas. De lo contrario, no podría seguir con mi trabajo. Si hay algún tema que esté claramente respondido en algunos de mis libros o en los miles de páginas que tienen mis dos Blogs ("Cristianismo e Historia y El Blog de Antonio Piñero"; desde 2007; unos 11.000 folios; no es error: once) procuraré copiar la respuesta previamente dada. O bien indicar el enlace donde se encuentra la posible respuesta.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    Y si os parece bien, mañana procuraré responder a las dos primeras preguntas que me han hecho ya.
    ¿Cuál es este ahora?
    Pues editar para la Edditorial B.A.C. de Madrid, el IV volumen de los Hechos apócrifos (no admitios por la Iglesia) de los Apóstoles en colaboración con G. del Cerro. Son más de 30. Lllevalmos editados ese número en los tres primeros volúmenes (B.A.C. 646; 701; 741,

    ResponderEliminar
  2. Profesor Piñero.

    Gracias por su atención.

    En primer lugar me gustaría saber cuales son junto a usted los dos o tres expertos mundiales en Jesús de Nazaret y si hay alguno religioso.

    Tambien quisiera saber si ha sido usted sacerdote.

    Por último, hay un milagro que es el de los peces y lo panes que es el único recogido por los 4 evangelistas
    Mateo 14, Marcos, Lucas 9 y Juan 6
    ¿Eso no le da mayor credibilidad ?

    Igual ocurre con la aparición a los apóstoles de Jesús una vez muerto recogida por Marcos 16, Mateo 28,Lucas 24,Juan 20 y San Pablo en Corintios, Galatas y Hechos.
    ¿Se puede poner en duda hechos recogidos por todas las fuentes?

    Gracias.

    Juan Carlos (Coslada)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridos amigos:

      Son varias preguntas; no una sola. Así que seré breve:

      1. Expertos mundiales son en mi opinión:

      · John P. Meier, "Un judío marginal" (IV volúmenes en 5 tomos y sigue, publicado por Verbo Divino, España. Enciclopédico.
      · James D. G. Dunn. Su obra "Jesús recordado" es más que interesante. Publicada también por Verbo Divino
      · En España, creo que el máximo experto es Fernando Bermejo. Su obra "La invención de Jesús de Nazaret. Historia, ficción, historiografía" es muy buena. Publicada por editorial Siglo XXI. Su único problema es que por meros motivos personales, en mi opinión no justificados, tiende a silenciar la bibliografía en español.

      2. Yo no he sido sacerdote. Ni tampoco he cursado teología. Pero por oficio de filólogo e historiador de las ideas del cristianismo primitivo he tenido que estudiar bastante hermenéutica confesional, cristiana sobre todo y judía.

      3. Las historias de milagros contra la naturaleza no son sino fábulas piadosas,; normales engrandecimientos de personajes q han causado impacto en la Antigüedad. No hay que hacerles caso.

      Las narraciones sobre la resurrección no pertenecen al ámbito de la historia. Por mucho que coincidan entre sí los evangelistas son mayores sus discrepancias y contradicciones. Hay que leerlas con sumo cuidado y extraer de ellas qué es lo que creían los primero cristianos su¡sobre su héroe muerto, pero no consecuencias históricas.

      Las fuentes se sirven aquí de tradiciones comunes. Se copian unas a otras y en realidad no son independientes entre sí.

      Eliminar
  3. Respondo hoy 15-08-2020 a la primera pregunta:

    P. Teniendo en cuanta que José de Arimatea no sale en ningún momento del nuevo testamento salvo para reclamar el cuerpo de Cristo. ¿no le parece enigmática su figura?

    R. El texto básico sobre este personaje es el Evangelio de Marcos 15,52-43:

    42 Llegada ya la tarde, ya que era el día de la preparación, es decir, víspera del sábado, 43 vino José de Arimatea, un miembro destacado del Consejo, que también estaba esperando el reino de Dios. Armándose de valor, entró donde Pilato y solicitó el cuerpo de Jesús. 44 Pero Pilato se admiró de que estuviera muerto ya, y tras llamar al centurión, le preguntó si había muerto ya. 45 Tras saberlo por el centurión, concedió el cadáver a José. 46 Y tras comprar un paño de lino, lo bajó, lo envolvió en el paño y lo depositó en un sepulcro que había sido tallado en la roca, e hizo rodar una piedra sobre la puerta del sepulcro.

    Lo comento brevemente

    V. 43: José de Arimatea: aparece de repente en el evangelio de Marcos. Es una figura sobre la que gira una discusión notable entre los estudiosos, que va desde la opinión de que es un personaje mítico, inventado sin más por el evangelista o su antecesor para hacer frente a las habladurías anticristianas, hasta una aceptación de su existencia histórica con notables reparos.

    No se sabe con exactitud a qué ciudad antigua corresponde el topónimo Arimatea. Lo más cercano es Armatayin de los Setenta y Ramatayim hebreo, que correspondería al hebreo Ramá, la patria de Samuel (1 Sam 1,1.19), quizás la actual Rentis; otros afirman que es Ramala. Mt 27,27 añade que era «rico», y Lc 23,50, que era «bueno y piadoso» miembro destacado: griego euschémon, que puede entenderse como «rico», especialmente en tierras, o «noble», «distinguido» o «destacado».

    Consejo: Extrañamente Marcos emplea el griego boulé y no sanedrín / sinedrio (¿lo hacía así su fuente?). Se discute si ese «consejo» era el de su ciudad de nacimiento, o el «consejo» más importante de Jerusalén y del pueblo judío, el Sanedrín. Probablemente esto último.

    Otros opinan que este “consejo” era una especie de grupo encargado por el Sanedrín para enterrar a las personas que morían en Jerusalén durante las fiestas: peregrinos o simplemente asesinados por cualquier motivo. Esto explicaría el texto de Hechos de los Apóstoles 13,27-29 (hablaré de este pasaje más tarde) que dice que fueron los judíos y no los romanos los que bajaron a Jesús de la cruz. En este caso sería un personaje histórico, pero no un miembro del Sanedrín, sino una suerte de funcionario de este.

    también estaba esperando el reino de Dios: esta frase indica que no era, según Marcos, un discípulo estricto de Jesús, sino un simpatizante. Juan 19,38 afirma que era «un discípulo en secreto». Su actuación contradice en apariencia la idea de que «todo el Sanedrín» condenó a Jesús (14,64), frase esta que bien puede entenderse entonces como amplificación retórica. La expresión acerca de la espera es contundente, y junto con otras (por ejemplo, «Venga tu Reino» (Lc 11,2 / Mt 6,9) debería bastar para zanjar la polémica sobre si el reino de Dios llegó ya invisiblemente con la predicación de Jesús y se extiende por el «ámbito de los corazones», o si en realidad es una entidad que no ha venido aún, y se espera para un futuro, aunque próximo.

    Armándose de valor: la acción de pedir el cuerpo de Jesús era ponerse en el bando de los simpatizantes de un sedicioso contra el Imperio ante la autoridad imperial.

    solicitó el cuerpo: no era costumbre normal de los romanos entregar los cuerpos de condenados por delitos de lesa majestad, pero hay consignadas suficientes excepciones; por tanto, es verosímil en sí.

    ResponderEliminar
  4. Sigue mi comentario:
    V. 44 se admiró: expresión favorita de Marcos respecto a la breve relación del prefecto con Jesús, pues se admiró / se asombró también de su silencio (v. 4); y otras gentes se admiran de la sabiduría de Jesús (por ejemplo, 6,2), de su astucia (por ejemplo, 12,17) o del poder de hacer milagros (1,27).
    estuviera muerto ya: caben pocas dudas de que esta observación de Marcos va dirigida contra los que negaban la resurrección de Jesús, al igual que la pregunta al centurión y su respuesta positiva (v. 45). Es una doble confirmación por parte de las autoridades de la muerte real de Jesús.

    V. 45 concedió el cadáver: obsérvese el cambio de vocablos entre v. 43 «cuerpo», griego sóma, que significa también, pero solo eventualmente, cuerpo muerto, y casi siempre denota el cuerpo vivo, y v. 45, «cadáver», griego ptóma. Algunos estudiosos han querido ver en esta variación la prueba de que José de Arimatea solicitó el cuerpo de Jesús porque sabía que estaba vivo, en coma, pero que Marcos interpreta su fuente como cadáver por su intención apologética de probar la muerte y la consiguiente resurrección de Jesús. Este argumento no es definitivo ni siquiera desde el punto de vista del vocabulario. Hay que atenerse, pues, al contexto para inclinar la balanza hacia la improbabilidad de que los romanos no se cercioraran de que los sediciosos estaban ya bien muertos. Se trata, por tanto y con bastante probabilidad, de una mera variación estilística.

    46 comprar un paño de lino: en la cronología de Marcos esta compra es imposible, pues era la fiesta de la pascua. En la johánica, muerte de Jesús en la víspera de la fiesta, si es posible. En los Sinópticos (Evangelios de Marcos, Mateo y Lucas) no hay embalsamamiento, pero sí en Juan 19,39, que menciona una cantidad de mezcla de mirra y áloe asombrosa, cien libras. Como se verá, este supuesto johánico no es compatible con la descripción de unas mujeres que al alba del primer día de la semana van a ungir el cadáver de Jesús (16,1).

    lo bajó: en los Sinópticos José actúa solo; en el evangelio de Juan, ayudado de Nicodemo. Esto último tiene todos los visos de ampliación secundaria. Aquí entra en juego la tradición recogida por Hechos 13,27-29, ya mencionada: «Los habitantes de Jerusalén y sus jefes… 2 8 aunque no encontraron ninguna causa de muerte, pidieron a Pilato que lo eliminara. 2 9 Y cuando cumplieron todo lo que estaba escrito acerca de él, lo bajaron del madero y lo pusieron en el sepulcro». En este pasaje no es un simpatizante de Jesús, sino el Sanedrín, el que ordena el descenso del cuerpo de Jesús (y se supone que de los otros dos condenados) por temor a una impureza ritual en la pascua, para cumplir el precepto de Dt 21,23 (como testifica en general Flavio Josefo, Guerra de los judíos V 317), y para quitar de en medio el cadáver de un sedicioso antirromano que podría suscitar en realidad el respeto de las turbas. Algunos estudiosos combinan las dos tradiciones asegurando que José de Arimatea era en realidad un representante del Sanedrín, enemigo personal de Jesús, e intentan demostrar que el relato evangélico es aquí, frente a Hechos, sesgado y apologético. De cualquier modo, si se acepta el testimonio de los Hechos, su texto tiene otras consecuencias respecto al enterramiento.

    envolvió en el paño: era el modo normal entre los judíos de dejar un cadáver en una tumba, nunca desnudo, durante un año hasta que, pasado ese tiempo y quedando solo los huesos, se recogían estos en un osario y se depositaban en la misma tumba o en ocasiones, en otro lugar. De cualquier modo, este enterramiento simple, rápido, sin unción, puede servir de testimonio indirecto de que se sabía poco del enterramiento de Jesús.

    ResponderEliminar
  5. III Sigue mi comentario:
    sepulcro: Marcos, que no dice que el sepulcro fuera de José, y el Evangelio de Lucas y los Hechos emplean la misma palabra griega mneméion, que supone una sepultura honorífica. Pero, si los que descendieron el cuerpo fueron «los jefes de los judíos», hay que descartar cualquier honor. Entonces el mencionado mneméion podría estar influido por Isaías 53,9, ya que el siervo de Yahvé tuvo una sepultura entre los ricos (la primera parte de este oráculo favorece la tradición de Hechos: la tumba del Siervo estuvo entre los malvados). Sabemos por Flavio Josefo que había un lugar fuera de las murallas de Jerusalén para enterrar a los presos comunes; era, por tanto, una fosa común (corroborado por la Misná e indirectamente por Mateo 27,7). Y esto es lo más verosímil si se acepta la tradición más difícil que es la de Hechos, aunque algunos la interpreten como antijudía y, por tanto, sospechosa.

    Sea cual fuere la opción interpretativa, el análisis de los cuatro evangelios lleva al historiador a constatar en el texto de Marcos –y posteriormente en los otros evangelios– un impulso de engrandecimiento y magnificación secundario de todo lo relacionado con la sepultura de Jesús. Respecto a la tumba, algunos estudiosos consideran que, si José era de Arimatea, situada en los montes de Efraín, es poco probable que tuviera su cenotafio familiar en Jerusalén. Juan sostiene que era un huerto, propiedad de alguno de los dos participantes en el entierro, José o Nicodemo.

    tallado en la roca: los restos arqueológicos del notable número de tumbas excavadas en los alrededores de Jerusalén (en el judaísmo antiguo no había cementerios, sino que los enterramientos se hacían por lo general en predios familiares fuera de las ciudades) coinciden con este detalle, ya que la roca es caliza y fácilmente excavable.

    rodar una piedra: es otro detalle de que la tumba era de una persona rica, pues tales piedras podían pesar cuatro veces más que las usuales, cuadradas, y solo eran movibles con palancas. Para Marcos, el enterramiento de Jesús en la tumba de un extraño es también un medio estilístico de acentuar la soledad de Jesús durante toda su pasión.
    Aquí los evangelistas presentan dos versiones muy distintas del descenso de la cruz y del enterramiento. Según los Sinópticos (Mc 15, 42-47 y par), José de Arimatea actúa solo, envuelve a Jesús en una simple sábana y lo coloca en un sepulcro de su propiedad, cerca del Gólgota. El enterramiento es sencillo, rápido y sin pompa alguna.

    ResponderEliminar
  6. IV y última parte del Comentario a la pregunta "José de Arimatea":

    Probablemente es la tradición posterior a la versión anterior a Marcos y recogida por este la que embellece este simple relato: la tumba no era vulgar, sino tallada en la roca, nueva, donde nadie había sido depositado hasta el momento. Probablemente también es esta tradición la que hace estar presentes en el acto del descenso en de la cruz y enterramiento a María Magdalena y a otra María, mujer de José (¿la madre de Jesús? Pero la designación sería muy extraña), de modo que su presencia sirva de enlace literario para la función que desempeñarán las mujeres en la historia de la “tumba vacía” y la resurrección (Lc 23, 55). Por tanto esta presencia de mujeres no sería histórica, o al menos muy dudosa. La versión del descenso y enterramiento por parte del evangelista Juan es muy distinta: José de Arimatea está acompañado de Nicodemo, el fariseo que visitó a Jesús de noche según Jn 3, 1-21, pero un personaje desconocido por los otros evangelistas. Entre los dos bajan el cuerpo de Jesús y le otorgan un enterramiento más solemne y costoso: lo fajan con bandas y aromas (lo que es en verdad un embalsamamiento) utilizando unos 50 kilos de ungüento de mirra y áloe, “según es costumbre sepultar entre los judíos” (Jn 19, 40), y lo depositan de prisa en una tumba cerca del Gólgota -para no quebrantar el precepto del sábado, en un huerto (¿propiedad de uno de los dos?)-, tumba de la que se indica también que era nueva.
    Me parece que el núcleo histórico de esta doble historia podría ser probablemente el siguiente: o bien José de Arimatea (figura no inventada, un personaje que en estos momentos aún no es cristiano [en contra del EvJn 19, 38]) baja a Jesús de la cruz en representación de los intereses del Sanedrín que no deseaba que el cuerpo del Nazareno permaneciese en el madero por la noche, y en medio de una gran fiesta, la Pascua, en contra de lo prescrito por la Ley = Dt 21, 22-23.

    O bien lo dicho antes de que José de Arimatea era un funcionario jefe de un “consejo” encargado de enterrar a los muertos en Jerusalén durante las fiestas

    O bien bajaron el cadáver de Jesús los romanos mismos, también para no provocar los sentimientos religiosos de los judíos; luego se envuelve el cadáver en una mera sábana y se entierra, rápidamente y sin honores, en una tumba cercana (Jn 19, 41). Nicodemo nos parece una inverosímil figura en esta escena. Da la impresión de que el evangelista Juan presenta un evento simbólico: Nicodemo, temeroso durante la vida de Jesús, que lo visita de noche por miedo a los judíos (Jn 3, 2) se convierte en un valiente tras la muerte de Jesús (esta muerte le hace pasar de una fe imperfecta a otra perfecta) y en público contribuye al enterramiento de Jesús. De este modo, en el Evangelio de Juan, el enterramiento rápido y sencillo se convierte en un honor triunfal para Jesús, y rompe el modelo de la sepultura según los otros evangelistas: casi oculto.
    En conjunto nos parece más verosímil el núcleo de la versión de los Sinópticos: un descenso de la cruz y enterramiento rápido, sencillo, casi oculto, en un tumba cercana, pero probablemente vulgar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes Profesor.
    Tremendo como siempre, gracias.

    Vamos a ir poniéndole una pregunta ordenadamente cada día si le parece de las muchas que nos llegan a continuacion para que haya una continuidad.

    Hemos borrado esta pregunta para ponerla aquí debajo buscando esa continuidad.

    Le preguntaba Sofía (Barrio de Salamanca de Madrid) :

    Que tal Sr. Piñero.
    Que placer poderle preguntar.

    Siempre me he parecido curioso que en el nacimiento de Jesús, los historiadores consideren que la luz que guía a los Reyes Magos es una invención cuando estamos inmersos en una historia paranormal como es el nacimiento de un Dios nada menos.

    Normalizan el nacimiento de un dios pero no la luz que les lleva hasta el niño. Es algo contradictorio.

    El 11 de Noviembre de 1979 varios aviones vieron luces sobr el cielo de Manises. Un caza pilotado por el coronel cámara salió a por él y cuenta este coronel (se puede consultar en Internet) que esa luz jugó con él muchos minutos y desapareció.

    En 1947 el gobierno americano reconoció tener un Ovni(caso Roswell)

    Vamos a suponer por un momento que el nuevo testamento no miente en ese aspecto ni ha sido alterado ¿que podría ser esa luz Sr. Piñero?

    ¿Hay antecedentes que usted conozca de luces en el cielo en la biblia o bien luces guiadoras en el cielo en la antigüedad ?

    Gracias Profesor

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga:

      La pregunta sobre esa luz misteriosa debe responderse en el conjunto sobre a narración de los Reyes Magos en el Evangelio de Mateo.

      En líneas generales los estudiosos independientes considera que probablemente apenas hay datos históricos en una narración totalmente legendaria y fabulosa

      Sobre este episodio he escrito bastante en mi obrita “Vida de Jesús según los Evangelios Apócrifos, que ha sido editada por diversas editoriales: “El Almendro”; creo que también “Herder”, “Libros del Olivo”. Y que se ha traducido al inglés, francés, alemán, italiano y portugués… pero que no sé cómo se puede conseguir.

      Le copiaré a trozos (El Blog no permite más de 4.000 espacios mi respuesta, que ha de valer por varios días.
      Ahí va:

      I

      Los magos de oriente (Mateo 2,1-12)

      Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, 2 diciendo: “¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarlo”.
      3 Al oírlo, el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. 4 Convocó a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, y por ellos se estuvo informando del lugar donde había de nacer el Cristo. 5 Ellos le dijeron: “En Belén de Judea, porque así está escrito por medio del profeta: 6 Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel”.
      7 Entonces Herodes llamó aparte a los magos y por sus datos precisó el tiempo de la aparición de la estrella. 8 Después, enviándolos a Belén, les dijo: “Id e indagad cuidadosamente sobre ese niño; y cuando le encontréis, comunicádmelo, para ir también yo a adorarlo”. 9 Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. 11 Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra. 12 Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino.

      Todo lo que sabemos en principio de tales personajes orientales lo tenemos en este pasaje. Los detalles en torno a los magos no son sino aclaraciones o expansiones posteriores, puramente imaginativas, de los evangelios apócrifos y otros escritos, para explicar mejor los datos comprimidos o poco explícitos que ofrece la narración primigenia de Mateo. Los magos, luego calificados como “reyes”, son importantes en nuestro folklore familiarizado con su figura porque ilustran los “belenes” navideños tanto privados como públicos.
      ¿Qué quiere decir exactamente el vocablo “magos” en esta narración? Mateo no lo explica, porque debió de creer que sus lectores lo entendían bien. En tiempos de Jesús la palabra “mago” tenía dos significados básicos. El primero era el corriente, que dura hasta hoy, a saber, individuos que practicaban la magia negra o blanca, adeptos de la ciencias ocultas, intérpretes de sueños y visiones o astrólogos, la mayoría de ellos charlatanes y embaucadores. La segunda, y lo sabemos por una obra de Filón de Alejandría , eran hombres respetables, sacerdotes del zoroastrismo , la religión de Irán / Persia, hombres piadosos y a la vez científicos que se dedicaban a estudiar la astronomía y su repercusión en la vida de los hombres, la astrología en el buen sentido.
      Por la descripción de Mateo en nuestra historia hay que considerar a los magos en este último sentido, es decir, sabios que se dedicaban a la ciencia de los astros. Como veremos, representan en Mateo a los paganos cultos, y probablemente indican en su pensamiento que lo mejor de la ciencia y la religiosidad de los gentiles lleva hacia Jesús. Pero por el momento no son reyes ni nada por el estilo, ni se sabe su número o nombres.

      (Sigue)

      Eliminar

    2. II
      Este pasaje forma en Mateo el primer acto de un drama que termina bien; narra con tono muy popular cómo unos “magos” de Oriente reciben una revelación divina, gracias a un prodigio de la naturaleza: la aparición de una nueva estrella, sobre el nacimiento del redentor del mundo, el Mesías, que es a la vez rey de Judea / Israel. Llegados a la capital del país, Jerusalén, se informan sobre el lugar del nacimiento del redentor. Llegan a ese lugar, Belén, encuentran al niño en su casa, no en un pesebre, ajeno, como en Lucas, lo adoran, le ofrecen regalos como muestra de veneración y se vuelven a su país por otro camino, avisados por un ángel. Entonces se descubre que el rey del Israel de entonces era un súper malvado que intentaba matar al niño, pues temía que éste, hecho mayor, le iba a arrebatar su reino.
      El segundo acto trata básicamente de cómo el niño se escapa de las insidias del rey Herodes; su familia se destierra voluntariamente a Egipto, pero luego retorna a Israel, a Nazaret en concreto, una vez muerto el malvado monarca.
      El primer acto tiene dos escenas claramente distintas. Primera: el camino desde Oriente y la llegada a Belén, que concluye con una cita confirmatoria de las sagradas Escrituras que habían previsto el evento; y la segunda, el homenaje al rey nacido con la entrega de los regalos y la vuelta al país de origen.
      El pasaje denomina a Jesús “rey de los judíos”, que encaja con la misma designación que le otorga el procurador de Judea, Poncio Pilato (Mateo 27,11) durante el interrogatorio previo a la condena y con el título de la cruz (Mateo 27,37). De nuevo podemos pensar aquí la notable conmoción que un pagano culto tendría al leer esta frase, pues seguía muy viva en la memoria la Gran revuelta de los judíos contra el Imperio que había terminado en el 70 d.C. con la destrucción de Jerusalén y la puesta en ridículo del mesianismo judío que había impulsado la guerra. Sin duda, Mateo está afirmando que Jesús es el rey verdadero de este mundo y del eón futuro y no el césar Tiberio; pero estamos ya en un momento avanzado de la teología cristiana en la que será posible quitar todo sabor político a esta afirmación; la plenitud de esta tendencia ocurrirá cuando el cuarto evangelista, Juan, ponga una frase en labios de Jesús que muy probablemente jamás pronunció y que despolitiza en absoluto la significación de su reinado: “Mi reino no es de este mundo” (Jn 18,36).
      La noción de “Hijo de Dios” aplicada a Jesús por Mateo es por vía indirecta cuando señala que los magos vienen a “adorarlo”. Una vez más, en contraposición clara con el culto al emperador , el evangelista está afirmando que los paganos no deben adorar las estatuas de aquel, ni hacer libaciones o sacrificios a su numen o “genio”, sino al verdadero hijo de Dios. Para Mateo, y en contra de la opinión de la inmensa mayoría de sus contemporáneos, el Mesías es divino. Sus lectores han leído ya en el capítulo 1 su concepción por obra del Espíritu Santo.
      Mateo presenta en estos pasajes de la infancia una cristología más avanzada que la de Pedro en los Hechos de los apóstoles (Jesús es divino sólo tras su resurrección: Hch 2,36; la divinidad confirmaba que su enviado era de verdad el Mesías, aunque hubiera fracaso en apariencia muriendo en la cruz, y lo disponía para que volviera al mundo, su segunda venida, para concluir su misión instaurando, esta vez con éxito, el reino de Dios) o la de Marcos (1,9-11: adopción como hijo en el bautismo) que es su fuente principal. Los evangelistas Mateo y Lucas a su vez corrigen a Marcos y adelantan el momento en el que Jesús es hijo de Dios: no en su adopción por el bautismo sino al de su concepción milagrosa por el Espíritu Santo. Pero como se puede observar, aunque la historia de los magos sea verdadera, que lo discutiremos más adelante, está trufada de teología puramente cristiana.

      Eliminar
    3. III

      Los magos vienen de “Oriente”. Pero ¿de dónde? El texto no lo dice, pero se sobrentiende que, si son “magos”, es lógico que se creyera que venían desde Persia. De hecho en el arte del cristianismo primitivo los magos eran dibujados con indumentaria persa: túnicas ceñidas, mangas largas, pantalones y gorro frigio.
      Otros estudiosos han propuesto que los magos procedían de Babilonia, es decir, del actual Irak, ya que entre los babilonios, llamados también caldeos, había habido desde los albores de la era histórica un gran interés por la astronomía y la astrología. En el libro del profeta Daniel aparecen muy frecuentemente los magos cuando el autor describe la corte de Nabucodonosor y Baltasar en Babilonia.
      Finalmente, apoyándose en los regalos que traen los magos, oro, incienso y mirra, se ha pensado que estos magos procedían de Arabia. Oro e incienso son los regalos que, según Isaías 60,6 y el Salmo 72,15, traerán los pueblos orientales a Jerusalén en tiempos mesiánicos, como regalo al rey y alabanza al Dios de Israel, desde Madián y Sabá, regiones ambas de Arabia, del noroeste y suroeste respectivamente.
      Ahora bien, siendo la narración de los magos --y aquí adelanto mi opinión que explicitaré posteriormente-- pura historia teológica, a saber la narración de un hecho legendario para ejemplificar una idea teológica (en este caso la predicación del salvador del mundo a los no judíos) parece inútil hacer disquisiciones sobre qué región del oriente venían los magos. El “Oriente” era también simbólico en general: “Ex oriente lux”, “del oriente viene la luz”, que dice el dicho que atribuye la venida de un salvador, precisamente desde la región por donde sale el sol. Sea, pues como fuere, sí es cierto que la teoría de Arabia fue la primera que los escritores cristianos propusieron: Justino Mártir, hacia el 160, en su Diálogo con Trifón 78,1, discutiendo con un rabino judío sobre la verdad del cristianismo y del judaísmo, escribía “Unos magos de Arabia llegaron hasta Herodes…”

      Eliminar
    4. IV
      El mensaje teológico de este pasaje en su conjunto

      En síntesis, me parece que el mensaje es bastante claro: Jesús nació en tiempos de Herodes el Grande. Su nacimiento fue en la ciudad de David, Belén, para que se cumplieran las Escrituras. El niño es el rey de Israel, pero no un monarca cualquiera, como Herodes, sino uno que cumple unas profecías referidas al rey-Mesías, es decir, el futuro salvador…, pero no sólo de Israel, sino de todo el mundo. Es un rey tan importante que su nacimiento es anunciado nada menos que por una estrella maravillosa. Dios revela este hecho importante a gentes que no son judías, sino paganas. Los magos representan a todos los gentiles que creerán en la predicación sobre Jesús como salvador. Los escribas y los príncipes del pueblo, por el contrario, no creen, y los jefes políticos, representados por el monarca, tampoco. La adoración, hincando las rodillas, y el ofrecimiento de los dones dan a entender que este niño es muy importante. Como esta historia es continuación de lo que sabe ya el lector por el capítulo 1 del Evangelio, la concepción virginal y extraordinaria por el Espíritu Santo, este rey es nada menos que el Hijo real de Dios.

      Eliminar
    5. V
      La historicidad del relato de los Magos

      Si toda la infancia de Jesús tiene un tono evidentemente legendario tal como hemos ido sosteniendo a lo largo de este capítulo, el relato de la estrella, tan cercana a la tierra, y los magos quizás se lleve la palma. Podemos, pues, preguntarnos: ¿Es histórico lo que nos cuenta el Evangelio en este episodio? Si se peguntara al hombre de la calle si cree que el Evangelio de Mateo está contando aquí una historia verdadera, pienso que probablemente diría: quizá no en todos los detalles, pero una parte al menos es verdad. Sin embargo, desde el punto de vista de la historia antigua y su modo de analizar los datos, es casi imposible mantener esta postura. No quisiera manifestar aquí mi propia impresión de filólogo realista y escéptico, sino traer a colación y seguir con fidelidad la opinión calificada de un comentarista católico, que he citado ya varias veces y que ha recibido todas las bendiciones de la Iglesia. Raymond E. Brown. Opina este ilustre exegeta que el relato sobre los magos está trufado de inverosimilitudes intrínsecas, que es inconciliable con el relato del Evangelio de Lucas al respecto, y que entra en conflicto crudo con otras narraciones evangélicas del ministerio de Jesús durante su vida pública. Veamos estos tres aspectos.
      1. Inverosimilitudes intrínsecas: “Una estrella que salió por Oriente, apareció sobre Jerusalén, que giró al sur hacia Belén, donde se detuvo sobre una casa, habría constituido un fenómeno celeste sin paralelo en la historia astronómica; sin embargo, no la registraron las crónicas de entonces. La narración del modo cómo Herodes reunió a los sumos sacerdotes y escribas parece ignorar la encarnizada oposición que existía entre el rey y los sacerdotes, y que el sanedrín no estaba a su disposición. En el v. 4 el lugar del nacimiento del Mesías parece ser un dato recóndito, conocido tan sólo por los especialistas en teología, mientras que en otro evangelio, el de Juan (7,42), la multitud habla como si todos los judíos supieran –y este hecho parece verdadero- que el Mesías había de nacer en Belén. El suspicaz Herodes no hace ningún intento por seguir a los magos en su viaje de ocho kilómetros desde Jerusalén a Belén. Cabe imaginar la impresión que harían en una pequeña aldea los exóticos magos de Oriente con sus regalos reales; pero cuando se marcharon, el servicio de policía de Herodes no fue capaz de descubrir a qué niño habían visitado. El asesinato de todos los niños de dos años para abajo (la matanza de los inocentes) no se menciona en el detallado relato que hace el historiador Flavio Josefo de los horrores del reinado de Herodes”.

      Eliminar

    6. VI
      2. El relato de los magos es inconciliable con el Evangelio de Lucas. Aunque el cap. 2 de Lucas dice que Jesús nació en Belén, no menciona la intervención de Herodes junto con los sacerdotes y escribas, ni la matanza de los inocentes, ni la huida a Egipto. Aun el armonizador más decidido y con toda buena voluntad fracasaría ante la imposibilidad de conjugar un viaje de la sagrada familia desde Belén a Egipto con lo que cuenta Lucas: que sus padres llevaron al niño a Jerusalén para circuncidarlo a los cuarenta días de nacer y que prosiguieron viaje a Nazaret, donde se quedaron.
      3. Conflicto con otras narraciones evangélicas del ministerio de Jesús. La afirmación de que Jerusalén entera se asustó por el nacimiento del rey de los judíos, y de que muchos se enteraron de que el Mesías había nacido en Belén (Herodes, los sumos sacerdotes, escribas, las gentes de Belén misma) no concuerda con los relatos evangélicos del ministerio público de Jesús. Sabemos ya que sus hermanos, y su madre, según Marcos 3,21, piensan que Jesús está loco, fuera de sí, por sus pretensiones mesiánicas. Igualmente la gente de Nazaret se asombra de que Jesús albergue las mismas pretensiones según Marcos 6,2-3: Cuando llegó el sábado se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba maravillada, y decía:

      ¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?” Y se escandalizaban a causa de él.

      Es más: sabemos ya que la gente de Jerusalén, según el evangelio de Juan 7,40-42, no sabe que Jesús ha nacido en Belén. Según los evangelios sinópticos (Mateo-Mc-Lc: por ejemplo, Lc 9,7-9 y paralelos), el tetrarca de Galilea Herodes Antipas, hijo de Herodes el Grande, a pesar de las medidas que se supone que su padre tomó contra Jesús, se queda perplejo ante éste y parece no haber sabido antes nada sobre Jesús” .
      El mismo exegeta católico opina que el relato de Mateo no sería, sin embargo, inverosímil para los lectores de la época, puesto que las gentes, incluso cultivadas, estaban convencidas de que diversos fenómenos astronómicos estaban relacionados con el nacimiento de personas ilustres, como se contaba, por ejemplo, de Alejandro Magno, de Augusto o de Julio César, y desde luego no eran extrañas en la época de Herodes que aparecieran embajadas desde Oriente con regalos para el rey por diversos motivos.

      Eliminar
    7. VII
      Pero estos detalles de verosimilitud sólo son una muestra de que el relato mateano era creíble para la época, pero no una prueba de historicidad. El mismo Brown ofrece la siguiente explicación sobre el origen posible de esta historia de los magos:

      Los cristianos, convencidos de que Jesús era el Mesías, podían explicar a los paganos que en él se habían cumplido las expectativas de un caudillo universal procedente de Judea. Si en Oriente, donde había contacto con amplias colonias judías, algunos gentiles conocían la expectación mesiánica del judaísmo, cabe la posibilidad de que los cristianos la dramatizaran –es decir crearan una historia- para facilitar la aceptación del nacimiento de Jesús. Los cristianos, que compartían la creencia general de que ciertos fenómenos celestes marcaban el nacimiento de los hombres grandes, pudieron reflexionar sobre las peculiaridades astronómicas del período en el que Jesús nació (por ejemplo, la aparición de una estrella supernova, el cometa Halley, o una conjunción de Júpiter, Saturno y Marte –de esto hablaremos de inmediato-), y considerar retrospectivamente algunos de estos fenómenos como signo divino de que iba a nacer el Hijo de Dios. Pero esos contactos del relato mateano con la cultura de su tiempo no son suficientes para probar que el relato responde a la realidad, o para explicar lo que originalmente lo inspiró. La inspiración original, a juicio de muchos exegetas, tiene que buscarse en una reflexión popular cristiana sobre el Antiguo Testamento .

      Con otras palabras, que la peripecia de ciertas figuras del Antiguo Testamento llevó a los cristianos a componer un historia parecida sobre Jesús moldeando expresamente la vida de éste en aquellos momentos –de los que no se sabía nada en realidad, porque Jesús era un perfecto desconocido para todos antes de su vida pública-- a imitación de lo que había ocurrido con personajes famosos del pasado de Israel.

      Espero que no se os atragante esta respuesta tan larga… y aue vale para varios días de “ruumiar” las ideas.

      Y si soy un pesado, me lo decís y corto.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  8. 17-08-2020
    P.

    Si tenemos en cuenta que Jesús jamás dice la palabra "Jehová" o "Yahvé" pero se nombra casi 10.000 veces ambos nombres en el antiguo testamento, y si tenemos en cuenta que Jesús llama a su padre Abba (Papa) pero casualmente en el antiguo testamento no sale ni una sola vez.
    ¿Alguna vez Sr. Piñero, ha valorado la posibilidad de que el dios del Antiguo testamento no sea el Dios y padre de Jesús y que las referencias que indirectamente los pudieran vincular sean interpolaciones posteriores?

    R.

    Ni una sola vez. Jesús dice que su Dios es el Dios de Israel (Marcos 12.29).
    Para Jesús no había más Dios que el ya tradicional en su momento y que ellos creían firmemente que había sido el único y el de siempre. Otra cosa es la crítica histórica que planteamos desde la Ilustración, no solo en el estudio de la Biblia, sino de la historia en general que nos hace ser más preciso y ver más coas. En un cierto sentido, nosotros sabemos de la religión de Jesús más que él mismo desde el punto de vista de la historia de las tradiciones religiosas.
    La religión de Jesús no se comprende si su imagen de Dios es la misma que la del Antiguo Testamento.
    El concepto del reino de Dios en jamás se comprenderá si no se sabe que su trasfondo y expresiones son las de los profetas de Israel, cuyo Dios, desde el siglo VIII a. C. era sin duda alguna Yahvé.

    Si le es posible, le recomendaría leer el libro de Julio Trebolle, “Imagen y palabra de un silencio. La Biblia en su mundo”, de Edit. Trotta, Madrid, 2008, que he comentado largamente en mi Blog.
    Busque por medio de los siguientes dos buscadores:
    http://mynorte.com/cristoria
    http://mynorte.com/cristoria/pyr.html

    Y no se me ha ocurrido pensar en lo que Usted dice porque ningún judío pronunciaba el nombre de Dios en el siglo I, y menos un experto en las Escrituras. Se sustituía pos “Señor”, “Altísimo”, “Lugar”, “Presencia”. Jamás Yahvé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 04- Sobre el nombre de Dios, Yahvé

      P.

      Nos repregunta Carlos de Villalba "¿Si jamás un judío del siglo I pronunciaba el nombre de Yahvé, por qué se recoge miles de veces en el antiguo Testamento?

      R.

      Porque en el Antiguo Testamento, que utilizan los judíos (en las ediciones científicas, por ejemplo la de Kittel-Kahle, sí se escriben las vocales), lo que se suele imprimir son la cuatro consonantes del nombre, sin las vocales = YHWY (léase de derecha a izquierda: primera mención en Génesis 2,4), pero el nombre como tal no se pronuncia jamás. Normalmente se dice "Señor", o “Altísimo” y se añade "Bendito sea" (como los islámicos con el nombre divino Alá).
      Escribir “Jehová” es una barbaridad lingüística, porque no es la vocalización correcta. Pero tiene cierta razón, ya que la vocalización errónea, que no les gusta nada a los judíos, se ha formado al añadir al nombre YHWH las vocales de «’Elohá», “dios”, en hebreo.
      En resumen: se pueden escribir sin problemas las consonantes del nombre de Yahvé. El no pronunciarlo jamás se debe a la exageración, o el llevar hasta el límite, el segundo mandamiento del Decálogo “No pronunciarás el nombre de Dios en vano”. Es como cortar el mal de raíz: “No lo pronuncio, y así nadie me puede decir que lo utilizo en vano”.

      Saludos cordiales de Antonio Piñero

      Eliminar
  9. Se me olvidaba respecto al conjunto de preguntas "0-3": Los dos primeros expertos, Meier y Dunn, son confesionales. El primero jesuita; el segundo, metodista; el tercero, independiente. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hay un milagro que supongo que usted convendrá conmigo que es cierto que es el de la hija de Jairo.
    Y digo que supongo que coincidira conmigo que es un milagro que hace dudar hasta a los mas ateos porque recoge una frase en arameo como la hubiera dicho Jesús, ( además lo recogen 3 evangelios, Mateo 9:18–23, Marcos 5:21–35 y Lucas 8:41-49.)
    Igual que tampoco creo que haya duda de la frase dicha por Jesús en la cruz en arameo ¡Eloi, Eloi!, ¿lama sabactani?, y recogida por los 4 evangelistas.
    ¿Pueden ser las unicas dos cosas invariablemente ciertas del nuevo testamento?

    Soy un Tocayo, Antonio de Pintor Rosales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. R.

      Siento decirle que para un historiador (y nosotros estamos en el campo de la historia; solo de la historia; no de la teología o "ciencias" similares) ningún milagro es "cierto" cuando se trata de algo que rompe lo que denominamos "leyes de la naturaleza". Y una resurrección rompe todas las leyes de la naturaleza.

      Me dirá: Pero lo afirma mucha gente... testigos, varios evangelios, etc.

      Le respondo: eso es teología. Si es algo que no es repetible, observable, etc., no puede ser tenido, o considerado como histórico. Si ocurrió o no… ahí no se mente el historiador. Este solo afirma que en cuanto a la ciencia de la historia no puede ser admitido como tal.

      Pero sí puede ser histórico un exorcismo o una sanación, porque ahí intervienen factores psicológicos y psiquiátricos, que pueden repetirse y estudiarse. El facto principal es la fe del sanado en el sanador.

      Por eso afirmo que milagros de nación o exorcismos son históricos en Jesús. Además los enemigos de Jesús en evangelios mismos dan testimonio de que Jesús era un sanador. Y si esa noticia viene de enemigos, hay que creerla. Pero repito, una resurrección es otro campo, como multiplicar panes, hacer cesar una tormenta, o caminar sobre las aguas.

      Otra idea: el que tres evangelistas lo citen constituye una sola prueba, no tres, ya que Mateo y Lucas están copiando de Marcos. A veces ocurre con los cuatro evangelistas, que dependen de una y misma tradición. La fuente es, pues una, no tres o cuatro.

      El que el texto del milagro contenga palabras arameas suele reconocerse como signo de historicidad… Cierto. Incluso el añadido del nombre del padre, cosa que no sueles hacer Marcos. Pero, también estará de acuerdo conmigo, que si en el fondo del asunto hay una “resucitación” (es decir, una niña en estado cataléptico, pero viva, que es devuelta a la vida “normal” por Jesús), ese hecho pudo causar tanta conmoción que se guardó el recuerdo (Jesús hablaba siempre en arameo, o casi siempre) de esa ocasión… sin más. Por tanto, en síntesis pudo no ser un milagro, sino un hecho extraordinario, pero natural.

      Saludos

      P. D.
      He estado unos días con visitas intensivas de verano, y no he podido responder a preguntas.


      Eliminar
  11. Buenas tardes profesor
    Soy Mercedes de Hortaleza.

    ¿ no le parece que el Dios de Jesús es más bien el padre de Baal y de Yahve, es decir "EL" o "ELOHIM" y no el belicoso Baal o Yahve?

    Me baso en esto en que si hubiese dicho que no era Yahve su Dios habría durado 5 minutos entre los judíos, además cuando Jesús esta en la cruz dice Elohim Elohim como señor o dios mío, pero no es casual y para terminar "EL" creador del universo y teóricamente padre de los otros dos dioses, es históricamente entendido como un dios realmente bondadoso y comprensivo algo que parece muy alejado de sus dos hijos.

    ResponderEliminar

  12. R.

    En realidad no podemos saber nada seguro, porque la crítica histórica descubre que Elohim y Yahvé son ciertamente dos divinidades distintas. Es posible que Elohim predominara en el reino del Norte, Israel, y que Yahvé fuera el dios de los de Judá, que al final terminaron dominando. Hay una pista sobre la no identidad en Dt 32,8-9:

    “Cuando el Altísimo (Elohim) repartió las naciones, cuando distribuyó a los hijos de Adán, fijó las fronteras de los pueblos, según el número de los hijos de Dios; mas la porción de Yahvé fue su pueblo, Jacob su parte de heredad”.


    Es probable es (si es que el personaje de Moisés es histórico) que a partir de Moisés los israelitas introdujeran en su panteón a Yahvé, una divinidad de Madián que al parecer era la de la mujer de Moisés, Séfora, hija de un sacerdote de Madián. y que luego –como ocurre en muchas religiones, la griega, por ejemplo— esa divinidad joven acabe asumiendo los rasgos y características de las divinidades “viejas”. Yahvé de hecho tiene rasgos de ‘’El y de Baal, más los suyos propios (Baal es el dios del cielo de los cananeos en general que se identifica con Yahvé, dios de los madianitas en principio).

    Asé que en síntesis: las divinidades son tres: Elohim, su hijo, Baal = a Yahvé, introducido por Moisés. Las dos últimas divinidades (Yahvé y Baal se funden) y en otro momento esa divinidad más joven se funde con Elohim. Este es un proceso general en la historia de las religiones: tendencia a simplificar fundiendo personajes parecidos. Ejemplos: de muchas clases de demonios en el Antiguo Testamento se hace una (los “demonios”); y de muchos jefes de demonios (Belial, Mastemá, Satán) se hace uno, “Satanás”. O de muchas “Marías” (de Betania, Magdalena; mujer pecadora de Lc 7,35) en el Nuevo Testamento se hace una: “María Magdalena”

    Jesús dice que su Dios es el Dios de Israel (Mc 12,29). Pero cuando yo hablo de que el Dios de Jesús es el mismo que el del Antiguo Testamento en general, estoy en el siglo I, en el cual estas distinciones eran ignoradas. Para Jesús no había más Dios que el ya tradicional en su momento y que ellos creían firmemente que había sido el único y el de siempre.

    Otro cosa es la crítica histórica que planteamos desde la Ilustración, no solo en le estudio de la Biblia, sino de la historia en general que nos hace ser más preciso y ver más coas. En un cierto sentido, nosotros sabemos de la religión de Jesús más que él mismo desde el punto de vista de la historia de las tradiciones religiosas.

    Si le es posible, le recomendaría leer el libro de Julio Trebolle, “Imagen y palabra de un silencio. La Biblia en su mundo”, de Edit. Trotta, Madrid, 2008, que he comentado largamente en mi Blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente con una simple lectura de Marcos 12 29 se ve claramente que Jesús no dice nunca que su Dios sea el de Israel, lo que dice es:

      "Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es."

      Es decir con la expresión hecha de "nuestro Señor" les viene a decir a Israel, que es a quien
      se dirige en ese momento, que Dios es solo uno, pero no que su Dios sea el mismo que el de ellos, sino que solo hay uno, en este caso el padre de Yahve, que es Elohim, el auténtico creador y padre de Jesús.

      Incluso Yahvé llega a reconocer la existencia de otros dioses cuando ordena que no se adore a ningún otro, asumiendo implícitamente que hay más.

      Pero Elohim (al que los mesopotamicos llamaban ANU es el auténtico Creador y padre de Jesús)

      Eliminar
    2. Le ruego que no se enfade conmigo si le digo que está Usted sacando la cosas de su quicio; es decir, está Usted tomando el texto de Mc 12,29 totalmente fuera de sus contexto histórico y sociológico, como si no dependiera de que quién lo dice, Jesús de Nazaret, el cual debe situarse en ese contexto de un judío religioso/fanático (podría decirse que lo era, en buen sentido), que habla a los judíos de todo el pueblo de Israel en el siglo I en Palestina/Israel y en un contexto determinado, cerca o dentro del Templo de Jerusalén
      He dicho ya que en tiempos de Jesús todo lo que fueran disquisiciones críticas de nuestro tiempo acerca de cuestiones de cómo se engendró la fe en Yahvé (y el origen real de esta divinidad); igualmente del origen de Elohim, su “corte” de dioses cananeos, y sus hijos, de la convergencia de Elohim, Baal, Yahvé en una sola divinidad, en la que todo el pueblo judío/israelita, desde hacía más de 400 años, creía sin pensar ni un segundo en sus orígenes históricos.
      He aquí el texto completo de esta sección marcana y mi breve comentario:

      –¿Cuál es el primer mandamiento de todos?
      29 Le contestó Jesús:
      –El primero es: «Oye, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Señor, 30 y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, toda tu vida, toda tu mente, toda tu fuerza». 31 El segundo es éste: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo». Mayor que éstos no hay otro mandamiento.
      32 El escriba le dijo:
      –Bien dicho, maestro, hablas según la verdad, porque «es uno y no hay otro excepto él». 33 Y «amarlo con todo el corazón, todo el entendimiento, toda la fuerza», y «amar al prójimo como a uno mismo» es mucho más importante que todos los holocaustos y sacrificios.
      34 Jesús, al ver que respondía inteligentemente, le dijo:
      –No estás lejos del reino de Dios.
      28-34 Este pasaje expresa sin duda el pensamiento de Jesús. Pero la forma del relato está muy helenizada, de modo que no podemos estar totalmente seguros de cuáles fueron exactamente sus palabras.
      primer mandamiento: naturalmente en importancia, no el primero del Decálogo, Sin embargo, suponemos que la mayoría de los judíos de la época resumirían la Ley citando el Decálogo entero.
      29 Oye, Israel: Jesús responde con la mención de la Shemá que se recitaba en el Templo dos veces al día. Todo israelita estaba obligado a hacer lo mismo, tres veces.
      30 corazón… vida, mente… fuerzas: el texto hebreo lee: «corazón, alma, fuerzas» y los Setenta «pensamiento, alma, fuerzas». Más tarde el escriba, al repetir, dice: «corazón, entendimiento, fuerza». Estas variantes vienen a significar lo mismo: amor absoluto a Dios, que presupone el amor previo de Dios por Israel.
      31 segundo: es una cita de Lv 19,18, que en el texto bíblico aparece como de pasada, sin especial realce. El rabino Hillel había sostenido ya, antes que Jesús, que toda la Ley se resumía en la regla de oro: «No hagas a tu prójimo lo que no quieras que te hagan a ti». Es esta una manera de citar indirectamente Lv 19,18, dando por supuesto el monoteísmo absoluto
      sacrificios: el escriba compara la Ley con los sacrificios; Jesús, con otras leyes. No debe entenderse como una negación del valor de los sacrificios considerando los oficios del Templo como periclitados; ni siquiera como una crítica. El dicho es perfectamente judío: 1 Samuel 15,22: «¿Acaso se complace Yahvé en los holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la palabra de Yahvé? Mejor es obedecer que sacrificar, mejor la docilidad que la grasa de los carneros»

      34 No estás lejos del reino de Dios: la frase realza la autoridad de Jesús y expresa cuán judío es su concepto de este reino.

      Para la Shemá: Marcos 10,17-18:
      lo Dios: es un eco de Dt 6,4, que es la parte fundamental de la oración / confesión judía denominada Shemá que debe rezarse tres veces al día. La unicidad de Dios iba unida en el pensamiento a su bondad para con la creación, en especial hacia Israel. El Dios de Jesús es Yahvé, sin más, como para todo israelita del siglo I.

      Eliminar
    3. Y añado (ya que el sistema no permite más que 4.000 caracteres en una pregunta o respuesta):
      Una cosa muy diferente es que Usted diga:
      "Es que Jesús no tenía ni idea de cuáles eran los problemas histórico-críticos del nombre de Yahvé y sus orígenes y las confusiones que había..., etc. Jesús era un ignorante.

      Mi respuesta: Pues claro!! Jesús era un campesino judío, no muy letrado. Aunque genio religioso, tenía poca formación... y hablaba para el pueblo y con el lenguaje y concepciones del pueblo, aunque pudiera introducir algún matiz nuevo en la teología y la moral de Israel.

      Eliminar
  13. Pues... dedíquese a la teología, pero de ningún modo a la historia.
    El historiador no niega los hechos que no sabe explicar. Prescinde de ellos, y afirma que ese no es su campo. Y se acabó. Lo sobrenatural no es el ámbito de la historia.
    Y si el milagro de la "resucitación" de la hija de Jairo prueba la verdad de los milagros de Jesús, estudie, por favor, los milagros de Epidauro, los milagros de algunos santones musulmanes, los milagros de otras religiones (hay milagros de Buda en la tradición pali) en suma que probarían que cada una de esas religiones es la verdadera. Lo cual es imposible.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Y añado: Usted sostiene que yo como historiador estoy negando la "evidencia". ¿Dónde está su "evidencia"? Para mí no es evidente. Le repito que un budista o un musulmán creyente dirán que Usted está negando "su evidencia".

    Saludos de nuevo

    ResponderEliminar
  15. Buenos días professor.

    Pues vamos poniéndolas de 1 en 1 para su mejor comprensión.

    Saludos


    1 Profesor Piñero, en ocasiones me sorprenden los historiadores agnósticos. Cuando yo he intentado justificar que Jesús es Dios basándome en el evangelio de Juan( “antes de Abraham estaba yo”) , ellos dicen que el evangelio de Juan es un invento por copiar a Lucas y porque basado en Jacques Schlosser como sacerdote influyente se negó a reconocer el evangelio de Juan. Hay que quitar a Juan. Lo quitamos.

    Dicen que Lucas y hechos no tienen entidad propia por copiar a Marcos y a Fuente Q . Quitamos a Lucas ya Hechos. (Eso si los ateos se acogen corriendo a hechos para justificar que son las autoridades las que bajan a Jesús de la cruz)

    Niegan a Marcos , porque para ellos miente al divinizar a Jesús y poner a escribas y fariseos en escenas , como cuando dicen que Jesús ve en el sábado a sus discípulos como desgranan espigas de trigo y comiéndoselas, o en Marcos al final del capitulo 2 dice que cuando Jesús hace un pronunciamiento, los fariseos (laxos a la hora de aplicar la ley del judaísmo) se ponen de acuerdo con los herodianos para matar a Jesús, pero luego en la pasión de cristo solo aparecen los Sumos sacerdotes, los saduceos y los romanos. A quitar a Marcos.

    Dicen que a Mateo y Lucas se le han añadido capítulos de hecho el capitulo 2 de Mateo dicen que es una añadidura posterior .A quitar a Mateo.

    Claro , nos quedamos sin escrituras.

    ¿Nos podemos fiar de algún evangelio?
    ¿Qué sentido tiene entonces estudiar las escrituras si Juan , Lucas, Mateo y Marcos no son de fiar?
    ¿Por qué se quita verosimilitud a un pasaje por el hecho de que se supone que hay un detalle como añadidura?
    Sean fariseos o herodianos o no lo sean ,si realmente alguien interpeló a Jesús para preguntarle. ¿Le resta credibilidad al hecho principal?

    Jose Miguel de Torrelodones.

    ResponderEliminar
  16. R.
    La pregunta es muy oportuna; pero el planteamiento es de medias verdades. Es cierto que los historiadores independientes planteamos mil dificultades a la historicidad de los Evangelios. Lo mismo que no nos creemos nada al pie de la letra de Heródoto o Tito Livio, o incluso Tucídides, si antes no hemos aplicado la lupa de la crítica. Nuestra norma es: los libros denominados sagrados deben sufrir el mismo examen crítico que el de cualquier historiador dela Antigüedad. Están sujetos a los mismos métodos.
    Pero ¡no nos quedamos sin Tito Livio, Herodoto o Tucídides! Eso sería una postura exagerada, y además simplista. Lo Evangelios son libros de propaganda de una fe, cierto, pero a la vez procuran ser “biografías” (al modo de la época) de Jesús. Po tanto hay muchos datos históricos, que parecen verdaderos, ya sean pocos o muchos.

    En la “Guía para entender el Nuevo Testamento” tiene Usted una sección dedicada exactamente a esta cuestión: pp. 155-165: He aquí el resultado: P. 165:
    “El conjunto de estas observaciones, cada una ilustrada con ejemplos, debe poner en claro ante el lector que el análisis y la crítica serena y objetiva son necesarios a la hora de desentrañar el núcleo de verdad que hay detrás de las narraciones evangélicas. No supone esta afirmación en absoluto el mantenimiento de ninguna postura radical. Sin duda alguna, los Evangelios son documentos históricos. Pero no sólo eso. Como documentos históricos contienen mil detalles absolutamente fiables sobre los dichos y hechos, sobre la figura e importancia de Jesús de Nazaret. Pero como documentos de propaganda de una fe contienen, además, otra serie de rasgos que no son históricos.
    Es tarea de la crítica y del análisis ponderado y sereno separar unos elementos de otros de modo que reluzca lo que puede afirmarse con certeza histórica que es verdadero. Por consiguiente, a la pregunta que se formulaba al principio de este apartado “¿Podemos fiarnos de los Evangelios?” puede responderse: sí, pero con las debidas cautelas. En cada caso, en cada dicho, sentencia o hecho de Jesús, hay que aplicar una serie de herramientas e instrumentos de crítica literaria e histórica (cf. abajo) que nos permitan estar seguros, en cuanto es posible en la ciencia de la historia, de que lo que tomamos por cierto tiene todas las garantías de serlo”.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  17. 2 Además de los 4 evangelios canónicos ¿Hay alguno mas que deberíamos considerar como el evangelio de Maria Magdalena o tomas Gnóstico por ejemplo?

    El “Jesus Seminar” asegura que el núcleo de el evangelio de Tomas es nada mas y nada menos que contemporáneo de Jesús. ¿Cuál sería ese núcleo?¿Tendría entonces mas valía que los 4 canónicos? ¿Por qué no han considerado entonces al evangelio de Tomas como el primer y mas valioso evangelio?

    ResponderEliminar
  18. Pregunta interesante, pero tan amplia que exige todo un artículo científico para responder.

    Diré solo lo esencial:

    Ciertamente, para algunos estudiosos de ámbito norteamericano (sobre todo, Helmut Koester, Jean D. Crossan y otros del denominado “Jesus Seminar”) el Evangelio de Tomás, el Papiro Egerton 2 y el de Evangelio de Pedro representarían, en su núcleo más íntimo, eliminadas algunas acrecencias posteriores, una tradición tan venerable y antigua como la de los evangelios Sinópticos. Pero yo no estoy nada seguro de que esta hipótesis sea cierta. Los argumentos del Jesus Seminar son muy sesgados y si lo tomamos como criterio de autoridad (“Oh… El Jesus Seminar!!), la inmensa mayoría de los estudiosos que conozco defienden una posición contraria. Y la razón: no hay argumentos contundentes de que el Evangelio de Tomás dependa de los Evangelios canónicos, ni al revés. Duda perpetua, y no podemos hace Dios una duda perpetua y sin consenso (más bien casi consenso al revés) el abanderado de los evangelios y basar en él nuestra reconstrucción del Jesús histórico. ¡De ningún modo! Porque en todo caso presenta un Jesús meramente “maestro de sabiduría y prescinde otros aspectos del Jesús histórico:

    1. Profeta profundamente apocalíptico, mensajero y proclamador de la venida del reino de Dios
    2. El aspecto y consecuencias políticas del mensaje de Jesús = despolitización de Jesús.
    3. Dejudaización de Jesús: el Evangelio de Tomás presenta a un Jesús que coincide en gran parte con la teología del gnosticismo de los siglos II y III d. C., lo cual no casa nada bien con la vida acciones y pensamiento de un judío campesino del siglo I en Israel
    4. No explica por qué un Jesús tan manso y gnóstico es ajus3ticiado por los romanos como un sedicioso político contra el Imperio.

    Y lo mismo, o cosas peores puedo decir de otros evangelios, como el de María (a propósito todos están editados con notas aclaratorias en el segundo volumen de la “Biblioteca de Nag Hammadi. Textos gnósticos, vol. II; 5ª edición de 2019, en Editorial Trotta de Madrid, editado por mí (editor, pero no precisamente el autor de la traducción de ese evangelio, sino de otros)

    Le copio mi juicio concreto sobre este tema en mi obra “El Jesús que yo conozco” (editorial Adaliz, Sevilla:

    “Es legítimo preguntarse si el conjunto de los evangelios apócrifos añade o no algún punto de vista o idea substancial al conocimiento que podemos obtener de Jesús a través de los evangelios canónicos. La respuesta habrá de ser también matizada, y en ella entrará en juego la cronología. ¿No habrá historias aisladas sobre Jesús que puedan ser también auténticas? Teóricamente es posible, pero debe probarse en cada caso. En general, reina entre los investigadores del Nuevo Testamento un escepticismo notable en todo tipo de crítica, confesional o independiente, sobre la posibilidad de conseguir datos de los evangelios apócrifos para reconstruir con más riqueza la vida de Jesús. Existe, sin embargo, una tesis, propuesta por Helmut Köster y otros del llamado “Jesus Seminar”, que cité antes, que afirma que algunos evangelios apócrifos son tan antiguos que podrían ayudar a enriquecer los datos sobre Jesús, o al menos lo que sobre él pensaron gentes cercanas, cronológicamente, a los autores de las obras canónicas.
    ´
    (sigue)

    ResponderEliminar
  19. ”La tesis de J. D. Crossan —que pertenece al “Jesus Seminar”, en su obra traducida al castellano, Jesús. Vida de un campesino judío, Crítica, Barcelona, 1994— es para mí muy inverosímil. Tal como han llegado hasta nosotros los evangelios que esgrimen este y otros investigadores, a saber, el Evangelio copto de Tomás, el Evangelio de Pedro, y el Evangelio secreto de Marcos, son productos secundarios, es decir, muestran claras influencias de los evangelios canónicos; son, por tanto, tardíos, y expresan una teología que se corresponde más al siglo II que a una fuente sobre Jesús anterior al año 60. Su método de separar lo antiguo de lo moderno en estos textos es sumamente arriesgado y, a veces, arbitrario, a mi parecer.

    “Otra cosa muy distinta es el valor de los evangelios apócrifos como reconstrucción de la variada teología del s. II. Escudriñando las ideas de cada autor de los más antiguos evangelios apócrifos, es posible señalar “grosso modo”, el emplazamiento teológico de cada uno de ellos dentro del variado mosaico de la teología popular del s. II, así como una posible evolución. Esta perspectiva sería tanto mejor si pudiéramos demostrar, cosa difícil, que algunos de estos escritos proceden de finales del s. I. La historia teológica del cristianismo primitivo se enriquecería aún más, y el rico abanico de la variedad de sus ideas se nos presentaría aún más colorista y complejo. La literatura apócrifa representa la posibilidad de contacto directo con ideas, conceptos e ideales teológicos que sin ella nos serían desconocidos. Son importantes, por tanto, para la historia de las ideas religiosas y, en particular, del dogma cristiano.

    ”Este juicio matizado puede considerarse hoy día casi como moneda común entre los historiadores de la Iglesia. Por tanto, las opiniones o teorías de muchas personas hoy sobre el posible enmascaramiento de la Iglesia de una “imagen oculta” de Jesús (quizás, se opina, su verdadera imagen) procurando guardar celosamente o escamoteando a los ojos del público ciertas fuentes apócrifas antiguas de presunto gran valor para abrirnos las puertas hacia esa imagen auténtica de un Jesús desconocido, nos parece totalmente errónea y absurda. Frente a este interés se debe insister, ante todo, en el argumento de la cronología, en la importancia de tener en cuenta la fecha de composición de los apócrifos. Solo este dato coloca de inmediato a estas obras en el rango de la literatura de ficción, de la leyenda y de la fantasía, a la vez que arroja luz sobre el valor y trascendencia de esos evangelios apócrifos: en verdad, casi solo valen para la historia de la teología, pero no para desvelar auténticos secretos de la vida de Jesús o de los orígenes del cristianismo.

    ”Hay que pensar, más bien, que el proceso de lucha a muerte de la Iglesia contra los evangelios apócrifos tuvo lugar en los primeros siglos (II al VI) como una batalla sorda entre la creciente “ortodoxia” y la variedad de la “heterodoxia”. La canonización de unos escritos, la firme constitución de un “Nuevo Testamento” tuvo notables efectos morales y psicológicos en la progresiva aniquilación y proscripción de los apócrifo, que continuaban siendo leídos por los que estaban cada vez más marcados como herejes. Esta lucha intestina del cristianismo de aquellas centurias nos explica sobradamente el que hoy nos queden solo restos de esta literatura apócrifa”.
    (Páginas 308—310)
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  20. 3 El evangelio de Lucas dice que reproduce a los autoctai o testigos oculares , de modo que sería el más fiable, pero he oido la critica atea que, como no claro, desconfían plenamente porque Lucas tiene delante el evangelio de Marcos y la Fuente Q.

    Esto siempre me ha parecido un argumento muy débil puesto que aunque fuera así que tuviera ambas fuentes delante, hay otra parte de Lucas de origen desconocido que no coincide ni con Marcos ni con la fuente Q (la fuente de los dichos de Jesús que comparte con Mateo en frases enteras)
    ¿A caso no puede haber incluido una parte Autoctai dentro de esa parte independiente de Marcos y de Fuente Q?

    Y abusando de su amabilidad ¿Cuál es la primera referencia escrita que hay sobre la Inmaculada Concepción o sobre la perpetua virginidad de María?

    ResponderEliminar
  21. Respuesta:

    Como es material único de “Lucas”, no podemos saber con exactitud de dónde procede. Ahora bien, si Jesús murió en abril del año 30, y Lucas escribe unos 50 años después, los presuntos “testigos oculares” quizás hubieran muerto todos o casi todos. Más verosímil intrínsecamente es que la información de Lucas venga de las numerosas “hojas volantes”, hojas de papiro en las que desde muy pronto –probablemente– los seguidores de Jesús recogieron algunas frases suyas, alguna parábola, o algún hecho memorable, hojas que conservaron información

    Entonces –para juzgar sobre su historicidad– no queda más que la crítica interna, aplicando los criterios de historicidad, que explico en la “Guía para entender el Nuevo Testamento”, o en “Aproximación al Jesús histórico” (obras ambas editadas por la editorial Trotta y que tienen, creo, edición electrónica), para barruntar, solo barruntar si algo proviene de Jesús o es una evolución de la teología cristiana primitiva, teñida, a lo que sabemos, de pensamiento paulino.

    Y respecto a lo segundo: la virginidad perpetua de María aparece ya incoada hacia el año 150 en el llamado “Protoevangelio de Santiago”, cuyo texto tiene Usted en una edición cómoda en “Todos los Evangelios”, de la editorial EDAF. Y sobre la “Inmaculada Concepción” (es decir que la concepción de María en el seno de Ana, su madre, fue sin pecado original, no puedo darle una fecha exacta, pero no antes del siglo VII u VIII… es decir, es muy tardía, y es una pura especulación dogmática, sin prueba alguna.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. 4. Dice el cosmólogo Andrew Pontzen que al entrar en un agujero de gusano viajarías en el espacio pero también en el tiempo.Con una tecnología de algunos siglos mas no le parece seguro que el primer sitio donde una civilizacion futura humana iria seria a la epoca de Jesucristo? ¿ Basado en sus conocimientos de las escrituras hay algun pasaje que reconozca la posibilidad de la presencia de humanos del futuro? Algo que no encaje con la época.Y no solo me refiero a extraños personajes como Juan de Arimatea sino en otros mas rebuscados que usted conozca.

    También quisiera preguntarle si usted con sus grandes conocimientos sobre la antiguedad,conoce algunas luces en el cielo que se hayan relatado en la antigüedad como pasa con el nacimiento de Jesús.

    Un abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
  23. R. Pues... respecto a lo primero: no se me ocurre ningún pasaje. Los judíos, en general, tanto antiguos como modernos son muy poco dados a hablar del estado futuro. Sí de las señales apocalípticas del futuro, pero no de cómo será. Los profetas hablan siempre de un futuro material/espiritual, pero naturalmente poblado por humanos, cuyo centro es Israel. Hay algunas descripciones de la Jauja que podría ser el mundo futuro sobre a tierra de Israel, como la "Historia de los recabitas".

    Respecto a esta historia, le copio lo que he escrito en la obra “El juicio final en el cristianismo primitivo y las religiones de su entorno”, de EDAF, Madrid, 2011.

    Un ejemplo excelente de cómo se concebía esta vida material, dichosa y feliz en ese mundo previo al definitivo se halla en la llamada “Historia de los recabitas”, un documento judío de los siglos III o IV d.C., conservado en griego y en otras lenguas antiguas, que contiene ideas que debían circular mucho antes, justo por la época del nacimiento del cristianismo. El texto nos dice en la ficción cuál es la suerte futura de los justos en un Reino de Dios sobre la tierra. Comienza así:

    ”Había una vez cierto hombre admirable y virtuoso que habitó durante cuarenta años en el desierto, durante los cuales no comió pan (comida en general) ni bebió vino ni vio el rostro de mortal alguno. Su nombre era Zósimo y pedía a Dios con insistencia día y noche que le mostrara el lugar al que había trasladado a los bienaventurados, los hijos de Jonadab, a los que se había llevado de esta vida mortal en tiempos de Jeremías, el profeta ,y rogaba que Dios le indicara dónde vivían.

    ”Zósimo recibe la revelación divina que le instruye acerca de cómo unos fieles israelitas, descendientes de Recab, son perseguidos por el rey Joacaz (609 a.C.) a causa de haberse mantenido fieles a la alianza con Dios y a sus preceptos. Por ello son arrojados a una prisión, pero los ángeles de Dios los rescatan y los transportan a las “Islas de los bienaventurados”, donde viven una vida casi eterna y feliz. Aunque sus habitantes son de hecho todavía mortales (11,2), viven un pregusto en la tierra de lo que luego será la vida bienaventurada en el cielo. Esta vida dichosa en la Isla consiste -desde luego- en abundantes plegarias y alabanzas a Dios, pero también en una existencia apacible en una naturaleza prodigiosa, entre maravillosos árboles de espléndidos frutos, de los que subsisten aquellos justos sin ningún esfuerzo. La tierra producía de por sí suficiente alimento, y no eran necesarios el laboreo, ni la ganadería. Tampoco era preciso el oro o la plata, ni era menester trabajar el hierro. Lucía en aquella isla una luz perpetua, no había noche ni tiempo lluvioso o malo. Todo era apacible, venturoso y pacífico. Uno de los bienaventurados dice a Zósimo:
    «Dios ha dado la orden y esta tierra produce para nosotros árboles amenos y espléndidos, llenos de abundantes y maravillosos frutos. A los pies de estos árboles (hay fuentes) de las que fluye un agua dulce y deliciosa. Nos alimentamos de estos frutos y bebemos de esta agua. En nuestras tierras hay viñas, cereales, madera, hierro, casas y grandes edificios, oro y plata. El tiempo en nosotros no tiene tormentas ni lluvia, tampoco nieve o hielo. El sol no brilla amenazante sobre nosotros, porque una nube –que lo rodea como un baluarte- lo impide. Nuestra tierra está llena de una luz maravillosa, de modo que no hay en ella noche ni obscuridad. Nuestro rostro brilla y vivimos rodeados de luz (11,3-5)»”.

    ResponderEliminar





  24. Y respecto a lo segundo:

    Hay muchos textos antiguos sobre señales en los cielos por el nacimiento de un personaje importante. En la Biblia el más conocido es la visión de Balaán sobre el futuro mesías de Israel en Números 24,17: “Lo veo, aunque no para ahora, lo diviso, pero no de cerca: de Jacob avanza una estrella, un cetro surge de Israel. Aplasta las sienes de Moab, el cráneo de todos los hijos de Set”. La estrella de Belén de Mateo 2,1-12 es otro caso. Y también muchas más señales de cómo el hombre muerto, o al menos su lama, es trasplantada al cielo estrellado. Por ejemplo a la muerte de Julio César, según Tito Livio, creo recordar, muchos afirmaron que vieron –a modo de estrella– cómo su alma era transportada al empíreo y se transformaba en una estrella. Era pues una creencia común.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. 5 Profesor ¿no le parece que siendo rigurosos e independientes (sin prejuicio previo creyente ni prejuicio previo no creyente) la resurrección de Jesús es un hecho cierto basándonos en datos históricos ya que esta recogido en Mateo 28:2–8, Marcos 16:5–8, Lucas 24:4–8, Juan 2:22, Romanos 6:4 (San Pablo) y evangelio apócrifo de Pedro(100-120 dc) e incluso en textos nos cristianos?
    ¿Que textos del siglo I y II No Cristianos hablan de la resurrección de Jesús?
    ¿No es paradójico que algunos investigadores de hechos sobrenaturales como una resurrección nieguen lo sobrenatural para explicar algo sobrenatural ?

    ¿No le parece que sí toda explicación sobrenatural al nacimiento y resurrección de un ser supuestamente sobrenatural es descartada ¿para qué comenzar ningún tipo de investigación? yo pienso que podría obviarse cualquier tipo de investigación de el Nuevo Testamento antes de empezarlo cuando ya se sabemos aprioristicamente que voy a concluir que no es posible antes de empezar ¿no le parece?

    ResponderEliminar
  26. R.:
    La resurrección de Jesús --que yo sepa-- no está recogida en ningún historiador no cristiano
    ¿Cómo afirma Usted que sí está recogida y luego me pregunta qué textos no cristianos la recogen?

    Estamos hablando de historia, no del plano sobrenatural. La historia no se ocupa de ese plano. No lo niega, pero no lo investiga. Es cosa de fe. La historia no se ocupa de cosas de fe.

    No explicamos la resurrección en sí. Lo único que se afirma es que si no se se acepta que los "cristianos" más primitivos estaban absolutamente convencidos de que Jesús había resucitado, no se puede explicar el origen del cristianismo.

    Pero eso no significa otra cosa que explicar el "origen", no que el contenido básico del cristianismo pueda explicarse por medios históricos. Siento mucho decirlo, pero no se puede afirmar históricamente que una persona resucitó porque no es un hecho repetible y comprobable.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. 6.El imperio romano era muy duro con los cristianos. Por el mero hecho de decir que eras cristiano o no asumir que el emperador era el represéntate de dios en la tierra era considerado delito de lesa majestad. Era muy serio. Ignacio de Antioquia nacido el 35 D.C. que dice «Trigo soy de Dios, molido por los dientes de las fieras y convertido en pan puro de Cristo» ante la posibilidad de ser devorado por los leones de los romanos. Sabían a que se enfrentaban. Aquellos cristianos sintieron el terror real de ser devorados y aunque algunos renunciaron por miedo , muchísimos otros se mantuvieron fieles y se entregaban a morir a manos de los leones o de torturas.¿Quien se entrega a la tortura si no esta total y absolutamente convencido de que lo está haciendo algo real? ¿No es esta bastante prueba?
    Si descartamos los milagros y la resurrección de Jesús ¿qué pudo tener tanta intensidad para convertir a
    aquella gente en mártires que se dejaban torturar hasta la muerte?
    Saludos profesor.

    ResponderEliminar

  28. Materia de reflexión:
    Hay un mito cierto sobre las persecuciones del Imperio contra los cristianos.

    · No hubo persecución general a los cristianos hasta tiempo del emperador Decio (250 dc)
    · La persecución de Nerón en Roma (hacia el 64) fue parcial y restringida geográficamente, aunque cruel.
    · No consta una persecución general en Asia Menor, en tiempos de Domiciano
    · No consta una persecución general de cristianos en tiempos de Trajano (Carta X de Plinio)
    · El número de mártires en todas las persecuciones, según el Martirologio Romano no llega a 1.000.
    · Las catacumbas no eran un lugar de refugio de las persecuciones, sino de enterramientos y de recuerdo piadoso a los muertos cristianos sin más.
    · La verdadera persecución contra los cristianos fue la de Diocleciano (hacia el 290) que se cebó en los jefes de la iglesia y en los códices sagrados cristianos. Duró menos de 10 años.
    · Si el martirio es una prueba de la veracidad de la religión cristiana, ¿qué se puede decir de los “mártires” musulmanes, incluidas mujeres con hijos pequeños que se han inmolado con cinturones explosivos. Habría que concluir que el islam es la única religión verdadera.
    · La iglesia, desde Tertuliano, hacia el 200, supo hacer una maravillosa propaganda del martirio. Y esa ha durado hasta hoy.

    A reflexionar….
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. 7 Sr Piñero, hay un error que cometen los historiadores qué dicen ser no confesionales y es el intentar explicar con métodos históricos y científicos un acontecimiento sobrenatural. Esto es un círculo vicioso que no tiene fin, porque si analizo con métodos históricos el nacimiento y resurrección de un hombre automáticamente, antes de empezar a investigar, ya tengo que concluir, antes de empezar, repito, que es una leyenda puesto que las personas no resucitan. Y se acabó la investigación.
    Pues vaya investigación de la verdad Sr. Piñero.

    1- Si nos ponemos a analizar la luz que llevo a los Reyes Magos a Belén como un hecho habitual e histórico no encontraremos nada y por tanto usted lo cataloga de falso porque las luces no vagan por el cielo.

    2- Si nos ponemos a analizar la resureccion de la hija de Jairo, reconoce el hecho pero concluye que debía estar dormida o inconsciente.

    3- Si nos ponemos a analizar la conversión de Pablo usted concluye que si bien se produjo, se debió a cuestiones naturales.

    4- Si nos ponemos a analizar el martirio de los cristianos ( en su anterior pregunta usted contesta que empezaron las persecuciones en 250 pero realmente lo importante no son las persecuciones masivas del 250 ni la inmolación de los musulmanes radicales a día de hoy - que por cierto fue una desafortunada comparación puesto que esos musulmanes lo hacen por un odio enquistado de siglos por matan a los no musulmanes, como los japoneses kamikaze se tiraban contra los barcos Yankees o como los polacos cargaban a caballo contra los. Nazis. Nada que ver profesor. Pero aquellos cristianos no tenían la motivación ancestral y atávica de acabar con un enemigo sino de dejarse matar mansamente sin más - lo realmente importante son esos primeros cristianos que inician todo y que se dejan matar a golpes habiendo conocido a Jesús como Esteban, Felipe o Santiago el menor) ya deduzco que es falso que lo hicieran porque vieron algo real y sobrenatural.

    5 - Si nos ponemos a analizar la resurrección de Jesús antes de empezar ya deduzco que es falso porque la gente no resucita.

    6- Si nos ponemos a analizar la aparición postmorten de Jesús a 500 personas como dice Pablo, usted dice que son alucinaciones colectivas.

    ¿No se da cuenta que ya todo está "trucado" y decidido antes de empezar? Sería como un daltónico de oficio crítico pictórico, que no puede ver el rojo y antes de empezar su crítica descarta ese color. Imagínese que críticas haría.

    Profesor Piñero ¿ no ha pensado alguna vez usted que quizás el método que está utilizando para analizar la verdad de lo ocurrido en el siglo I, no sirve ?


    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Respuesta.

    Pues no estoy convencido.

    Le he dicho múltiples veces que el análisis de los sobrenatural corresponde a la teología.
    Pero no a la historia. Y aquí se trata del Jesús histórico, base y fundamento de toda teología razonable.

    Un teólogo me dijo: ¿Sabes la diferencia entre teología y filosofía? Y añadió: Filosofía es buscar un gato negro en una habitación cerrada con la luz apagada.

    Y la teología? Pues es buscar un gato negro en una habitación cerrada con la luz apagada, pero no hay gato.

    Saludos

    ResponderEliminar
  31. 8. El fuego del infierno solo aparece en Mateo 5 veces (y 1 vez en Marcos) ¿Podrían ser interpolaciones posteriores para que la gente fuera temerosa y obediente a la nueva fe?

    ResponderEliminar
  32. Respuesta:

    Para probar una interpolación hacen falta pruebas:

    · Que esté ausente de los manuscritos más importantes.
    · Que rompa el sentido de la frase y que esa se entienda mucho mejor sin lo que se cree interpolado
    · Que vaya en contra del estilo y, sobre todo, del pensamiento del autor.

    ¿Se dan estas condiciones en los que Usted señala?
    Me parece que no.

    Piense que se ha idealizado tanto a figura de Jesús que se lo presenta solo como un maestro de bondad y del amor de Dios, a menudo en contraposición con el carácter más bronco, austero y condenante de la figura de Juan Bautista. Pero, me parece esta figura idealizada no es verdadera. Jesús condena al igual que promete bendiciones divinas.
    Y en concreto en Mateo, el material apocalíptico y amenazante ocupa en este evangelio casi el 40 % de su contenido.
    Además esas menciones al fuego eterno, etc, se corresponden bien con el pensamiento judío de la época.

    Por tanto, mi respuesta: No creo que sean interpolaciones. Y opino que pertenecen al pensamiento auténtico de Jesús, suavizado e idealizado después de su muerte.

    ResponderEliminar
  33. 9. Sr. Piñero si dudamos de una historia por incorporar elementos sobrenaturales
    ¿No es eso un PRE juicio racionalista que se queda en la superficie de la historia?
    ¿Como explicar la teoría del Bigbang que dice que se repente algo creo el universo? ¿Descartaría usted la teoría del Bigbang por sobrenatural?
    ¿ no le parece que para intentar explicar la posible naturaleza sobrenatural de una historia es contradictorio descartar los elementos sobrenaturales a priori antes de empezar la propia investigación?

    ResponderEliminar
  34. Respuesta

    1. No es tarea de un historiador explicar el Big Bang, sino de los físicos

    2. Hay otra teoría que complementa el Big Bang, a saber el Big Bounce, que es una suerte de eterno retorno: en resumen: cuando se acabe el ciclo del Big Bang, que no sabemos cuánto durará. Sí sabemos que tiene cuerda para rato ya que el universo se está expandiendo y cada vez a mayor velocidad. Eso significa que la fuerza del Big Bang, incluyendo sobre todo la materia oscura, responsable de esa expansión, cuya naturaleza desconocemos, pero que Einstein ya la postula como necesaria, hará su efecto la segunda ley de la termodinámica.
    Entonces el universo comenzará a retraerse y retraerse hasta llegar a ese objeto "minúsculo", pero de densidad casi ilimitada y entonces se producirá de nuevo otro Big Bang, con características que pueden no ser iguales al estadio presente. Y así eternamente, pues la materia es eterna como ya vieron los filósofos griegos con toda claridad... y luego Baruc Espinosa / Spinoza.

    No hace falta ningún elemento sobrenatural para explicar este proceso.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añaden una pregunta:

      "si profesor pero la Pangea universal en algun momento tuvo que ser creada antes de expandirse y contraerse ad eternum.
      1¿quien crea para usted la pangea universal?

      2¿Abba? ¿Elohim? ¿Yahvé? ¿ se creó sola a pesar de saber que la energía no se crea ni se destruye solo se transforma?

      Saludos"

      Eliminar
    2. Respuesta:

      1. La pangea universal, es decir el universo, es para mí –y lo he dicho repetidas veces– eterna. Yo no tengo explicación ninguna de por qué existe eternamente. Y es que hay muchas preguntas de este tipo a las que no tendremos ninguna respuesta razonable y convincente.

      2. Pero de lo que estoy seguro es de que esas repuestas que se proponen (“¿Abba? ¿Elohim? ¿Yahvé?”) no valen en absoluto. Son respuestas teológicas inventadas por la mente humana que no quiere reconocer su ignorancia.
      “Se creó sola” es una mala formulación. La mejor, aunque –insisto– no podamos dar una razón satisfactoria– es que existe eternamente. ¿Por qué? NO lo sé. Ni lo sabe nadie

      3. Yo no soy ateo. Creo en esta Pangea / Universo como la “Razón Universal” = el Universo. Estoy convencido de que al morir seremos un átomo más de esa Razón Universal. Y ha de ser “Razón” porque nadie da lo que no tiene. Y me parece evidente que el Universo en su conjunto es una entidad dotada de razón. El ser humano participa de esa Razón.

      4. Una última reflexión: estas cuestiones sobrepasan con mucho el ámbito de la historia. ¿No sería mejor que tales cuestiones se planteen a un astrofísico? A ver qué dice.
      Saludos.

      Eliminar
  35. 10 Estimado profesor Pinero
    ¿Cuál es su explicación para que grandes historiadores de hoy, expertos en el siglo I sean fervientes creyentes en el Jesus celestial y otros grandes historiadores de hoy, expertos en el siglo primero de Israel como usted, sean pertinaces ateos(no se si usted es ateo o agnóstico) ?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. No tengo explicación científica alguna en el ámbito histórico. Sólo algunas consideraciones elementales dentro del campo del sentido común... al menos presuntamente.

    La primera es que esos “fervorosos creyentes”, como Usted los denomina, no son creyentes al modo usual. Creen más o menos en la existencia de un Dios, e incluso en un mediador humano de una brumosa salvación que utiliza el Dios trascendente para comunicarse con los humanos. En mi opinión creen en ese Dios que “habita” a una “dimensión” superior, no comprensible. Pero ––opino– no creen en los mitos cristianos usuales, como que Dios tiene un hijo; que lo envía al mundo para morir; que esa muerte es un sacrificio sangriento que lava los pecados; que su concepción fue virginal, etc. Su creencia es más simple y fuerte en una cierta divinidad, pero nos son creyentes al modo católico estricto, y no siquiera al modo cristiano.

    La segunda es que la mente humana es más que variada e insondable. No podemos penetrar en las profundidades de otro.

    Tercera: hay ––afirman–– unas doscientas clases de inteligencia. Y se puede ser muy listo en astrofísica y, a la vez, no haber desarrollado otro tipo de inteligencia, como la crítica. Estará de acuerdo conmigo que hay gente inteligentísima, teórica, pero no tiene la menor “inteligencia emocional”: no saben cómo relacionarse. De igual modo, se puede haber desarrollado mucho a inteligencia en un ámbito y no haberla desarrollado en el terreno de la crítica histórica. Esa es un producto de la madurez humana, a la que muchos muy inteligentes teóricos no llegan

    Cuarta: se nota su sesgo al contraponer “fervientes creyentes” y pertinaces ateos”. A Usted se le ve demasiado esa visión tendenciosa. No diga que la tenemos solo los que somos agnósticos.

    Así que en resumidas cuentas: no sé responderle con exactitud a su pregunta. Es más creo que una respuesta convincente es imposible.

    Saludos

    ResponderEliminar
  37. 11 Querido profesor Piñero
    1¿Que grado de veracidad tiene para usted el pasaje de la Hija de Jairo?
    2 ¿Y el de la conversión repentina de Pablo por una supuesta visión?

    Saludos y gracias.

    Saludos

    ResponderEliminar
  38. Aquí hay dos preguntas, no una. Es una trampilla. Respondo hoy a la primera; mañana a la segunda

    Se discute la historicidad de la primera escena de la hija de Jairo (Evangelio de Marcos 5,22-23:“Llega uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verle, cae a sus pies, y le suplica con insistencia diciendo: «Mi hija está a punto de morir; ven, impón tus manos sobre ella, para que se salve y viva», y Mc 5,35-43:

    “Mientras estaba hablando llegan de la casa del jefe de la sinagoga unos diciendo: «Tu hija ha muerto; ¿a qué molestar ya al Maestro?». Jesús que oyó lo que habían dicho, dice al jefe de la sinagoga: «No temas; solamente ten fe». Y no permitió que nadie le acompañara, a no ser Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegan a la casa del jefe de la sinagoga y observa el alboroto, unos que lloraban y otros que daban grandes alaridos. Entra y les dice: «¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no ha muerto; está dormida». Y se burlaban de él. Pero él después de expulsar a todos, toma consigo al padre de la niña, a la madre y a los suyos, y entra donde estaba la niña. Y tomando la mano de la niña, le dice: «Talitá kum», que quiere decir: «Muchacha, a ti te digo, levántate». La muchacha se levantó al instante y se puso a andar, pues tenía doce años. Quedaron fuera de sí Al momento quedaron fuera de sí totalmente. Y les insistió mucho en que nadie lo supiera; y les dijo que le dieran a ella de comer”.


    Hay quienes defienden que es una narración totalmente inventada por la comunidad cristiana para mostrar el poder de Jesús incluso sobre la muerte. Otros, que aceptan una base histórica, suelen rebajar el milagro a una resucitación desde un estado cataléptico, lo que sirve para no atribuir a Jesús un milagro contra las leyes naturales. La mano del evangelista se observa en el añadido que presenta a Jesús, después de realizar un prodigio portentoso ante mucha gente, ordenando «que no se entere nadie», lo que se corresponde con el artificio del «secreto mesiánico» (véase Marcos 3,12). Es curioso en este pasaje que Marcos emplee la palabra expulsar: griego ekbalón; la utiliza probablemente con toda intención el mismo vocablo que emplea en otras ocasiones para la expulsión de demonios.

    (sigue)

    ResponderEliminar
  39. (Continuación)
    Es curioso también el uso del arameo: Talitha koum: [koumí en otros manuscritos importantes] la transcripción de las palabras en una lengua ininteligible (para los lectores) aumenta la solemnidad del milagro; la traducción del autor, sin embargo, pretende el efecto de evitar que se entiendan como un conjuro mágico. Algunos piensan que, siendo el milagro legendario, las palabras han sido colocadas ahí por Marcos mismo, que es también el inventor del «secreto mesiánico», relacionado con el milagro en el v. 43. Obsérvese también el levántate: griego égeire, verbo de la misma raíz que el empleado usualmente para la acción de Dios que resucita a Jesús. Muy probablemente la analogía es voluntaria por parte del evangelista.

    Y, por último, me fijo en totalmente: griego, exéstesan ekstásei megálei: literalmente “quedaron fuera de sí con un éxtasis grande”. Es probable que haya un juego de palabras griego entre exéstesan («se admiraron») y el anterior anéste («se levantó»). Esta admiración, como el resto de los detalles de este milagro, responde en general al esquema literario de la acción prodigiosa de la Antigüedad. En general, aun los estudiosos confesionales creen que esta perícopa conserva solamente el recuerdo global de la actividad taumatúrgica de Jesús, sin que esta resurrección tenga más verosimilitud histórica que otras leyendas de milagros contra las leyes de la naturaleza.

    He repetido muchas veces que, como historiador no me ocupo de lo sobrenatural. Y una resurrección está fuera de lo natural. En realidad creo que no existen las resurrecciones auténticas en el ámbito de la medicina. Pero allá cada uno, y que piense lo que quiera. Creo que –en resumidas cuentas– tenemos aquí el reflejo de una “resucitación” desde un estado cataléptico. La traición cristiana posterior aumentó de “tamaño” el milagro declarándolo una verdadera resurrección.

    Y en eso creo tan poco como en la resurrección de una muchacha hecha por el filósofo–taumaturgo Apolonio de Tiana (que vivió en época de Nerón), según cuenta Filóstrato, su biógrafo, a principios del siglo III. Insisto: tampoco me lo creo.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  40. Respondo hoy a la segunda pregunta de ayer acerca de la(s) vision(es) de Pablo:


    Desde el punto de vista de la historia es imposible analizar el contenido objetivo, histórico de una visión de un personaje fanáticamente religioso y místico visionario.

    Es igual que si alguien me pregunta por la historicidad de las visiones de santa Teresa de Jesús o de san Juan de la Cruz. Un historiador nada tiene que decir, sino solo que tales místicos creían que Jesús, o el Padre eterno, se les había revelado dándoles la gracia de comprender cosas de su religión que otros no comprenden.

    Así que me declaro incompetente para decir nada objetivo de las revelaciones de Pablo. Pero no quiero detenerme aquí. Paso a exponer brevemente lo que creo el contenido de esas revelaciones tomándolo de las cartas de Pablo y afirmando que ese contenido es la base de la interpretación paulina de un mesías histórico aparentemente fracaso a la luz de lo que él cree –está totalmente convencido– que es el plan de Dios a él revelado.

    Saulo tiene una visión del Resucitado (Gal 1,16), quien lo escoge sorprendentemente para convertirlo de perseguidor en miembro del grupo por él perseguido (Gal 1,12). Dios lo ha llamado para ser esclavo y apóstol del Mesías (Rm 1,1), ante todo entre los gentiles (Gal 2,7). Este evento no es una «conversión» a religión nueva alguna ya que el cristianismo no existía aún, sino una «llamada» divina que le instaba a aceptar otro tipo de ideas acerca de cómo era el Mesías, Jesús, y su obra, y a convertirse en su mensajero (Gal 1,15). Por ello cambia su nombre de Saulo, un monarca de Israel, a Paulo, el «Pequeño (esclavo/siervo de Yahvé y de su mesías)». Pablo extiende la llamada divina a los conversos a la fe en el Mesías, y considera que esta llamada suya estaba predeterminada por Dios desde toda la eternidad. Dios ha decidido misteriosamente quiénes se salvarán y quiénes no (2 Cor 2,14-16; Rm 9,20). Existe, sin duda, en Pablo un sentimiento predeterminista, aunque él no lo considere incompatible con la responsabilidad personal en caso de rechazar la llamada divina a creer en el Mesías.
    Dios le encomienda, como a Isaías o Jeremías (Gal 1,15), una misión especial: explicar las consecuencias de la peripecia del Mesías, su muerte y resurrección/exaltación, destinadas a que se cumplan finalmente los designios divinos sobre la creación y la totalidad de las promesas a Abrahán junto con el desiderátum expresado por la Shemá, que Yahvé sea el Dios de todas las naciones. Para ello es preciso conducir a los gentiles (Gal 2,7-8), llamados por Dios a la fe del Mesías, y a que se injerten en el seno del pueblo elegido, Israel (Rm 11,17). Pablo ha sido destinado por Dios para facilitar ese proceso de incardinación de los gentiles en Israel, que supone su salvación aunque sin necesidad de convertirse en judíos por medio de la circuncisión (1 Cor 7,18.20). Esto era una gran novedad. Habrá así en el tiempo mesiánico un pueblo elegido, hijo natural de Abrahán, y numerosos pueblos, hijos adoptivos del Patriarca (Gal 4,5; Rm 8,23). El concepto de «elección/llamada» –tanto a él como a otros seres humanos– y de «filiación adoptiva» de los gentiles conversos respecto a Dios desempeña un papel importantísimo en Pablo. El conjunto de su mensaje, recibido por revelación divina, sobre Jesús y la salvación por él aportada no solo de los judíos sino de los gentiles que crean es denominado «evangelio», «buena nueva/noticia» (1 Tes 1,5), por Pablo mismo

    Saludos

    ResponderEliminar
  41. Buenos días Profesor le pasamos otra pregunta.

    "Estimado Antonio, antes de hacerte mis preguntas quiero agradecerte tu presencia en este foro de baloncesto.
    Te sigo desee hace décadas y es un placer poder tenerte aquí.
    Te presento una pregunta sobre la resurrección apoyada en 10 pilares a su vez para que si lo consideras oportuno lo contestes en uno o varios días, según lo consideres:

    1.Sepulcro Vacío ¿es un indicio al menos para dudar?
    2.Conversión de ¿es un indicio al menos para dudar?
    3.Conversión de Santiago ¿es un indicio al menos para dudar?
    4.Apariciones colectivas de 1Corintios ¿es un indicio al menos para dudar?
    5.Predisposición a morir de los discípulos con una firme creencia basada en algo muy fuerte (no para matar por odio a otra religión como algunos radicales musulmanes si o por amor a una persona)
    ¿es un indicio al menos para dudar?
    6.El hecho de hablar, no de resurrecciones colectivas, si no de la resurrección de una sola persona que era impensable en el siglo primero en Israel le da una credibilidad sin precedentes ¿es un indicio al menos para dudar?
    7.La prediccion cumplida de Isaias ¿es un indicio al menos para dudar?
    8. Que lo recojan los 4 evangelios. ¿es un indicio al menos para dudar?
    9.Que lo recojan fuentes no cristianas como Flavio Josefo, Plinio el Joven, Tácito,Suetonio e incluso la carta de Mara Bar-Serapion.
    No se si conocerás otra fuente quizás después de tantos años de estudio . ¿es un indicio al menos para dudar?
    10. El hecho de que se explique la resurrección con historias distintas, le da una verosimilitud de una experiencia real en la que cada uno recuerda algo, a cada uno le llegan versiones distintas, demuestra que no se ponen de acuerdo, que no se han copiado unos de otros, que son versiones genuinas, que no parecen haberse inventado y repetido la misma historia. ¿es un indicio al menos para dudar?

    Un saludo de la profesora Mercedes Moreno González (Marín, Pontevedra)"


    Por cierto, hemos consultado las preguntas sobre el Bigbang a varios Catedráticos universitarios de astrofisica y si le parece, al final de esta última pregunta le trasladamos sus opiniones sobre el Bigbang y la infinitud del universo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Insisto cortés y educadamente en que un historiador no debe tocar el tema de la resurrección de Jesús, ya que no pertenece al ámbito de la historia, la cual se ocupa de hechos repetibles, comprobables, “falsables” (terminología de K. Popper, es decir, que puede comprobarse que sn falsos o verdaderos). Nada de esto ocurre con la resurrección.

    Pero no me quiero escapar, y responderá una por una a las preguntas formuladas por la profesora Mercedes Moreno González (Marín, Pontevedra)


    Respondo primero aludiendo a lo que puede encontrarse fácilmente en Internet:
    Además en mis Blogs de “Cristianismo e Historia” (Tendencias21: https://www.tendencias21.es/crist/) y “El Blog de Antonio Piñero” de Religión Digital (https://www.religiondigital.org/el_blog_de_antonio_pinero/), aparecen a día de hoy las siguientes postales:

    20171123 Libro. Javier Alonso. La resurrección. De hombre a Dios 2/2
    20171120 Libro. Javier Alonso. La resurrección. De hombre a Dios 1/2
    20150729 Creyeron griegos y romanos en la resurrección corporal?
    20130420 Revista de Libros”, resurrección de Jesús y Javier Gomá (448)
    20130201 Final de “La resurrección de Jesús”. Diálogo de A. Flew con N. T. Wright” Dios existe (Conclusión) (442-11)
    20130118 La resurrección de Jesús”. Diálogo de A. Flew con N. T. Wright” Dios existe (X) 442-10
    20120511 Desde la unción en Betania a cuestiones en torno a crucifixión y muerte. Entierro y resurrección. Preguntas respondidas en el libro Ciudadano Jesús” (B).
    20110911 Perplejidad de los discípulos ante la resurrección de Jesús (199-08).
    20100915 J. Mosterín (Los cristianos) 161-24. Resurrección de Jesús en Pablo
    20100902 J. Mosterín (Los cristianos) 161-13. Mesianidad y resurrección de Jesús
    20100711 La resurrección de Jesús. Apostillas a la obra de G. Vermes (y V) (149-05)
    20100710 Anuncios previos de la resurrección de Jesús y otros temas (IV) (149-04)
    20100709 La resurrección de Jesús, según Geza Vermes (III) (149-03)
    20100707 La resurrección de Jesús (II) (149-02)
    20100706 La resurrección de Jesús. Geza Vermes analiza este tema (I) (149-01)
    20100226 Equivale la resurrección al reino de Dios ? 1 Cor 15,50-58 (3-10-42)
    20100222 Cómo será la resurrección? 1 Cor 15,35-49. 3-10-41 .
    20100219 Sin resurrección la vida de los cristianos es una locura 1 Cor 15,29-34. 3-10-40.
    20100201 Habéis creído en vano! 1 Cor 15,1-4 : La resurrección de Jesús (3-10-37)
    20100129 La resurrección de Jesús y la de los cristianos 1 Cor 15,1-58: (3- 10-36)
    20091102 El cuarto y último fragmento de la Primera carta conservada a los corintios: sobre la resurrección de Jesús (3-10-10)
    20090821 Promesa de resurrección e inmortalidad a los devotos del salvador crucificado” (109-12)
    20090813 Resurrección, inmortalidad y confirmación de la divinidad del salvador crucificado” (109-09)
    20090609 Se formó la tradición sobre Jesús sin ninguna influencia de la fe en su resurrección? (109-F)
    20090516 Reino de Dios. Pagola (88-17) La creencia en la resurrección
    20090315 La poética en los relatos de la resurrección de Jesús G. del Cerro
    20090203 El más allá. La resurrección” (100-02-G)
    20080911 La fe en la resurrección: convicción mayéutica, no salto ciego. Réplica de Andrés Torres Queiruga
    20080909 Carta abierta a Antonio Piñero sobre su reseña de Repensar la resurrección de Andrés Torres Queiruga
    20080905 Repensar la resurrección”. Sobre un libro de Andrés Torres Queiruga (y III)
    20080904 Repensar la resurrección”. Sobre un libro de Andrés Torres Queiruga (II)
    20080903 Repensar la resurrección”. Sobre un libro de Andrés Torres Queiruga (I)
    20080717 En tres días vivirás 3/5 Muerte y resurrección del mesías según Israel Knohl
    20080715 En tres días vivirás 2/5. La resurrección del mesías…, según Israel Knohl
    20080701 Cambio general de la religión judía al contacto con el pensamiento griego y el Helenismo 08/15 Juicio divino. Resurrección s12
    20080311 La verdadera historia de la Pasión 2/6 Comer y ser comido en el Egipto antiguo. Osiris y la resurrección (II)
    20070413 Sobre la resurrección de Jesús
    20070211 La Poética en los relatos de la Resurrección G. del Cerro

    ResponderEliminar
  43. (Sigue)
    Y en “Preguntas y respuestas” hay lo siguiente:

    CONTENIDO / PREGUNTA FECHA

    DESCENDIMIENTO DE LA CRUZ Y RESURRECCIÓN DE JESÚS 20160829
    ESCATOLOGÍA DE PRESENTE: ¿HA OCURRIDO YA LA RESURRECCIÓN? 20160425
    JESÚS, APARICIONES TRAS LA RESURRECCIÓN 20141028
    JESÚS, RESURRECCIÓN 20151123
    JESÚS, RESURRECCIÓN Y DIFICULTADES EN LOS TEXTOS EVANGÉLICOS 20160308
    JESÚS, RESURRECCIÓN, HORAS TRANSCURRIDAS 20150322
    JESÚS, RESURRECCIÓN, ¿PRUEBAS POSIBLES? 20140907
    JESÚS, RESURRECCIÓN: ¿POR QUÉ NO PARA SIEMPRE? 20151030
    JUICIO FINAL Y RESURRECCIÓN, INCÓGNITAS SOBRE 20140914
    LECTURA SOBRE EL ALMA Y LA RESURRECCIÓN 20180417
    MARÍA MAGDALENA, TESTIGO DE LA RESURRECCIÓN 20140909
    PABLO DE TARSO. LA MÁCULA DE ADÁN, EL PERDÓN DE DIOS Y RESURRECCIÓN. 20160219
    PABLO, RESURRECCIÓN DE EUTICO EN 20141125
    QUÉ ESTIMULO A LOS APÓSTOLES TRAS LA RESURRECCIÓN 20140805
    RESURRECCIÓN DE JESÚS 20180329
    RESURRECCIÓN DE JESÚS 20140805
    RESURRECCIÓN DE JESÚS “AL TERCER DÍA” 20150421
    RESURRECCIÓN DE JESÚS, CREENCIA EN LA 20150416
    RESURRECCIÓN DE JESÚS, HISTORIA DE LA 20150512
    RESURRECCIÓN DE JESÚS, JUSTIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA DEL CRISTIANISMO 20160424
    RESURRECCIÓN DE JESÚS, MANTO Y TUMBA VACÍA 20180419
    RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS UNA IDEA ORIGINAL JUDÍOS 20170621
    RESURRECCIÓN DE LÁZARO 20150411
    RESURRECCIÓN EN EL CRISTIANISMO, EN QUÉ CONSISTE 20141104
    RESURRECCIÓN, POSICIÓN DE LOS SUMOS SACERDOTES 20141206
    TRANSFORMACIÓN DE LOS DISCÍPULOS TRAS LA RESURRECCIÓN 20081108

    Mostrando registros del 1 al 26 de un total de 26 registros (filtrado de un total de 901 registros)

    Los buscadores electrónicos son los siguientes
    http://mynorte.com/cristoria
    http://mynorte.com/cristoria/pyr.html

    Repito:
    Pero no me quiero escapar, y responderá una por una a las preguntas formuladas por la profesora Mercedes Moreno González (Marín, Pontevedra)

    Saludos

    ResponderEliminar
  44. Tengo que precisar, ya que digo y afirmo que no me ocupo de la resurrección y presento, sin embargo, una buena lista de postales y respuestas a preguntas que tratan de ese tema.

    El historiador no se ocupa del hecho en sí de la resurrección de Jesús. No puede ni probarlo ni negarlo. Simplemente estudia los relatos que los confirman... para ver si tienen consistencia y la posibilidad e que se haya generado el cristianismo sin la creencia firme en la resurrección de Jesús.

    Voy a pedir permiso al Dr. Javier Alonso, para reproducir una serie de páginas de su libro "La resurrección" en las que se analiza a modo de diálogo entre los evangelistas y un investigador qué se pude pensar acerca de los relatos de la resurrección y si son fiables o no.

    Recuerden que tenemos que aplicar a los Evangelios los mismos criterios y métodos de examen que a cualuier otor libro ce biografía o de historia de la Antigüedad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Profesor
      Nos comenta Dña. Mercedes qué entiende que no entre en valorar una resurrección, pero simplemente le propone si alguno de sus 10 argumentos que sostienen la resurrección, le sugieren qu e puede ser un hecho veraz pero con una explicación desconocida. Sin entrar en más.

      Como pasa con la frase dicha en arameo de la hija de Jairo pudo ser real aunque tenga una explicación racional como es la catalepsia.

      Saludos

      Eliminar
  45. Querida amiga Mercedes:

    No se preocupe; no eludiré las preguntas como he escrito ya.

    Pero antes estoy preparando el terreno presentando los argumentos. Mi idea es esta: ¿Qué testimonios tenemos de la resurrección de Jesús? ¿Podemos analizarlos al igual que otros testimonios de la historia antigua que hablan de otros hechos sorprendentes? ¿Qué podemos deducir del relato de los evangelios? ¿Es consistente? ¿Merece crédito? Qué opinaría un historiador si le presentaran de otro hecho de la Antigüedad un relato con semejantes características?

    Piense, por favor, que no puedo responder sobre la tumba vacía, o cualquier otor hwcho de la resurcción, si no examino los documentos.

    Y he pensado y pedido permiso a mi amigo Javier Alonso para reproducir el examen que él hace en su libro "Resurrección" en un formato muy curioso: un investigador moderno hace una entrevista, a modo de creo, a los evangelistas y a Pablo de Tarso sobre sus relatos de la resurrección.

    Y como es largo, y no caben en los 4.000 espacios concedidos a la respuesta lo divido en dos partes que publicaré hoy y mañana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  46. Escribe Javier Alonso:

    “Estas son las pruebas con las que cuenta cualquier investigador a la hora de analizar el que es, posiblemente, el hecho más sorprendente de la historia de la humanidad: la resurrección de un muerto. Para darnos cuenta de hasta qué punto los relatos son contradictorios, imaginemos por un momento que un afortunado investigador tiene la enorme suerte de poder llevar a cabo un interrogatorio cara a cara con los evangelistas.
    Sentado en su mesa, el investigador se ajusta las gafas y mira a sus interlocutores. Al otro lado de la mesa, cómodamente sentados en una butacas, se encuentran Marcos, Mateo, Lucas, Juan y Pablo de Tarso.
    − Bien caballeros –rompe el hielo el estudioso mientras toma notas en un cuaderno–. Si les parece, comenzaremos por una pregunta muy sencilla sobre la tumba de Jesús. ¿Saben ustedes si se apostaron soldados para vigilar la tumba tras el sepelio?
    Todos los testigos niegan con la cabeza, excepto uno.
    − Por supuesto que sí –contesta Mateo–. Los pusieron los saduceos porque temían que alguien robase el cadáver de Jesús.
    Los demás testigos se miran extrañados, vuelven la vista haca Mateo, después hacia el investigador y se encogen de hombros.
    − Bueno, quizás no lo recuerden –concede el interrogador–, pero al menos podrán decirme qué personas fueron las primeras en ir a la tumba...
    − ¡Eso sí lo recuerdo bien! –exclama exultante Marcos– Fueron tres mujeres: María de Magdala, María la de Jacobo y Salomé.
    − ¡Que va! –le interrumpe Mateo– Sólo fueron dos: María Magdalena y la otra María.
    − Fueron por lo menos cinco –tercia Lucas–. María Magdalena, Juana y María la de Jacobo y al menos otras dos.
    − Pues menos mal que sois los sinópticos y compartís información –comenta Juan en tono irónico–. Por lo que yo se, sólo fue María Magdalena.
    − No me están ayudando mucho, la verdad –suspira el investigador–. ¿Y qué me dicen de los hombres? ¿Acudió alguno a la tumba?
    − Sólo Pedro –contesta Lucas, mientras observa cómo Marcos y Mateo se quedan sorprendidos antes esta noticia.
    − No te olvides del segundo discípulo –le corrige Juan–, el que llegó antes que Pedro.
    El investigador anota las observaciones, y vuelve a la carga con las mujeres que fueron a la tumba:
    − ¿Saben ustedes a qué fueron las mujeres a la tumba la mañana del domingo?
    Esta vez son Mateo y Juan los que guardan silencio. No lo saben.
    − A ungir el cadáver –responde Marcos– ¿No es así, Lucas?
    Lucas asiente.
    − Pasemos a la tumba –señala el estudioso–. ¿Alguien sabe cómo se abrió?
    − Hubo un terremoto –responde Mateo– y la piedra se movió.
    − ¿Un terremoto? –Marcos lo mira con incredulidad– Desde luego, esa información no la has tomado de mi evangelio.
    − Nosotros tampoco sabemos nada sobre ese terremoto –dicen a la vez Lucas y Juan.
    La desesperación comienza a invadir el ánimo del investigador, que no ve la forma de conciliar los datos. Apunta lo del terremoto y vuelve a la carga.
    − Al parecer –comenta tanteando el terreno– se produjo una visión de un ser angelical... ¿Era sólo uno? ¿Dónde estaba?
    − Sólo uno, sí –responde Marcos– y estaba dentro de la tumba.
    − Perdona, Marcos, pero no es cierto –le corrige Mateo–. Estaba fuera, sentado sobre la piedra que cerraba la tumba.
    − Os equivocáis –interrumpe Lucas–. Eran dos ángeles.
    − Sí, dos –confirma Juan– y estaban dentro de la tumba.
    El investigador suspira de nuevo, esta vez con más fuerza.
    − A mí no me mire –se excusa Pablo de Tarso, que hasta ahora no ha abierto la boca– De todo esto no me contaron nada...

    (Continuará mañana)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.
      Nos dejan una contestación a su argumento y al de D. Javier Alonso.
      Saludos.


      "
      Se que va a contestar a Doña Mercedes y no me quiero meter, pero esto que relata es algo habituañ en testigos oculares.

      Mire. Está jugada es de la final Lakers-Miami de esta semana
      https://youtu.be/RaQquuFyFAM

      Antony Davis golpea a Jae Crowder en la cara.

      Para la CNN ha sido un gesto involuntario al levantarse, mientras que para la Fox ha sido una agresión de un puñetazo en la cara sin duda y Davis deberían haber sido sancionado con dos partidos, sin embargo los árbitros se reunieron y después de ver las imágenes repetidas concluyeron todos menos uno que no había ningún tipo de agresión ni había porque sancionar a Anthony Davis, pero uno de los árbitros puso en el acta que aquello fue flagrant foul.
      El entrenador de Miami ha dicho que es una vergüenza y el de los Lakers dice que no siquiera ve falta ninguna.

      Es decir que sobre un mismo hecho, incluso grabado por un montón de televisiones, con las tecnologías actuales, revisando la grabación, una y otra y otra vez, con millones de personas atentas a esas imágenes, un mismo hecho y hay millones de versiones distintas y nadie se pone de acuerdo ni viendo la grabación una y otra vez.

      Fijese en el video como d las opiniones de los aficionados cada uno opina una cosa. Incluso yo en mi casa, mis hijos ven claramente, los 3, que Davis no quiere golear intencionadamente pero para mí no sólo es falta si no que es agresión flagrante y descalificatoria.

      Lakers ha ganado la liga esta madrugada con un papel estelar de Anthony Davis que para muchos debió haber sido sancionado y no haber jugado esta final.

      Pregunte después de un accidente de tráfico a ver el color del coche como la he visto cada uno.

      Precisamente el hecho de que las versiones sean tan diferentes es lo que le da credibilidad a el hecho de fondo. No hay copia, hay versiones de testigos visuales.

      Incluso sabiendo cómo sabemos que Mateo y Lucas copian a Marcos no copian sus versiones de la resurrección sino que aportan las suyas propias, cuando si quisieran engañar al personal es mucho más fácil adherirse a la de
      Marcos para dar más fuerza y credibilidad a esa versión.

      "

      Eliminar
  47. (sigue)

    − Veamos si usted sabe algo –le responde el paciente interrogador–. ¿Podría decirme qué personas y en qué orden vieron a Jesús.
    − Me alegro que me haga esa pregunta –sonríe satisfecho Pablo–. Citándome a mí mismo, puedo decirle que Jesús se apareció a Cefas y después a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos de una sola vez: la mayoría viven todavía, algunos murieron ya; después se apareció a Santiago y después a todos los apóstoles. Al final de todos, como a un aborto, se me apareció a mí. Pues yo soy el más pequeño de los apóstoles...
    − Gracias, es suficiente. ¿Están ustedes de acuerdo? –pregunta el hombre dirigiéndose a los cuatro evangelistas.
    Marcos se encoge de hombros y niega con la cabeza.
    − Lo siento. No sé nada de esas visiones.
    − No fue Pedro. Fueron las dos Marías –señala Mateo–. Y aún diría más: aunque Marcos dice que las mujeres no lo contaron a los discípulos, yo os aseguro que sí lo hicieron.
    − Creo que te falla la memoria, querido Mateo –interrumpe Lucas–. Las mujeres no vieron a Jesús. Fueron los discípulos que iban a Emaús y Pedro quienes lo vieron.
    − Las mujeres, no, la mujer –apostilla Juan–. Sólo se le apareció a María Magdalena. Luego ya se les apareció a los discípulos varias veces, tanto en Jerusalén como en Galilea.
    − ¿Galilea? –preguntan a coro todos los demás.
    El investigador levanta la mano haciendo una señal de que no discutan con Juan. Prefiere avanzar con el interrogatorio y tocar el último punto.
    − ¿Y qué me dicen de la Ascensión? Porque ustedes, Mateo, Marcos y Juan, no la mencionan...
    − Quizás nadie les contó que tuvo lugar en el monte de los Olivos cuarenta días después de la resurrección –comenta Lucas–. Así lo escribí en los Hechos de los Apóstoles.
    − Pero en su evangelio dice que fue en Betania –señala el interrogador.
    − Bueno, están bastante cerca, ¿no? –sonríe Lucas.
    Minutos después, los redactores de los textos abandonan el despacho en comentando animadamente la velada y compadeciendo al pobre estudioso de sus textos, que ha quedado abatido sobre el escritorio, agotado por el esfuerzo de intentar conciliar lo que es inconciliable.
    Ya contaba con que es imposible que un cuerpo muerto vuelva a la vida, pero esperaba encontrar, al menos, un relato coherente sobre lo que pudo ocurrir tras la muerte de Jesús para que surgiera la creencia en la resurrección del Nazareno. Si lo que acababa de escuchar de boca de los evangelistas y Pablo fuese un testimonio ante un juez, no tendría el menor peso probatorio y todos los testigos serían desestimados sin más, bien por desconocer lo ocurrido, o bien por modificar la narración de los hechos.
    Está claro que la comparación cronológica de los relatos sólo lleva a la frustración y al rechazo del conjunto de pruebas. Pero, aún así, algo extraordinario debió ocurrir para que el caso de Jesús de Nazaret fuese, a los ojos de sus seguidores, distinto al de cualquier otro líder religioso.
    ¿Qué pudo ser?

    Y mi comentario:

    Si un historiador profesional lee esto, lo primero que hace es abstenerse y no prestar la menor credibilidad a este relato.

    Su ejemplo de las distintas percepciones no vale para los relatos históricos transmitidos desde antiguo. Solo indican lo que tantas veces he afirmado: "Sin la creencia firme en la resurrección de Jesús, no hay cristianismo". Nadie puede dudarlo.

    Pero que de hecho haya habido resurrección es imposible de probar, y a un historiador no le importa. Solo afirma lo primero.

    Y Usted salta del relato a la realidad del hecho. No es posible en historia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  48. Contesto a la primera cuestión:

    Cuestión primera: “La tumba vacía”.

    Sobre la tumba vacía hay que leer el texto de Mateo 27,62-66. Es el siguiente:
    “Al día siguiente, que es el que sigue a la Preparación, los sumos sacerdotes y los fariseos acudieron de consuno a Pilato 63 y le dijeron:
    –Señor, hemos recordado que aquel impostor, cuando vivía, había dicho: «Después de tres días resucitaré. 64 Manda pues que vigilen el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos, lo roben y digan al pueblo: «Resucitó de entre los muertos, y sea la última impostura peor que la primera».
    65 Les respondió Pilato:
    –Tenéis vuestra propia guardia. Ocupaos vosotros mismos de la vigilancia, que ya sabéis hacerlo.
    66 Ellos fueron al sepulcro, lo aseguraron sellando la piedra y pusieron guardia.
    Aquí tenemos una crítica de gentes contrarias a los “mesianistas” (judeocristianos) dando una explicación racionalista a la tesis cristiana: la tumba estaba vacía.

    Lo primero: ¿Por qué no hacemos caso a lo que dice Pablo, según el autor de los Hechos de los apóstoles (sea quien fuere; en mi opinión no el mismo que el del tercer evangelio, “Lucas”, sino un discípulo suyo que escribe en su nombre) y aceptamos que no fueron José de Arimatea (más Nicodemo en el Evangelio de Juan), sino los judíos (las autoridades ordenan; los sirvientes cumplen) los enemigos de Jesús, los que lo bajaron de la cruz. He aquí el texto:

    “26 Hermanos, hijos de la estirpe de Abrahán y los que de vosotros sois temerosos de Dios, para nosotros fue enviada esta palabra de salvación. 27 Pues los habitantes de Jerusalén y sus jefes, que no lo conocían ni a él ni las declaraciones de los profetas que se leen cada sábado, las cumplieron al condenarlo. 28 Y aunque no encontraron ninguna causa de muerte, pidieron a Pilato que lo eliminara. 29 Y cuando cumplieron todo lo que estaba escrito acerca de él, lo bajaron del madero y lo pusieron en un sepulcro” (griego mnemeíon).

    Mi comentario:
    “El Códice Beza lee el final del versículo 28 y el 29 entero de una manera bastante diferente: «Lo entregaron a Pilato para su eliminación. 29 Y como modo de cumplir todo lo que estaba escrito sobre él, pedían a Pilato que crucificara a este (y no a Barrabás). Después de haber logrado de nuevo (su deseo), lo bajaron del madero y (lo) pusieron en un sepulcro…». La exégesis confesional no suele comentar estos versículos, que incluso en la versión alejandrina (la impresa en N-A28) son una variante importantísima de la tradición sobre el descendimiento de Jesús: no fue José de Arimatea (y menos Nicodemo: Jn 19,39), sino los jefes de los judíos por medio de sus servidores, quienes descendieron a Jesús (y a los otros dos). Consecuentemente –como tales jefes eran enemigos acérrimos de Jesús y habían causado su crucifixión, según la tradición evangélica unánime– no le pudieron dar una sepultura honorífica (enterramiento de lujo, con grandes cantidades de perfumes y ungüentos; sepultura donde nunca antes había sido sepultado otro), sino que muy probablemente enterraron a los tres en una fosa común, cavada en un terreno para inhumar malhechores, que existía en los alrededores de Jerusalén. El vocablo honorífico utilizado por Hechos para «tumba», mnemeíon, es claramente apologético. Otros sostienen que el Gran Sanedrín de Jerusalén tenía unos funcionarios encargados de enterrar a los malhechores que morían en Jerusalén, y que José de Arimatea pudo ser el jefe de esos servidores. Con ello se intentan conciliar las tradiciones evangélicas sobre el descendimiento y sepultura de Jesús con el presente texto de Hechos. Pero, de cualquier modo, fueron los judíos quienes enterraron a Jesús y no pudieron darle en manera alguna una sepultura honorífica.”
    (sigue)

    ResponderEliminar
  49. Lo segundo: Sobre la afirmación de Jesús mismo afirmando que él iba a resucitar, según el Evangelio de Marcos 10,30-31
    30 Tras marchar de allí iban caminando a través de Galilea y no quería que nadie lo supiera, 31 pues enseñaba a sus discípulos con estas palabras:
    –El Hijo del Hombre será entregado a manos de hombres y lo matarán, y una vez muerto, resucitará después de tres días.
    32 Pero ellos no entendieron lo dicho y temían preguntarle.
    Mi comentario (que recoge ideas del comentario a Hechos)
    sepulcro: Marcos, que no dice que el sepulcro fuera de José, y Lucas / Hechos emplean la misma palabra griega mneméion, que supone una sepultura honorífica. Pero, si los que descendieron el cuerpo fueron «los jefes de los judíos», hay que descartar cualquier honor. Entonces el mencionado mneméion podría estar influido por Is 53,9, ya que el siervo de Yahvé tuvo una sepultura entre los ricos (la primera parte de este oráculo favorece la tradición de Hechos: la tumba del Siervo estuvo entre los malvados). Sabemos por Flavio Josefo que había un lugar fuera de las murallas de Jerusalén para enterrar a los presos comunes; era, por tanto, una fosa común (corroborado por la Misná e indirectamente por Mt 27,7). Y esto es lo más verosímil si se acepta la tradición más difícil que es la de Hechos, aunque algunos la interpreten como antijudía y, por tanto, sospechosa. Sea cual fuere la opción interpretativa, el análisis de los cuatro evangelios lleva al historiador a constatar en el texto de Marcos –y posteriormente en los otros evangelios– un impulso de engrandecimiento y magnificación secundario de todo lo relacionado con la sepultura de Jesús. Respecto a la tumba, algunos estudiosos consideran que, si José era de Arimatea, situada en los montes de Efraín, es poco probable que tuviera su cenotafio familiar en Jerusalén. Juan sostiene que era un huerto, propiedad de alguno de los dos participantes en el entierro, José o Nicodemo.

    El que Jesús anunciara su propia resurrección es considerado por todos los comentaristas, incluso católicos, como una profecía fabricada por los cristianos una vez muerto Jesús. He aquí el texto más antiguo, cronológicamente, al respecto: Mc 8,31-32:

    31 Comenzó a enseñarles que era necesario que el Hijo del Hombre sufriera mucho y fuera rechazado por los ancianos, los jefes de los sacerdotes y los escribas, que fuera asesinado y que resucitara después de tres días; 32 y hablaba con franqueza de todo esto. Pedro lo tomó aparte y comenzó a recriminarlo. 33 Pero él, tras volverse y mirar a sus discípulos, increpó a Pedro y le dijo:
    –Ponte detrás de mí, Satanás, porque no tienes tus pensamientos en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

    Mi comentario:

    Esta sección, claramente un añadido de Marcos, manifiesta ya una teología cristiana sobre la pasión, muerte y resurrección del mesías. Más tarde la incrementará el evangelista con una precisión, a saber, el sentido de sacrificio expiatorio de esa muerte en pro de la humanidad (10,45). No puede atribuirse esta concepción nueva del mesianismo sufriente al Jesús histórico. Lo más probable, en el caso de que Jesús se sintiera el mesías ya en este momento, es que tuviera una concepción del mesianismo en el sentido que supone Pedro, a la que le compete la victoria terrenal, no la derrota de la muerte. En todo caso, como profeta, Jesús podría prever, o barruntar, su muerte en Jerusalén, como la de otros profetas, si su misión fracasaba, pero el evangelio da a entender que Jesús no fue a Jerusalén expresamente para morir. El comportamiento general de los discípulos tras la muerte de su maestro –su huida– indica además que no contaban en absoluto con el fracaso de la cruz y la resurrección. Su comportamiento es inexplicable si estas predicciones de la pasión (más las de 9,31y 10,32) provinieran del Jesús histórico.
    (Sigue)

    ResponderEliminar
  50. Final (y III)

    Síntesis: Luego el que Jesús anunciara su propia resurrección es sumamente improbable. Y la tumba vacía hace decir a los judíos, lo que los discípulos mismos no habían entendido según Marcos 10,30-32:

    “30 Tras marchar de allí iban caminando a través de Galilea y no quería que nadie lo supiera, 31 pues enseñaba a sus discípulos con estas palabras:
    –El Hijo del Hombre será entregado a manos de hombres y lo matarán, y una vez muerto, resucitará después de tres días.
    32 Pero ellos no entendieron lo dicho y temían preguntarle.

    Mi comentario:

    El pasaje 10,30-32 parece totalmente una construcción marcana: es igualmente poco verosímil que este segundo anuncio de la pasión proceda del Jesús histórico (la razón es la misma: los discípulos actúan luego como si la muerte de Jesús les cogiese de improviso), aunque la simplicidad de la forma –entrega, muerte, resurrección– da a entender que es una tradición antigua.

    Pero si aceptamos lo del relato de la tumba vacía (que como digo es sumamente inverosímil), nos encontramos con la idea de que los adversarios de los discípulos de Jesús temían que estos robaran el cadáver. ¿Es posible?

    Según Marcos, no lo era porque creían imposible el que Jesús resucitara… por eso huyeron y por eso a sorpresa y la incredulidad de los discípulos cuando las mujeres les dijeron que habían visto al resucitado. Así pues: parece poco verosímil que enterraran a Jesús en una tumba de un hombre rico y que los discípulos –que no creían en la resurrección– robaran un cadáver.

    Entonces nos quedan dos soluciones:
    1 Jesús resucitó
    2 Alguien robó el cadáver.
    El que Jesús resucitara es un artículo de fe, manifestado por primera vez históricamente por Pablo en 1 Corintios 15,1-4:
    “Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os prediqué, que habéis recibido y en el cual permanecéis firmes, por el cual también sois salvados, si lo guardáis tal como os lo prediqué... Si no, ¡habríais creído en vano! Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras”.
    Y ahí yo no me meto. El que desee creer a Pablo… es cosa suya.
    2 ¿Alguien tenía interés en robar el cadáver de Jesús?
    También es muy improbable: no podemos pensar en saqueadores de tumbas, ni en órdenes del supremos Tribunal, el Sanedrín, ni en los familiares o discípulos de Jesús, ni en nadie… sobre todo si volvemos a considera que no pudo ser enterrado en una tumba de ricos por sus propios enemigos, que o habían liquidado…¡No es posible!
    Por todo esto mi resumen es:

    La historia de la tumba vacía en un relato apologético, en defensa dela resurrección, que los cristianos fabricaron una vez que sus enemigos les atacaran diciendo que ellos habían robado el cadáver. No vale para probar la resurrección de Jesús. No es un indicio para dudar.

    Saludos

    Aquí tenéis material para darle vueltas a la cabeza al menos para tres días.

    ResponderEliminar
  51. La siguiente pregunta es: de Dª Mercedes Moreno González que vive en Marín, Pontevedra, no lejos de Baiona

    La conversión de Santiago, el hermano de Jesús: ¿es un indicio al menos para dudar?

    Mi comentario al respecto “recoge el agua” desde lejos:

    Las dos ramas principales del cristianismo primitivo mantenían una hostilidad a veces extrema como demuestran las cartas de Pablo, en concreto Gálatas y Filipenses, y se inventaron medios literarios para defenderse: uno de ellos fue trasladar a la época de Jesús la tensión del momento y presentar al Maestro como modelo de lo que estaba pasando entonces y de lo que debía hacerse. Pero este “retrotraslado” hacia Jesús de un conflicto presente en la comunidad cristiana supuso exagerar y cargar las tintas del conflicto en el pasado. Por eso se explica el texto de Marcos 3,20-21:

    Jesús vuelve a casa. Se aglomera otra vez la muchedumbre de modo que no podían comer. Se enteraron sus parientes y fueron a hacerse cargo de él, pues decían: “Está fuera de sí”.

    Es decir, Jesús estaba más o menos loco al dejar su trabajo (¿y su familia, como Pedro, Andrés, Juan y Santiago el Mayor?) No lo sabemos

    Desde luego su hermano carnal Santiago, que no es uno de los Doce, y que es el personaje del que estamos hablando no siguió a Jesús al principio. Pero luego, según Hechos 1,14, sí.

    He aquí el texto:

    “Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos”.

    ¿Cómo pudo ser entonces la auténtica situación familiar?

    Creo que hay que modificar la exagerada pintura de los evangelistas en el tema de la oposición familia carnal/familia espiritual en Jesús, y obtener algunas consecuencias de esta corrección. La verdadera situación pudo quizás desarrollarse así; es una mera hipótesis, como pasa casi siempre en el cristianismo primitivo y yo no puedo asegurar que sea totalmente cierta:

    1. Al principio, cuando Jesús dejó todo y se lanzó a predicar el Reino, hubo cierta oposición entre él y su familia, que lo consideró un exaltado, un “fuera de sí”.
    2. No queda claro si su familia se unió en bloque al rechazo hacia Jesús manifestado por sus paisanos de Nazaret, según Mc 6,1-4:

    Salió de allí y vino a su patria, y sus discípulos le siguen. Cuando llegó el sábado se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba maravillada, y decía: «¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, Joseto, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él. Jesús les dijo: «Un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio»” (algo parecido pero más duro ya que quieren despeñar a Jesús ocurrió en Nazará según Lucas 4,16-29)

    3. La oposición Jesús-su familia se fue suavizando con el tiempo por razones que no sabemos, quizá por el prestigio ganado por Jesús.
    4. En alguna ocasión sus hermanos -¿y hermanas?- debieron quizás de acompañar a Jesús en los viajes propios de su ministerio, aunque ningún texto lo diga expresamente: solo una leve insinuación en Jn 2,12 (Jesús invitado a las bodas de Caná junto con su madre, sus hermanos y sus discípulos)
    (Sigue)

    ResponderEliminar
  52. (continuación)
    5. Sobre todo su madre hubo de permanecer relativamente cerca de su hijo y quizás lo acompañó a distancia en el trance de la cruz. Desde luego no al pie de la cruz, porque es absolutamente inverosímil en una crucifixión colectiva (tres reos sediciosos contra el Imperio) en Pascua y en Jerusalén: Evangelio de Juan 19,25)
    6. Tras la muerte de Jesús y la creencia generalizada entre sus seguidores de que había resucitado, los hermanos de Jesús se unieron entusiásticamente, olvidando cualesquiera posibles rencillas, a esta causa y contribuyeron a extender lo que creían que había sido la misión de Jesús. A pesar de la inmediatez de la formación del primer grupo de seguidores de Jesús en Jerusalén, según Hch 1,13-14, quizá el lapso de tiempo de su formación fue más amplio: dio tiempo al acercamiento completo de su familia al grupo de discípulos.
    7. Sus hermanos fueron pronto dirigentes de la comunidad “hebrea” de Jerusalén, que mantenían una teología más judía, más cercana al pensamiento del Jesús histórico, opuesta a la teología paulina, mucho más helenizada y que suponía ciertamente un salto cualitativo respecto al pensamiento teológico de Jesús. En esta facción judeocristiana se explica muy bien que la dirección de la comunidad pasara al hermano de Jesús.

    Era típicamente judío en los movimientos “revolucionarios” el concepto de mando según una dinastía familiar, como ocurrió por ejemplo con el “bandido” (revolucionario antirromano) Ezequías que fue liquidado por Herodes el Grande. Su hijo, años más tarde, encabezó el grupo renovado de resistencia antirromana

    8. El fracaso del movimiento paulinista de ganar para su causa a los judíos de Galilea y la oposición comunidad cristiana de Jerusalén/comunidades paulinas explica las referencias hostiles a Nazaret y a sus ciudadanos que se leen en los Evangelios. Éstas se extienden también a su familia. Tal hostilidad queda plasmada en los Evangelios, porque sus autores siguen de algún modo la línea paulinista. El enfrentamiento entre las dos comunidades cristianas principales fue muy serio, pues suponía dos visiones muy diferentes de Jesús y de sus consecuencias, la teología del cristianismo.

    9. El resultado literario de la pugna dibuja con tintes más negros de los debidos la oposición familia carnal de Jesús / familia espiritual = oposición judeocristianismo carnal de Jerusalén / cristianismo espiritual paulino.

    Por tanto, no creo que la conversión de Santiago sea una prueba ulterior de la resurrección de Jesús. Sí es una prueba de la absoluta y forme creencia de los seguidores de este: ¡Había resucitado!... pero nada más.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  53. Buenos días Profesor.
    La pregunta 2 de la profesora Mercedes Moreno la hemos transcrito incompleta y es
    2.Conversión repentina de Pablo como si Hitler se acuesta matando judíos y se levanta siendo una ONG prosemita ¿es un indicio al menos para dudar?


    Saludos D. Antonio

    ResponderEliminar
  54. Pues sí... Esa impresión da. Pero es engañosa, ya que de Pablo solo tenemos una información muy restringida. Solo sus cartas, además editadas a principios del siglo II por una mano desconocida que hizp un gran estropicio con ellas. Exolica un tanto este proceso en mi Guía para entender a Pablo.
    El tema principal, es la “conversión” de Pablo en la segunda pregunta de Dª Mercedes, bien formulada.
    Y como siempre explicaré la cosa tomando el agua desde el principio del río.

    Mi tesis es: si entendemos por “conversión” lo que un hablante griego de la época del Apóstol, a saber, metánoia, sustantivo de metá-noéo, “cambiar de mente”, no cabe duda de que desde este punto de vista puede denominarse modernamente “conversión” al cambio de punto de vista teológico de Saulo/Pablo sobre Jesús, cuando se hizo creyente fervoroso en él. Aunque sea aparentemente repentino. Pablo conocía a Jesús (me lo parece a partir de una lectura llana de 2 Cor 5,16: “Así que, en adelante, ya no conocemos a nadie según la carne. Y si conocimos a Cristo según la carne, ya no le conocemos así”.

    El único problema es que Pablo no utiliza para sí mismo este vocablo de “conversión” y, sospecho, que no le gustaría en absoluto. Habla de este cambio en Gálatas 1,15-16. Él era ciertamente un judío observante, perseguidor encarnizado de los judeocristianos, y en muy poco tiempo se convirtió en ardoroso propagandista de la fe en Jesús. Pablo se expresa así:

    "Mas, cuando Aquel que me separó desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien revelar en mí a su Hijo, para que le anunciase entre los gentiles…”


    Pablo compara audazmente su “llamada” (la que provocó el cambio de mente) a la vocación de uno de los profetas más estimados del judaísmo, Jeremías (1,4-5):


    “4 Entonces me fue dirigida la palabra de Yahvé en estos términos: 5 Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado: yo profeta de las naciones te constituí…”


    ¡Pablo es bien atrevido! Semejante atrevimiento se debe a las circunstancias en las que se compuso la carta a los gálatas: el motivo para escribirla fue un hecho muy doloroso para el Apóstol: esta comunidad se había dejado seducir por otros predicadores del Evangelio y se había apartado de sus enseñanzas. De 4,13 se deduce que Pablo había sido el fundador de la comunidad, que ahora se siente traicionado.

    Probablemente había establecido Pablo una serie de pequeñas comunidades domésticas en el llamado segundo viaje misionero cuando pasó por aquella región según Hch 16,6 (“Atravesaron Frigia y la región de Galacia…”).

    Así pues, “falsos hermanos”, “falsos predicadores de otro evangelio” habían hehco que sus queridas comunidades se pasara a "otro evangelio", y, por si fuera poco, ¡le negaban el título de apóstol! Él no pertenecía a los Doce, no era seguidor inmediato de Jesús y por tanto no era “apóstol” en sentido estricto (por cierto: éste es también el punto de vista de Lucas en los Hechos de los apóstoles).

    Esos adversarios eran muy probablemente misioneros itinerantes judíos, cristianos, procedentes de Palestina, quizá de Jerusalén. Aunque defendían una concepción diferente del cristianismo, sus ideas debían sonar muy plausibles, ya que obtuvieron un éxito rápido entre los gálatas (1,6).

    Sostenían en primer lugar que el evangelio de Pablo no era de verdad “apostólico”, ya que no había conocido a Jesús. Seguramente procedería de alguna información humana, es decir, del contacto con otros cristianos que le hubieran adoctrinado erróneamente.

    Según la imagen que he ofrecido en tantas ocasiones sobre el Jesús de la historia, hay que confesar que estos judeocristianos defendían una teología que se acercaba mucho más a la del Jesús histórico que a la de Pablo en el punto crucial del valor que tenía la ley de Moisés como camino de salvación.

    (Sigue)

    ResponderEliminar
  55. Los recién llegados afirmaban en consecuencia que no había “justificación” completa si no se sumaba al bautismo cristiano el cumplimiento de la ley de Moisés. Eran predicadores consecuentes con la sentencia de Jesús de Mt 5,17:


    “No penséis que he venido a abolir la ley y los Profetas. No he venido a abolirlos, sino a darles su cumplimiento. Os lo aseguro: el cielo y la tierra pasarán antes de que una i o un ápice de la Ley haya dejado de cumplirse”,


    y con la idea, correcta a nuestro parecer, de que Jesús no había roto con, o se había salido del marco de lo que hoy llamamos el Antiguo Testamento

    El Apóstol contraataca y sostiene dos cosas:

    • Él ha sido “llamado” por 'el Señor' para la misión especial de predicar la fe en Jesús (= la salvación ante el hecho del pronto final del mundo). Esa llamada lo constituye en verdadero “apóstol”. Aunque pudo haber conocido a Jesús “según la carne” (2 Cor 5,16), ello tiene una importancia secundaria frente a la “llamada” directa de Dios (y de Jesús).

    El inicio de Gálatas, de 1 Corintos y de Romanos –y de las otras cartas, véanse, por favor- es revelador:


    “Pablo, apóstol, no de parte de los hombres ni por mediación de hombre alguno, sino por Jesucristo y Dios Padre, que le resucitó de entre los muertos”

    “Pablo, llamado a ser apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, y Sóstenes, el hermano”

    “Pablo, apóstol por vocación, no de parte de los hombres ni por mediación de hombre alguno, sino por Jesucristo y Dios Padre, que le resucitó de entre los muertos”


    • La “llamada” (= “vocación”: latín vocatio, sustantivo del verbo vocare, “llamar”) tenía, además, como contenido una revelación: “Revelar en mí a su Hijo” (Gál 1,16).

    ¿Qué era eso exactamente? Por el conjunto de la Epístola a los Gálatas, sobre todo este mismo capítulo 1, se trata sin duda de cómo hay que entender correctamente la figura y la misión de Jesús mesías.

    Esta revelación es a él directamente:


    Gálatas 1,11-12: “Porque os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es de orden humano, 12 pues yo no lo recibí ni aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo”


    y constituye el contenido del “evangelio” que él predica, a saber, que la muerte y resurrección de Jesús mesías, entendidos como sacrificio vicario y asumidos por la fe, constituyen la salvación.

    Como consecuencia directa, probablemente, de otra o de la misma revelación, Pablo recibe de Dios que la ley de Moisés ha cumplido su misión. Era el “pedagogo hacia Cristo”; ahora que Jesús-Cristo ha venido al mundo, esta Ley queda sustituida por la “ley del amor” que trae el mesías.

    Así pues, me parece bastante claro que Pablo preferiría que en vez de “conversión” se denominara “vocación” o llamada” de Dios a aquel evento que lo hizo cambiar –parcialmente- de mentalidad, adoptando las ideas que acabamos de exponer sintéticamente.

    Y ahora vayamos a lo esencial: ¿hubo de “convertirse” Pablo desde su judaísmo esencial a un judeocristianismo ya formado en estas ideas? Desde luego que no. Téngase en cuenta que la “conversión/llamada” de Pablo tuvo lugar poco tiempo después de la muerte de Jesús, quizás un par de años o tres. Inmediatamente fue acogido en la comunidad de Damasco y salió (¿a predicar? ¿a meditar?), también de modo inmediato, hacia Arabia.

    (sigue)

    ResponderEliminar
  56. · Si era para predicar, no le había dado tiempo evidentemente más que para aceptar los puntos de vista sobre Jesús que albergaban los judeocristianos de Damasco, que suponemos quizá “helenistas” (¿?), y por tanto parecidos a los del grupo de Esteban (cuya única fuente de información son los Hechos de los apóstoles…, libro poco fiable en ocasiones como hemos tenido ocasión de ver).

    De cualquier modo la teología judeocristiana no se diferenciaba esencialmente del punto de vista judío, teológico, del momento. Recordemos lo resaltado por Dan Jaffé: en cuanto a teologías, el judaísmo de la época de Pablo era de lo más variopinto. Él, Pablo, no necesitaba "convertirse" a nada en el sentido usual de hoy, sino aceptar el punto de vista teológico de un grupo específico de judíos sobre Jesús: ¡él era el mesías! Y se acabó la "conversión", al menos en los primeros tiempos de la nueva vida de Pablo. Por otro lado, esa teología judeocristiana estaba también en proceso de nacimiento y consolidación… pero ciertamente el Pablo maduro no se "convierte" a sus ideas teológicas definitivamente, sino a otras muy distintas que irá madurando poco a poco.

    · Y si el viaje a Arabia era para meditar y reflexionar, fue en ese momento donde empezó a madurar sus ideas sobre Jesús que –según los Hechos, implícitamente, al principio Pablo predica y habla como Pedro, y según sus cartas auténticas conservadas- no tuvo lugar hasta el “tercer viaje misionero”…, por tanto en la tercera etapa de su vida, cuando tenía unos 50 años, o más. Fue en estos momentos cuando tuvo lugar la plasmación por escrito de su cambio de ideas respecto a la figura de Jesús, que ya no se corresponde en absoluto con la del Jesús histórico, ni tampoco con el universo teológico del judaísmo normativo. ¿Cuándo se inició exactamente la maduración de tales ideas? ¿Hubo nuevas revelaciones? No los sabemos.

    Por tanto, podemos decir que Pablo no pudo “convertirse”, en estricto sentido, a ningún cristianismo plenamente formado. La teología cristiana se estaba constituyendo entonces; él mismo la estaba formando…, y desde luego él es el “responsable” de la teología que tiene hoy el cristianismo… La otra teología, la judeocristiana, murió de inanición. Empezó a declinar con el triunfo del paulinismo, y parece que en el siglo IV es ya historia.

    Pablo está convencido de que él y sus convertidos a Jesús-Cristo siguen siendo verdaderos israelitas, el verdadero Israel, y que los demás judíos, que no creen en Jesús, son los apóstatas de la fe judía, fe que llega a la plenitud en su interpretación de Jesús. Él no se “convierte” a ninguna religión nueva, no piensa que está creando “religión nueva” alguna, sino llevando a su perfección y plenitud al judaísmo.

    No sé si ha quedado claro mi pensamiento. Pero una cosa es cierta: no niego por empecinamiento y sesgo la “conversión” de Pablo, sino que debe entenderse bien el término y que el Apóstol prefería denominarla “llamada”, “vocación”, evento visionario en el que Dios mismo le revela cómo es en verdad su Hijo.

    Así que atribuir a esta aparente ni conversión, ni tan repentina, sino preparada por su vida… un sentido de apoyo a la resurrección de Jesús me parece fuera de lugar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  57. Pregunta 4. Apariciones colectivas de 1Corintios ¿es un indicio al menos para dudar?
    El texto completo en el que se enmarca la pregunta es el siguiente
    1 Corintios 15,1-11

    1 Os hago saber, hermanos, el evangelio que os proclamé, que recibisteis y en el que estáis firmes, 2 por el cual también os salváis, si lo guardáis en el sentido en el que os lo proclamé, salvo que hayáis creído en vano. 3 Pues os transmití en primer lugar lo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; 4 que fue sepultado y que fue resucitado al tercer día, según las Escrituras; 5 que se apareció a Cefas y luego a los Doce; 6 después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales todavía la mayor parte permanecen hasta ahora y otros durmieron. 7 Luego se apareció a Jacobo; más tarde, a todos los apóstoles. 8 Y en último lugar se me apareció también a mí, como a un abortivo. 9 Pues yo soy el menor de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. 10 Mas por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha quedado vacía en mí, sino que trabajé más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios [que] está conmigo. 11 Así pues, tanto ellos como yo así proclamamos y así creísteis.

    El texto clave es: “Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales todavía la mayor parte permanecen hasta ahora y otros durmieron”

    Confieso que este texto es dificilísimo para un historiador. ¡Nada menos que a quinientos! La noticia pertenece tanto a Pablo como a la tradición sobre Jesús que él ha recibido.

    Como no tengo explicación ninguna, y un historiador no trata lo sobrenatural, he hablado sobre este pasaje con un psiquiatra amigo mío, de la Real Academia de Doctores de España, Dr. D. Pedro Rocamora, y lo que dijo es que las alucinaciones colectivas son totalmente corrientes en psiquiatría, que están muy bien descritas en la literatura médica, y que en torno al 10% de las personas normales han tenido o tienen alucinaciones alguna vez en su vida. Por tanto, él califica este hecho como tal.

    Aquí pues no me meto. ¿Para dudar al menos? Para quien sea creyente, es un texto fortalecedor. Para mí es un texto casi inexplicable, salvo la aclaración médica. A mí personalmente no me hace dudar. Pero nada más.

    Puedo comprender vuestra decepción por esta respuesta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  58. 5.Predisposición a morir de los discípulos con una firme creencia basada en algo muy fuerte (no para matar por odio a otra religión como algunos radicales musulmanes si o por amor a una persona)

    Queridos amigos:

    5.Predisposición a morir de los discípulos con una firme creencia basada en algo muy fuerte (no para matar por odio a otra religión como algunos radicales musulmanes si o por amor a una persona).

    Respuesta:

    Los radicales musulmanes no solo matan, sino que están dispuestos a morir por la verdad de lo que creen. Opino que hay suficiente gente en el mundo dispuesta a morir para defender sus creencias.

    Y si esto es así..., opino que no hay aquí prueba alguna para "dudar" en el sentido de inclinarse a creer en la veracidad
    histórica de los relatos de la resurrección de Jesús.

    ResponderEliminar
  59. 22- Resurrección particular de Jesús y resurrección colectiva antes del Juicio

    Pregunta 6. El hecho de hablar, no de resurrecciones colectivas, si no de la resurrección de una sola persona que era impensable en el siglo primero en Israel le da una credibilidad sin precedentes ¿es un indicio al menos para dudar?

    Respuesta:

    El hecho de la resurrección de una solo persona, y no de todas inmediatamente antes del Juicio Final era ciertamente muy raro, como creencia entre las gentes del Israel del siglo I. Lo demuestra el siguiente texto del Evangelio de Lucas 18,31,34:
    31 Y tomando a los Doce, les dijo:
    –Mirad, subimos a Jerusalén y se cumplirá todo lo escrito por los profetas para el Hijo del hombre, 32 pues será entregado a los gentiles, escarnecido, ultrajado y escupido, 33 y después de azotarlo, lo matarán, y al tercer día resucitará.
    34 Y ellos no entendían nada de esto, y este lenguaje estaba encubierto para ellos, y no sabían lo que se les decía.
    Mi comentario:
    18,31-34 Lucas continúa, siguiendo a Mc 10, 32-34, con retoques. Elimina el temor de los discípulos que no aparece fundamentado en su fuente (Mc 10,32: «Iban de camino subiendo a Jerusalén, y Jesús marchaba delante de ellos; ellos estaban sorprendidos y los que le seguían tenían miedo»), pero añade un complemento importante al final, que insiste en la ignorancia e incomprensión de los discípulos (aunque la idea está también presente en Marcos, por ejemplo, 6,52). La crítica es unánime en considerar esta predicción –al igual que su triple modelo marcano: 8,31; 9,31; 10,33– como una profecía ex eventu, sin valor histórico alguno. Posteriormente, en el relato de la pasión, Lucas no menciona los salivazos y la flagelación que aquí se predicen.
    34 no entendían… este lenguaje estaba encubierto…, y no sabían lo que se les decía: es esta una manera teológica lucana de justificar la huida de los discípulos tras el prendimiento de Getsemaní (22,54), y su increencia inicial en la posible resurrección del Maestro. Esta incomprensión es tanto más notable e inexplicable cuanto que Lucas piensa que los anuncios de la pasión están especialmente reservados para los discípulos, no para la gente en general (véase, por ejemplo, 9,43 y 17,22: en los dos casos se lee «dijo a sus discípulos»). Estos comprenderán tan solo tras la resurrección a base de recordar y entender, por fin, realmente las Escrituras (24,32.45).

    Así pues el texto no tiene validez histórica alguna, salvo para indicar que esa concepción de la resurrección de un muerto aislado era muy rara.
    Por otro lado, el que sea raro no era único. Lo prueba el siguiente pasaje de Lucas:
    7 Herodes, el tetrarca, oyó todo lo sucedido y estaba confuso porque algunos decían que Juan había resucitado de entre los muertos; 8 otros decían que Elías había aparecido, y otros que se había levantado un profeta de los antiguos. 9 Pero dijo Herodes:
    –Yo hice decapitar a Juan; pero ¿quién es éste de quien oigo tales cosas?
    Y trataba de verlo.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  60. Mi comentario:
    Juan resucitado de entre los muertos: los judíos creían en general, por influencia de fariseos y esenios, en la resurrección general de los muertos antes del Juicio; lo raro era –pensaban– que resucitara una persona sola antes de él; tendría que ser alguien muy importante. Aquí Lucas omite la mención de Marcos (6,14) a los muchos milagros de Jesús. Los judíos esperaban milagros de los profetas y acciones guerreras victoriosas del mesías.

    8 otros decían que Elías había aparecido: la gente piensa que Jesús es el profeta de los últimos tiempos, no Juan Bautista. Lucas cree que Juan Bautista «irá delante de Jesús con el espíritu y el poder de Elías» (1,17), pero no que sea Elías resucitado.

    se había levantado un profeta de los antiguos: es decir, «había resucitado». La impresión que causaba Jesús en las gentes, al menos hasta este momento, era la de ser un profeta (Juan Bautista; Elías; un profeta del glorioso pasado), no el mesías. Eso solo al final de su vida (y no siempre: 24,19, y en Jerusalén. Jesús se denominaba con gusto a sí mismo «profeta» (4,24; 7,16: 13,33). Obsérvese por otro lado la creencia general judía acerca de que la profecía había acabado ya en Israel (véase 1 Mac 14,41: Simón, hermano de Judas Macabeo fue nombrado jefe del pueblo y sumo sacerdote «hasta que apareciera un profeta digno de fe») y que sólo vendría el último profeta, como Moisés (Dt 18,15), antes del Mesías o bien resucitaría uno de los antiguos.

    9 quién es éste: pregunta importante que se responde en 9,18-22: confesión de Pedro y primer anuncio de la pasión.



    Además en el Evangelio de Mateo 27, 50-51 se cuenta lo siguiente:

    50 Jesús dio de nuevo un alarido y entregó el espíritu.
    51 Y he aquí que el velo del Templo se rasgó en dos de arriba abajo, la tierra tembló y las rocas se escindieron, 52 las tumbas se abrieron y muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron, 53 y después de la resurrección de él salieron de sus tumbas, entraron en la ciudad santa y se aparecieron a mucha gente.
    Comentario de José Montserrat:

    52-53 las tumbas se abrieron... a mucha gente: los terremotos señalan el inicio del fin del mundo en 24,7; el pasaje tiene, pues, signo escatológico. Los vv. 52 y 53, propios de Mateo, son los más enigmáticos de todo el evangelio. Los justos resucitan antes de Jesús, en virtud pues de su muerte, no de su resurrección. Jesús ya no es «la primicia» de los resucitados (1 Cor 15,20). Se dice absurdamente que permanecieron en sus tumbas hasta después de la resurrección de Jesús, casi dos días. Luego entraron en Jerusalén, cosa que el Jesús redivivo se guardará de hacer (véase 28,7). El que fraguó esta extraña leyenda creía evidentemente que el fin del mundo ya se había iniciado, para lo cual podría apoyarse en los anuncios de Jesús acerca de la inminencia del fin, véase 10,23; 16,28; 24,34.

    Por tanto estamos en un terreno pantanoso históricamente, de leyenda…
    ¿Cómo me va a suponer para mí un momento de duda?
    Yo diría que esta duda se disipa si se estudian detenidamente los pasajes evangélicos en los que se apoya.

    Saludos a Doña Mercedes ya todos.

    ResponderEliminar

  61. Pregunta 7 de Doña Mercedes:

    “La predicción cumplida de Isaías ¿es un indicio al menos para dudar?”

    Respuesta:

    Supongo que se refiere a los cantos del Siervo de Yahvé, en especial 52,14–53, 12, que reproduzco:

    “He aquí que prosperará mi Siervo, será enaltecido, levantado y ensalzado sobremanera. 4 Así como se asombraron de él muchos - pues tan desfigurado tenía el aspecto que no parecía hombre, ni su apariencia era humana - otro tanto se admirarán muchas naciones; ante él cerrarán los reyes la boca, pues lo que nunca se les contó verán, y lo que nunca oyeron reconocerán.
    ¿Quién dio crédito a nuestra noticia? Y el brazo de Yahveh ¿a quién se le reveló? 2 Creció como un retoño delante de él, como raíz de tierra árida. No tenía apariencia ni presencia; (le vimos) y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no le tuvimos en cuenta. ¡Y con todo eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba! Nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y humillado. Ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. El soportó el castigo que nos trae la paz, y con sus cardenales hemos sido curados. Todos nosotros como ovejas erramos, cada uno marchó por su camino, y Yahveh descargó sobre él la culpa de todos nosotros. Fue oprimido, y él se humilló y no abrió la boca. Como un cordero al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco él abrió la boca.

    Tras arresto y juicio fue arrebatado, y de sus contemporáneos, ¿quién se preocupa? Fue arrancado de la tierra de los vivos; por las rebeldías de su pueblo ha sido herido; y se puso su sepultura entre los malvados y con los ricos su tumba, por más que no hizo atropello ni hubo engaño en su boca. Mas plugo a Yahveh quebrantarle con dolencias. Si se da a sí mismo en expiación, verá descendencia, alargará sus días, y lo que plazca a Yahveh se cumplirá por su mano. Por las fatigas de su alma, verá luz, se saciará. Por su conocimiento justificará mi Siervo a muchos y las culpas de ellos él soportará. Por eso le daré su parte entre los grandes y con poderosos repartirá despojos, ya que indefenso se entregó a la muerte y con los rebeldes fue contado, cuando él llevó el pecado de muchos, e intercedió por los rebeldes”.

    Comentario:

    La mayoría de los críticos, incluidos los católicos, suponen exactamente al revés: que el relato de la pasión de Jesús está conformado de tal modo que se parezca a esta “profecía” y que no sabemos a quién se refiere.

    Los intérpretes judíos, antes y después de la muerte de Jesús, y probablemente antes de que los judeocristianos vieron en este pasaje una profecía cumplida, pensaban que todo el texto se refería simbólicamente no a un personaje concreto, sino a Israel, como pueblo personificado, que sufre el acoso de los paganos y que al final es vindicado por Yahvé. Desde luego jamás vieron en él la representación previa del Mesías.

    Con otras palabras: ese relato de Isaías nos suena a la pasión de Jesús porque esta se ha dibujado teniendo en cuenta ese pasaje. Se requiere previamente la fe en que el pasaje isaiano es una predicción, inspirada por Dios, de lo que ocurrió en la pasión. Si no se tiene fe previa, no se sabe históricamente a quién se refiere.

    (sigue)

    ResponderEliminar
  62. 2. A otros aspectos de la pasión:

    Lucas 18,31: se cumplirá todo lo escrito por los profetas para el Hijo del hombre: probablemente se refiere en primer lugar a «un como hijo de hombre» de Dn 7,13-14, que ya la Fuente Q interpreta cristológicamente como título mesiánico, «Hijo del Hombre» y, en segundo, a las profecías del siervo de Yahvé. En Isaías, este no es entregado a los gentiles, pero sí Jesús –lo cual es un escarnio mayor para un judío–, quien sufre los mismos tormentos (Is 52,14 y 53,2-12, donde parece incluso que revive / resucita, cuando estaba prácticamente muerto).

    Lucas 22,37: Y fue contado entre los inicuos: cita de Is 53,12. Considerar a Jesús como el siervo de Yahvé, figura mesiánica, que sufre una muerte injusta, es claramente teología postpascual que apunta al sentido expiatorio de esa muerte. Los «inicuos» es además una profecía ex eventu, ya que presupone una crucifixión colectiva, en la que Jesús muere en medio de dos «malhechores», como los denomina Lucas (23,33 y nota).

    23,9: él nada le respondió: el silencio de Jesús ha sido fuente inagotable de inspiración para los exegetas, sobre todo confesionales: sobre todo como muestra de nobleza de alma y como manifestación del silencio del siervo sufriente de Isaías (53,7), figura que habría asumido Jesús.

    Pero todos estos pasajes, insisto, suponen la fe previa en la resurrección de Jesús y a partir de ahí se interpreta Isaías.

    Por tanto, solo puede “dudar” aquella persona que sea ya creyente previa. A mí personalmente no me hace dudar

    Saludos

    ResponderEliminar
  63. 24. Pregunta 8 de Doña Mercedes. Que lo recojan los 4 evangelios, Es un indicio al menos para dudar

    Respuesta:
    Debo confesar que la pregunta me extraña un poco, ya que consideraba archisabido que los cuatro evangelios NO son cuatro fuentes distintas, sino una sola:

    1. Marcos es el primer evangelio que depende de la tradición recogida por él al que añade una fe paulina en el sentido de la muerte en cruz de Jesús, a saber, que es un acto salvador, gracias al cual se salva toda la humanidad y no solo los judíos. El evangelio de Marcos contiene ciertamente historia, pero es ante todo un testimonio de fe.

    2. Mateo copia de Marcos (transcribe el 80% de Marcos), copia dichos de Jesús de la “Fuente de los dichos del Señor”, y añade un material propio.
    3. Lucas copia de Marcos (transcribe más o menos el 60% de Marcos), copia dichos de Jesús de la “Fuente de los dichos del Señor”, y añade bastante material propio.

    4. El Evangelio de Juan tiene presente todo el material de los tors tres evangelistas anteriores y no copia directamente, sin que intenta corregirlos, alegando que no han dicho mentiras sobre Jesús, pero que sus evangelios (sí, los tres anteriores) son superficiales y no reflejan al verdadero Jesús, el espiritual y profundo, que es el suyo.

    Conclusión: los cuatro evangelios son en realidad UNA fuente, no cuatro. Todas dependen sin duda de ciertas informaciones históricas sobre Jesús, pero son ante todo testigos de una fe previa.

    Por consiguiente este argumento no me hace dudar.

    Todo esto está explicado en mi libro “Guía para entender el Nuevo Testamento”.

    Rogaría encarecidamente que se leyera este libro si fuere posible y que tiene edición electrónica y , que se visitaran ––si es posible– mis Blogs (https://www.tendencias21.es/crist/) (https://www.religiondigital.org/el_blog_de_antonio_pinero/ ); buscadores electrónicos:
    http://mynorte.com/cristoria
    http://mynorte.com/cristoria/pyr.html

    porque ahí está toda la información.

    De lo contrario no hago más que repetir una y otra vez información que está al alcance todos en un clic.

    Saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
  64. Buenos días Profesor :

    Nos manda Doña Mercedes 2 apostillas para poder continuar y está siendo tan interesante que si le parece se las transmitimos.

    "Estimado Antonio.
    Le comento muy rápido.

    1. ***** Primera:
    En la pregunta sobre la conversión de Pablo veo que hace usted un análisis exhaustivo sobre el concepto conversión, pero realmente yo me refería al hecho del cambio de opinión.

    Las personas solemos tener principios, ideas, prejuicios muy difícilmente cambiables. Usted seguro que es de un equipo de fútbol o es de un partido político o de una opción religiosa y para cambiar eso hace falta muchos años y eso cuando se da, porque pocas personsas llegan a cambiar de opciones.

    Pablo cambia en 15 minutos radicalmente de ser asesino de cristianos a ser su defensor. Y es él, el que dice que ese cambio radical, repentino, súbito, instantáneo es porque ha visto a Jesús resucitado.
    No lo digo yo, lo dice él.

    Es como su un nazi asesino de judíos que los mete a miles en un campo de concentración, se levanta a la mañana siguiente, los libera, ayudándolos a todos, les abre las puertas de su casa y les compra un bungalow en las Rías Baixas.Cambio radical e instantáneo.

    Si Pablo dice que actúa así porque ha visto a Jesucristo post mortem, 1 ¿tenemos derecho a dudar los demás de lo que el propio Pablo dice?
    2 Y ¿a qué pudo de ese ese cambio si no se debe a la visión de Jesús?
    Y 3 ¿por qué mentiría Pablo? a eso me refería con mi pregunta número 2.

    2. *****Segunda y última :

    Se me olvidó juntar a los 4 evangelios canónicos, los 4 Evangelios apocrifos del siglo I, ( si no me equivoco son 4) por si pudiera comentar algo al respecto de estos 4 evangelios apocrifos y su grado de historicidad.

    Lo que no he entendido ha sido su respuesta de esta pregunta 8 sobre los Evangelios.
    Dice usted que Marcos copia de Pablo , Mateo copia de Marcos el. 80%, Lucas copia de Marcos al 60% y Juan dice usted que "no copia" si no que los transcribe ya corregidos.

    Entonces resumiendo:
    Fuente 1. Pablo como fuente (entiendo que para usted sin duda Pablo es anterior a Marcos ¿no es así?)

    Fuente 2 y 3. La parte que recoge
    historia en Marcos sería una segunda fuente pero ademas en Marcos hay otra fuente propia independiente de Pablo. Ya sería la tercera fuente.

    Fuente 4 y 5.Si Mateo transcribe el 80% de Marcos, pero usted añade la cuarta y quinta cuando dice" añade material propio que sería la cuarta fuente y añade la fuente de los dichos del Señor también llamada Fuente Q que seria la quinta fuente.

    Fuente 6- Dice usted que Lucas copia el 60% de Marcos, por lo tanto esa para podemos descartar, porque ya la hemos contado, también copia de la fuente de los dichos del Señor o fuente Q, con lo cual lo podemos descartar porque ya la hemos contado, pero dice que también usted que añade bastante material propio, vale pues esta sería la fuente número 6.

    Fuente 7 y 8. El himno del comienzo no lo ha podido copiar de ninguno de los tres evangelios anteriores, aunque se lo pudo inventar, tambien pudo copiarlo de una séptima fuente.
    La primera parte del Evangelio de Juan parecía ya bastante claro que provenía de un evangelio llamado el evangelio de los signos por cuál aquí tendriamos la octava fuente.

    Profesor ¿no le parece muy difícil de justificar que puedan venir de una sola fuente cuando los 4 evangelios no coinciden en nada?
    Caramba es que no coinciden en nada! Ni en quien estaba esperando el cuerpo de Cristo a su muerte (en el caso de los Evangelios que tratan de esto), no coinciden en las parábolas, ni en llos Milagros, en infinidad de datos, de detalles, incluso no coinciden ni siquiera en el nombre de los apóstoles ¿cómo se puede decir que son una sola fuente?

    Como siempre muy amable Antonio y un placer leerle. Como siempre.

    Un muy cordial saludo.
    Mercedes Moreno González "



    Saludos Profesor.

    ResponderEliminar
  65. Queridos amigos basketcanteranos:

    Como hoy no me es posible tampoco responder a pregunta alguna y no quiero dejar de tener contacto con vosotros, leed, por favor y si os es posible lo que he escrito en mi Blog de Tendencias 21 o bien Religión digital (es la misma materia) comentando la postura del negacionista de la existencia histórica de Jesús, el Dr. Richard Carrier. Os doy los enlaces:

    https://www.tendencias21.es/crist/
    https://www.religiondigital.org/el_blog_de_antonio_pinero/

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes profesor.
      Antes de seguir ¿entendemos bien, que hay 8 fuentes que alimentan los 4 evangelios?

      Y sobre el cambio radical que decía en unos minutos de Pablo que decía la profesora Mercedes Moreno ¿Cual es la causa?

      Saludos D.Antonio.

      Eliminar
  66. Respondo:

    Respecto a las fuentes digo que como poco y no podemos generalizar "a todos los evangelios", porque cada uno de ellos tiene fuentes distintas. Y una de ellas es la tradición oral, que no puede cuantificarse. Además, opino que cada evangelio es una edición corregida y aumentada del anterior. El de Marcos, por lo menos corrige fuentes sobre parábolas de Jesús, otros dichos, sobre milagros y curaciones, sobre disputas con colegas fariseos...; y el primer gran boceto de la historia de la pasión; se duda si conoció la Fuente Q.
    Y el de Juan, como indiqué es una enmienda a la totalidad: sus fuentes, pare de la tradición oral, sus propios profetas que hablaron en nombre de Jesús (grandes discursos y monólogos de Jesús propios solo del Cuarto Evangelio), sus tradiciones místicas, etc., está tota la tradición que manejan los tres evangelistas anteriores y que él no rechaza del todo, pero que la considera superficial y material. Su visión de Jesús como laencarnación de la la Palabra o la Sabiduría divina en el hombre Jesús es la perfecta... y esta concepción está apenas insinuada en los ost3ros Evangleios.

    2. Ya he dicho que no sabemos la causa con exactitud, peor debió de ser un proceso lento, no de quince minutos... lo que ocurre es que él habla de la visión confirmatoria de su cambio en Gálatas 1. Si tenéis tiempo y ganas, hablo de esto en mi libro sobre Pablo: "Guía para entender a Pablo de Tarso. Una interpretación del pensamiento paulino" de Edit. Trotta, 2ª edición de 2018 o 2019.

    Saludos

    ResponderEliminar
  67. Queridos amigos basketcanteranos:

    Si la Superioridad de vuestra asociación me lo permite, y para variar un poco, el monto de preguntas sobre el mismo tema (que ya me queda poco para responderlas todas) quisiera haceros llegar hoy un par de preguntas que me ha hecho una asociación de amigos de Hispanoamérica, por su fuere de vuestro interés. Si me equivoco, lo borráis.

    Preguntas

    1. En qué momento en los primeros siglos se empieza a elevar la figura de Jesús a un nivel de ser celestial y si las primeras percepciones de su figura celestial era una perspectiva binitaria, se podría indicar que la iglesia primitiva era binitaria?
    Respuesta:

    No me parece posible responder nítidamente a esta pregunta, ya que los cristianismos eran muy variados, tal como expongo en mi libro “Cristianismos derrotados”. Cada autor tiene su propia idea. Me parece claro, sin embargo que en el Nuevo Testamento hay todavía reticencias a llamar “dios” claramente a Jesús. 7 veces sobre 1320 aproximadamente en los que aparece esta palabra en el Nuevo Testamento. Pero hay escritos claros como el Apocalipsis y el Evangelio de Juan (dos autores totalmente distintos) en los que la divinización de Jesús es clara. Así que al principio del siglo II tenemos en algunos cristianismos un proceso de divinización de Jesús ya bastante nítido.
    Sobre el binitarismo he escrito clarísimamente en la aclaración sobre la “Naturaleza del Mesías” en mi libro “Guía para entender a Pablo”.

    2. ¿Qué se puede afirmar y en qué grado será real lo dicho sobre el llamado "Documento Q"?
    Respuesta:
    Opino que sostener la existencia de la “Fuente Q” (sobre ello no hay consenso entre los estudiosos; pero la aceptación puede elevarse al 95%) es la solución menos complicada y la más satisfactoria para resolver el problema de las fuentes de los Evangelios Sinópticos: la que más explica y la que menos complica. Lo que es terrible para la aceptación de esta hipótesis muy plausible en mi opinión es que no se haya encontrado ni un solo manuscrito que revele su existencia.
    Sobre la “Fuente Q” tienen Ustedes información sucinta y clara en mis libros “Fuentes del cristianismo” de la editorial Herder (con muchas reimpresiones) y en la “Guía para entender el Nuevo Testamento” (6ª edición) y que creo que está en formato electrónico accesible.
    Repito también los buscadores electrónicos de mis dos Blogs:

    http://mynorte.com/cristoria
    http://mynorte.com/cristoria/pyr.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  68. La pregunta novena de Doña Mercedes es la siguiente:

    Que lo recojan fuentes no cristianas como Flavio Josefo, Plinio el Joven, Tácito, Suetonio e incluso la carta de Mara Bar-Serapion es para dudar?

    Respuesta:

    Que yo sepa ninguna de estas fuentes es un testimonio directo de la resurrección de Jesús, salvo la de Flavio Josefo.

    Sí indirecto de la existencia histórica de Jesús (que ya he tratado cantidad de veces) aunque todas son discutidas.

    La única que vale verdaderamente en mi opinión es la de Flavio Josefo (creo que la de Tácito puede tener visos de interpolación).

    Temo ser un pesadito, porque he escrito decenas de veces sobre esto. Corro el riesgo y reproduzco el texto y breve comentario tomándolo del libro comunal "¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a debate", de Editorial Raíces, Madrid 2008, pp. 143-145:
    Por esta época vivió Jesús, un hombre sabio, si se le puede llamar
    hombre. Fue autor de obras sorprendentes y maestro de los hombres
    que acogen la verdad con placer y atrajo no solamente a muchos
    judíos, sino también a muchos griegos. Él era el Cristo. Y, aunque
    Pilato, instigado por las autoridades de nuestro pueblo, lo condenó a
    morir en cruz, sus anteriores adeptos no dejaron de quererlo. Al tercer día se les apareció vivo, como lo habían anunciado los profetas de
    Dios, así como habían anunciado estas y otras innumerables maravillas sobre él. Y hasta el día de hoy existe la estirpe de los cristianos,
    que se denomina así en referencia a él.

    Antigüedades Judías XVIII 63-64.
    Texto interpolado.
    Si quitamos la interpolaciones (se han encargado de eso investigadores judíos de gran renombre como Louis Feldmann), quedaría así:

    "Por esta época vivió Jesús, un hombre sabio. Fue autor de obras sorprendentes y maestro de los hombres que acogen la verdad con placer, y atrajo no solamente a muchos judíos, sino también a muchos
    griegos. Y, aunque Pilato, instigado por las autoridades de nuestro
    pueblo, lo condenó a morir en cruz, sus anteriores adeptos no dejaron
    de amarlo. Y hasta el día de hoy existe la estirpe de los cristianos, que
    se denomina así en referencia a él".

    No hay referencia alguna a la resurrección.
    Y el estudio de la lengua griega con sus vocablos técnicos (no me voy a meter aquí) indica claramente que para F. Josefo, Jesús era un personaje peligroso porque contribuyó a aumentar la temperatura mesiánica del pueblo lo cual llevó a enfrentarse a Roma... ¡gran desastre!

    Saludos


    ResponderEliminar
  69. Buenos días profesor:
    Pero si coinciden los 8:
    1.Flavio(hizo obras sorprendentes)
    2.Suetonio(Le llama con el término celestial de Cristo, no con el del Jesús histórico )
    3.Plinio (Le llama como el Cristo tambien)
    4.Mara Bar Serapion(Le llama Rey Sabio "vengado por Dios")
    5.Talmud Babilonico (Dice que Jesús era un mago)
    6.Luciano(Dice que Jesus era superior a un Dios)
    7.Tácito (le llama Cristo)
    8.Celso dice, entre multitud de descalificaciones e insultos, que era un mago y un hechicero.
    Aplicando criterios de historicidad ¿no tiene esto valor histórico por multitud de fuentes ?

    Saludos

    ResponderEliminar
  70. Respuesta:

    Tiene un valor histórico --aunque negado por algunos estudiosos como R. Carrier-- para la existencia histórica de Jesús de Nazaret, no de su resurrección
    Y ojo: consultad en "Aproximación al Jesús histórico" la diferencia esencial entre "Jesús" y "Jesucristo" en cuanto a la historicidad. El primero sí; el segundo, no

    Otra cosa:

    Pregunta final de Doña Mercedes:

    "No sé si conocerás otra fuente quizás después de tantos años de estudio . ¿Es un indicio al menos para dudar?"

    Respuesta:

    A la verdad, no conozco ninguna fuente fiable más.

    Y contesto creo que he contestado a todas las preguntas. Me temo que no satisfarán del todo.

    Reitero una vez más lo que creo ya sabido:

    Para formular una hipótesis plausible sobre un hecho, necesitamos un consenso entre los historiadores. Y añado (me expongo a críticas) “historiadores que sean independientes”. Y hay consenso en que el tema “resurrección”, pertenece a la teología y no a la historia.

    Perdonad que haya sido un pesadito. Saludos a todos

    ResponderEliminar
  71. Buenos días Profesor :
    Muchas gracias por sus respuestas.

    Habría que hacer 2 matizaciones.
    La última pregunta de doña Mercedes es si el hecho de que la resurrección tenga un montón de versiones distintas le dan mayor credibilidad puesto que nos han copiado de unas a otras.

    Y en segundo lugar comenta usted qué las fuentes no cristianas justifican la existencia de Jesús pero no de Cristo pero sin embargo todas las fuentes no cristianas le llaman o bien Cristo o bien mago confiriéndole una esencia sobrenatural ¿qué explicación tiene esto a nivel histórico?Y al igual que con las 10 preguntas de doña Mercedes sobre la resurrección hemos recopilado las 10 preguntas más interesantes sobre el nacimiento de Jesús ahora que se aproximan las fechas navideñas. Allá van:


    1. Joseph F. Blumrich es posiblemente el más respetado ingeniero de la Nasa en el campo de autipropulsion, en toda la historia de la NASA y Doctor en historia por Harvard.
    Blumrich, cómo experto en naves de propulsión, dedicó 42 años de su vida a analizar los relatos antiguos de luces u objetos aéreos de la antigüedad, y concluyó que muchos de los objetos voladores que figuran en la antigüedad, como las Vimanas indues o las luces del nacimiento de Jesus, son explicaciones primitivas de lo que hoy sabemos que son naves autopropulsadas.
    En su libro "las naves de Ezequiel" , Blumrich, habla de la relación de luces bíblicas y naves autopropulsadas, y de que Ezequiel se encontró con una nave autopropulsada y con los miembros de su tripulación y no con un dios.
    Blumrich analizó el objeto que emitía la luz que seguían los Magos de Oriente, girando prácticamente a 90°, continuando, parando etcétera y concluyó que sin duda ninguna era un objeto autopropulsado.
    1.1 ¿ qué le parece este planteamiento referido a Ezequiel y al nacimiento de Jesús?

    1.2.Joseph F. Blumrich añade que según la nula tecnología del Israel del siglo I, lo lógico es que se hubiesen inventado que los Magis(Los 3 magos) iban siguiendo un pájaro, que les llevó al niño, o siguiendo a un ciervo o algo relacionado con la naturaleza y su nula tecnología, pero no una luz autopropulsada giratoria en el cielo que está fuera de su experiencia contemporánea. ¿De dónde sacarían los antiguos hindúes o judíos del siglo I algo así? ?

    2. Según Mateo 2 los magos acudieron a Herodes el Grande para contarles sobre el nacimiento de Jesús y tanto él,como los jefes de los sacerdotes, como los escribas al enterarse del nacimiento del rey de los judíos se quedaron conmocionados por la noticia.
    2.1.¿Mentirían nombrando personas reales o podría ser en un hecho real en todo o en parte ?
    2.2. El hecho de que Lucas y Mateo tengan versiones distintas del nacimiento de Jesús. ¿implica que bebieron de dos fuentes distintas y por tanto le da más veracidad al nacimiento de Jesús?

    3.Max Planck, premio Nobel de física, compañero y amigo de Einstein y padre de la "padre de la física cuántica" dijo que "cualquier persona que se ha visto seriamente comprometida en el trabajo científico de cualquier tipo, se da cuenta de que en las puertas de entrada del templo de la ciencia están escritas las palabras: ‘debes tener fe’. Es una virtud que los científicos no pueden prescindir"
    ¿Cree que esto le ha limitado a usted en sus investigaciones sobre Jesucristo?


    Continúa en 2 posts más.

    ResponderEliminar
  72. 25. Última pregunta de Doña Mercedes, de nuevo

    La última pregunta de doña Mercedes es si el hecho de que la resurrección tenga un montón de versiones distintas le dan mayor credibilidad puesto que nos han copiado de unas a otras.

    Respondo:

    No sabemos si se copian unas a otras.
    La base legendaria es la misma en todas. Afirmo que la vivencia de que Jesús había resucitado era básica. No puede negarse que la fe los cristianos primitivos era clara (nadie lo niega), pero yo no puedo conceder el marchamo de “historicidad” a “testimonios” sobre una experiencia visionaria, que estimo, con la psiquiatría general que son alucinaciones colectivas. Hay muestras modernas, por ejemplo, en las apariciones de la Virgen… Solo el que tenga fe previa le concede credibilidad histórica

    Y en segundo lugar comenta usted que las fuentes no cristianas justifican la existencia de Jesús pero no de Cristo pero sin embargo todas las fuentes no cristianas le llaman o bien Cristo o bien mago confiriéndole una esencia sobrenatural ¿qué explicación tiene esto a nivel histórico?

    Respuesta: las fuentes no cristianas no “beben” de investigaciones históricas personales, sino que oyen a los creyentes en Jesucristo y opinan sobre esas creencias y muy tardíamente (decenas y decenas de años tras la muerte de Jesús…sin archivos, ni periódicos ni radio ni TV; solo transmisión oral). Además la mayoría de las fuentes de las que disponemos procede de un cristianismo de sesgo paulino para el cual no le interesa ya el Jesús histórico, sino la mezcla indisoluble de Jesús y del Cristo celestial. Y ya he escrito mil veces que el Cristo celestial es ante todo una interpretación paulina.

    En 2 Corintios 5,16 dice Pablo En 2 Cor 5,16-17:

    De modo que desde ahora a nadie conocemos según la carne: y si conocimos a Cristo según la carne, ahora ya no lo conocemos. 17 Por tanto, si alguien está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo; mirad: ha surgido lo nuevo,

    donde hay también un cierto tono negativo, pues en verdad a Pablo sólo le interesa el Resucitado, el Exaltado, el Viviente, que está entre los suyos. Y para potenciar el aspecto malo de la carne, o al menos en contraste con la voluntad de Dios, Pablo utiliza “carne y sangre”.
    Respecto al v. 16 en concreto: 16. si conocimos a Cristo según la carne: el sentido es inseguro: ¿conoció Pablo al Jesús de la historia? Quizás sí; pero ahora no interesa de él a Pablo más que su muerte y resurrección como los eventos cruciales de la salvación, es decir, sobre todo “el Cristo de la fe”. Por muy importante que haya sido el Jesús histórico, Pablo no piensa en todas sus cartas más que en el resucitado y el exaltado, el divino, que está vivo y presente en la comunidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  73. 26- 1. Joseph F. Blumrich es posiblemente el más respetado ingeniero de la Nasa en el campo de autipropulsion, en toda la historia de la NASA y Doctor en historia por Harvard.
    Blumrich, cómo experto en naves de propulsión, dedicó 42 años de su vida a analizar los relatos antiguos de luces u objetos aéreos de la antigüedad, y concluyó que muchos de los objetos voladores que figuran en la antigüedad, como las Vimanas indues o las luces del nacimiento de Jesus, son explicaciones primitivas de lo que hoy sabemos que son naves autopropulsadas.
    En su libro "las naves de Ezequiel" , Blumrich, habla de la relación de luces bíblicas y naves autopropulsadas, y de que Ezequiel se encontró con una nave autopropulsada y con los miembros de su tripulación y no con un dios.
    Blumrich analizó el objeto que emitía la luz que seguían los Magos de Oriente, girando prácticamente a 90°, continuando, parando etcétera y concluyó que sin duda ninguna era un objeto autopropulsado.

    1. ¿ Qué le parece este planteamiento referido a Ezequiel y al nacimiento de Jesús?

    Respuesta:

    Tienen Ustedes amplia respuesta en un pequeño librito mío, “En directo desde el siglo I”, de Editorial Lacónica ISBN 978-84-09-00784-4.

    Se trata de la transcripción de cinco conferencias mías y una de ellas responde exactamente a esta pregunta.

    Título “Extraterrestres en vuelo rasante sobre el Néguev, o cómo se escribió el Antiguo Testamento”, pp. 11-50 Estás transcritas también las preguntas de los oyentes y mi respuesta. Se van a reír, se aseguro

    Este pequeño libro tiene edición electrónica.

    El editor se llama Antón López y podéis enrar en la pag. Web de la Editorial Laconica.org

    Y otra respuesta está en mi libro

    “La vida de Jesús a la luz de los evangelios apócrifos”, que tiene un primera parte “La vida de Jesús según los evangelios canónicos”.
    La editorial es “Los Libros del olivo”. Colección El Bosque
    Perdonad, porfa, que no me repita.
    Y, por último, no quiero escabullirme de dar una respuesta breve:
    El planteamiento del Sr. Blumrich es implausible histórica y científicamente. O todos los historiadores independientes de historia antigua que tratamos de la Biblia estamos equivocados y el solo tiene razón. O al revés. En mi modesta opinión este planteamiento adolece del grave defecto de no estar bien informado sobre lo que se escribe (repito por historiadores profesionales independientes, la mayoría agnósticos), sobre la Biblia

    Saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
  74. 2. Según Mateo 2 los magos acudieron a Herodes el Grande para contarles sobre el nacimiento de Jesús y tanto él, como los jefes de los sacerdotes, como los escribas al enterarse del nacimiento del rey de los judíos se quedaron conmocionados por la noticia.
    2.1.¿Mentirían nombrando personas reales o podría ser en un hecho real en todo o en parte ?
    2.2. El hecho de que Lucas y Mateo tengan versiones distintas del nacimiento de Jesús. ¿implica que bebieron de dos fuentes distintas y por tanto le da más veracidad al nacimiento de Jesús?

    Respuesta:

    Todo esto lo tenéis respondido en el libro que hoy mismo sale en Trotta en su cuarta edición “Aproximación al Jesús histórico” (y que tiene una segunda parte, que también sale hoy 17 nov 2020 con el título “Otras aproximaciones al Jesús histórico”. Está todo en versión electrónica en Trotta.

    Responderé de todos modos:

    · El que escribe no es el evangelista Mateo, sino alguien, en el siglo II, hacia el 135 o 140, que añade por su cuenta estos dos capítulos al evangelio de Mateo ya escrito antes, en torno al 85-90

    · No está mintiendo, sino recogiendo leyendas que circulan entre los cristianos; las aumenta y las pule.

    · Sí hay dos fuentes distintas. Pero las dos son legendarias, fantasiosas, no dignas de crédito histórico. No valen para reconstruir al Jesús histórico.

    · La Iglesia católica misma acepta que estas historias de Mateo y Lucas son “historias teológicas”. Véase el libro editado por la editorial católica “Verbo Divino”, libro de J. D. Crossan y B. Mack, “La primera navidad”, cuya tesis general es: estas narraciones son meras parábolas; no tiene valor histórico. Sólo hay que atender al mensaje teológico.

    Más claro, agua.

    Un abrazo a todos los basketcanteranos

    ResponderEliminar
  75. Hoy 20-11- 2020

    Lo respondo en Basketcantera
    Pregunta:
    Nos dice un amigo de universidad Pompeu Fabra, de los que niegan la existencia del Jesús histórico, que el dogma de la virgen es un error puesto que
    Cuando se tradujeron las Escrituras al griego, los traductores se equivocaron en la palabra hebrea ‘almah’ como ‘parthenos’, que significa ‘virgen’
    ¿Esto es real?

    Respuesta: Supongo que se refiere al texto de Lucas 1, 26-27
    26 En el sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea de nombre Nazaret 27 a una virgen desposada con un varón de nombre José, de la casa de David, y el nombre de la virgen era María.

    Y mi comentario es
    La anunciación a María es una leyenda tradicional, probablemente no inventada por Lucas, que pertenece al género literario bíblico de los anuncios celestes de una concepción milagrosa, y contiene sus elementos típicos (véase nota a vv. 12-13). El origen de la leyenda no ha de buscarse en suelo judío, donde no hay aprecio casi ninguno por la virginidad (Is 7,14 = Mt 1,23 en hebreo no contiene alusión alguna a la virginidad), sino quizás en el posible influjo en las ideas judías sobre la realeza del mesías de la concepción misteriosa del faraón, encarnación real de Horus, de la mitología egipcia. En el resto del Evangelio no hay rastro de la concepción virginal. Es posible que esta noción haya de buscarse en suelo helénico. Aparte de la idea general de que la divinidad tiene hijos entre los hombres, la imagen de un Zeus que cubre como una lluvia celeste a la virgen Dánae, la cual concibe y da a luz a Perseo, no es en nada diferente a la de una concepción milagrosa por la sombra del Espíritu Santo. Sin embargo, en una de las Reglas de Qumrán (1QSa 2,11-12) podría verse una alusión a la generación del Mesías por parte de Dios: «… cuando [Dios] engendre al Mesías con los hombres del consejo de la Comunidad», aunque entre los esenios en general el origen del mesías es meramente humano. En otro documento de Qumrán, 4Q246, se llama al mesías, grande, “hijo de Dios e hijo del Altísimo” (columna 1 al final y 2, al principio). En el Talmud de Babilonia el nombre del Mesías es una de siete cosas que son preexistentes al mundo Nedarim 39 b.
    Respecto a virgen: probablemente Lucas piensa como Mateo en el texto griego de Is 7,14: María no es una joven simplemente casadera (hebreo ’almáh), sino que concebirá siendo virgen (parthenos) al mesías. Esto es lo que interesa a los dos evangelistas; la virginidad perpetua, en el parto y después del parto, es un desarrollo posterior que no se consolidará hasta finales del siglo IV (influencia de san Jerónimo)
    No es un error: es una interpretación voluntaria del texto de Isaías 7,14.
    Es teología, no historia. Ahora, en el siglo XXI que cada uno piense como quiera

    Saludos

    ResponderEliminar
  76. 3.Max Planck, premio Nobel de física, compañero y amigo de Einstein y padre de la "padre de la física cuántica" dijo que "cualquier persona que se ha visto seriamente comprometida en el trabajo científico de cualquier tipo, se da cuenta de que en las puertas de entrada del templo de la ciencia están escritas las palabras: ‘debes tener fe’. Es una virtud que los científicos no pueden prescindir"

    ¿Cree que esto le ha limitado a usted en sus investigaciones sobre Jesucristo?


    Responder

    A mí no me limita en absoluto, ya que la fe es una virtud teologal, no filolológica ni histórica.
    Téngase en cuenta que –como en casi todos los vocablos– la fe no se “predica” (así se dice técnicamente de un modo unívoco, sino con múltiples sentidos
    Y una cosa es tener fe en la ciencia y ora muy distinta tener fe en verdades supratracionales y que dependen de unos hechos históricos –sin duda– acerca de Jesús de Nazaret, que nada tienen que ver con la fe de la investigación de física.

    Ni Max Planck ni Albert Einstein creían en Jesús como hijo de Dios, sino en un Dios más parecido al de Baruc Espinosa /Spinoza (“Ethica more geometrico demonstrata”; recientemente en Trotta, en bilingüe)… Para Einstein “Dios no juega a los dados”…

    Pero ese Dios (aunque Einstein fuera judío) poco tiene que ver con el Yahvé del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento

    Saludos

    ResponderEliminar
  77. 4. Genesis 6:4 cuenta como los hijos de los dioses se mezclaron con las hijas de los hombres dando lugar a héroes mitológicos.
    Supongo que convendrá conmigo que es un desconcertante pasaje.
    Esto ocurrió con la concepción de héroes como David “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5), de La Virgen Maria o del mismo Jesús. Mujeres fecundadas por "dioses"
    Cuando David se quiere enfrentar a Goliat y su padre no le deja, David el dice "acaso no he defendido yo los rebaños matando a los osos y leones con mis manos" Esta tradición de hombres extraordinarios , nacidos de una mujer y una fuerza superior, bien David, Jesus Etc y esto enlazado con Genesis 6:4
    4.1. ¿no da la sensacion que en algun momento como dice Genesis "dioses se mezclaron con humanos"?
    4.2.¿Conoce más personajes bíblicos que nacieran por "dioses" que se cruzan con mujeres?
    4.3.¿Puede dar su interpretacion de Genesis 6:4 respecto de esos "dioses" que se cruzan con humanas?
    4.4.¿Quienes pueden ser esos "dioses"?

    Respuesta por partes:
    En primer lugar: ¡perdonad mi impertinencia, pero en primer lugar tenéis que cuidad la ortografía en la que se incluyen las tildes!
    4.1: Sí lo dice, pero son dioses del panteón cananeo (y los hebreos son cananeos, pero con una divinidad diferente, Yahvé) que los hebreos han rebajado a la categoría de ángeles. Este proceso se llevó a cabo después del retorno del exilio de Babilonia (siglo V a. C.).
    Amplío la respuesta con elementos del texto judeocristiano de los siglos III y IV d. C., “La literatura pseudo clementina” que estoy editando para la B.A.C. y que tengo que entregar antes de tres semanas como volumen IV de los “Hechos Apócrifos de los Apóstoles” y que refleja estupendamente el pensamiento judío no solo
    He aquí lo que opinan con su cita correspondiente (H significa “Homilías pseudoclementinas”) y R, “Reconocimientos” también pseudoclementinos:

    Ángeles inferiores: intervienen en la vida de los humanos para acusar a los que habían sido ingratos con Dios y para someter a cada uno allí mismo al castigo merecido: H VIII 12,1; 13,1; se convirtieron totalmente en hombres y tuvieron también la concupiscencia humana. Dominados por ella, se deslizaron a la cohabitación con mujeres: H VIII 13,1-2; encadenados por los lazos de la carne, no pudieron volver al cielo: 13,3; de su unión ilegítima nacieron bastardos, mucho mayores que los seres humanos en estatura, a quienes los posteriores llamaron gigantes: 15,1; envilecidos, convertidos en hombres y luego en demonios mostraron las entrañas de la tierra, oro, cobre, plata, hierro y similares, que incitan al lujo: H VIII 14,1; ya como demonios enseñaron a las mujeres, como inventos suyos, cuantas cosas se refieren al ornato y deleite de ellas: H VIII 14,3

    Saludos cordiales, basketcanteranos…

    ResponderEliminar
  78. Pregunta Comentario:

    Ayer le dejé un comentario en el foro cuando en realidad era para hacerlo por email (aunque no me importa en absoluto que se pueda publicar pero era dirigido a usted personalmente) el mensaje era este siguiente, por si nos puede hacer algún comentario de este impresión que tenemos hace tiempo después de tanto tiempo leyéndole y escuchando sus conferencias.


    "Las similitudes profesor entre Isis y Maria, como las de Marcos 15,28 con Salmo 22,18 por ejemplo, se deben como usted ha apuntado en varios libros, a que Jesús fue en vida un personaje sin relevancia ni eco alguno.

    Una persona que hace una serie de milagros advirtiendo que no lo comenten a nadie, una persona a quién ni su propia familia le cree, ni su hermano Santiago le cree, pero que sorprendentemente cuando muere y parece que empieza a parecerse a Cefas, a Pablo,a los 500, a los apóstoles, es cuando repentinamente tras esa aparición, Santiago si empieza a creer en el y se responsabiliza de la iglesia en Jerusalén, Pablo (tras otra aparición) deja de matar cristianos y se convierte repentinamente en su gran defensor, es cuando los apóstoles que corren como usted muchas veces ha dicho "como conejos" ante la muerte de Jesús, de repente parece que ven a Jesús resucitado y cobran todo el coraje del mundo y se empiezan a enfrentar a la muerte de cara sin miedo(el único que no muere ejecutado es Juan) y se dedican al extender el cristianismo(Pedro, que pide ser cruficado boca abajo porque no era digno de morir como su Señor resucitado, le había negado 3 veces, en vida.) y unido a que en sus propias palabras profesor, algo cambio radicalmente la vida de toda esta gente y que sin esa acción no se explicaría el surgimiento del cristianismo es por lo que nos hace pensar que realmente hubo algún tipo de situacion extraña de alguna índole pero no podríamos decir realmente qué, pero algo tuvo que haber.

    Y es entonces cuando los evangelistas, a toro pasado, impresionados por esas apariciones a los apóstoles, a Pablo, a Cefas y a otro 500 más, rehacen la historia copiando mitos del Antiguo Testamento.
    Por eso se parecen tanto incluso se plagian porque se dan cuenta que realmente es algo grande y nadie ha escrito nada in situ (excepto la fuente Q que si es copiada en su época y por eso no añaden ningún tipo de cristologia porque solo copian lo que va escuchando y ya está).
    Se dan cuenta cuando reciben múltiples testimonios de que si se esta apareciendo muerto aquel tal Jesus, pero que antes habían pasado totalmente inadvertido.

    Claro que se parecen la Virgen e Isis pero como tantas otras cosas que se copian posteriormente para hacer la historia maravillosa una vez lo han visto resucitado.(Del levítico el señor por qué me has abandonado)

    Del Nuevo Testamento, quizá lo único que se puede sacar en claro es la hija de Jairo, que es otra de esas cosas de ser verdad al menos el hecho base, porque todo lo demás del nuevo testamento es muy posible que sea la construcción previa de una historia maravillosa previa a unas inesperadas apariciones post mortem que marcan el inicio del cristianismo, que marcan la vida de aquellos que la ven y los evangelistas hacen una historia haciendo una retro ingeniería historica una vez que Jesús ha muerto y resucitado.


    ResponderEliminar
  79. Sigue: Renuncia a su sueldo de la Universidad de va a un monte a hacer ganchillo y cuando alguien le pregunta usted contesta que se le ha aparecido su abuela (que ya se le ha aparecido a más gente) y le ha hecho ver lo maravilloso del ganchillo.

    Pues es para tenerlo en cuenta sobre todo considerando que otros lo hayan visto también y ella han cambiado radicalmente su vida a resultas de esa misma visión.

    Un cambio absolutamente radical que los evangelistas fabrican unos antecedentes maravillosos para darle cobertura a esas apariciones reales e inesperadas que están viendo por eso no se sabe nada de los 12 años a los 30.No saben que poner.
    Respuesta:

    Es muy difícil responder a este largo alegato en breves palabras, como me he propuesto, dado mi itmo de trabajo (e incluso he pedido que ralenticemos un poco lo de preguntas y respuestas).
    Pero impresionado como estoy por el final de esta comunicación ("no quiero estudiar nada más de la Biblia porque a mí lo que me gusta es hacer ganchillo"), respondo:
    No fue la cosa tan simple como indica esta comparación. Apunto con cierta rapidez lass vías de solución:
    1 Jesús causa impacto en sus discípulos durante al menos 12 meses
    2 Su muerte inopinada
    3 Las doctrinas judías sobre la victoria final del justo o siervo de Yahvé injustamente oprimido
    4 La creencia general en la resurrección
    5 La solución de la disonancia cognitiva (lo mismo que una mujer que ha perdido a un hijo o un marido muy querido) por las mujeres del grupo, que lo sienten vivo al lado de ella o ellas.
    6 el convencimiento delos varones del grupo
    7 La solución definitiva a la disonancia cognitiva dada sobre todo por la inmensa y judía Pablo tras un convencimiento de que los perseguidos por él podían tener razón
    8 El desarrollo de las teorías paulinas por medio de los evangelistas y los teólogos posteriores

    E
    Así pues, no hay ningún cambio radical del filólogo e historiador que de repente se hace amante del ganchillo, sino un proceso de un año o más explicable por la sociología, la psiquiatría, la antropología con el trasfondo de las creencias judías e ideas parecidas dentro de la religión popular grecorromanas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches profesor :


      1 "Jesús causa impacto en sus discípulos durante al menos 12 meses."


      Profesor usted mismo ha repetido en multitud de ocasiones que los apóstoles no hacían ni caso a Jesús y que, en ocasiones incluso parecía que ni le entendían, pareciendo unos pazguatos incluso sus propios familiares y hermanos tampoco le creían hasta que se produjo su presunta resurrección.
      No parece que impresionaran a sus apóstoles hasta después de muerto, eso sí, y como muestra podemos recordar a Santiago y su conversión súbita en líder de la iglesia en Jerusalem.

      3 Las doctrinas judías sobre la victoria final del justo o siervo de Yahvé injustamente oprimido.

      Realmente el hecho de que exista una doctrina judía sobre la victoria final del justo no desletigitima todas las victorias de los justos de toda la historia. Esto sería un a priorismo básico para llegar a una conclusión compleja.


      4 La creencia general en la resurrección.

      Los judíos del siglo primero que creían en la resucitación colectiva, jamás en la resucitación individual, salvo casos muy excepcionales, de manera que no se puede achacar que conocían la resurrección individual en modo alguno.


      5 La solución de la disonancia cognitiva por las mujeres del grupo, que lo sienten vivo al lado de ella o ellas.
      6 el convencimiento delos varones del grupo.

      Para ambas 5 y 6:
      Alguien puede contar que ha visto post mortem a su familiar pero nadie le creerá. Lo que pensaría la gente es que está muy afectada. Se entiende el duelo de los demás pero no hace de la piel del otro su propia piel para ver lo que no está viendo. No es una explicación convincente.

      8 El desarrollo de las teorías paulinas por medio de los evangelistas y los teólogos posteriores.

      Las cartas auténticas son eso, auténticas, es decir escritas por Pablo, Pablo lo expresa de la manera que lo expresa como un súbito y repentino cambio en su vida a partir de una visión, no tras un año de cambios. No creo histórica ni científicamente tengamos derecho a inventarnos una teoría que mejor nos cuadre con nuestros criterios.
      Escrito esta en carta auténtica
      nosotros a juzgar lo que otras donde nos asegura que tras tener una visión, se produce ese cambio radical e instantáneo.
      Que viera a Jesús o no, no lo sabremos nunca. Pero él estaba comvencido, eso sí lo podemos asegurar.
      Pablo estaba seguro que estaba viendo a Jesús de eso no hay ninguna duda. Históricamente tampoco.

      E
      Así pues, no hay ningún cambio radical del filólogo e historiador que de repente se hace amante del ganchillo, sino un proceso de un año o más explicable por la sociología, la psiquiatría, la antropología con el trasfondo de las creencias judías e ideas parecidas dentro de la religión popular grecorromana.

      Pablo no dice que durase un año su transformación de hecho acababa de venir de matar con ojos de odio e irá según dice hechos y en 1 corintios 15 dice de su propia mano, en carta auténtica que ve a Jesús aparecido postmortem.
      En hechos dice "Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos" "REPENTINAMENTE le rodeó una luz" y que esa raíz de esa visión cuando el cambia radicalmente y de ser un gran erudito de la Biblia se convierte en un gran hacedor de ganchillo. Esas son sus palabras profesor Piñero y no creo que históricamente tengamos derecho a desvirtuar sus palabras, eso sí, otra cosa es que históricamente podemos preguntarnos qué es lo que vio realmente Pablo porque las visiones no existen y por tanto no pudo ser realmente Jesús resucitado pero algo tuvo que ver y no es bajo mi punto de vista humilde, serio, histórico y científico inventarnos teorías que la propia historiografía no nos respalda como por ejemplo que tenía epilepsia cuando no queda constatado que tuviese otro ataque en ningún momento o como que fuese un cambio paulatino en la vida de Pablo cosa que no queda acreditado con las fuentes escritas que tenemos.

      Hasta aquí las replicas por si quiere rebatirlas.

      Un saludo profesor.

      Eliminar
  80. 1. "Jesús causó un gran impacto en sus discípulos durante al menos 12 meses."


    Profesor usted mismo ha repetido en multitud de ocasiones que los apóstoles no hacían ni caso a Jesús y que, en ocasiones incluso parecía que ni le entendían, pareciendo unos pazguatos incluso sus propios familiares y hermanos tampoco le creían hasta que se produjo su presunta resurrección.
    No parece que impresionaran a sus apóstoles hasta después de muerto, eso sí, y como muestra podemos recordar a Santiago y su conversión súbita en líder de la iglesia en Jerusalem.

    Respuesta:

    O yo me he expresado muy mal, o Usted ha entendido muy mal. Eso que Usted dice NO LO HE DICHO NUNCA como Usted lo dice.

    Lo que yo he afirmado en multitud de casos es que –desde el punto de vista histórico– la idea del nuevo Testamento de que los discípulos eran tontos y pazguatos y que después de al menos 12 meses de convivencia continua, con decenas y decenas de discursos públicos, parábolas y ejemplos, etc., ES ABSOLUTAMENTE INVEROSÍMIL. No parece posible que un Jesús que atraía a montones de gentes, al menos al principio en Galilea, que predicaba en un lenguaje popular, con parábolas, ejemplos caseros, citas conocidas de la Biblia y exageraciones o hipérboles retóricas para destacar las ideas principales que deseaba transmitir, NO FURA ENTENDIDO POR SUS DISCÍPULOS.

    Véase un elenco de textos de la presentación neotestamentaria de los discípulos de Jesús:
    Marcos 9,31-32:

    “Porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará. Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle” y Hechos 4,13: “Viendo la valentía de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura, estaban maravillados”)

    Que los discípulos no entendían a Jesús, quien tenía que explícales en privado muchas cosas, se deduce de Mc 4,10-13:

    “Cuando quedó a solas, los que le seguían a una con los Doce le preguntaban sobre las parábolas. Él les dijo: «A vosotros se os ha dado el misterio del Reino de Dios, pero a los que están fuera todo se les presenta en parábolas, para que por mucho que miren no vean, por mucho que oigan no entiendan, no sea que se conviertan y se les perdone. Y les dice: «¿No entendéis esta parábola? ¿Cómo, entonces, comprenderéis todas las parábolas?”

    Pues bien afirmo que una manera, torpe, pero real:
    A. De magnificar la figura de Jesús y su sublime doctrina es presentar a sus discípulos como pazguatos.
    B. Que se realza más la labor del Espíritu Santo en Pedo y Juan si se les presenta como rústicos e imperito.
    C. Que había que justificar como fuera la huida asombrosa y cobarde los discípulos varones tras la muerte de Jesús (no de las mujeres).
    D. que había que justificar la labor teológica de la construcción de un nuevo mesianismo, insólito dentro del judaísmo, hecho por sus seguidores mas íntimos.

    Lo más verosímil es quedado lo buen pedagogo que debía de ser Jesús, los discípulos lo entendieran perfectamente, y que hubo de causar una honda impresión en sus seguidores.

    Y que no eran tontos, es que, aparte de la labor teológica de Pablo, los primeros seguidores de Jesús construyeron algunas doctrinas teológicas de envergadura, como la nueva teología del Hijo del Hombre, y al saber las Escrituras de memoria construyeran, junto con Pablo, una teología para explicar el increíble fracaso de un Mesías en la cruz.

    Así que yo jamás he sostenido lo que dicen que he sostenido
    Es muy posible que el mal pedagogo sea yo y no Jesús, y se me haya entendido mal.

    Saludos

    ResponderEliminar
  81. 3. Las doctrinas judías sobre la victoria final del justo o siervo de Yahvé injustamente oprimido.

    Realmente el hecho de que exista una doctrina judía sobre la victoria final del justo no desletigitima todas las victorias de los justos de toda la historia. Esto sería un a priorismo básico para llegar a una conclusión compleja.

    Respuesta:

    A la verdad no entiendo que quiere decir eso de que “la existencia de una doctrina en el judaísmo no deslegitima todas las victorias de los justos en toda la historia”.

    Probablemente hay aquí un lapsus de mi corresponsal: lo que quiso decir es que la existencia de una doctrina NO LEGITIMA todas las ulteriores victorias…”.

    Cierto que no. Pero, o yo no me explico bien, o hay un mal entendido por parte de mi anónimo corresponsal (quien se escuda bajo el pseudónimo de “Juan España España”, mientras que yo escribo con nombre y apellido. Supongo que el que replica es alguien de la dirección del Blog y que es como una representación del conjunto).

    Mi respuesta en varios puntos lo que hace es ejemplificar que la existencia de unos prenotandos en el pensamiento judío del que participan los discípulos de Jesús que hacen que SEA POSIBLE una respuesta positiva a la disonancia cognitiva que supone que el Maestro muriera en la cruz, y que hace más bien IMPOSIBLE que la creencia en la resurrección fuera un cambio de la noche a la mañana sin causa aparente alguna. Y el ejemplo era: “Yo como historiador, sin motivo algún, de la noche a la mañana cambio, dejo mi oficio de historiador y me dedico a hacer ganchillo”. La comparación a mi entender supone que quien ha formulado el ejemplo no entiende lo que quiero decir, o bien yo no me he explicado bien. Probablemente lo último.

    Del mismo modo afirmo que la existencia de la POSIBILIDAD que –aunque sea raro– de que existía la creencia popular de que un particular podría haber resucitado antes de la resurrección general de todos los humanos (la gente cree que Jesús es Juan Bautista resucitado: Maros 8,28 comparado con Lucas 9,19) POSIBILITA (a pesar de la parquedad como se expresa el evangelista Marcos) que los discípulos PUEDAN CREER con cierta facilidad que Jesús como profeta especialísimo y anunciador último de la llegada del reino de Dios hubiera resucitado. Son, pues, condiciones de PLAUSIBILIDAD de creer en una cosa porque antes está el ambiente preparado. No es un cambio repentino.

    Y por último, denominar a este razonamiento mío un “a priorismo básico” me resulta francamente molesto. Y hay uno más en la réplica al que contestaré en su momento. Y me molesta que alguien de mis amigos basketcanteranos piense que “para salirme con la mía” (y actuando no como un historiador que procura ser honesto) estoy utilizando un “a priori básico” que respalde mi hipótesis… que al fin y al cabo, como pasa siempre en historia antigua por falta de datos, no son más que hipótesis plausible que intentan aclarar los hechos y que explica que el cambio NO FUE de la noche a la mañana, sino preparado por acontecimientos anteriores.

    Ruego, pues, cortés y educadamente, al replicador que piense bien lo que escriba.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días profesor. Vaya por delante que nosotros no formulamos preguntas más que la inicial y nos limitamos a recopilar las preguntas de los participantes del foro.

      Hay una pregunta que nos ha llegado 16 veces exactamente y es¿ de dónde saca el profesor Piñero que la transformación de perseguidor a Defensor del cristianismo de Pablo de Tarso es algo prolongado en el tiempo?

      Según nos argumentan es importante esta cuestión puesto que si Pablo de Tarso está afirmando que su transformación es súbita debe ser la fuente principal del hecho esa supuesta visión y no aducir sin base, una transformación paulatina para no reconocer qué Pablo "creyó ver" a Jesucristo resucitado y en consecuencia de esa aparición, pasa a ser ferviente defensor de Jesús y su doctrina en ese instante.

      Otro amigo nos comentaba exactamente esto " si Pablo dice que su cambio radical es debido a una aparición yo no creo que nadie tenga derecho a decirle a Pablo cómo funciona su vida, qué vio, o los hechos que le hicieron cambiar"

      Por eso se lo intentamos resumir siempre para que le llegue el concepto de las distintas preguntas y matar varios pájaros de un tiro.

      En vista de lo anterior y de otras muchas preguntas que no le hemos podido poner en este apartado le transmitimos, sin tomar jamás parte:
      "¿En qué se basa el Sr. Piñero para aseverar que Pablo no dice la verdad cuando asegura que su transformación en un momento puntual?

      Saludos.

      Eliminar
  82. Hola Basketcanteranos:

    Uno de los argumentos importantes --no empleado por mí hasta ahora-- en contra de que el proceso de "conversión" (Es una llamada; no se convierte al cristianismo porque este no existía aún) es que Pablo se retira a Arabia, lejos de su cuidad nomal de residencia, probablemente Damasco, a pensar... durante nada menos que tres años.

    “Mas, cuando Aquel que me separó desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien revelar en mí a su Hijo, para que le anunciase entre los gentiles, al punto, sin pedir consejo ni a la carne ni a la sangre, sin subir a Jerusalén donde los apóstoles anteriores a mí, me fui a Arabia, de donde nuevamente volví a Damasco. Luego, de allí a tres años, subí a Jerusalén para conocer a Cefas y permanecí quince días en su compañía. Y no vi a ningún otro apóstol, y sí a Santiago, el hermano del Señor. Y en lo que os escribo, Dios me es testigo de que no miento. Luego me fui a las regiones de Siria y Cilicia” (Gálatas 1,15-22)

    Tres años… pensando. Se supone. ¿Iba a ir a predicar a los árabes a un Jesús sobre el que tenía que madurar mucho sus ideas sobre él?

    No parece plausible. Y allí, en Jerusalén se entrevista solo con dos personas.
    La primera carta que conservamos de él, 1 Tesalonicenses fue probablemente escrita en el 51 d. C. Probablemente más de quince años después de su llamada.

    En mi enumeración sobre las “condiciones de posibilidad” del surgimiento de la creencia en la resurrección de Jesús me refiero sobre todo a los más íntimos, y en especial al grupo de mujeres que seguía a Jesús. No hablo nada de Pablo.

    Ciertamente, parece que el surgimiento de la creencia en la idea de que Jesús había resucitado se formó pronto entre el grupo de seguidores que le fueron fieles… pero eso no afectó a Pablo, que de repente dela noche a la mañana pasó de perseguidor a proclamador.

    Los Hechos solo cuentan la llamada como una suerte de visión… Naturalmente esa tiene que ser breve.

    Y encima dicen que se quedó tiempo en Damasco, donde un tal Ananías le iba instruyendo poco a poco sobre Jesús.


    Así que nada apunta a cambio repentino en Pablo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Profesor buenos días.

      Por acabar con el tema de la llamada de Pablo que parece haber suscitado gran interés, y continuar con las preguntas del nacimiento de Jesús, le contestan que si bien " nada apunta a cambio repentino en Pablo." el origen de ese cambio, de esa "llamada" ¿no le parece súbita y puntual y que se sitúa en la aparición supuesta? :

      Hechos 9
      "Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor....yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz(EL CUAL DICE QUE ES JESÚS) "

      1 Corintios 15
      Cristo murió ... resucitó ... y apareció a Cefas..... y por último, como a un abortivo, SE ME APARECIÓ A MI.

      ¿Podriamos convenir históricamente, en esa repentina situación en la que Pablo cree ver a Jesús resucitado, y que a partir de ahí, efectivamente, llega Ananias, llegan los tres años de Arabia etc pero que esa "llamada" u origen fue por algo que ocurrió súbitamente?

      Saludos profesor.

      Eliminar
  83. Hola Basketcanteranos:

    Creo que estáis demasiado preocupados con lo repentino de la conversión de Pablo.

    Pero esta cuestión tiene muy poca relevancia histórica, porque en realidad no sabemos NADA SI ENREALIDAD FUE REPENTINO O MADURADO.

    Lo que importa es que por un proceso desconocido Pablo pensó que los seguidores de Jesús tenían razón en ver en él al Mesías. Ya durara meses o semanas.

    Y toda aparición (causada por lo que sea; el historiador no lo sabe tampoco) es siempre un hecho puntual.
    Es un tópico de los antiguos atribuir a una iluminación celeste un cambio anímico importante.
    Además, Pablo, como santa Teresa o san Juan de la Cruz era un sujeto de abundantes revelaciones.
    Los psiquiatras dirán a qué se debe.

    Lo importante es el cambio y que los resultados del cambio tardaron... ya que se fue tres años a Arabia y la primera carta que conservamos es de casi veinte años después del evento...

    Así que en síntesis, preocupémonos de cosas más relevantes.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días.
      Si le parece, vamos a continuar con las preguntas del nacimiento de Jesús ahora que estamos en Navidad.
      Nos habíamos quedado en la 4:

      4.Genesis 6:4 cuenta como los hijos de los dioses se mezclaron con las hijas de los hombres dando lugar a héroes mitológicos.

      Y en efecto, esto ocurrió con innumerables personajes relevantes de la antigüedad (y otros no como Leonidas. No es algo general.)Es como esos "dioses" fecibdaran mujeres para poder estar en la tierra.
      Hijos de "dioses" con mujeres como Perseo, Pitagoras, Platon, Octavio Augusto, Jesús de Nazaret, Democrito, Platón, César Alejandro magno, Juan Bautista, El Rey David etc etc etc confirman Genesis 6:4 cuando dice
      Por ejemplo en el caso de David “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5), de La Virgen Maria o del mismo Jesús. Mujeres fecundadas por "dioses"
      Cuando David se quiere enfrentar a Goliat y su padre no le deja, David el dice "acaso no he defendido yo los rebaños matando a los osos y leones con mis manos" Esta tradición de hombres extraordinarios , nacidos de una mujer y una fuerza superior, bien David, Jesus Etc y esto enlazado con Genesis 6:4
      ¿Qué pruebas tiene la historia para negar que como dice Genesis seres venidos del cielo se mezclaron con humanos?

      5.Coran y el nacimiento de Jesús.
      La Biblia habla de Maria Virgen, el Coran habla de Maria Virgen (Azora XIX, 16/27). Ambos libros reconocen a Gabriel como el mensajero de Dios.
      El Coran dice que Jesús sabía desde que era un bebé que iba a resucitar, y le llama "verbo de la verdad" (Azora XIX, 28/27- 35/34)
      Acaba el coran poniendo la duda sobre otros planetas :
      "te ha elegido sobre todas las mujeres de los mundos. "
      5.1. ¿Puede ser Jesus enviado de un universo paralelo?
      5.2.¿No le parece aprioristico la postura de cierta historiografia que pretende analizar el nacimiento de un ser supuestamente sobrenatural, descartando ya a priori, elementos sobrenaturales simplemente porque sus métodos no lo pueden explicar?

      6 Sobre el lugar:
      6.1.Las Escrituras informan que el rey de Judea, Jehoiaquim “estaba sentado en la casa de invierno, en el mes noveno [Kislev, que corresponde a noviembre-diciembre], con un brasero ardiendo delante de él”. (Jeremías 36:22.)
      ¿Podría ser en invierno el nacimiento de Jesús, con esos pastores que duermen en el exterior con braseros?
      6.2.Lucas dice que María dio a luz a Jesús y lo colocó en un pesebre «porque no había lugar para ellos en el mesón». (La palabra griega kataluma)
      ¿Hay algún problema histórico en considerar como posible el nacimiento en un pesebre ya que no encontraron otro sitio?

      7 Cuando Jesús nace es el primogénito ¿ los hermanos de Jesús se supone que son de menor edad, se puede seguir el dogma de la virginidad de Maria que viene de ramas independientes como son Mateo y Lucas, o tendríamos que entender que son los hijos de José?
      ¿Quizás no son más que primos porque en el idioma arameo así también en el hebreo no existe un término para indicar primo o un familiar cercano.?
      La Biblia de los Setenta, al traducir la Biblia del hebreo al idioma griego, cuando encuentra el término hermano (בן), usa el término ἄδελφος, de manera que este término indica a parientes incluso no muy cercanos. Así se comprende entonces que Asaía tuviera “doscientos veinte hermanos” (1.ª Cró 15:6 o Gén. 11:27; 12:5 y comparar con Gén. 13:8; 14:14,16).
      Aunque en el idioma griego koiné sí existe el término ἀνέψιος para referirse a los primos, no implica que su uso estuviera generalizado entre los hebreos.
      ¿Pueden ser primos y no hermanos?

      Eliminar
  84. 8 Orígenes y Eusebio, escritores religiosos del tercer siglo, enlazan la tradición de entonces a un lugar específico. Hamilton presenta este razonamiento: “Una vez que el relato se conectara con una cueva en particular, lo más probable sería que no variara; y se puede deducir con seguridad que la cueva que se mostró a los visitantes poco después del año 200 d.C. fue la actual Cueva de la Natividad”.
    ¿Que opina al respecto?

    9. Abraham Loeb, Catedrático de Física de la Universidad de Harvard, Director del Departamento de Astrofisica de la Universidad de Harvard, Miembro electo de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, Presidente de la Sociedad Americana de Física y de la Academia Internacional de Astronáutica, desde 2019 Presidente del Consejo de Física y Astronomía de las Academias Nacionales de Estados Unidos y hoy en día considerado el más destacado astrofisico del mundo, asegura que existe una prueba de la existencia de objetos artificiales autopropulsados (lo que conocemos por ovnis) que fue la llegada a la tierra de Oumuamua, el cual es "sin género de duda, un objeto artificial autopropulsado" desde fuera del sistema solar y añade que "no ha sido un caso aislado"
    ¿La Astrofisica podría estar explicando la luz que guió a los 3 Magos, como objeto artificial autopropulsado?

    10.Astrofisica.
    Igual que ocurre en su libro El Trono maldito en el que hay personajes como Ruth o el jefe de policía que dan la impresión de ser inventados, las interpolaciones de los evangelistas para varios amigos astrofísicos ensombrecen la posibilidad de que si pudiera haber habido una "luz autopropulsada" al llegar Jesus y ya se añadió el resto como los "magi" hasta el niño. Así lo afirma también el ingeniero Jefe de la NASA Sr. Blulrich "La Luz del nacimiento de Jesús es una Luz artificial autopropulsadas sin género de duda. No procede hablar de dioses sino de contacto entre civilizaciones"

    Nuestros amigos astrofísicos (Universidad de La Laguna) nos dicen que al 99% hay vida en el resto del universo y esto unido a la paradoja de Fermi qué contempla la posibilidad de que esos vecinos estuvieran aquí hace siglos y se fueran lleva a varios astrofisico a preguntarse en voz alta ¿se está hablando de una base cierta en el nuevo testamento aunque adornada para hacer algo súpercristológico? ¿Han podido perjudicar los evangelistas con sus interpolaciones cristologicas, en la transmision esencialmente real cuando no hacía falta, porque el hecho de la llegada del esos vecinos galácticos ya era suficientemente alucinante?

    Gracias profesor y un saludo.

    ResponderEliminar
  85. Pregunta 4.
    Génesis 6:4 cuenta como los hijos de los dioses se mezclaron con las hijas de los hombres dando lugar a héroes mitológicos.
    Esto ocurrió con innumerables personajes relevantes de la antigüedad (y otros no como Leónidas. No es algo general). Es como esos "dioses" fecundaran mujeres para poder estar en la tierra.
    Hijos de "dioses" con mujeres como Perseo, Pitágoras, Platón, Octavio Augusto, Jesús de Nazaret, Demócrito, Platón, César Alejandro Magno, Juan Bautista, El Rey David etc., confirman Génesis 6:
    Por ejemplo en el caso de David “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5), de La Virgen María o del mismo Jesús. Mujeres fecundadas por "dioses"
    ¿Qué pruebas tiene la historia para negar que como dice Génesis seres venidos del cielo se mezclaron con humanos?

    (He corregido la enorme cantidad de faltas de ortografía, sobre todo en tildes, de esta pregunta)

    RESPUESTA:

    La pregunta 4. es tan clara en los ejemplos…, se ve tan espléndidamente que lo que actúa tanto en Génesis 6 como en las leyendas grecorromanas es la facultad mitopoética (= “creadora de mitos”) del ser humano que casi no necesito añadir nada más. Todo es puro mito, invención, manera de explicar por qué algunos hombres realizaron hazañas extraordinarias, pero humanas. Y la razón más sencilla es decir: “Parte de su persona provenía de un dios”. Por eso logró tanto.

    Pero tal explicación es un producto de una época de gran credulidad, cuando los genes creían en a existencia de dioses y que estos se paseaban cuando querían entre los humanos.

    Y es necio suponer que los dioses, tan superiores, precisan de mujeres humanas para tener hijos. Esa concepción se llama antropomorfismo… es decir, pensar a los dioses como humanos.

    Por eso la ciencia histórica no necesita plantearse que existan “pruebas” de que no hay seres celestes que vengan a mezclarse con los humanos. Sensatamente: sostener eso hoy día sería propio de gente irreflexiva y poco formada. Es un imposible Y no necesitan más pruebas. Ni las hay ni se precisan.

    Además, recuerdo el evento del próximo sábado 19 de diciembre 2020:

    Seminario de Pausanias sobre “Jesús y las mujeres”, sábado 19 de diciembre 2020

    El sábado 19 de diciembre 2020, en colaboración con la sede de Pausanias, que muchos de Ustedes conocerán como organizadora de viajes culturales, de historia y arqueología, hemos organizado u Seminario sobre “Jesús y las mujeres”, de acuerdo con el título de un libro mío, de Trotta.

    Pág. Web de Pausanias: enlace:

    https://pausanias.es/es/pausanias-detalle-del-viaje/eventodetalle/257/27%7C51/jesus-y-las-mujeres

    El precio del Seminario completo (tres conferencias y una Mesa Redonda) es de 20 Euros. Como ven, es un precio bajo para que se apunte el mayor número posible: 5 euros por una conferencia de una hora y media o una mesa redonda.

    Mañana
    11:00-12:15- "Las 5 mujeres de la genealogía de Jesús de Nazaret" por Javier Alonso López.
    En la genealogía de Jesús del evangelio de Mateo aparecen, además de su madre María, cuatro mujeres conocidas por diferentes libros de la Biblia hebrea. ¿Por qué aparecen estas cuatro y ninguna más?
    12:30-13:45 - "Jesús: su mensaje sobre las mujeres" por Antonio Piñero Sáenz.
    ¿Fue Jesús de Nazaret un feminista? Sólo un análisis objetivo de las fuentes puede situar el Nazareno en su justa medida dentro de la “cuestión feminista”.

    Tarde
    16:00 -17:15 -"La Virgen María: una perspectiva histórica" por Eugenio Gómez Segura.
    María, la madre de Jesús de Nazaret, es uno de los personajes más interesantes del Nuevo Testamento a pesar de su mínima aparición en él.
    17:30-18:00- Mesa redonda
    Los asistentes al curso podrán consultar a los tres ponentes las dudas que hayan quedado pendientes durante las charlas.

    ResponderEliminar
  86. Pregunta 5: Coran y el nacimiento de Jesús.
    La Biblia habla de Maria Virgen, el Coran habla de Maria Virgen (Azora XIX, 16/27). Ambos libros reconocen a Gabriel como el mensajero de Dios.
    El Coran dice que Jesús sabía desde que era un bebé que iba a resucitar, y le llama "verbo de la verdad" (Azora XIX, 28/27- 35/34)
    Acaba el coran poniendo la duda sobre otros planetas :
    "te ha elegido sobre todas las mujeres de los mundos. "
    5.1. ¿Puede ser Jesus enviado de otro universo paralelo?
    5.2.¿No le parece contradictorio analizar el nacimiento de un ser que podría ser sobrenatural, descartando ya a priori, elementos sobrenaturales?

    Respuesta:

    Primero: Cuiden la ortografía. No cuidarla no es culturalmente sano. Indica o desidia o falta de educación

    Segundo: les presento como encuadre de mi respuesta algunas notas del enfoque de Jesús y la Virgen María en el Corán tomadas del libro de Luis Antequera, “Jesús en el Corán”, Sepha, Madrid 2006.

    No menos sugestivo resulta comparar las veces que Jesús es nombrado en el Corán con las que lo es su madre, la Virgen María, Myriam en el Corán. La madre de Jesús es llamada por su nombre nada menos que treinta y tres veces, es decir, tantas que sólo la superan en esta estadística Moisés, Abrahán y Noé; más veces que ningún otro personaje femenino a lo largo del texto sagrado de los musulmanes (recordemos que María es la única mujer cuyo nombre recoge el Corán; ni siquiera aparece citada en él, por su nombre, ninguna de las esposas del Profeta), y nueve veces más que su propio hijo Jesús. Si bien, justo es decirlo, de esas treinta y tres veces sólo en once tiene María vida propia; en las otras veintidós su nombre aparece en calidad de apellido de Jesús, el “hijo de María”.

    La presencia de Jesús en el Corán, de acuerdo con lo que constituye una de las características del texto sagrado de los musulmanes, es muy dispersa. No se contiene en una sola azora o capítulo, sino que está desperdigada a lo largo de todas sus aleyas, y no sigue un orden cronológico, ni siquiera temático. En general, se puede apreciar un tratamiento extenso sobre la figura de Jesús en las azoras 3, 4, 5 y 19. Y menciones tangenciales en las 2, 6, 7, 9, 21, 23, 33, 42, 43, 57, 61 y 66. Citas que, en la mayoría de los casos, están muy relacionadas con las referidas a su madre.

    (sigue)

    ResponderEliminar
  87. Sigue Pregunta 5 y su respuesta

    Tema interesante es el de los atributos con los que el Corán adorna a la figura de Jesús. A este respecto, el Corán, como en casi todo lo relativo al personaje, es tributario de la literatura canónica cristiana. A Jesús, en primer lugar, se le llama “el Ungido” (“mesías”, “cristo”, “mahdi”, como dijimos) y que en el Corán se utiliza referido a Jesús más de una docena de veces. La más clara cuando hablando de él, dice Allah:


    Su nombre es el Ungido, Jesús, hijo de María (C. 3, 45)


    Tal denominación, frecuente en los Evangelios, es la primera que el propio Jesús se arroga para explicar a sus conciudadanos su misión.

    Jesús es también, para el Corán, “el Espíritu de Dios”:


    El Ungido Jesús, hijo de María, es solamente el Enviado de Dios y Su Palabra, que él ha comunicado a María y un espíritu que procede de El (C. 4, 171).


    La denominación “espíritu de Dios”, “espíritu santo”, aunque tiene de hecho una procedencia evangélica que probablemente anda barruntando por la mente del autor coránico cuando la aplica a Jesús, no se utiliza en el Corán de similar manera a como lo hacen los Evangelios. Estos, cuando mencionan el Espíritu de Dios, se están refiriendo a una manifestación divina diferente a la del Dios Creador del Viejo Testamento, la tercera de las tres personas divinas según el dogma que se consolida en el seno del cristianismo como de la Santísima Trinidad a lo largo del s. IV en los concilios de Nicea (325) y Constantinopla (381).


    Una Santísima Trinidad que, por cierto, y como veremos más adelante, es justamente la “desviación” cristiana que más irrita a Allah y que con mayor virulencia combate el Corán. El libro sagrado de los musulmanes, en cambio, cuando menciona el espíritu de Dios se refiere a una criatura más a través de la cual Dios ejecuta alguna acción especial. Tan espíritu de Dios a estos efectos es Jesús, como el arcángel Gabriel que se presenta a María para anunciarle que está encinta (C. 19, 17).


    Jesús es también en el Corán un “enviado”:


    ¡Gente de la Escritura! (...) ¡No digáis de Dios sino la verdad: que el Ungido Jesús, hijo de María, es solamente el Enviado de Dios (C. 4, 171).


    Pasaje, por cierto, idéntico al que reserva el Corán a Mahoma donde dice:


    Mahoma no es sino un enviado, antes del cual han pasado otros enviados” (C. 3, 144).


    En la exégesis islámica, el enviado (ar. rasul) recibe un grado podríamos decir superior al que recibe el mero profeta (ar. nabí). Se suele caracterizar al enviado o “rasul” como el profeta cuya profecía viene acompañada con un libro escrito. Y Jesús, desde ese punto de vista, es “rasul” sin duda:


    Hicimos que les sucediera Jesús, hijo de María, en confirmación de lo que ya había de la Torá. Le dimos el Evangelio, que contiene dirección y luz (C. 5, 46).


    No es por ello casual, que los grandes enviados del Corán, esto es, aquellos citados como tales, sean Moisés, sustentado su mensaje por el Pentateuco (la Torá); Jesús, avalado por el Evangelio; y Mahoma, respaldado por el mismo Dios en el Corán. En todo caso, la titulación se constituye, como otros muchos hechos, en ilustrativo del especialísimo lugar que el libro sagrado de los musulmanes reserva al fundador del cristianismo.
    (Sigue)

    ResponderEliminar
  88. En este marco es fácil de responder:
    “Te ha elegido sobre todas las mujeres de los mundos" no se refiere a otros planetas (¡Ni se les habría ocurrido! El que formule esta suposición está muy lejos de meterse en la mentalidad de un árabe del siglo VII: en su mundo eso ni cabía en absoluto)… y un árabe cuya literatura religiosa principal era el siríaco, lengua en la que tenía el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y muchos apócrifos tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo Testamento. El Corán es un producto árabe, pero a partir de una mentalidad profundamente judía y cristiana, aunque ambas marginales, con gran cantidad de apócrifos.

    Por tanto el significado es “te he elegido entre todas la mujeres que podrían pensarse en este mundo… el único que hay…”

    Respecto a 5.1: Vale lo dicho igualmente. Jesús “proveniente de universos paralelos” sonaría a chino ininteligible y a máxima tontería a un personaje religioso de la Península arábiga del siglo VII.



    Respecto a 5.2:

    Ni Jesús era un ser sobrenatural, sino un profeta, como Mahoma o Noé, sobre todo. Por tanto un hombre. Un mero hombre, aunque excepciona. Plantear que el que escribió el Corán pensaba en elementos sobrenaturales, más allá de la invasión del Espíritu divino profético, en el cuerpo y mente del profeta (lo que no le transportaba a otra entidad…seguía siendo un mero hombre aunque iluminado)…, siento decir que es no entender nada del Corán ni del islam.

    Posdata:
    Si alguno de Basketcantera se apuntó al Seminario de Pausanias, el que anuncié dos veces, del sábado 19 dic… ¿Sería tan amable de decirme por este medio su opinión? A mí la crítica me ayuda mucho. Y pensamos hacer algún Seminario más. Necesitamos saber la opinión de la gente para mejorar.

    Claro que esos seminarios son y serán de pago… Pero poquísimo pago… (5 euros por conferencia)…
    Ahora bien, me temo que la gente piense que la Cultura ha de ser gratis por narices… ¿No comen los investigadores? Y si se me dice que la Cultura es un bien de la humanidad… respondería que los médicos y las medicinas tendrían que ser totalmente gratis… Y los fontaneros son también un bien enorme de la humanidad…¡pues que trabajen gratis!

    Saludos

    ResponderEliminar
  89. Pregunta 6 Sobre el lugar del nacimiento de Jesús
    6.1.Las Escrituras informan que el rey de Judea, Jehoiaquim “estaba sentado en la casa de invierno, en el mes noveno [Kislev, que corresponde a noviembre-diciembre], con un brasero ardiendo delante de él”. (Jeremías 36:22.)
    ¿Podría ser en invierno el nacimiento de Jesús, con esos pastores que duermen en el exterior con braseros?
    6.2.Lucas dice que María dio a luz a Jesús y lo colocó en un pesebre «porque no había lugar para ellos en el mesón». (La palabra griega kataluma)
    ¿Hay algún problema histórico en considerar como posible el nacimiento en un pesebre ya que no encontraron otro sitio?

    Respondo a 6.1:

    El nacimiento de Jesús y su momento es indiscernible para la historia. NADA podemos decir de él, y menos sobre el momento. Las dos fuentes, en especial Lucas, son altísimamente legendarias. Así que declaro mi ignorancia sobre el momento.

    Respecto a 6.2

    La pregunta, como la anterior supone que hay que prestar un mínimo de rigor histórico a la historia del nacimiento de Jesús. Y ahí discrepamos profundamente el preguntante y yo. Repito que no concedo a este “Lucas” (además no fue él, sino otro personaje el que añadió esos capítulos al Evangelio ya compuesto; hehablado de esto ya.) cero absoluto de confianza histórica.

    Y piénsese sin más que hasta en este detalle hay una profunda contradicción: el relato de Mateo (que nada sabe del traslado y del censo) supone que José tiene una casa en Belén. María da a luz en su casa.
    Por el contrario, Lucas supone el viaje desde Nazaret, que no hay sitio en la posada, etc. Así que ni siquiera sé si el pesebre es histórico o no.

    Os ruego que echéis una ojeada a mi Blog. Ayer en “Cristianismo e historia”
    (https://www.tendencias21.es/crist/)

    Publiqué un alegato contra la idea de R. Carrier que el nombre de “Jesús” ( y más aún Jesucristo) es un puro invento. Me pregunto ¿Pudieron los cristianos equivocarse y movidos por su fe afirmaron que cualquier personaje, por ejemplo el presunto padre biológico e Jesús, llamado Ben (“hijo de”) Pantera o Ben Stada, pudo ser llamado “Jesús” (aunque él no se llamara así originariamente) porque creían –dando fe a las alucinaciones de sus mujeres, por ejemplo– que Yahvé lo había resucitado y la había nombrado “salvador de los judíos” (Jehoshúa significa “Yahvé salva”)?


    Me parece una hipótesis implausibilísima. Supone que los discípulos siguieron a una suerte de fanático religioso que predicaba el reino de Dios futuro, que se llamaba Ben Pantera (pongamos), y que luego le cambiaron el nombre a Jesús cuando creyeron que era el Salvador) Yo no lo creo verosímil.
    A lo mejor os interesa.

    Saludos. Un abrazo y ojala 2021 sea feliz

    ResponderEliminar
  90. Pregunta 7 (sin corregir la ortografía)


    Cuando Jesús nace es el primogénito lo ¿ los hermanos de Jesús se supone que son de menor edad, o se puede seguir el dogma de la virginidad de Maria, o tendríamos que entender que son los hijos de José?
    Quizás no son más que primos? En el idioma arameo así también en el hebreo no existe un término para indicar primo o un familiar cercano. La Biblia de los Setenta, al traducir la Biblia del hebreo al griego, cada vez que encuentran el término hermano (בן), usan el término ἄδελφος, de manera que este término indica a parientes incluso no muy cercanos.
    Así se comprende entonces que Asaía tuviera “doscientos veinte hermanos” (1.ª Cró 15:6 o Gén. 11:27; 12:5 y comparar con Gén. 13:8; 14:14,16).
    Aunque en el idioma griego koiné sí existe el término ἀνέψιος para referirse a los primos, no implica que su uso estuviera generalizado entre los hebreos.
    ¿Pueden ser primos y no hermanos?

    Respuesta:

    · Lo primero que diría es: ¡No lo sabemos! Los textos no son fiables en cuano a la virginidad absoluta de María y muy tardíos, meramente teológicos y teóricos (Reflexiones sobre la dignidad que hubo de tener “la madre de Dios”. Son puras especulaciones sin base alguna

    Respecto a los hermanos de Jesús he escrito innumerables veces que:

    · Al cristianismo primitivo solo le importó el nacimiento de Jesús, el cual debía ser especial, como otros héroes antiguos. Qué hiciera María con su matrimonio después de dar a luz al héroe…¡no le importó nada!

    · Es cierto que el uso de “hermano” en algunas ocasiones tiene una amplio sentido…¡como hoy día! Pero el contexto y los vocablos empleados en griego, adelphós y no anepsiós, indican hermanos uterinos.
    · Y parece estúpido que los Evangelios presenten, cuando viene la ocasión, a María con los hermanos de Jesús”, es decir, sus hijos… ¡pero resultan que eran sus primos! Es un argumento a la desesperada para defender un punto de vista previo.
    Y ahora, y a trozos porque el presente Blog solo permite 4 .000 caracteres con espacios, paso a copiaros lo que escribí en la siguiente publicación:

    Jesús. La vida oculta según los evangelios rechazados por la Iglesia. Esquilo, Badajoz, 2007, 205 pp. ISBN: 978-989-8092-04-5 (3ª edición renovada y ampliada de El otro Jesús. Vida de Jesús según los evangelios apócrifos).Otra edición “La vida de Jesús a la luz de los evangelios (canónicos) y apócrifos”, Libros del Olivo. Madrid, 2014. ISBN 978-84-942142-7-1.
    Edición inglesa: The Hidden Life of Jesus, Wipf and Stock 2016 USA.
    Aquí va:

    ¿Tuvo Jesús hermanos?

    El Nuevo Testamento no habla demasiado de los hermanos de Jesús, pero cuando lo hace se expresa con gran naturalidad y sencillez. Estos son los pasajes más importantes:

    1. Evangelio de Juan 2,12: Tras la boda en Caná, Jesús con su madre y sus hermanos se traslada a Cafarnaún.
    2. Evangelio de Marcos 3,31-35 (y lugares paralelos): la madre y hermanos de Jesús quieren hablarle, pero Jesús no los recibe e indica que sus verdaderos hermanos son los que hacen la voluntad de Dios.
    3. Evangelio de Marcos 6,3: tras un sermón de Jesús en la sinagoga de la ciudad, los habitantes de Nazaret, admirados, exclaman: “No es éste el carpintero, el hijo de María y el hermano de Santiago, José, Simón y Judas? ¿No están sus hermanas entre nosotros?”.
    4. Evangelio de Juan 7,3-5-9: tras la fiesta de los Tabernáculos los hermanos de Jesús le instan a que vaya a Judea.
    5. Hechos de los Apóstoles 1,14: tras la resurrección, los apóstoles están reunidos en una sala en Jerusalén con diversas mujeres, con la madre de Jesús y sus hermanos.
    6. Carta a los Gálatas 1,19: Pablo afirma que estuvo en Jerusalén tres años después de su conversión visitando a Pedro y que no vio a ningún apóstol salvo a Santiago, el hermano del Señor.
    7. Primera carta a los Corintios 9,5: Pablo pregunta: “¿No tengo derecho a llevar conmigo (como mujer) a una hermana en la fe lo mismo que los otros apóstoles, los hermanos del Señor y Pedro?”.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  91. Otros datos al margen del Nuevo Testamento

    Fuera del Nuevo Testamento el historiador judío Flavio Josefo, en su obra Antigüedades de los judíos 20,9,1, parágrafo 200, afirma que el sumo sacerdote Anás (Ánano; distinto del suegro de Caifás) convocó una sesión del Sanedrín en el año 62 d.C. y obligó a “presentarse ante ella a Santiago, el hermano de Jesús, llamado el Cristo”.
    Entre los evangelios apócrifos el Evangelio de los hebreos (citado por S. Jerónimo en su obra Contra Pelagio III 2) afirma: “Su madre y sus hermanos decían a Jesús: ‘Juan está impartiendo un bautismo para la remisión de los pecados. Vayamos y bauticémonos’”.
    Un lector normal obtendría naturalmente de estos textos diversas conclusiones: María y José tuvieron, además de Jesús, otros cuatro hijos y, al menos, dos hijas; estos hermanos no estaban incluidos en el número de los apóstoles, sino que, más bien, no creían en Jesús y, en algún momento, habían procurado truncar su carrera.

    Otros testimonios de la Iglesia antigua

    Un teólogo cristiano, Hegesipo, que escribe hacia el año 160, hace también una referencia a estos hermanos de Jesús. Su obra se ha perdido, pero el historiador Eusebio de Cesarea (Historia Eclesiástica III 22) nos ha conservado algunos fragmentos. En uno de estas citas se dice que un tal Simeón sucedió a Santiago, el hermano del Señor, como obispo de Jerusalén. Posteriormente en IV 22 afirma Hegesipo más concretamente: “Después del martirio de Santiago el Justo, acusado de los mismos cargos que Jesús, Simeón, el hijo de su tío paterno Clopas, fue nombrado segundo obispo de Jerusalén al ver que era el primo del Señor”. Hegesipo escribe en griego y emplea dos palabras distintas, distinguiendo netamente entre primo (griego anepsiós) y hermano (adelfós).
    Hacia el 220 Tertuliano, afirma con claridad que los hermanos de Jesús eran exactamente eso, hermanos del Señor en el pleno sentido de la palabra. Contra el hereje Marción, que utilizaba el texto del Evangelio de Marcos 3,31 (“¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?...) para probar que Jesús no era un verdadero hombre, se expresa así: “Nosotros decimos en primer lugar que no le podían anunciar a Jesús que fuera estaban su madre y sus hermanos, si es que no los tenía…, y en verdad su madre y sus hermanos estaban fuera…” (Contra Marción IV 19).
    Otros textos del mismo Tertuliano dan por supuesto que María cesó de ser virgen tras el nacimiento de Jesús: “Dos protectores tenemos de la santidad cristiana, la monogamia y la continencia. Como virgen ciertamente María dio a luz a Cristo reservando su matrimonio para después del parto” (Sobre la monogamia 8) y en otro lugar añade: “María tiene todos los títulos: es madre, virgen y mujer de un solo varón”. Con la misma o mayor claridad se expresa Tertuliano en Sobre el velo de las vírgenes 6.
    Tertuliano era un asceta, muy poco proclive a ser indulgente en materias de sexo y matrimonio, y al hablar así de la no virginidad de María y de los hermanos de Jesús no manifestaba que estaba contraviniendo una tradición bien asentada ya en la Iglesia sobre la virginidad perpetua de María. En ningún momento da la impresión de pensar que está sustituyendo esta creencia por una teoría más “naturalista”. Da la impresión, por el contrario, de expresar la opinión normal al respecto de su grupo cristiano.
    En el siglo IV otro autor, llamado Helvidio, sostiene con todo tipo de argumentos que María, tras tener virginal y milagrosamente a Jesús, había vivido con su marido como cualquier otra mujer.



    ResponderEliminar
  92. Orígenes se hace eco también de una teoría que comenzaba a circular desde hacía tiempo (y que, por cierto se defendía ya en un evangelios apócrifo, el llamado Protoevangelio de Santiago, IX 1-2: José recibe a la virgen María en custodia, y afirma que es anciano y tiene ya hijos), a saber que esos hermanos de Jesús eran hijos de un matrimonio anterior del patriarca José. Éste había enviudado pronto, y al casarse con María en segundas nupcias había aportado esos hijos al matrimonio. Eran, por tanto, “hermanastros” de Jesús. Esta opinión era minoritaria hasta el momento en el que interviene S. Jerónimo.

    Las dificultades de San Jerónimo

    En el año 383 S. Jerónimo escribió una dura réplica a Helvidio. Argumentaba que la palabra “hermanos” en los evangelios debía ser entendida de un modo laxo y amplio, a saber como “primos” o “parientes”. Y esto por la siguiente razón: en textos griegos compuestos por gentes de mentalidad semítica (como son los autores de los evangelios) se puede esperar que se utilice el vocablo “hermanos” de este modo tan amplio. La lengua hebrea no tiene propiamente una palabra usual para “primo”, y existen diversos textos en la Biblia (por ejemplo Génesis 14,14-16, Libro primero de las Crónicas 23,21 o en el Levítico 10,4) que utilizan el vocablo “hermanos” cuando en realidad se refieren a “primos” o “parientes”.
    Añadía S. Jerónimo una serie de combinaciones de textos de los evangelios por medio de las cuales identificaba a los pretendidos “hermanos” de Jesús con otros personajes de igual nombre que aparecen en las narraciones evangélicas. De este modo, esos presuntos “hermanos de Jesús” pasaban a ser otras personas perfectamente localizadas como “parientes” del Nazareno. Así -afirmaba S. Jerónimo-, Santiago, el llamado “hermano del Señor” es el mismo “Santiago, uno de los Doce”, hijo en verdad de Alfeo, a quien S. Pablo llama apóstol en la Epístola a los Gálatas 1,19. Uniendo Mc 6,3 -lista de los nombres de los hermanos de Jesús- con Mc 15,40 -relación de mujeres que están al pie de la cruz, entre las que se halla una tal “María madre de Santiago el Menor y José”- y con Jn 19,25 -donde se dice que esta María era la mujer de Cleofás-, afirma S. Jerónimo que José y Santiago, llamados “hermanos de Jesús” en Mc 6,3, son hijos de esta tal María de Cleofás, a su vez hermana de la Virgen con el mismo nombre.
    Ante la dificultad de que Alfeo y Cleofás son dos nombres diferentes -esa tal María, ¿iba a ser la mujer de dos hombres distintos?- escritores posteriores sostendrán en apoyo de S. Jerónimo que Alfeo y Cleofás son variantes de un mismo nombre arameo, Calfai. Resuelta esta dificultad, los dos “hermanos” que quedan (Simón y Judas) son identificados a su vez con Simón el Celota ( un discípulo de Jesús nombrado en Ev. de Lc 6,15) y con el autor, del mismo nombre, de la Epístola de Judas.
    El resultado es claro: los pretendidos “hermanos” de Jesús no son otra cosa que “primos” o “parientes”. La virginidad perpetua de María queda vindicada.

    ResponderEliminar
  93. ¿Qué pensar de la argumentación de S. Jerónimo?

    En primer lugar que debe aceptarse que es verdad lo que él dice de que en textos influidos por un ambiente semítico la palabra griega “hermano” (adelfós) es de uso amplio, y que puede significar también “primo” o “pariente”. Esta posibilidad no puede excluirse en buena ley.
    Pero un margen de duda razonable contra este argumento se obtiene de la convicción siguiente: todos los investigadores serios afirman que los evangelios actuales no están traducidos del hebreo, sino que fueron compuestos directamente en griego. Ahora bien, en esta lengua sí existe una palabra propia para “primo” (anepsiós). Si los autores de los evangelios querían decir “primos”, ¿por qué ninguno de ellos y nunca emplean este vocablo? ¿Parece concebible que siempre y consistentemente se llame hermanos a los “primos” de Jesús en todo el Nuevo Testamento?
    ¿No resulta sospechoso que estos tales “primos” o “parientes” aparezcan siempre en el Nuevo Testamento junto con la madre de Jesús y con sus “primas” a las que también se llama “hermanas”? Incluso personas de fuera, indiferentes, los llaman hermanos. Esos presuntos “primos” jamás son mencionados en el Nuevo Testamento junto con sus padres naturales (Cleofás/Alfeo y la otra María), sino siempre con María. Afirmar que tanto esta María, la madre de Jesús, como la segunda María, la mujer de Cleofás/Alfeo, eran hermanas (¿dos hermanas con el mismo nombre?), que eran viudas y que iban juntas a todas partes de modo que los hijos de la mujer de Cleofás iban a ser llamados continua y exclusivamente “hijos de María” y “hermanos” de Jesús es demasiado suponer. Parece mucho más razonable y sencillo entender que cuando los evangelistas hablan, o refieren que otros hablan, espontáneamente y sin problemas de los hermanos de Jesús lo hacen con plena conciencia de lo que dicen, es decir, como hermanos en pleno sentido.
    Hay un pasaje, ya mencionado, en el Nuevo Testamento que no menciona directamente a los hermanos de Jesús, pero que arroja alguna luz al respecto. Se trata de Mateo 1,25, que dice así: “Y José tomó a su mujer y no la conoció hasta que dio a luz a su hijo (Jesús)”. A la luz de lo dicho hasta el momento, de la naturalidad con la que se habla de los hermanos de Jesús, lo normal es entender que Mateo resalta el nacimiento virginal de Jesús –que es en realidad lo que le interesa: María fue virgen hasta que alumbró a su primer hijo; el nacimiento de Jesús es extraordinario- pero que luego José tuvo con ella relaciones normales.
    Quizá la razón más importante para sostener que la expresión “hermanos de Jesús” en el Nuevo Testamento se refiere a hermanos físicos y normales del Nazareno -que descarta la virginidad de María tras el parto, pero no la anterior al nacimiento de Jesús- es la actitud de la Iglesia antigua en esta cuestión. Así lo hemos visto antes al mencionar a Tertuliano, Hegesipo y Orígenes. A la Iglesia más temprana, la de los primeros tiempos, no se le ocurrió, ni tenía especial interés en, defender la virginidad perpetua de María. Lo que de verdad le importaba era recalcar que su salvador Jesús había tenido un nacimiento portentoso, divino, extraordinario, al igual que otros grandes personajes del pasado. Jesús no podía ser menos que Platón, por ejemplo. Pero, al principio, no hay un especial atención ni culto alguno hacia María. No se plantean los primeros cristianos la cuestión de la virginidad perpetua de la madre de Jesús. Interesa el Redentor, no tanto su madre. Sólo más tarde, hacia mediados del s. II, empiezan los cristianos a madurar su veneración por la extraordinaria mujer que debió de ser la madre del Salvador. Y fue entonces cuando comienzan las especulaciones y teorías para sostener la virginidad de María también después del parto.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  94. Pregunta 8 Cueva de la Natividad

    Orígenes y Eusebio, escritores religiosos del tercer siglo, enlazan la tradición de entonces a un lugar específico. Hamilton presenta este razonamiento: “Una vez que el relato se conectara con una cueva en particular, lo más probable sería que no variara; y se puede deducir con seguridad que la cueva que se mostró a los visitantes poco después del año 200 d.C. fue la actual Cueva de la Natividad”.
    ¿Que opina al respecto?

    Respuesta:

    Para responder a esta pregunta parto de supuestos ya explicados en mis respuestas anteriores. Y son en síntesis:

    1. Los relatos de Mt 1–2 y Lc 1-2 son legendarios y responden a la mentalidad del siglo I en el Mediterráneo oriental.
    2. Los relatos de Mt 1–2 y Lc 1-2 son incompatibles entre sí y contradictorios: reflejan dos leyendas sobre el nacimiento de Jesús inventadas en dos comunidades distintas. Hablan de dos Jesuses diferentes.
    3. Los relatos de Mt 1–2 y Lc 1-2 fueron agregados por otros autores distintos a los Evangelios de Lc y Mt ya existentes a principios del siglo II y que en realidad comenzaba, cada uno, en su actual capítulo III.

    4. La historia de la cueva o el pesebre depende de un relato muy inseguro históricamente de Lucas. Ni siquiera sabemos si Jesús nació en Belén o en otro sitio. Sol puede decirse con seguridad histórica que Jesús nació en Galilea.
    5. Por tanto, afirmar en el siglo III, año 200, que la cueva mostrada a la que aluden Orígenes y Eusebio, de mitad del siglo III y primera mitad del siglo IV no vale nada como dato histórico.

    Así que esa “cueva de la Natividad· es un producto teológico y no tiene valor histórico ninguno.

    A lo mejor soy un poco duro en mi expresión cortante y seca. Pero mi intención no es ofender, sino que queda clarísima cuál es la opinión de un historiador independiente, o que lo procura, del siglo XXI, que intenta no tener pre-juicios, sino ofrecer datos contrastados y fiables. Y en este caso desgraciadamente no los hay.

    Saludos cordiales y mis mejores deseos a todos los basketcanteranos para el 2021.

    ResponderEliminar
  95. Queridos amigos:
    Os ruego que echéis un vistazo a las dos últimas "postales" que he publicado en mi Blog "Cristianismo e Historia".
    Mantengo una disputa sobre la existencia de Jesús de Nazaret con un estudioso norteamericano Richard Carrier que ha escrito tres libros afirmando que Jesús nunca existió. Puro mito literario. Y yo estoy reseñando una a a una sus posiciones.

    Saludos

    ResponderEliminar
  96. Queridos amigos:

    Pregunta 9. Sobre el nacimiento de Jesús

    Abraham Loeb, Catedrático de Física de la Universidad de Harvard, Director del Departamento de Astrofisica de la Universidad de Harvard, Miembro electo de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, Presidente de la Sociedad Americana de Física y de la Academia Internacional de Astronáutica, desde 2019 Presidente del Consejo de Física y Astronomía de las Academias Nacionales de Estados Unidos y hoy en día considerado el más destacado astrofísico del mundo, asegura que existe una prueba de la existencia de objetos artificiales autopropulsados (lo que conocemos por ovnis) que fue la llegada a la tierra de Oumuamua, el cual es "sin género de duda, un objeto artificial autopropulsado" desde fuera del sistema solar y añade que "no ha sido un caso aislado"
    ¿La Astrofísica podría estar explicando la luz que guio a los 3 Magos, como objeto artificial autopropulsado?

    Respuesta:

    Como las preguntas van dando vueltas sobre el mismo tema, algunas de las ideas se repiten, por lo que mis respuestas son parecidas.

    Esta información ha aparecido de manera detallada en la Revista científica electrónica “Tendencias21”. Allí se presenta la cuestión de que Oumuamua –aunque A. Loeb diga que es sin género de duda un objeto artificial autopropulsado– puede tener otra explicación. Otros astrofísicos lo dudan.

    Pero admitamos la hipótesis de Loeb.

    Mi respuesta es:

    Aunque la hipótesis de Abraham Loeb pueda ser cierta, no afecta de ningún modo a la historicidad de “la luz que guio a los tres magos”, ya que ese relato del Evangelio de Mateo no es histórico, sino simbólico-legendario. Por medio de ese relato, el escritor anónimo que unió al Evangelio de Mateo previamente escrito los dos capítulos primeros a principios del siglo II, quiere dar a entender que el mesías-rey de los judíos es un mesías espiritual, no guerrero, y universalista: su mensaje no va solo para la salvación de los judíos, pueblo elegido, sino para todos los gentiles, es decir, paganos que crean en él. El mesías judío se convierte así en salvador universal.
    Ahora bien, todo esto es pura teología, no historia.

    Y cada uno es libre de aceptar la idea de que tras el mito legendario se esconde una verdad teológica.
    El que lo desee que lo crea.

    Pero el historiador no tiene en este ámbito ni arte ni parte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  97. Queridos amigos basketcanteranos:

    Aquí me tenéis "liado" en múltiples tareas. Voy a recibir de la Dirección tres paquetes de preguntas que iré respondiendo como pueda.
    Hoy, si tenéis tiempo, entrad en mi Blog "Cristianismo e historia" (https://www.tendencias21.es/crist/) y leed mi postal sobre "Elija Usted su Jesús mítico", en la que sigo polemizando con R. Carrier sobre la existencia de Jesús de Nazaret.
    Carrier sostiene que el autor del Evangelio de Marcos jamás pretendió hacer historia. Que era consciente estar escribiendo visiones y ensueños y que componía una parábola simbólica inventándose totalmente al personaje"...
    A ver qué le respondo...
    Y dos enlaces a una entrevista que me han hecho:


    https://open.spotify.com/show/5WKTXrDjKQbWyQ89oZ6PCE

    https://www.youtube.com/watch?v=WMRWtaBpPZ8

    Saludos

    ResponderEliminar
  98. Buenos días Profesor.
    Quedaria la pregunta 10 relacionada con la Astrofisica.

    "Igual que ocurre en su libro El Trono maldito en el que hay personajes como Ruth o el jefe de policía que dan la impresión de ser inventados, las interpolaciones de los evangelistas para varios amigos astrofísicos ensombrecen la posibilidad de que si pudiera haber habido una "luz autopropulsada" al llegar Jesus y ya se añadió el resto como los "magi" hasta el niño. Así lo afirma también el ingeniero Jefe de la NASA Sr. Blulrich "La Luz del nacimiento de Jesús es una Luz artificial autopropulsada sin género de duda. No procede hablar de dioses sino de contacto entre civilizaciones"
    ¿Podría haber ocurrido algo así?

    Nuestros amigos astrofísicos (Universidad de La Laguna) nos dicen que al 99% hay vida en el resto del universo y esto unido a la paradoja de Fermi qué contempla la posibilidad de que esos vecinos estuvieran aquí hace siglos y se fueran lleva a varios astrofisico a preguntarse en voz alta ¿se está hablando de una base cierta en el nuevo testamento aunque adornada para hacer algo súpercristológico? ¿Han podido perjudicar los evangelistas con sus interpolaciones cristologicas, en la transmision esencialmente real cuando no hacía falta, porque el hecho de la llegada del esos vecinos galácticos ya era suficientemente alucinante?"

    Saludos.

    ResponderEliminar
  99. Pregunta 1 sobre “Fuentes no cristianas sobre Jesús”
    Yendo al texto discutido de Flavio Josefo
    "Había por esta época un hombre sabio, Jesús, si es que es lícito llamarlo un hombre, pues era un hacedor de maravillas, un maestro tal que los hombres recibían con agrado la verdad que les enseñaba. Atrajo a sí a muchos de los judíos y de los gentiles. Él era el Cristo, y cuando Pilato, a sugerencia de los principales entre nosotros, le condenó a ser crucificado, aquellos que le amaban desde un principio no le olvidaron, pues se volvió a aparecer vivo ante ellos al tercer día; exactamente como los profetas lo habían anticipado y cumpliendo otras diez mil cosas maravillosas respecto de su persona que también habían sido preanunciadas. Y la tribu de cristianos, llamados de este modo por causa de él, no ha sido extinguida hasta el presente.” (Antigüedades. XVIII.3.3).
    Antiguedades 20.9.1.cuando relata la condena de Santiago el hermano del Señor a ser apedreado dice «Jesús, es llamado Mesías o Cristo».
    J. Dunn afirma que hay un «amplio consenso» entre los estudiosos con respecto a la naturaleza de la auténtica referencia a Jesús en el Testimonium y lo que se vería en el pasaje sin las interpolaciones.

    Entre otras cosas, la autenticidad de este pasaje podría ayudar a dar sentido a la referencia posterior en el libro 20, capítulo 9, 1, donde Josefo se refiere a la lapidación de «Jacobo, el hermano de Jesús».

    P. Maier : "Como judío, Josefo no habría reivindicado a Jesús como el Mesías, excepto si se hubiese convertido secretamente."

    Van Voorst, mantiene que la afirmación «aquellos que lo habían amado primero no lo abandonaron» tiene las características de la escritura de Josefo y apunta a la continuidad del cristianismo. Tambien afirma que es difícil imaginar que la frase «reciben la verdad con placer» que se utiliza en el Testimonium es el trabajo de un interpolador cristiano, pues los escritores cristianos en general evitaban el uso de la palabra «placer» (ηδονή en griego) en un sentido positivo debido a su asociación con el hedonismo.

    A. Köstenberger mantiene que el Testimonium incluye vocabulario y estilo indudablemente josefino.

    L. Feldman explica el silencio sobre la escasez de referencias a Josefo antes de Orígenes y Eusebio, porque Josefo era ignorado por los primeros escritores cristianos anteriores a Orígenes al ser poco conocido, y no lo suficientemente sofisticado en asuntos históricos.

    L. Feldman, P. L. Maier, G. Vermes, Chilton y Evans afirman de manera individual, razonada y separada, que es aceptada la autenticidad del pasaje de Jacobo, en el cual se recoge «el ya mencionado Cristo» y esta autenticidad confirma la autenticidad del Testimonium, porque «con toda probabilidad el Testimonium es esa referencia previa».
    Cl. Setter, sostienen que «hombre sabio» no es lo que propio de un interpolador cristiano y sostiene que el Testimonium indica que Josefo si oye hablar de Jesús, de su muerte y si le considera hacedor de milagros.
    G. Vermes, afirma también que Flavio Josefo si consideraba a Jesús un hacedor de milagros
    C. Evans, G. Vermes y Van Voorst, por separado, sostienen que lo que le da autenticidad es que no hace hincapié en el papel de los lideres judios en la muerte de Jesús, sino que mantiene el estilo esperado en Josefo, el cual se muestra neutral.
    Santiago. N. Mason se sorprende del poder del lobby “anti Chrestus” que no cuestionan las obras de Josefo por haber tenido la intervención de un escriba pero se vuelcan en esta. Mantiene Mason que los copistas cristianos eran muy conservadores al transmitir cualquier texto .Por ejemplo las obras de Filón no fueron alteradas y eso que era muy favorable a las ideas de los cristianos, por lo que es “antihistoricista” suponer interpolaciones cristianas en el Testimonium, más allá de un interés predeterminado en tumbar una fuente no cristiana de Jesús a cualquier precio.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  100. (continuación)


    ¿Qué opina usted de lo que opinan estos expertos?

    Pues que en líneas generales están bien, aunque en algunos se les nota un tanto el afán apologético.

    Las preguntas son

    1. ¿Qué grado de historicidad se le puede dar al pasaje en el que Flavio Josefo, dice, de Jesús que era un "hacedor de maravillas"?

    2. ¿Hay algún texto que niegue el hecho de que Josefo escribiera "se volvió a aparecer vivo ante ellos"

    3. ¿Se podría decir que Flavio Josefo pudo considerar a Jesús un hacedor de milagros?

    4. ¿Las historias de milagros de Jesús son las que pueden hacerle llevar a Flavio a decir que Jesús hacía "maravillas"?

    RESPUESTAS:

    A 1. (1 ¿Qué grado de historicidad se le puede dar al pasaje en el que Flavio Josefo, dice, de Jesús que era un "hacedor de maravillas"?)

    La versión disminuida del Testimonio Flaviano, eliminando las posibles inserciones cristianas es para mí el siguiente:

    “Por esta época vivió Jesús, un hombre [sabio]. Fue autor de obras sorprendentes y maestro de hombres que acogen la verdad con placer, y atrajo no solamente a muchos judíos, sino también a muchos griegos. Y, aunque Pilato, instigado por las autoridades de nuestro pueblo, lo condenó a morir en cruz, sus anteriores adeptos no dejaron de amarlo. Y hasta el día de hoy existe la tribu de los cristianos, que se denomina así en referencia a él”.

    Por tanto es muy posible que Flavio Josefo escribiera que Jesús fue “autor de obras sorprendentes”.

    ¿De dónde sacó esta información? Estrictamente no lo sabemos. Probablemente de los judeocristianos de Roma con os que mantendría contactos y con os que hablaría alguna vez sobre Jesús.

    Que un hombre hiciera “cosas sorprendentes” a los ojos de sus contemporáneos case bien con la imagen de Jesús sanador y exorcista. Ningún historiador imparcial niega, creo que Jesús lo fuera, ya que sanadores y exorcistas los hay incluso en el siglo XXI. Gente con potencia psicológica enorme, unida a una fe inmensa en el poder del sanador por parte del paciente obran maravillosas incuso hoy día.

    A 2. (¿Hay algún texto que niegue el hecho de que Josefo escribiera "se volvió a aparecer vivo ante ellos"):

    No conozco ninguno. Pero en el fondo esta pregunta importa poco, ya que los antiguos creían sin más en la resurrección de los muertos.

    Ahora bien, en el caso de Josefo, lo más probable es que él, como buen judío, no creyera que Jesús hubiese resucitado. Si lo hubiese creído, se habrá hecho cristiano. Y no consta.

    A 3. (¿Se podría decir que Flavio Josefo pudo considerar a Jesús un hacedor de milagros?)

    Claro que sí. Ya he respondido de este modo en 1. Creer que una persona era sanador y exorcista (había muchos en la época), no suponía en absoluto que Flavio Josefo creyera que Jesús fuera el mesías. ¡Ni mucho menos!
    Así que del texto de Flavio Josefo solo se obtiene –uy es mucho– que él da testimonio de que Jesús de Nazaret existió. Fue un personaje perfectamente datable para él.

    A 4. (“4. ¿Las historias de milagros de Jesús son las que pueden hacerle llevar a Flavio a decir que Jesús hacía "maravillas"?)

    Se supone que la pregunta se refiere a los Evangelios. Es poco probable que Flavio Josefo leyese los Evangelios (compuso su obra “Antigüedades de los judíos” entre los años 85-95 de nuestra era. Probablemente no habían llegado a sus manos ejemplares. Quizás en todo caso de Marcos. Pero, repito, la información le veían delos judeocristianos de roma. Bastaba con eso.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  101. 42- Jesús y el Dios del Antiguo Testamento

    PREGUNTA:

    1"En el primitivo judaísmo no se podía nombrar a Dios, pero de alguna manera se daba a entender cuando se refería a él, de hecho en el antiguo testamento, figura Jehová o Yahvé (o el tetragrámmaton que lo identifica) unas 10000 veces.

    2 ¿Porque Jesús jamás nombra ni a Yahvé, ni a Jehová, ni jamás se le traduce con el tetragrámmaton, ni referencia nominal alguna al dios judío?


    3 Jesús llama a dios "ABBA" pero ¿por qué en el Antiguo Testamento jamás sale ni una sola vez esa denominación "ABBA" hacia dios?


    4 ¿Le parece que es compatible con el mensaje de Jesús, el Dios que ordena degollar a todos los hombres a todas las mujeres y a todos los niños incluso lactantes a sus burros y a sus mulas de un pueblo con el Dios de pon la otra mejilla que propugna Jesús?"


    RESPUESTA:

    1 y 2 Cierto que el Antiguo Testamento aparece Elohim o Yahvé miles de veces. Pero en la época de Jesús y por mera tradición, para cumplir el Segundo mandamiento, los judíos se habían acostumbrado a la ley consuetudinaria de no nombrar a Dios. Lo denominaban Altísimo, Presencia, Lugar, Palabra, Sabiduría, o de cualquier modo. Cada uno a su gusto. Y todo el mundo entendía. No era preciso nombrar a Dios. Solo el Sumo Sacerdote, el día del ayuno General expiatorio (Yom Kippur) pronunciaba el nombre de Yahvé, en voz baja en el Santo de los Santos, y postrado de hinojos.

    3. Abbá es un vocablo arameo y el Antiguo Testamento está escrito en hebreo (menos 10,11 de Jeremías y 2,4-7,28 de Daniel). Por tanto, la pregunta tiene poco sentido. Abbá es uno de so signos, si duda, de la familiaridad con Dios que debía de tener un profeta, como él lo era. Abbá no es “papaíto”, lenguaje infantil, sino “Papá” que puede ser utilizado con respeto también por los adultos. En el Antiguo Testamento el título de Dios “(mi) Padre es tan raro que los especialistas señalan solo Eclesiástico 51,10. Pero en Qumrán hay dos testimonios de este uso. El primero en 4Q372: “Mi padre, mi Dios, no me abandones a los gentiles”, atribuido apócrifamente a Josué en un salmo compuesto por él y 4Q460 5,6, donde se lee “Mi padre y mi Señor” (véase “Los hombres de Qumrán, Trotta, Madrid, 1993 de F. García Martínez y J. Trebolle, p. 243). Es uso, por tanto, es un rasgo muy idiosincrático de Jesús, pero no único.

    4. Habría que preguntárselo a Jesús. Tal como aparece su figura en los Evangelios, Jesús ni se lo plantea. En el siglo I se consideraba normal que Dios tratara fatal a los impíos, a sus descendientes y en general a todos los enemigos de su pueblo elegido. Les parecía estupendamente (véase el cántico de Zacarías en Lucas 1,67-79. Y el libro de Zacarías, en el que en 9,9 presenta un mesías manso y humilde, en 12,3.9; 13,2.8; 14,2 se habla de que Dios destruirá sin piedad a todos los habitantes dela tierra que se opongan a Israel. Jesús conocía y aprobaba el libro de Zacarías, porque aceptaba muy probablemente que el reino de Dios se instauraría en Jerusalén, y que Dios entraría en la ciudad desde el monte de los Olivos (véase Zac 14).
    Jesús no es solo el profeta del Dios misericordioso, sino también el del Dios castigador con el fuego eterno del infierno (seis veces en los Evangelios). Casi el 40 % del Evangelio de Mateo es un aviso del castigo de un Dios enfurecido contra los impíos.

    Por tanto, pienso que un judío piadoso y fanático no experimentaba ninguna contradicción entre un Dios, padre amoroso, y un Dios cruel con los enemigos de Israel, que eran los suyos.

    Saludos.


    ResponderEliminar
  102. Hola basket canteranos:

    Hoy he escrito bastante sobre un tema que os interesará: el libro "Nuevos enigmas de la Biblia" (III) del geólogo argentino, Ariel Álvarez Valdés, entiempo condenado por Roma y luego rehabilitado.

    Si os place copiad y pinchad en https://www.tendencias21.es/crist/

    No seáis vagonetas y aprovechad lo que escribo. Y responderé poco a proco a las preguntas que son a montones.

    ResponderEliminar
  103. Pregunta 10 y última sobre el “Nacimiento de Jesús”:

    Igual que ocurre en su libro “El Trono maldito” en el que hay personajes como Rut o el jefe de policía que dan la impresión de ser inventados, las interpolaciones de que se ordenó un censo etc. ¿No pueden estar ensombreciendo el hecho de que sí hubo una luz que llevó a los "magi" hasta el niño?
    En general en el Nuevo Testamento, ¿se estará hablando de una base cierta aunque adornada para hacer algo súpercristo lógico? ¿Han podido perjudicar las interpolaciones cristológicas de los evangelistas? (cuando no hacía falta, porque el hecho de la llegada del hijo de Dios o de "un dios" fue real).

    RESPUESTA:

    Las bases de esta pregunta, si no entiendo mal, o los supuestos que motivan la pregunta son:

    1. La sospecha de que hubo una luz, sea cual fuere, que llevó a los magos hasta Jesús.
    2. La llegada del hijo de Dios a la tierra fue real.
    3. Por ello son innecesarias las “interpolaciones cristológicas” de los evangelistas acerca de Jesús. Se supone que bastaría con que hubiesen narrado más sencillamente el hecho sin añadir especulaciones teológicas.
    Y del mismo modo que una novela histórica, “El trono maldito”, hay añadidos de ficción, Rut y su marido el jefe de la policía, personajes ficticios que pueden ocultar en algo la verdad histórica que fundamenta la novela, del mismo modo el evangelista “Mateo” añadió, interpoló, “noticias” innecesarias, como por ejemplo que la luz era “una estrella”.

    Si mi intelección es correcta, respondo que no puedo aceptar como historiador ninguno de los tres puntos, ya que son meras especulaciones sobre la base, indudablemente histórica para el preguntador, de que tras la noticia de los magos de Mateo hubo un hecho real.

    Pues no lo creo. En mi opinión, y allá cada uno con sus creencias (un buen historiador jamás debe pretender quitar la fe de otros, sino exponer lo que cree que se puede aproximar a lo sucedido históricamente), opino que es sumamente improbable que detrás de la leyenda de los Magos haya el menor átomo de verdad histórica.

    Se trata de un invento piadoso de quien creyó (un grupo de judeocristianos creyentes y un relator que lo puso por escrito y lo añadió al Evangelio de Mateo) que Jesús de Nazaret es realmente el hijo de Dios encarnado. Esto es teología, no historia. Y la teología pertenece al ámbito de la fe. No me meto ahí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  104. 44- Primera pregunta sobre cristianismo y budismo. Notovich


    1) Profesor¿conoce la transcripción que hizo en el escritor ruso Nicolás Notovich sobre los textos encontrados en monasterio de Himis en el Tibet en el cual se refleja como un tal "San Issa ", proveniente de Israel decía que predicaba su mensaje por toda la región y luego con el propósito de enseñar, tornó a su tierra natal donde fue cruelmente maltratado condenado a muerte y crucificado?

    En 1922 el estudioso indio Swami Abdedanananda y Tres años después el investigador Nicolás Roerich, analizaron los documentos en el monasterio de Himis y concluyeron que lo manifestado por Notovich era cierto.

    R.:

    No la conozco. Ya he comentado alguna vez lo que dice Virgilio en la Égloga VIII: “No todos podemos todas las cosas”. Es muy plausible que lo que dice Notovich respecto a que eso se cuenta en los documentos encontrados sea cierto. Repito: el documento puede decirlo. Pero el contenido es súper cuestionable, del mismo modo que es cierto que los Evangelio dicen que Jesús caminó sobre el agua. Claro que lo dice. Pero el contenido es imposible.

    El origen de la leyenda está en lucubraciones fabulosas sobre el término “Dídimo” aplicado a uno de los Doce, Tomás. Era ciertamente mellizo de otro, pero nunca se dice de quién. De la inmensa mayoría de los Doce nada, NADA, sabemos fiable. Por tanto, en los siglos II y III se creó la leyenda de que ese mellizo era hermano de Jesús y que en el reparto (¡también legendario!) de las tierras de misión a los Apóstoles, le tocó la India a Tomás. Y no quiso ir, pero su hermano Jesús, ya resucitado, lo convenció con el argumento de que sino iba él tomaría el cuerpo de Tomás e iría a la India a predicar.

    Todo esto lo tienen Ustedes y muy claro en el segundo volumen de los “Hechos apócrifos de los Apóstoles” (de un total de cuatro) publicado por G. del Cerro y por mí mismo en la B. A. C., “Biblioteca de Autores cristianos”, en textos latín, griego y parte en siríaco (en notas), con traducción castellana e introducción, Madrid 2005. Y hay además una versión popular de los tres primeros volúmenes, sin textos griego y latino, y con pocas notas en la misma Editorial, de 2010-2011.El que quiera puede lerrlo.

    En síntesis: No crean en absoluto en el contenido de lo que se ha encontrado en los siglos XIX y XX. Es cuento tibetano puro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  105. 2ª Pregunta sobre cristianismo y budismo:

    Elaine Pagels, profesora de historia de las religiones en la Universidad de Princeton afirma que Jesús estuvo en la India ¿sería posible?

    Respuesta:

    Estoy sorprendidísimo, ya que he leído obra de la Drª Pagels y son serias por lo general, aunque le encante un tanto sorprender a los lectores con al asombroso.

    Agradecería muchísimo que se me diga dónde dice esto Elaine Pagels.

    En principio:

    No puedo creerlo. Mil veces dicho: en historia antigua no se puede decir nada sin alguna prueba: arqueología, numismática o textos. ¿Dónde está esa prueba?

    No creo en absoluto que Jesús visitara la India. Es totalmente inverosímil

    OTRA COSA:

    Este fin de semana, el sábado 6 febrero 2021 a las 16.00hs y el domingo 7 a las 19.00 febrero 2021 hombres tengo dos conferencias en un ciclo de seis conferencias con el título general “Las raíces judías del cristianismo”.

    Mis conferencias llevan los títulos: “Jesús y la ley de Moisés. ¿Quebrantó Jesús la Ley para fundar el cristianismo?” y “Pablo el fariseo. ¿Era de verdad fariseo?”

    Son seis conferencias para atraer público a otros programas futuros de conferencias y clases. Y cuestan 20 dólares USA = unos 16 euros. El precio creo que es ridículo para seis clases.

    Si he entendido bien, Basketkantera tiene unos 7.000 afiliados (¿Es así?. ¿Sería posible que al menos dos de siete mil se apuntaran al curso para oír al menos algunas de las conferencias? Gratis no es posible.

    El enlace es el siguiente:

    https://moriacollege.com/raices-judias/?utm_source=site_moriacenter&utm_campaign=RJC01ES&utm_medium=popup&utm_content=venda

    Saludos


    ResponderEliminar
  106. Queridos amigos Basketcanteranos:

    Se me ocurre que para que no tengáis que salir de esta página, además de responder a las preguntas, cuando pueda, os voy a enviar lo que escribo una vez por Semana en "Cristianismo e Historia" de la Revista "Tendencias21" y en "Religión digital.

    Ahí va lo de hoy jueves 4 de febrero de 2021 dividido en dos mitades:

    Las medias verdades son más peligrosas que las mentiras (04-02-2021.- 1161)

    Escribe Antonio Piñero


    Recuerden que escribir en una de mis postales anteriores que prometí a Richard Carrier que criticaría su libro. Y también se lo prometí a su portavoz en Chile, David Cáceres. Y lo cumpliré hasta que Ustedes digan “¡Basta! ¡Estamos hartos de este tema!”.

    Pues bien, una de las cosas que más cansan a la hora de dialogar o escribir es tener que presentar argumentos en pro de lo evidente. Es aburridísimo ya que debería verse y entenderse por sí mismo. Casi peor, sin embargo, es lo de las medias verdades. Contra ellas es difícil luchar

    Afirma Carrier que los primeros cristianos, judíos de pura cepa, que seguían yendo al Templo todos los días a rezar para que se cumpliera la vuelta de Jesús, pero ya confirmado por d como juez de vivos o muertos (Hechos 2,46: “Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón” defendían que Jesús, sí Jesús, vivía en espacio exterior.

    Yo creo que jamás sostuvieron eso. Lo que sí mantuvieron era que Jesús fue un hombre en el que en vida entró en su cuerpo el Espíritu divino. Así se expresa en el documento judeocristiano del siglo III (el escrito básico), titulado “La novela de Clemente” / La pugna de Pedro con Simón Mago. En él dice Pedro al sumo sacerdote Caifás (en la versión latina, llamada “Reconocimientos”) que los judíos con Caifás a la cabeza “rogaban que hablásemos con ellos de Jesús, si él era el profeta que Moisés predijo… pues en esto solamente estriba la diferencia entre nosotros los que hemos creído en Jesús frente a los incrédulos judíos”. Pedro acabará explicando que una vez que entró en el hombre Jesús el Espíritu de divino de la Profecía, este se convirtió en el “mesías eterno”. Pero primero fue un hombre, conocido por algunos de los viejos del lugar.

    Es claro para quien sepa algo del judaísmo del siglo I, antes y después, que –como creo que he dicho más de una vez– los judíos creían firmemente que había cosas que habían sido “creadas” (es decir, prexistían en la mente divina, antes de d creara el Universo). Y destacaban siete cosas: “El Templo, el trono de gloria, la gehenna, el arrepentimiento, la ley de Moisés, el paraíso y el mesías” (La fuente principal se halla en el Talmud de Babilonia tratado Nedarim 39b). Por influencia probablemente del platonismo vulgarizado –al igual que la moral estoica vulgarizada– que había alcanzado a Israel desde dos siglos antes de Jesús, esas “cosas preexistentes” eran las ideas ejemplares, perfectas, de la mente divina que servían de modelo para la realización terrestre, cuando llegara su momento. En el templo real de Jerusalén se concretó esa idea divina, o en la ley de Moisés, o en el mesías igualmente, que era necesariamente humano. De lo contrario no era mesías.
    Sigue

    ResponderEliminar
  107. Sigue:

    Por tanto, no es correcto decir con Carrier (p. 31) que los primeros cristianos creían que “Jesús” residía desde siempre en el espacio exterior, sino que era un hombre inhabitado en un momento de su vida por el Espíritu divino.

    Decir eso “habitar en el espacio exterior” es no entender en nada la mentalidad judía. Deseo que quede claro que para un judío del siglo I el mesías era necesariamente un ser totalmente humano, realmente existente, en el que penetraba la idea divina de mesías, del mismo modo que el espíritu profético divino (que los judíos llamaban el Espíritu Santo) había penetrado en el cuerpo de un hombre concreto, Elías, por ejemplo, y lo había transformado en profeta…¡Pero no por eso Elías dejaba de ser humano… y jamás ningún judío pensó que antes de presentarse en la tierra Elías viviera en el espacio exterior…¡Pues de Jesús tampoco!

    Según los primeros cristianos, Jesús era un hombre corriente hasta que le invadió, en el momento que Dios quiso (según Marcos en el bautismo); según Lucas y Mateo en el mismo vientre de su madre, según Juan en un momento indeterminado de la vida de Jesús en el que penetra en él El Verbo divino. Y según Pablo, el mesías en un hombre casi “normal y corriente”, aunque descendiente físicamente de David” (Romanos 1,3). Y en él entró el espíritu/concepto divino de “mesías” y lo hizo eso, mesías.

    Según algunos cristianos tal cosa había ocurrido en la vida misma terrenal de Jesús (Marcos). Según Pablo, la constitución de Jesús como mesías pleno y total que incluye la función de juez no tuvo lugar hasta la resurrección. Pero de ningún modo Pablo pensó jamás que antes de morir y resucitar Jesús fuera un “dios solar o astral” y que Jesús vivía en el espacio exterior, y que era un ángel y no un hombre (Carrier). ¡Nunca!

    Si Jesús, para Pablo hubiese sido un ángel, no tendría sentido alguno su evangelio, a saber que un hombre, el segundo Adán (y Adán fue un hombre y no un ángel), Jesús, murió en la cruz y resucitó. ¿Cómo iban a pensar Pablo los primeros cristianos que Jesús como ángel que era tomó cuerpo humano y murió en la cruz y resucitó? Carrier cae en la cuenta de esta dificultad y aduce como prueba de que era así Filipenses 2,6-8:

    6El cual, existiendo en forma de Dios, no consideró rapiña ser igual a Dios. 7Sino que se anonadó a sí mismo tomando forma de esclavo, llegando a ser en semejanza de hombres y fue hallado en condición de hombre; 8y se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte y muerte de cruz”.

    Sigue (¡¡¡menudo rollo!!!)

    ResponderEliminar
  108. Sigue:

    Sigue
    Esta exégesis hace hincapié en la dificultad enorme de aceptar la preexistencia física de un ser a quien Dios luego resucita (la exaltación a los cielos es también una forma antigua del judeocristianismo para expresar la resurrección) y sitúa en una posición privilegiada. Es evidente que cualquier judío pensaba a Dios no podía resucitar a quien era “preexistente”, es decir, “había vivido desde siempre”. Imposible resucitar a un ser así. La solución tiene que estar en otro lado.

    Sin duda es claro que en la segunda parte del himno se habla de una divinidad suprema (Dios de Israel) y de una entidad inferior, el mesías, que es exaltada posteriormente al rango divino; de ningún modo se expresa la igualdad, por así decirlo, de sustancia divina propia de dos seres. La divinidad exalta al mesías humano hasta un rango divino tras su resurrección: hay, pues, una “apoteosis” = elevación al rango divino. Sin embargo dice que “existiendo en forma de Dios, no consideró rapiña ser igual a Dios”


    Probablemente lo que ocurre es que el himno está equiparando al mesías, una vez constituido como tal por el Espíritu divino, con la Sabiduría divina que es naturalmente preexistente, puesto que es un modo de Dios. Esa equiparación es propia de un judaísmo místico y visionario, en nada racional, ya –por lo menos– desde el siglo III antes de Cristo.


    La interpretación que estoy ofreciendo de un texto dificilísimo es congruente con el pensamiento global de un Pablo judío y practicante, aunque debo confesar que el v. 6 se las trae. No es lo mismo en griego ser un “eikôn”, una “imagen” de Dios, que “existir en forma de” (griego “en morphéi theoû hypárchein”) de Dios, que apunta hacia la unidad de forma y sustancia.

    Estaríamos en uno de los casos difíciles de imprecisión retórica, mística, visionaria en los que Pablo, que está pensando siempre en el Cristo celestial, que no le importa para nada el lado humano del Mesías, retroproyecta poéticamente al Jesús humano cualidades divinas, como henos visto en 1 Cor 10,4 arriba citado.
    Sigue

    ResponderEliminar
  109. Lo último:

    En síntesis, a partir de este texto difícil, en contra de otros muy claros, no se puede decir que todos los cristianos creían que “Jesús” (insisto: Carrier escribe “Jesús” p. 31) residía solamente en el espacio exterior antes de venir a la tierra. Añade Carrier que a lo mejor este Jesús imaginario jamás vino a la tierra, puesto que la idea de que Jesús “estuvo en la tierra” no aparece nunca en Pablo. Y deduce: A lo mejor Pablo nunca oyó nada en verdad de la existencia en la tierra del predicador de Galilea. ¿Acaso fue esa idea una ficción posterior? (Carrier: p. 31).

    No entiendo como dice esto Carrier cuando Pablo mismo dice en 2 Corintios 5,16 “En adelante, ya no conocemos a nadie según la carne. Y si conocimos a Cristo según la carne, ya no le conocemos así”, lo que significa bastante claramente –pienso– que aunque él, Pablo, conoció a Jesús como hombre, ese conocimiento no le interesa. Ese es un conocimiento carnal. A él solo le interesa el conocimiento espiritual del evento final de la vida de ese hombre, su muerte y su resurrección. Y dese ese momento final retroproyecta a la vida humana de Jesús lo que se piensa solo tras su resurrección

    Todo esto es teología judía pura y dura. Algunos pensaron lo mismo de Henoc, el “sétimo varón después de Adán” (Génesis 5,21-24) a quien imaginaron siempre como un ser humano, no como un ángel.
    :::::::
    Perdonad esta larga y abstrusa disquisición…, pero no quiero escaparme de ningún argumento de Carrier, aunque personalmente considere que este, por causa de no haberse metido en la piel de los judíos de la época, es muy posible que no entienda el Nuevo Testamento (los Evangelios en especial) de la manera como los judíos de la época lo habrían entendido. Pienso que muchos paganos que procedían de los “temerosos de Dios”, que frecuentaban el contacto con los judíos, sobre todo los sábados también eran capaces de entender los Evangelios al modo judío, como lo que son obras judías. Para eso no hay que leer solo el Nuevo Testamento, sino también la literatura judía de la época para entenderlos.

    Síntesis de nuevo: para entender el Nuevo Testamento a fondo y de verdad, un Nuevo Testamento que es un libro judío de cabo a rabo, hay que pensar como un judío.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero
    http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html

    DOS NOTAS:

    1. Una entrevista en video que me hizo Jesús Bastante, subdirector de “Religión Digital” (la transcribirán y publicarán dentro de unos días):
    https://www.youtube.com/watch?v=TUEqaLb5wms

    2. Enlace audio de una entrevista que me hizo José Rafael Gómez (programa “Universo de Misterios”):

    https://www.ivoox.com/215-aproximacion-historica-a-figura-de-audios-mp3_rf_64639054_1.html

    Saludos de nuevo



    ResponderEliminar
  110. Buenas noches profesor:
    Hay dos basketcanteranas que insisten en una pregunta. Con su permiso las colamos sobre el resto de los 4 bloques (Apócrifos, budismo, milagros y resurrección) pendientes.
    La pregunta es corta y concreta:
    ¿Que mensaje, idea, frase o pensamiento introdujo Jesús sin antecedentes previos?

    Saludos profesor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridos amigos:

      He respondido en otro lugar a esa pregunta, pero no recuerdo dónde.


      Repito mis ideas extractándolas de lo que he escrito o dicho en multitud de ocasiones

      Charles Guignebert (Jésus, edic francesa de 1962) resume así la forma de la predicación de Jesús (p. 264): “la enseñanza de Jesús se enmarca en conjunto dentro de un tipo corriente en su entorno y en modalidades conocidas entre sus contemporáneos: era sencilla, familiar, en nada sistemática, cordial, episódica cuyo contenido se reducía a un pequeño número de ideas repetidas con insistencia”.



      Los temas eran todos de la doctrina judía y eran conocidos. Apenas hay doctrina original en los Evangelios. Los paralelos de la moral de Jesús con la moral rabínica posterior, recogida hacia el año 200 y de la que puede decirse que –dado el ambiente de hostilidad entre los judeocristiano y el judaísmo normativo (Evangelio de Mateo y los fariseos; los judíos y el Evangelio de Juan)– no está copiada de los Evangelios. Además serían ideas elementales las que repetiría Jesús.



      Así que en conjunto Jesús se desentendió del mundo presente. Su ética es una ética judía. Nada hay de sistemático en la ética de Jesús ni tampoco de original. La maravillosa ética cristiana, si sus raíces se hunden en Jesús tampoco es original, salvo en algunos acentos, como la no defensa ante los enemigos y el no jurar.



      La religión de Jesús se concebía a sí misma como una religación con Dios que nacía de un pacto histórico de este con su pueblo, que regulaba la vida de una comunidad visible que creía que Dios le había dado por medio de esa alianza normas absolutamente claras para dirigirse a él (cultuales y de pureza en general), y otras para comportarse con el prójimo (las normas éticas o morales). Y que cumplirlas todas sin excepción era ser religioso. Naturalmente Jesús hizo hincapié en lo segundo, lo que se refiere al prójimo, más difícil de cumplir, manifestando que “haciendo” / “cumpliendo” tales normas se conseguiría más fácilmente lo primero, relacionarse devota y puramente con la divinidad. Ahora bien, era claro que Jesús distinguía bien los momentos. Las normas de la pureza ritual eran de rigor para entrar en el Templo sobre todo, y cuando no, constituían una infracción moral.


      Síntesis: estrictamente nada hay de original en Jesús ni en el amor a los enemigos, ni en el divorcio, y en todo caso en la insistencia en no jurar. Pero nada más. Su hincapié fue solo en ir a la esencia y profundidad de las Escrituras y prestar una mayor atención a lo interno y esencial que a lo externo y superficial.


      ¿Es posible que publiquéis esto para todos en el Blog basketcanterano?

      Saludos cordiales de

      Antonio Piñero

      Eliminar
  111. Pregunta nº 3

    3) El símil de la viga en el ojo propio y la paja en el ajeno es de Bhuda que dice " es fácil verlo pero qué difícil es ver las nuestras propias exhibimos las faltas de los demás como el viento esparce la paja mientras ocultamos las nuestras." ¿Es posible que Jesús meditara en el monasterio Budista Himis, del Tibet?

    RESPUESTA:

    No tengo ni la menor idea.

    Sospecho que, como en otras ocasiones, se están haciendo hipótesis sobre las que no hay fundamento alguno.

    En la ciencia de la “Historia de las Religiones está archidemostrado que los parecidos y similitudes entre las religiones no suponen absolutamente que unas copien necesariamente de otras.

    Y la razón es: todas las religiones tratan de la relación hombre-divinidad, en sus diversos aspectos: culto; creencias sobre la vida más allá de la muerte; comportamiento en esta vida: ética: salvación, etc.

    Y como no hay respuestas seguras (hay que inventarlas) y el cerebro humano del “homo sapiens sapiens” tiene una manera de funcionar similar en todos, es totalmente natural que ante preguntas sin respuesta cierta se formulen soluciones parecidas.

    La dependencia de una religión de otra; o de un personaje de otro ha de probarse con más fundamentos que el de expresiones morales, religiosas, etc. parecidas.

    Y en historia antigua de nada valen las fantasías.

    No se enfaden por mi dureza. Pero debo ser franco totalmente con Ustedes si es que los considero amigos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  112. “Es razonable la posibilidad de que Jesús de Nazaret no haya existido nunca” (11-02-2021. 1162)

    Escribe Antonio Piñero

    Foto: Osiris, dios egipcio (foto de “Historiando.org”)

    El título de esta postal está tomado del título del capítulo 2 del libro de R. Carrier “Jesus from Outer Space” (“Jesús desde el espacio anterior”) aunque no sea una traducción meramente literal del título en inglés: “There is a good chance Jesus never existed”.

    En este capítulo Carrier desmenuza la historia de Osiris tal como la expone Plutarco en “De Isis y de Osiris”, un tratado de sus “Moralia” (obras sobre la vida moral y ética). Primero resume Carrier el mito de Osiris, luego describe como eran –en el ámbito del Mediterráneo oriental– las nociones en torno a los cultos cuya idea central es la de un Dios que muere y resucita; enumera sus características y luego las compara con la noción central del cristianismo en torno a Jesús como hijo de Dios, que desciende del cielo, habita en la tierra, muere, resucita, asciende al cielo. Y cómo el cristiano puede obtener la salvación imitando la peripecia de este dios que muere y resucita.

    No lo explica nada mal, ciertamente. En castellano tienen los lectores el capítulo del Prof. Jaime Alvar “Pablo los misterios y la salvación” en el libro comunal “Biblia y Helenismo”, del 2006, reeditado con éxito por la editorial Herder de Barcelona hace algo más de dos años, pp. 331-358.

    Pero comparar la reinterpretación de la muerte y resurrección de Jesús por parte de Pablo y sus seguidores es súper conocida desde el siglo XIX gracias sobre todo desde el famoso libro de Richard August Reitzenstein Das Iranische Erlösungsmysterium: Religionsgeschichtliche Untersuchungen (“El misterio de la salvación según (la religión) irania. Investigaciones sobre la Historia de las religiones”).

    Así que esto es más o menos “descubrir el Mediterráneo”.

    Como conclusión de esta parte descriptiva de su capítulo 2 afirma Carrier que es posible describir el cristianismo “antes de que este existiese” combinando el sustrato judío del cristianismo con el conjunto común de concepciones de otras religiones de salvación de la época. Y eso no es pura coincidencia".

    Mi respuesta es: Acabo de escribir que es cierto en gran parte. Siempre he defendido que el cristianismo como tal “nace” con la interpretación paulina de la muerte y resurrección de Jesús hecha por Pablo. Pero eso se refiere a la tal reinterpretación. Y es un error de lógica deducir de ello que –como el Jesús cristiano se parece a los dioses que mueren y resucitan– Jesús no existió nunca. Es así que los dioses paganos, Osiris por ejemplo (del que habla Carrier) no existió nunca…, hay muchas posibilidades de que Jesús no existiera nunca.

    Sinceramente solo veo la lógica de la posibilidad, pero la posibilidad no es una realidad. El grupo cristiano helenístico, al designar ya como salvador a Jesús (y en esto ese grupo es un precedente de Pablo), unía en la persona de éste una de las características del Dios veterotestamentario con la designación de ciertos dioses de las religiones de misterios e incluso de los monarcas que habían recibido ese título, y honores divinos, por su función salvadora de los peligros.

    Con ello pretendía proclamar ante los paganos que la verdadera salvación no habría de buscarse ya en esas divinidades mistéricas o en el amparo de señores terrenales, sino en el Hijo de Dios. La insistencia en esta titulación, fácilmente comprensible por las masas del Imperio, explica suficientemente que muy pronto casi desapareciese de la tradición el misterioso título de "Hijo del Hombre", ininteligible para los que procedían del paganismo.

    No lo dudo. Pero estamos hablando de la teología cristiana evolucionada tras el pensamiento de Pablo. He escrito en la obra comunal “Orígenes del cristianismo” (también reeditado por Herder, p. 403):
    (sigue)

    ResponderEliminar

  113. (final)
    La aceptación de la influencia en el cristianismo de la "religiosidad pagana contemporánea y particularmente de los cultos mistéricos, [...] de todas estas modalidades de la soteriología individualista que habían confluido en la figura-tipo del personaje divino que muere, vuelve a la vida y hace partícipes a sus devotos de su victoria sobre la muerte" (así José Montserrat) nos conduce directamente al origen histórico de una concepción nuclearmente cristiana: en último término ésta nace aplicando a Jesús concepciones que provienen no solo del mundo judío, sino de la religiosidad pagana”.

    Repito que lo dicho no se refiere a Jesús de Nazaret, sino a la reinterpretación y “repensación” de si figura por parte de Pablo de Tarso en primer lugar. El Prof. Jaime Alvar citado arriba escribe en ese capítulo de “Biblia y Helenismo”:

    “Resulta, en mi opinión, un error sostener que la salvación paulina y la mistérica es esencialmente distinta porque no la establecen exactamente con los mismos parámetros. Cuando se insiste en el hecho diferencial cristiano atendiendo al fenómeno de la redención, se está forzando la situación de modo innecesario para dramatizar las diferencias. No hay que olvidar que en todo este asunto lo primordial, no es la forma mediante la que se accede a ella, sino la existencia de una vida eterna garantizada individualmente. Y precisamente en esto hay coincidencia entre los misterios y el cristianismo.

    Y luego sostiene:

    Se puede “aceptar que Loisy (en su obra Les mystères païens et le mystère chrétien, París 1930) se excedió al considerar la salvación ultramundana en el cristianismo como préstamo mistérico. Sin embargo, es preciso reconocer que las réplicas de los autores confesionales no han sido mucho más acertadas (por ejemplo, se ha banalizado la complejidad religiosa indiscutible de los misterios paganos). La salvación personal… está confirmada en el libro XI de las Metamorfosis de Apuleyo, donde se puede constatar la esperanza en una vida ultramundana muy próxima a la que postula el cristianismo. Y que la intervención divina es imprescindible para la salvación individual no sólo se deduce del hecho de que es la divinidad la que señala quién ha de ser iniciado, sino que está explícito en el famoso texto del mitreo de Sta. Prisca en Roma, reiteradamente mencionado: «et nos servasti [eternali] sanguine fuso: “Nos salvaste derramando sangre [eterna]»”

    Todo esto lo han admitido los historiadores independientes desde hace mucho tiempo. Pero no es de recibo el que a partir de las cartas auténticas de Pablo y otras del Nuevo Testamento deduzca Carrier que como no hablan del Jesús terreno, sino solo del salvador celestial, hay muchas posibilidades de que Jesús de Nazaret nunca haya existido.

    Se trata solo de la reinterpretación de Jesús de Nazaret por parte de los judeocristianos helenistas con Pablo a la cabeza, pero no la idea que tenían los primeros seguidores de Jesús en el grupo primitivo de Jerusalén.

    Como otras veces, Carrier –opino– va bastante más allá de lo que dicen los textos. Lo veremos el próximo día.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero
    http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


    ResponderEliminar
  114. PREGUNTA

    ¿Qué dice Lucas 17 20:21?

    "El reino de Dios no se puede ver. Esta dentro de vosotros" o "está entre vosotros' o 'con vosotros"?

    RESPUESTA:

    El texto completo del pasaje es:

    20 Preguntado por los fariseos sobre cuándo llega el reino de Dios, les respondió diciendo:
    –La venida del reino de Dios no está sujeta a cálculos, 21 ni dirán: «Míralo aquí» o «allí», pues resulta que el reino de Dios está entre vosotros.

    MI COMENTARIO:


    El reino de Dios está entre vosotros: los dos vocablos finales (griego entós hymón) han provocado una inmensa discusión acerca de su significado exacto. Jesús no pudo decir que está «en el interior de», «en el corazón de», ya que quienes preguntan son los fariseos, los grandes enemigos; además no hay pasajes lucanos que indiquen que el reino de Dios es meramente interno.

    El griego puede significar también «entre», o «al alcance de».

    Por tanto no puede saberse el pensamiento del evangelista en este punto.

    Probablemente, a tenor de lo que Lucas ha escrito 11,20 (“Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios”), él como evangelista piensa que el reino de Dios ha llegado ya; por tanto, está –quiéranlo o no– ya entre los fariseos mismos; o bien «a su alcance»: podrán entrar en él si se arrepienten y creen en el mensaje de Jesús.

    Y lo que sigue es muy importante:

    Es posible que sea Lucas, preocupado por frenar las especulaciones sobre la pronta venida de Jesús como Hijo del Hombre, el introductor de la idea de que el reino de Dios ya llegó. Solo hay que esperar a su plenitud en el futuro. De este modo se resuelve bien el problema del retraso de la parusía, es decir, Jesús no acaba de venir; el fin del mundo no llega. Si yo invento la idea de que el reino de Dios ya ha comenzado, que incluso lo fariseos lo tienen a su alcance, etc… resuelve de un plumazo el problema de que ni se nota en este mundo que el reino de Dios haya venido ya.




    El Evangelio gnóstico de Tomás, apócrifo, acepta la idea de la presencia espiritual e interior de un reino de Dios ya presente: «Sus discípulos le dijeron: “¿Qué día va a venir el Reino?” Jesús dijo: “No viene en expectativa. No se dirá: ‘Helo aquí’ o “Helo allí’; más bien, el Reino del Padre se extiende sobre la tierra y los hombres no lo ven”».

    Y si alguien tiene un Nuevo Testamento a mano, verá que todo el conjunto de est texto está en futuro. Se contradice, pues. Lean:
    22 Dijo a sus discípulos:
    –Vendrán días en que desearéis
    V. 21: ver uno de los días del Hijo del hombre y no lo veréis…
    V. 26: así será también en los días del Hijo del hombre…
    V. 30 Lo mismo pasará el día en que el Hijo del hombre se manifieste
    V. 34 Os digo que esa noche, de dos que estén en un mismo lecho, uno será tomado y el otro será dejado; 35 de dos que estén moliendo juntas, una será tomada y la otra será dejada

    ¡El reino de Dios NO ESTÁ, sino que VENDRÁ!

    Saludos

    ResponderEliminar
  115. PREGUNTA:



    Vd sabe la controversia actual sobre la virgen concebirá y dará a luz un hijo (Isaías 7,14: “Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel”)

    El texto masorerico traduce de Ha’betulah la doncella y la Septuaginta Parzenos.

    ¿A qué se debe? Eran 144 ojos traduciendo. Pudieron cometer ese error? No me cuadra y sin embargo 4 siglos antes que se estableciera la masora traducen Parzenos.


    RESPUESTA:

    Nunca lo sabremos, porque no hay testimonios al respecto.

    Pero en el Thesaurus Linguae Graecae, que es de pago, hay algún caso raro en el que parthenos significa simplemente "muchacha casadera". Como se se, o las,casaban tan jóvenes (12 0 13 años), que muchacha casadera fuera virgen tampoco está raro.
    Y que fueran 144 ojos es una LEYENDA.

    Saludoscordiales de

    Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  116. Pregunta 4 budismo-cristianismo

    El concepto "espíritu santo" se recogía siglos antes de Jesús en el hinduismo como AUM [OM], him de los tibetanos, el Amin de los musulmanes y el Amén de griegos, egipcios romanos, judíos y cristianos. En hebreo "Amén" significa "seguro, fiel" Y es ese espíritu santo como una inteligencia, invisible.

    ¿Que nexo hay entre hinduismo y cristianismo además de este?

    RESPUESTA:

    Toda esta pregunta se sale con mucho de mi ámbito de estudio, y no sé responderla con la debida amplitud y conocimientos.

    Además la base de la pregunta habla de la mezcla del “amén” entre “griegos” (¿?), egipcios (¿?), romanos, judíos y cristianos… A la verdad me parece una generalización que carece de toda base científica.

    Sin embargo, diré que no debe uno preocuparse por los nexos entre las diversas religiones, ya que son muchísimos. Alguna vez dije que como la religión trata de la “religación”, la manera de unirse del ser humano con la divinidad y la manera de concebirla son pocas (dije que el cerebro humano tiene para esta cuestión pocas variantes de respuesta) no es de extrañar que haya grandes similitudes.
    Saludos

    P. D.
    En el libro editado por mí (yo soy el autor solo de un capítulo que trata de la constitución del canon o lista de libros sagrados, como se dice más abajo) pueden encontrarse ideas al respecto.

    Copio la ficha

    Los libros sagrados en las grandes religiones: judaísmo, cristianismo, islam, hinduismo y budismo. Los fundamentalismos, El Almendro, Córdoba, 2007, 298 pp. ISBN 978-84-8005-107-1. Editor junto con J. Peláez. Autor del capítulo “Cómo y porqué se formó el canon del Nuevo Testamento”, pp. 177-210. Reedición de Editorial Herder, Barcelona, 2017, ISBN: 978-84-254-3907-0.

    ResponderEliminar
  117. 5ª PREGUNTA siete sellos del Apocalipsis
    5) Los siete sellos del Apocalipsis en el budismo se identifican como los siete chakras o centros energéticos por donde el alma entra en el cuerpo y por donde volverá a salir cuando la etapa terrenal finalice.

    ¿Qué sentido se le da en el cristianismo a esos 7 sellos?

    RESPUESTA:

    La mejor respuesta, y larga, es explicar qué significa la visión de los siete sellos en el Apocalipsis de Juan

    Esta es mi explicación:

    Apocalipsis 6,1-8,1: Visión de siete sellos, que va abriendo el Cordero, menos el séptimo. Al descubrirse su contenido, el vidente contempla los males que van a caer sobre la tierra: guerras de todas clases, hambrunas, pestes. Estos son los signos que anuncian que el final del mundo está próximo, aunque aún no inmediato. Sólo tendrá lugar cuando el número de los verdaderos hijos de Dios se haya completado, gracias a los nuevos mártires (se verá en 13,15) de una persecución universal que se espera como inminente. Los cuatro primeros signos –la apertura de los sellos correspondientes (6,2-8)– son el inicio de la destrucción del orden social, pero la devastación producida por esa aniquilación será solo parcial, una cuarta parte de la humanidad (6,8). Estos males afectarán a todos los seres humanos, incluidos los seguidores de Jesús. El vidente observa los efectos de la sentencia condenatoria divina sobre los pecadores, pero a la vez las plegarias de los mártires cristianos que piden venganza contra sus asesinos (quinto sello: 6,9-11). Al abrirse el sexto sello se produce un inmenso terremoto y caída de estrellas sobre la tierra. Los malvados se desesperan e intentan huir (6,12-17).

    Sigue inmediatamente una pausa en estos males que caen sobre la tierra (7,1-3) –entre la apertura del sexto y séptimo sello– para dar tiempo a que los siervos de Dios sean sellados (7,1-4). Así ocurre, y 144.000 fieles reciben una marca divina, doce mil por cada tribu de Israel (7,5-8). Y con ellos ve el autor una multitud innumerable de creyentes en Jesús de todas las naciones y pueblos, que también han sufrido el martirio (7,9). Contempla entonces otra visión de la futura bienaventuranza de todos ellos, el triunfo final en el cielo. Todos juntos entonan himnos a Dios a los que se unen los ángeles (7,10-14.15-17). Durante esa pausa silenciosa las plegarias de los mártires son llevadas por un ángel ante la divinidad (8,1). En este mismo intervalo se produce la apertura del séptimo sello, pero no se indica explícitamente el contenido, porque éste es en realidad el conjunto de visiones de 8,2 a 22,5.

    Saludos

    ResponderEliminar
  118. Queridos Basketcanteranos: además de responder a vuestra pregunta, os reenvío lo que he publicado hoy en Blogs y FBook

    « (18-02-2021) (1164)

    Escribe Antonio Piñero

    Voy a traducir la p. 41 del libro de R. Carrier “Jesus from the Outer Sapece” y luego comentaré:

    A partir de haber establecido Carrier la idea de que, en la “historia de las religiones” ninguna divinidad que muere y resucita (entre las que se halla Jesús) tiene ninguna existencia histórica., Carrier se pregunta si Jesús es una excepción:

    “A partir de este momento, tenemos que preguntar: ¿hay alguna prueba o testimonio (el vocablo evidencia es aquí un bárbaro anglicismo, pero que se está introduciendo sin remedio) que asegura que Jesús es una excepción? Podemos rescatar a Jesús de nuestras justificadas sospechas (de que nunca existió)?”

    “Cuando miramos los testimonios fuera del NT, concluimos que nada hay utilizable para este propósito. Las primeras menciones que tenemos, desde sesenta a noventa años posteriores, son los «Anales» de Tácito y las «Antigüedades» de Flavio Josefo. Incluso si son auténticas (y hay buenas razones para dudar de ello), tales escritos serían las únicas menciones a Jesús como figura histórica (fuera del NT) hasta pasados cien años desde que comenzó la religión (cristiana). Ahora bien, tales fuentes no proporcionan indicación alguna de ora fuente de información que no séanlos Evangelios, o bien informantes que se basan en los Evangelios”.

    “Por consiguiente, no tienen capacidad de corroborar (la información) de los Evangelios, puesto que no podemos dar por seguro que no sean otra cosa que ecos de tales obras. Justamente eso: meros ecos de los Evangelios directa o indirectamente. No hay en ellas una corroboración independiente de algo concerniente a Jesús. Eso significa que no existía ninguno que pudiera ser citado; o bien que de alguna manera se perdió o se ignoraba. Sea una cosa o la otra, no existe para nosotros prueba alguna que podamos tener en consideración”.

    Hasta aquí Carrier.

    Por lo menos en lo que respecta a Flavio Josefo (Antigüedades XVIII 63-64: escritas en el 95 d. C. y cuando muchos de los cristianos con los que pudo contactar Josefo en Roma eran judíos creyentes) lo que dice Carrier es sencillamente muy dudoso, por no decir erróneo.

    Argumento tomando notas de mi libro “Aproximación al Jesús histórico” 4ª edición Trotta 2020:

    Ningún historiador independiente duda de que ese testimonio flaviano haya sido interpolado por los escribas cristianos.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  119. El texto de Flavio Josefo es el siguiente:

    “Por esta época vivió Jesús, un hombre sabio, si se le puede llamar hombre. Fue autor de obras sorprendentes y maestro de los hombres que acogen la verdad con placer y atrajo no solamente a muchos judíos, sino también a muchos griegos. Él era el Cristo. Y, aunque Pilato, instigado por las autoridades de nuestro pueblo, lo condenó a morir en cruz, sus anteriores adeptos no dejaron de amarlo. Al tercer día se les apareció vivo, como lo habían anunciado los profetas de Dios, así como habían anunciado estas y otras innumerables maravillas sobre él. Y hasta el día de hoy existe la estirpe de los cristianos, que se denomina así en referencia a él”.

    Están de acuerdo todos los investigadores en que el texto ha sufrido las manos de los escribas cristianos, que lo han glosado e interpolado.

    Los retoques cristianos son, en opinión casi unánime de la investigación, los siguientes:

    a) “Vivió Jesús, un hombre sabio, si se le puede llamar hombre”;

    b) “Era el Cristo”;
    c) “Al tercer día se les apareció vivo, como lo habían anunciado los profetas de Dios, así como habían anunciado estas y otras innumerables maravillas sobre él”.

    Estas frases son ciertamente imposibles en Flavio Josefo, pues representan una clara profesión de fe cristiana y ese autor no le era; no lo fue nunca. Por tanto, son claramente añadidos cristianos. Si quitamos estas frases más que dudosas, diría que imposibles, quedaría el texto así:

    “Por esta época vivió Jesús, un hombre [sabio]. Fue autor de obras sorprendentes y maestro de hombres que acogen la verdad con placer, y atrajo no solamente a muchos judíos, sino también a muchos griegos. Y, aunque Pilato, instigado por las autoridades de nuestro pueblo, lo condenó a morir en cruz, sus anteriores adeptos no dejaron de amarlo. Y hasta el día de hoy existe la tribu de los cristianos, que se denomina así en referencia a él”.

    Parece que este pasaje puede atribuirse sustancialmente a Josefo, pues su estilo e ideas y vocabulario son típicamente suyas. Opino, pues, que la hipótesis de la “autenticidad de ese texto, pero con retoques” es la más convincente.

    Y existe un argumento suplementario en pro de su autenticidad. Casi todos los investigadores mencionan este famoso pasaje tal cual lo hemos transcrito al principio, aislándolo de su contexto y considerándolo en sí mismo, pero pocos hacen hincapié en el final del texto sobre Jesús que sirve de empalme con el siguiente y que me parece iluminador:

    “Y por el mismo tiempo (de Jesús) ocurrió otra cosa terrible (griego: héteron ti deinón) que causó gran perturbación entre los judíos (griego ethorýbei toùs ioudaíous)”.

    Ciertamente este último pasaje aclara mucho. De él se trasluce que el núcleo del testimonio de Flavio Josefo sobre Jesús estaba dentro de una lista de personajes y sucesos tristes y malos que impulsaron a los judíos a la desastrosa sublevación del 66 d.C. Por tanto, el historiador judío estaba dando unos breves toques sobre tipos dañinos para el judaísmo y en concreto menciona la vida de un personaje mesianista, Jesús de Nazaret, cuya existencia había causado daños al pueblo judío, pues había potenciado las expectativas mesiánicas; había contribuido notablemente al ambiente exaltado general que llevó al pueblo judío a la catástrofe del año 70 d.C.: destrucción de Jerusalén del pueblo, de gran parte del país, innúmeras gentes hechas prisioneras y esclavas, y muchos muertos.
    (sigue)

    ResponderEliminar
  120. Flavio Josefo no tenía ningún interés en inventarse la existencia de un Jesús de Nazaret nefasto y colocarla dentro de una lista de personajes para él desastrosos. Luego, si eliminamos los retoques cristianos, el pasaje es un testimonio directo de la existencia de Jesús.

    Por tanto, el texto no puede eliminarse alegre y desenvueltamente de la discusión, como si todo él fuera un añadido voluntario, con ánimo falsario, por obra de un escriba cristiano que apoyaba así la existencia de un personaje que en el fondo era un puro mito. El argumento se revela insostenible, a mi parecer.

    Opino que lo único que hizo el escriba cristiano fue manipular el texto y presentar a Jesús a mejor luz. Así el retoque consistió en a) eliminar un posible principio del texto que ponía a Jesús dentro de una lista de personajes indeseables; b) añadir tres frases (las arriba destacadas); c) cambiar la más que probable palabra de Josefo sophistés, “sofista” (Jesús era un sofista más) por sophós = “sabio”.

    Teniendo todo esto en cuenta, no es extraño que el texto de Josefo reconstruido por R. Esissler en su obra de 1931 “Jesús, el rey que nunca reinó” sea bastante plausible y haya comenzado del siguiente modo:

    “Por aquel tiempo ocurrió el inicio de nuevas perturbaciones: Jesús, varón sofista… (griego archè néon thorýbon)”.

    La reconstrucción del texto griego originario está citada en una amplia nota por el editor, Louis Feldman, en la p. 48 del volumen IV de las Obras de Josefo de la Loeb Classical Library, de 1965. L. Feldman era un excelente filólogo y un judío muy religioso y conservador, de quien no cabe esperar tantas simpatías por Jesús como para no declarar espurio un texto de Flavio Josefo si así lo creyera.

    Así pues, según el historiador judío, Jesús de Nazaret agitó con su predicación a las masas judías y fue un eslabón más de los que la condujo a la catástrofe. Lo mismo que antes Juan el Bautista, que aparece por ello en la misma lista. Por tanto, si no es posible rechazar en bloque este texto como totalmente inauténtico, y si estimamos la mención josefina de Jesús como muy negativa, no sospechosa de ser una interpolación, debo concluir que es un testimonio directo de la existencia histórica de Jesús de Nazaret.

    Algún estudioso podría argumentar que este pasaje de Josefo es demasiado positivo respecto a Jesús, aun despojado de las posibles glosas cristinas. Pero el argumento tampoco es válido: si se estudian las palabras que este texto, en apariencia o por hipótesis más o menos neutro sobre Jesús, utiliza para describir la actividad de Jesús, observaremos que se emplean en el resto de su obra para designar actos negativos. Es esta una tarea propia de especialistas, en la que no puedo detenerme y mostrar listas de palabras unidas a una discusión filológica de su significado en este preciso texto, pero sus resultados son también muy concluyentes.

    Alguien puede volver a argumentar en contra: El pasaje de Flavio Josefo no se encuentra en el texto del sabio cristiano Orígenes (muerto hacia el 250). Luego es falso.

    Pues tampoco este argumento es seguro. Es más probable lo siguiente: la transmisión del texto de Flavio Josefo fue obra de cristianos ya que los judíos lo odiaban como traidor. Al llegar al Testimonio los escribas cristianos lo eliminaron (= texto en manos de Orígenes). Pero luego se dieron cuenta que era más provechoso para la propaganda cristiana falsificar el texto josefino añadiéndole glosas = texto que ha llegado hasta nosotros.

    Sostengo que lo dicho es más plausible que la opinión de Carrier de que Flavio Josefo simplemente copió o bien de los Evangelios o de cristianos que citaban los Evangelios.

    Síntesis: opino que la hipótesis de Carrier sobre Flavio Josefo no es en absoluto convincente.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero
    http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html

    ResponderEliminar
  121. 51- Pregunta nº 6 “Puede conjugarse, a su juicio, budismo y cristianismo”

    6) Cada vez hay más budismo que integra a Jesús como un Buda (iluminado elevado) Según el budismo cuando Mateo 13:10 dice "es que a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del reino de los cielos pero a ellos no, por eso hablo en parábolas porque mirando no ven y oyendo no oyen ni entienden" se refiere a que las personas comunes cuya receptividad es insuficiente, no están capacitadas para comprender o practicar las verdades más profundas de la sabiduría. Sostiene el budismo que el camino hacia Dios que vino a traer Jesús, se encuentra dentro de cada uno y a través de la meditación se llega a ese lugar. ¿Puede conjugarse, a su juicio, budismo y cristianismo?
    RESPUESTA:

    En un juicio general, es decir, del conjunto de las religiones es imposible conjugar budismo y cristianismo porque las concepciones de Dios, el ser humano, la redención, el sentido de la Iglesia el mundo futuro, etc. son imposibles de conjugar.

    En pequeños ámbitos, como la meditación, el acercamiento a la divinidad o aspectos de moral es evidente que mantienen notables. Y uno es este.
    Mezclando las normas morales tanto del cristianismo como las delas religiones más importantes se podría componer una suerte de moral general human que muchos aceptarían.

    El único artículo que hay en mis Blogs (en torno a unos 4.000 artículos) que habla de budismo es el que ahora os presento y no está escrito por mí sino por un colega mía, F. Bermejo que lo firma al final. No sé si os parecerá interesante o, probablemente, muy desviado del tema. Pero con esto quiero decir que yo no sé nada técnicamente del budismo más que de cultura general. “No todos podemos todas las cosas”

    El peligro y la salvación. Un relato de la tradición del budismo Zen
    07.05.2010

    Hoy escribe Fernando Bermejo

    Un monje portador de un documento muy importante, que debía entregar en mano a su destinatario, se dirigía a la ciudad. Para llegar a ella debía atravesar un puente, sobre el cual se hallaba un samurai experto en el arte del sable que para probar su fuerza y demostrar su valentía había prometido provocar a duelo a los cien primeros hombres que atravesaran el puente. Había matado ya a noventa y nueve. El monje hacía el número cien.

    El samurai le lanzó el desafío y el monje le suplicó que le dejara pasar, puesto que el encargo que se le había encomendado era de gran importancia: "Os prometo venir a batirme con vos cuando haya cumplido mi misión". El samurai aceptó y el joven monje fue a entregar el documento.

    (sigue)

    ResponderEliminar
  122. Antes de volver al puente, el monje se presentó en casa de su maestro para despedirse de él. "Debo ir a batirme con un gran samurai; es un campeón de sable y yo no he tocado un arma en mi vida. Va a matarme". "En efecto -le respondió su maestro-, vas a morir. No tienes nada a tu favor. Mas no has de temer la muerte; voy a enseñarte la mejor manera de morir: blandirás tu sable por encima de tu cabeza, con los ojos cerrados, y aguardarás. Cuando sientas un frío súbito por encima del cráneo, será la muerte. Únicamente en ese momento desplomarás los brazos. Es todo..."

    El joven monje saludó a su maestro y se encaminó al puente donde le esperaba el samurai. Este le agradeció que fuera un hombre de honor y le rogó que se pusiera en guardia. Comenzó el duelo. El monje, sosteniendo el sable con ambas manos, lo levantó por encima de su cabeza y esperó sin moverse un ápice.

    Esta actitud sorprendió al samurai, ya que la posición de su adversario no reflejaba miedo, tensión ni desconfianza. Receloso, el samurai avanzó cautelosamente. Impasible, el monje estaba concentrado en la cúspide de su propio cráneo.

    El samurai se dijo: "Con seguridad este hombre es muy fuerte; ha tenido el coraje de regresar para luchar conmigo; no es un simple aficionado". El monje, absorto por completo, no prestaba atención alguna a los movimientos de su adversario.

    El samurai comenzó a sentir aprensión: "Sin duda este monje es un gran guerrero; solo los maestros del sable toman desde el principio del combate una posición de ataque. Además, ha cerrado los ojos, señal de que la seguridad que tiene en sí mismo es total". El monje aguardaba únicamente el momento en que sentiría un escalofrío por encima de su cabeza.

    El samurai se sentía ahora completamente desamparado; no se atrevía a atacar, seguro de ser despedazado al menor gesto. El monje, por su parte, había olvidado al samurai, atento únicamente a aplicar bien los consejos de su maestro, a morir dignamente.

    Los gritos del samurai le volvieron a la realidad: "¡Tened piedad de mí, no me matéis! Creía ser maestro en la lucha, pero jamás había encontrado a un hombre como vos. Os suplico que me aceptéis como discípulo, ¡Enseñadme la vía del sable!".

    Saludos cordiales de Fernando Bermejo

    Y subsidiariamente de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  123. Correccion

    "en pequeños ámbitos como la meditación, el acercamiento a la divinidad o aspectos de moral, es evidente que mantienen notables similitudes. Y una de ellas esta que propone la pregunta"

    ResponderEliminar
  124. ATENCIÓN: Faltan comentarios míos por publicar

    Hoy 22-02-21

    PREGUNTA:

    7) Querido profesor Piñero si le digo que Jesús dijo amarás al prójimo como a ti mismo evidentemente no le sorprenderá pero si le digo que Buda dijo considera los otros como si fueran tú mismo¿ a qué podría deberse tan similitud?

    Y no solo eso hay frases como si alguien te pega en una mejilla ponen la otra también que Buda dice "si alguien te abofetea te apalea o te arremete con un cuchillo debe renunciar a los impulsos y no proferir palabras malvadas"
    Pero hay muchas más sobre el que a hierro mata a hierro muere o el de la viga en el ojo o el de la mujer sorprendida en adulterio qué muda dice que no hay que fijarse en las faltas de los otros sino en las propias ¿a qué se puede deber está coincidencia?

    RESPUESTA:

    Ya he respondido a esto más veces: los esquemas mentales de la ética y la religión son limitados en el cerebro humano. No son nada extrañas las coincidencias entre religiones sin necesidad de copiar.
    El que tenga interés que lea acerca de formalismo en el cuento popular de Vladímir Propp. Solo hay 31 variantes (que en la práctica se reducen a unas 10). Y esas s repiten en todos los cuentos del mundo… ¿¿¿Viajaron los autores de los cuentos a Rusia, todos, para empaparse de esas variantes????
    Pero se puede decir que si, es verdad que Buda vivió unos 600 años antes que Jesús de Nazaret, es cierto que se adelantó a él en ciertas máximas morales. PERO eso no significa que Jesús –y con él– prácticamente toda la moral judía– copiara del budismo. No basta la “paralelomanía” para probar, hay que presentar más pruebas de que Jesús, antes de predicar en Galilea y Judea, viajara a la India del norte, o al Tibet, etc. ¡Hay que probarlo! De lo contrario, es absolutamente inverosímil.
    Saludos

    ResponderEliminar
  125. (Copia)
    Pregunta número 52 “Meditación en el cristianismo”

    PREGUNTA


    Buenas tardes profesor

    Un montón de amigos del foro de dónde ha sacado usted que en el cristianismo se nombra o se refiere aunque sea lejanamente a la meditación.



    RESPUESTA:


    En el ámbito del Jesús histórico—en el que me muevo y no en el del budismo, en el cual –repito– no tengo más que cultura general, no hay meditación al estilo budista, sino oración y plegaria a Dos. En Jesús de Nazaret (y tampoco en el Cristo de origen paulino) hay cercanía a la divinidad, pero siempre como criatura obediente. Ya lo he dicho alguna vez más.



    Pero en el cristianismo, un producto con el que el Jesús histórico tiene poco que ver, sí existe “meditación”, aunque no al modo budista. Todos los místicos medievales (a partir sobre todo del más conocido el Maestro Eckhart), y nuestros místicos más geniales y literarios, Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, aparte de la estricta plegaria, tienen una “meditación” que les lleva a la “esencia” o naturaleza de Dios…solo que ese Dios nada tiene que ver con el dios budista que de hecho no existe.

    Por favor, el que tenga interés en ver la función de la meditación en el cristianismo que consulte los tratados / escritos más cercanos a nosotros del Padre Alonso Rodríguez (búsquelo en Internet) y vea cuánto insiste en el meditación en el cristianismo. Por no hablar de Ignacio de Loyola y su famosas meditaciones de los Ejercicio Espirituales.



    Pero, claro, me diréis poco tiene que ver con el budismo. Pues sí. Opino lo mismo

    Saludos cordiales de

    Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  126. Pregunta 8
    8)Está pregunta se la hago como reconocidísimo filólogo que es usted.
    Lucas 17:21 según León Tolstói se traduce como el reino de Dios está en vosotros.
    El budismo lo traduce como el reino de Dios está dentro de vosotros.
    Hay traducciones que hablan de el reino de Dios está entre vosotros.
    ¿Cuál es la traducción perfecta de Lucas 17:21?

    RESPUESTA


    La traducción perfecta es casi imposible. Recordad el dicho italiano: “Traduttore Traditore”. He aquí mi versión en mi Comentario (junto con José Montserrat y Gonzalo Fontana) previsto para septiembre-octubre 2021 en Trotta, Madrid con el título “Los libros del Nuevo Testamento”)

    20La venida del reino de Dios no está sujeta a cálculos, 21 ni dirán: «Míralo aquí» o «allí», pues resulta que el reino de Dios está entre vosotros”.

    Y mi comentario es el siguiente:

    21 el reino de Dios está entre vosotros: los dos vocablos finales (griego entós hymón) han provocado una inmensa discusión acerca de su significado exacto. Jesús no pudo decir que está «en el interior de», «en el corazón de», ya que quienes preguntan son los fariseos, los grandes enemigos; además no hay pasajes lucanos que indiquen que el reino de Dios es meramente interno. El griego puede significar también «entre», o «al alcance de»; no puede saberse el pensamiento del evangelista en este punto. Probablemente, a tenor de 11,20, piensa que el reino de Dios ha llegado ya; por tanto, está –quiéranlo o no– ya entre los fariseos mismos; o bien «a su alcance»: podrán entrar en él si se arrepienten y creen en el mensaje de Jesús. Es posible que sea Lucas, preocupado por frenar las especulaciones sobre la pronta venida de Jesús como Hijo del Hombre, el introductor de la idea de que el reino de Dios ya llegó. Solo hay que esperar a su plenitud en el futuro. De este modo se resuelve bien el problema del retraso de la parusía. El Evangelio de Tomás acepta la idea de la presencia espiritual e interior de un reino de Dios ya presente: «Sus discípulos le dijeron: “¿Qué día va a venir el Reino?” Jesús dijo: “No viene en expectativa. No se dirá: ‘Helo aquí’ o “Helo allí’; más bien, el Reino del Padre se extiende sobre la tierra y los hombres no lo ven”».

    Y añado: Es tan errónea la idea de creer que el reino de Dios ha llegado ya, que el resto del pasaje ¡está todo en futuro!
    Apuntad con papel y lápiz los tiempos verbales futuros que encontráis

    –Vendrán días en que desearéis ver uno de los días del Hijo del hombre y no lo veréis. 23 Y os dirán: «Vedlo aquí», «vedlo allí». No vayáis ni corráis detrás, 24 pues como el relámpago al resplandecer brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día, 25 pero primero es necesario que padezca mucho y que sea rechazado por esta generación. 26 Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre. 27 Comían, bebían, tomaban mujer los hombres y maridos las mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca, vino el diluvio y acabó con todos. 28 Igualmente sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían, 29 pero el día en el que Lot salió de Sodoma llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. 30 Lo mismo pasará el día en que el Hijo del hombre se manifieste. 31 Aquel día, quien esté sobre el tejado y tenga sus enseres dentro de casa, no baje a cogerlos, y quien esté en el campo, de igual modo no vuelva atrás. 32 Acordaos de la mujer de Lot. 33 Quien intente salvar su vida la perderá, y quien la pierda la conservará. 34 Os digo que esa noche, de dos que estén en un mismo lecho, uno será tomado y el otro será dejado; 35 de dos que estén moliendo juntas, una será tomada y la otra será dejada.

    Que el reino de Dios ha llegado ya es imposible en el pensamiento de Jesús de Nazaret
    Saludos

    ResponderEliminar

  127. 9) Hola profesor desde Pozuelo y le escribo porque me ha sorprendido como en este versículo del Antiguo Testamento hace referencia de la meditación dándole importancia como hace referencia el budismo.
    Salmos 49:3
    "Mi boca hablará sabiduría, y la meditación de mi corazón será entendimiento."
    ¿Que referencias hay sobre la meditación en el nuevo testamento que usted recuerde?

    RESPUESTA:

    Creo que ya está realmente respondida antes esta pregunta.

    Como tal la meditación al estilo budista no está estrictamente hablando en el Nuevo Testamento.
    A sus autores les interesa la única salvación posible en Jesús, el Mesías. Lo demás es secundario o no existente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  128. Pregunta 10 sobre budismo y Nuevo Testamento

    Querido profesor veo aquí dos lecciones de vida muy budistas en el nuevo testamento :

    MATEO 6,34 no se preocupen por lo que sucederá mañana pues mañana tendrá también tiempo para hacerlo ya tienes suficiente con los problemas de hoy.

    LUCAS 10,41
    Pero Jesús le contesto Marta Marta estás preocupada y te inquietas por demasiadas cosas.
    Estas dos frases resumen perfectamente la filosofía budista del centrarse en el aquí y en el ahora sin dar importancia el pasado en el futuro ¿podría ser una influencia budista o usted recuerda estas frases en el judaísmo primitivo?

    RESPUESTA:

    Creo haber dicho por lo menos tres o cuatro veces que la “paralelomanía” es muy funesta en el estudio histórico crítico de las regiones. Paralelismo no significa de ningún modo influencia.

    En el caso de Jesús, también he dicho que es una hipótesis no plausible –solo eso; pero no es poco– una influencia directa del budismo.

    En el caso del judaísmo de la época de Jesús es también una hipótesis poco plausible el de una religión muy poco conocida por escribas, doctores, fariseos, saduceos, letrados y esenios del sigo I 3totalmente encerrados, muy nacionalistas también, en su judaísmo y en el problema de la salvación en un reino de Dios totalmente israelita.

    Paralelos judíos a Mt 6,34 no cita ninguno José Montserrat en “Los libros del Nuevo Testamento”, el comentario que saldrá en septiembre octubre en Trotta. Y yo personalmente no sé ninguno.

    Y respecto a Lucas 10,41-42 mi comentario es el siguiente: el episodio de Marta y María se encuentra también sólo en Lucas y parece más una escena ideal, a modo de historia ejemplar, que algo acontecido realmente. No es, pues, una escena que pertenezca al Jesús histórico, Otros estudiosos sostienen que Lucas embellece o remodela tan solo un recuerdo histórico de Jesús que le sirve de base, al igual que hace Juan por su parte (12,1-3). De cualquier modo, la elección de Lucas es muestra, en su opinión, del interés de las mujeres por Jesús, y a la inversa, y sirve de soporte a una enseñanza importante: sólo importa escuchar la palabra del Maestro”.

    Saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
  129. PREGUNTA 1
    1 de 12: Flavio Josefo
    ¿Qué grado de historicidad se le puede dar al pasaje en el que Flavio Josefo, dice, de Jesús que era un "hacedor de maravillas"?
    ¿Hay algún texto que niegue el hecho de que Josefo escribiera "se volvió a aparecer vivo ante ellos"

    Y yendo al texto discutido:
    "Había por esta época un hombre sabio, Jesús, si es que es lícito llamarlo un hombre, pues era un hacedor de maravillas, un maestro tal que los hombres recibían con agrado la verdad que les enseñaba. Atrajo a sí a muchos de los judíos y de los gentiles. Él era el Cristo, y cuando Pilato, a sugerencia de los principales entre nosotros, le condenó a ser crucificado, aquellos que le amaban desde un principio no le olvidaron, pues se volvió a aparecer vivo ante ellos al tercer día; exactamente como los profetas lo habían anticipado y cumpliendo otras diez mil cosas maravillosas respecto de su persona que también habían sido preanunciadas. Y la tribu de cristianos, llamados de este modo por causa de él, no ha sido extinguida hasta el presente.” (Antigüedades. XVIII.3.3).

    Antiguedades 20.9.1.cuando relata la condena a, Santiago el hermano del Señor, para ser apedreado dice «Jesús, es llamado Mesías o Cristo »

    ResponderEliminar

  130. James Dunn afirma que hay un «amplio consenso» entre los estudiosos con respecto a la naturaleza de la auténtica referencia a Jesús en el Testimonium y lo que se vería en el pasaje sin las interpolaciones.

    Entre otras cosas, la autenticidad de este pasaje podría ayudar a dar sentido a la referencia posterior en el libro 20, capítulo 9, 1, donde Josefo se refiere a la lapidación de «Jacobo, el hermano de Jesús».

    Paul Maier : "Como judío, Josefo no habría reivindicado a Jesús como el Mesías, excepto si se hubiese convertido secretamente."

    Van Voorst, mantiene que la afirmación «aquellos que lo habían amado primero no lo abandonaron» tiene las características de la escritura de Josefo y apunta a la continuidad del cristianismo. Tambien afirma que es difícil imaginar que la frase «reciben la verdad con placer» que se utiliza en el Testimonium es el trabajo de un interpolador cristiano, pues los escritores cristianos en general evitaban el uso de la palabra «placer» (ηδονή en griego) en un sentido positivo debido a su asociación con el hedonismo.

    Andreas Köstenberger mantiene que el Testimonium incluye vocabulario y estilo indudablemente josefino.

    Louis Feldman explica el silencio sobre la escasez de referencias a Josefo antes de Orígenes y Eusebio, porque Josefo era ignorado por los primeros escritores cristianos anteriores a Orígenes al ser poco conocido, y no lo suficientemente sofisticado en asuntos históricos.

    Louis Feldman , Paul L. Maier , Géza Vermes, Chilton y Evans afirman de manera individual, razonada y separada, que es aceptada la autenticidad del pasaje de Jacobo, en el cual se recoge «el ya mencionado Cristo» y esta autenticidad confirma la autenticidad del Testimonium, porque «con toda probabilidad el Testimonium es esa referencia previa».

    Claudia Setter, sostienen que «hombre sabio» no es lo que propio de un interpolador cristiano y sostiene que el Testimonium indica que Josefo si oye hablar de Jesús, de su muerte y si le considera hacedor de milagros.

    Géza Vermes, afirma también que Flavio Josefo si consideraba a Jesús un hacedor de milagros

    Craig Evans ,Géza Vermes y Van Voorst, por separado, sostienen que lo que le da autenticidad es que no hace hincapié en el papel de los lideres judios en la muerte de Jesús, sino que mantiene el estilo esperado en Josefo, el cual se muestra neutral.

    Steve N. Mason se sorprende del poder del lobby “anti Chrestus” que no cuestionan las obras de Josefo por haber tenido la intervención de un escriba pero se vuelcan en esta. Mantiene Mason que los copistas cristianos eran muy conservadores al transmitir cualquier texto .Por ejemplo las obras de Filón no fueron alteradas y eso que era muy favorable a las ideas de los cristianos, por lo que es “antihistoricista” suponer interpolaciones cristianas en el Testimonium, más allá de un interés predeterminado en tumbar una fuente no cristiana de Jesús a cualquier precio.

    ¿Qué opina usted de lo que opinan estos expertos?

    ¿Se podría decir que Flavio Josefo pudo considerar a Jesús un hacedor de milagros?

    ¿Las historias de milagros de Jesús son las que pueden hacerle llevar a Flavio a decir que Jesús hacía "maravillas"?

    ResponderEliminar
  131. RESPUESTA:


    Que estoy de acuerdo con ellos en lo fundamental.

    Y que me cuesta repetir lo que tantas veces he escrito, que está en mis Blogs y en FBook.

    Y sobre todo en mi libro muy reciente, que va por la cuarta edición en un año y pico “Aproximación al Jesús histórico” de Editorial Trotta, Madrid, que tiene versión electrónica.

    Y en la segunda parte de esta obra, en libro distinto, “El Jesús histórico. Otras aproximaciones. Reseña de libros en lengua castellana”, que ha salido hace unos tres meses en la misma Editorial.

    Y que también tiene versión electrónica.

    Naturalmente esto que escribo es propaganda pura y dura.

    PERO me vais a perdonar que no me repita en lo que ya he escrito decenas de veces. Y además en varias conferencias reproducidas en You Tube o en entrevista de IVoox, o como se diga…

    Saludos

    ResponderEliminar
  132. PREGUNTA:

    2 de 12: Plinio, el joven (112 d.C.)
    Se conservan 10 libros de cartas que escribió. En la carta 96 del libro 10 escribe al emperador Trajano para preguntarle qué debía hacer con los cristianos, citando en ella 3 veces a “Cristo” (nombre divino, no el Jesús histórico) y que le cantaban «como a un dios»: “Carmenque Christo quasi deo dicere secum invicem”

    Pero habla negativamente de los cristianos lo cual le da una autenticidad muy alta “renegaron de Cristo (Christo male dicere)” “ dijeron primero que eran cristianos y luego lo negaron” “Dijeron que habían dejado de ser cristianos dos o tres años antes, y algunos más de veinte. Todos ellos adoraron tu imagen y las imágenes de los dioses lo mismo que los otros y renegaron de Cristo”

    ¿Qué explicación tiene que Plinio use el termino “celestial “ de Christo?

    RESPUESTA

    En mi opinión, la cosa está bastante clara: el proceso de divinización de Jesús, iniciado por Pablo siguiendo las huellas judías sobre la naturaleza semiceleste del mesías, se iba consolidando con rapidez en Bitinia, Asia Menor, donde el culto al emperador tenía mucha fuerza.
    Plinio considera a Cristo como el dios cultual de los cristianos, una especie de antítesis de los dioses del Estado romano y parece ver en Cristo a un semidios, precisamente por ser hombre (se reunían antes de rayar el sol y cantar, alternando entre sí a coro, un himno a Cristo como a dios). La novedad que presenta este texto pagano es que afirma que los cristianos veneran a Cristo como a un dios, pero esto no es una prueba directa y, como tal, de la existencia histórica de Jesús, ni añade nada nuevo al conocimiento que tenemos del Jesús histórico, conocido por otras vías.

    Saludos

    P.D.
    La cuestión está tratada en el libro comunal, editado por mí, "¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a debate", de Editorial Raíces, Madrid 2011.

    ResponderEliminar
  133. PREGUNTA 3

    Tácito (116 d.C.)
    Nombra a Cristo ya los cristianos de una manera difamatoria de modo que no es probable que provenga de escribas cristianos y tiene una alta probabilidad de autenticidad.

    ¿Qué explicación tiene que Tácito use el termino “celestial “ de Christo?

    RESPUESTA:
    Sencillamente: hacia el año 110 había en Roma suficientes cristianos como para que un historiador serio y “profesional” se informara sobre aquello que escribía (aparte de que el único manuscrito que tenemos no es aquí fiable) , ni tampoco sabemos qué documentos oficiales, hoy perdidos, consultó.
    Probablemente, además, Tácito no tenía la menor idea de que le término “cristo” fuere “celestial”.
    Añado algún dato más tomado de mi libro muy reciente que va por la quinta edición (incluida la digital) “Aproximación al Jesús histórico”. Cito pues:
    Tácito, quien en su obra Anales XV 44, afirma:

    Este nombre de cristianos viene de Cristo, que fue ejecutado durante el reinado de Tiberio
    por el procurador de Judea Poncio Pilato.

    Casi todos los estudiosos conceden a este pasaje un valor probativo. Pero otros sostienen que esta mención fue interpolada por un escriba cristiano. Naturalmente la interpolación no puede probarse estrictamente, porque aparece en el único manuscrito conservado hasta hoy. Sin embargo, debo sostener honestamente que tiene cierta fuerza el argumento a favor de una interpolación por parte de un redactor secundario, pues eliminada la presunta glosa explicativa (del escriba cristiano), el texto de Tácito fluye mejor. Compare el lector las dos versiones. La primera tal como suele leerse el texto transmitido; la segunda, sin la presunta interpolación:

    A. Pero ni los recursos humanos ni la munificencia imperial ni las maneras todas de aplacar al cielo bastaron para acallar el escándalo o disipar la creencia de que el fuego había ocupado el lugar del orden. Por ello, para cortar los rumores, Nerón señaló como culpables, y castigó con la mayor crueldad, a una clase de hombres, aborrecidos por sus vicios, a los que la turba llamaba cristianos. [[Cristo, de quien tal nombre trae su origen, había sufrido la pena de muerte durante el reinado de Tiberio, por sentencia del procurador Poncio Pilato]] y la perniciosa superstición fue contenida durante algún tiempo, pero volvió a brotar de nuevo, no sólo en Judea, patria de aquel mal, sino en la misma capital (Roma), donde todo lo horrible y vergonzoso que hay en el mundo se junta y está de moda.

    B. Pero ni los recursos humanos ni la munificencia imperial ni las maneras todas de aplacar al cielo bastaron para acallar el escándalo o disipar la creencia de que el fuego había ocupado el lugar del orden. Por ello, para cortar los rumores, Nerón señaló como culpables, y castigó con la mayor crueldad, a una clase de hombres, aborrecidos por sus vicios, a los que la turba llamaba cristianos, y la perniciosa superstición fue contenida durante algún tiempo, pero volvió a brotar de nuevo, no sólo en Judea, patria de aquel mal, sino en la misma capital (Roma), donde todo lo horrible y vergonzoso que hay en el mundo se junta y está de moda.

    La decisión es dudosa. Personalmente me inclino por la hipótesis de la interpolación.

    Saludos

    ResponderEliminar


  134. PREGUNTA 4 de 12. Suetonio (120 d.C.):

    El historiador romano (70-140 d.C.) en su libro «Sobre la vida de los Césares» detalla las vidas de los doce primeros emperadores romanos. En el libro V se refiere a un tal «Chrestus» al mencionar la expulsión de los judíos de Roma ordenada por el emperador Claudio: «Expulsó de Roma a los judíos que andaban siempre organizando tumultos por instigación de un tal Chrestus».La mayoría de los historiadores coinciden en que Chrestus es Cristo ya que era frecuente que los paganos confundieran Christus y Chrestus y no existe ningún testimonio sobre ningún Chrestus agitador desconocido.En los Hechos de los Apóstoles se recoge este acontecimiento: «(Áquila y Priscila) acababan de llegar (a Corinto) desde Italia por haber decretado Claudio que todos los judíos saliesen de Roma».

    ¿Qué explicación tiene que Tácito use el termino “celestial “ de Chrestus?

    RESPUESTA

    Confieso que no entiendo, salvo que sea un error evidente la pregunta. Ahora bien, en ella está lo esencial respecto al testimonio de Suetonio, que en sí no vale para demostrar la existencia histórica de Jesús de Nazaret, sino de los cristianos… lo cual es evidente.

    Escribe el Prof. J. Peláez en el mencionado libro “comunal”, editado por mí “¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a examen”, de Edit. Raíces:
    “La fuente de información de Suetonio es desconocida, aunque no es cristiana. No parece que Suetonio tuviera conocimientos históricamente correctos sobre Cristo. Para él, Chrestos fue el causante de los desórdenes de Roma en tiempo del emperador Claudio. Pudo ocurrir que la predicación cristiana sobre el mesías (= Kristós, “ungido”) produjese desórdenes entre los judíos de Roma y que esto moviera a Claudio a expulsar a los responsables. El testimonio sobre la existencia de Jesús es, pues, indirecto en estos textos”.

    Y añade: La segunda noticia se encuentra en la Vita Neroni (16,2), donde Suetonio refiere que los cristianos seguían una nueva y maléfica superstición, y que fueron expulsados de Roma por edicto de Claudio (41-54), suceso mencionado también por los Hechos de los Apóstoles (8,2) como razón del desplazamiento de dos judíos cristianos, de nombre Áquila y Priscila, a Corinto.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  135. 59- Pregunta 5 Luciano de Samosata

    El escritor griego Luciano de Samosata dice en su obra «La muerte de Peregrino»: «Consideraron a Peregrino un dios, un legislador y le escogieron como patrón…, sólo inferior al hombre de Palestina que fue crucificado por haber introducido esta nueva religión en la vida de los hombres (...) Su primer legislador les convenció de que eran inmortales y que serían todos hermanos si negaban los dioses griegos y daban culto a aquel sofista crucificado, viviendo según sus leyes».

    ¿Por qué mantiene Luciano que Jesús es un dios superior a Peregrini?

    RESPUESTA

    En mi opinión, la pregunta no está correctamente formulada.
    De nuevo me sirvo del texto del Prof. Peláez, editado por mí en “¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a debate p. 162

    Luciano es autor de un escrito irónico contra los cristianos, titulado La muerte de Peregrino Proteo. Éste había sido un converso al cristianismo y apóstol itinerante de la nueva religión, pero luego apostató. Luciano lo consideraba un embaucador. El texto que nos interesa dice así:

    Fue entonces cuando (Peregrino) conoció la admirable doctrina de los cristianos, al encontrarse en Palestina con sus sacerdotes y escribas. Y ¿qué creéis que pasó? En poco tiempo los hizo parecer como niños, descubriendo que únicamente él era el profeta, maestro del culto, conductor de sus reuniones, todo en suma [...] por lo que le daban el título de jefe. Después, por cierto, de aquel hombre a quien siguen adorando, que fue crucificado (lit.: empalado) en Palestina por haber introducido esta nueva religión en la vida de los humanos [...]. Su primer legislador les convenció de que todos eran hermanos y así, tan pronto como incurren en este delito, reniegan de los dioses griegos y, en cambio, adoran a aquel sofista crucificado y viven de acuerdo con sus preceptos. Por ello desprecian por igual todos los bienes, a los que consideran de la comunidad.

    Luciano afirma, como puede verse, que los cristianos están de tal modo seducidos por Jesús, que lo veneran como a un dios. La frase "aquel hombre a quien siguen adorando, que fue crucificado (lit.: empalado) en Palestina por haber introducido esta nueva religión en la vida de los humanos" es una clara referencia a Jesús, al igual que cuando afirma que los cristianos "adoran a aquel sofista crucificado y viven de acuerdo con sus preceptos". Ahora bien, Luciano sólo aduce datos ya conocidos por Josefo, Tácito y Plinio.

    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  136. PREGUNTA 6 (73 d.C. +/-):

    Existe una carta de Mara Ben Sarapión en sirio a su hijo en la que se refiere a Jesús sin pronunciar su nombre

    «¿Qué provecho obtuvieron los atenienses al dar muerte a Sócrates, delito que hubieron de pagar con carestías y pestes? ¿O los habitantes de Samos al quemar a Pitágoras, si su país quedó pronto anegado en arena? ¿O los hebreos al ejecutar a su sabio rey, si al poco se vieron despojados de su reino? Un dios de justicia vengó a aquellos tres sabios. Los atenienses murieron de hambre; a los de Samos se los tragó el mar; los hebreos fueron muertos o expulsados de su tierra para vivir dispersos por doquier. Sócrates no murió gracias a Platón; tampoco Pitágoras a causa de la estatua de Era; ni el rey sabio gracias a las nuevas leyes por él promulgadas».

    ¿Por qué califica a Jesús como “Rey”?

    RESPUESTA

    ¡Ojo! a la ortografía!
    Sócrates no ha muerto, gracias a Platón; Pitágoras, gracias a la estatua de Hera, y el sabio rey, a causa de la nueva ley que promulgó.


    Me parece que lo llama “rey” porque el judeocristianismo primitivo consideraba a Jesús el mesías y este era el “rey de Israel” (¡Ojo también no digo “rey de los judíos” como se afirma en Mateo 2, ya que esta manera de llamar rey a Jesús no es propiamente judía, sino de los habitantes del Imperio romano. El autor de Mateo 1-2 toma utiliza la designación al modo normal de los habitantes del Imperio en griego koiné, o común

    Y ahora el consabido comentario del libro editado por mí “¿Existió Jesús realmente. El Jesús de la historia a debate?”, de Editorial Raíces, Madrid, creo que de 2009.


    “Esta carta, que trata a Jesús –aunque sin nombrarlo- como un sabio rey crucificado, parece datar probablemente, según algunos estudiosos, del año 70 d.C. Las afirmaciones sobre Jesús que hace Mara Bar Sarapión dependen, en parte, de fuentes cristianas, pues responsabiliza a los judíos de la muerte de Jesús (cf. 1 Tes 2,15; Hch 4,10, etc.), interpreta la idea de la derrota judía ante los romanos como un castigo por la crucifixión de Jesús (cf. Mt 22,7) y llama a Jesús rey, como en los Evangelios. El testimonio de Sarapión es, pues, dudoso… muy dudoso ya que el añadido de los dos primero capítulos al Evangelio de Mateo ya escrito, es obra de un autor anónimo y del principio del siglo II (¡!).


    En esta carta, se pone en paralelo a Sócrates, Pitágoras y al “sabio rey”, referido a Jesús, a quien no se nombra. Aunque desconoce la resurrección de Jesús, para Mara Bar Sarapion éste pervive en sus leyes. Parece ser que Mara bar Sarapion pudo obtener su información sobre Jesús del cristianismo primitivo sirio, dado el influjo del evangelio de Mateo en el texto, por las citas aducidas. Por esas fechas debió aparecer el evangelio de Mateo, donde también se muestra a Jesús como el sabio “rey de los judíos” que entrega a su pueblo las “nuevas leyes” (Sermón de la montaña).

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  137. PREGUNTA Celso (siglo II). Jesús Y LA MAGIA

    Celso insulta a Jesús y a su madre pero le llama "Mago".
    F.F.Bruce dice que en el intento de Celso de desacreditar a Jesús, confirma sus milagros, explicándolos como magia en lugar de negarlos.
    En vista de esto, ¿Que grado de historicidad se le puede dar a Celso respecto de sus manifestaciones de "Mago" hacia Jesús?
    Conocemos de su obra y de su odio contra los cristianos por Orígenes que es quien le contesta 80 años después.
    Celso injuria sin miramientos a Jesús y a su madre , se burla de la muerte de Jesús, sus escritos destilan odio contra el cristianismo (dice que son la "plebe más miserable" en su obra Discurso verdadero) y dice :
    (II, 48) Los cristianos han supuesto que Jesús es Hijo de Dios porque curó a ojos y ciegos y de acuerdo a lo que dicen resucitó algunos muertos"
    (Cf I, 28) "Jesús aprendió magia en Egipto"

    (SIGUE)

    ResponderEliminar
  138. RESPUESTA:

    La primera respuesta a la cuestión es que en tiempos de Jesús la distinción entre magia y religión era muy borrosa; dependía de quién fuese el observador y cuál fuera su ideología religiosa. Y antes de Jesús también.
    En la antigüedad que nos afecta se llamaba “mago” como insulto generalizado a cualquier enemigo. Celso hizo lo mismo.

    Que Jesús aprendiera magia en Egipto… sería teóricamente posible. Pero ¿cómo lo pruebo? En historia antigua, he dicho mil veces, valen solo hipótesis plausibles que se puedan si no “probar” sí al menos sustentar con decencia científica.

    En los evangelios se han visto restos de magia en milagros de Jesús en las siguientes acciones

    · Utilización de la saliva en las sanaciones
    · Pronunciación de palabras extrañas
    · Suspiros que indican un trance mágico
    · Imposición de manos.

    Se ha formulado la tesis --Morton Smith, Jesús el mago, Martínez Roca, Barcelona, 1994— de que Jesús recibió una formación mágica especial, concretamente cuando estuvo en Egipto, como dice lla pregunta. Smith interpreta los milagros de los Evangelios como obras de magia; también, las predicciones asombrosas, como las de su pasión, la desaparición súbita (Evangelio de Lucas 4,30: “Pero él, pasando por medio de ellos, se marchó.”), el conocimiento de los demonios, la conversión mágica de unos pocos peces y panes en abundante comida… eran obras de pura magia. Smith llega a decir que Jesús practicó incluso la magia negra: cuando dio a Judas un trozo de pan e hizo que entra en él el demonio (Jn 13,2).
    No estoy nada convencido de esta tesis. Un acto mágico se define en general como la explotación por parte de un ser humano de fuerzas paranormales o sobrenaturales en beneficio propio o para el daño y destrucción de los enemigos. En la magia judía, más o menos coetánea con Jesús –recogida en el Séfer ha-Razim o “Libro de los secretos”-- vemos como esencial a los actos mágicos que en él se describen “una combinación de fórmulas y técnica para coaccionar a los ángeles y otras potencias celestiales a colaborar en los proyectos y objetivos de cada uno, en la protección personal y en el provecho privado”.
    Si a la luz de esta descripción consideramos los milagros de Jesús –incluidos aquellos de los que podríamos dudar de su historicidad--, observaremos ciertamente una gran diferencia: No son una colección aleatoria de relatos de poderes especiales, sino que cada uno tiene su lugar en un programa conjunto que Jesús afirma estar cumpliendo en el nombre de Dios.. Salvo en el caso de la “higuera maldita” –que no es una persona y que muy probablemente no procede del Jesús histórico-- no encontramos en los Evangelios ni un solo caso de acción preternatural que se haya realizado para beneficio personal o daño para otros.
    Incluso los milagros más espectaculares de Jesús --probablemente no históricos, pero que indican la mentalidad de los primeros cristianos que los forjaron--, no están vistos desde una perspectiva mágica, sino de ensalzamiento del poder de la divinidad que somete a su control las aguas tormentosas que representan el caos y que en la mentalidad bíblica está relacionado con la restauración de la alianza (la tempestad calmada), o bien como signo de la venida del Reino de Dios, beneficioso para el hombre y como señal de la reconstitución del pueblo de Dios y su fortalecimiento por medio de una nutrición espiritual (la multiplicación de los panes).
    Un historiador puede sostener con bastante certeza, que según el texto evangélico es muy poco probable (diría que ciertamente erróneo) calificar a Jesús como mago.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  139. PREGUNTA
    Según:
    * Harold Remus en su libro "Pagan - Christian conflict over miracle in the second century--Cambridge 1983 páginas 104 y 105.
    y
    * F. Mosetto en su libro I miraci evangélico nel dibattito tra Celso e Origen, Roma 1986, PP 25-74.
    Celso concede que parte de milagros de Jesús sean ciertos pero como obra de un hechicero (I, 68) no del Hijo de Dios.

    Celso en Cf. I, 6; VI, 39-40 afirma creer en la veracidad de estos milagros pero por el poder de los demonios y de la magia y ataca los milagros en base a las palabras del mismo Jesús que pide no creer en los que hagan milagros.

    Tenemos otra fuente no cristiana e independiente del resto que asume que Jesús era un mago, un demonio o u. hechicero ¿Es un testimonio de más credibilidad debido al odio que le profesa a Jesús?

    RESPUESTA:

    En parte ya respondí a esta pregunta ayer.
    Rotundamente NO.
    Si creemos que eran hechiceros y magos todos los que fueron acusados de estas prácticas en la Antigüedad que nos compete, tendríamos que aceptar que más de la mitad de los personajes de esa época fueron magos…
    No creo, además, que el odio sea fuente de credibilidad. Miren por favor a su alrededor.

    Y no se hace justicia alguna a la figura compleja de Jesús de Nazaret definiéndolo como mago.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  140. Pregunta 8 Constantino

    CONSTANTINO EMPERADOR ROMANO
    La conversión del emperador Constantino al cristianismo se produjo en el año 312 como consecuencia de la Batalla del Puente de Milvio el 28 de octubre en la que Constantino consiguió una gran victoria ante Majencio.
    Antes de esa batalla Constantino dice que tuvo una visión al mirar al Sol en la que se le apareció una gran cruz al año siguiente en el Edicto de Milán 313 se legalizo la religión cristiana y se le otorgó la legitimidad legal en el 325 durante el Concilio de Nicea “en el cual se estableció la religión cristiana católica”.
    ¿Hay algún texto histórico que pruebe que Constantino miente cuando dice cambiar tan radicalmente, casi como lo hizo Pablo?


    RESPUESTA:

    En mi opinión esta pregunta es absolutamente errónea. Constantino no se convirtió jamás al cristianismo.
    · No puede probarse que Constantino tuviera jamás una visión de ese estilo
    · Se duda que existiera como tal el edicto de Milán tal como lo cree la gente. Sí es verdad que lo que se estableció que ser cristiano era tan legal como ser politeísta. Era una religión más no perseguible por el Estado. Sin más.
    · No hubo actas del Concilio de Nicea. Solo conservamos el credo (que luego fue modificado en otros concilios ulteriores, sobre todo en el de Calcedonia en el 451).
    · Así que el Concilio de Nicea no “estableció la religión cristiana católica”.
    · Constantino fue un gran político, y por tanto hubo de decir muchas mentiras. Pero no en esto. Así que no hay ningún texto que diga que Constantino mintió en el ámbito que considera la pregunta.
    · La comparación de Constantino con Pablo es errónea… aparte de que Pablo no se convirtió a nada, porque el cristianismo no existía dos o tres años después de la muerte de Jesús .

    Ruego, por favor, que se lea:

    1 “Año 312. Constantino emperador no cristiano”, de la estupenda historiadora Pepa Castillo. Editorial Laberinto, Madrid. 2010 Fácil de leer, emocionante y muy instructivo.

    2 Sobre el Concilio de Nicea y el de Calcedonia, léase, por favor, mi obra “Los cristianismos derrotados”, en sus capítulos correspondientes, de Editorial EDAF, Madrid 2009

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  141. El Talmud

    PREGUNTA:

    El Talmud dice
    (b Sanh 43a-b) Jesus como hechicero con discipulos
    (Hul 2:22s; AZ 2: 22/12 y Shab 124: 4/13; QohR 1:8 ; b AZ 27b) : Sanaciones en el nombre de JESÚS.
    (Sanh 107b; Sot 47a) Jesús practicaba la magia

    "Jesús el Nazareno practicó magia y engaño y extravió a Israel"
    "Jesús el Nazareno, va a ser apedreado porque practicó la hechicería e instigó y sedujo a Israel a la idolatría"

    ¿ Por qué hace el Talmud tanto hincapié en calificarle como hechicero y mago dándole una base sólida decredibilidad real a sus presuntas obras sobrenaturales?

    Para acabar una reflexión del Rishonim (rabino principal) de la edad Media "Rashi" quién decia que cuando uno lee Isaias 53, se parecía mucho al mesias de los cristianos.

    RESPUESTA:

    No creo que haya nadie, con un mínimo de formación histórica dentro del judaísmo, que preste credibilidad al Talmud en este y otros puntos. Por supuesto que tampoco entre los estudiosos judíos como Daniel Boyarin, cuya obra, “Espacios fronterizos” ha sido publicada por Trotta hace unos cinco años con traducción, excelente, de Carlos A. Segovia. Sí es curioso que en el judaísmo se podían haber quitado de en medio la “molestia” de Jesús negando simplemente su existencia histórica. Pero nunca lo hicieron.

    Y segundo: igualmente creo que es evidente que los primeros judeocristianos utilizaron ese pasaje de Isaías, sobre el siervo de Yahvé sufriente, para remodelar teológicamente la figura de un mesías doliente, inaudita dentro del judaísmo.

    El gran problema del judeocristianismo temprano fue dar razones teológicas del fracaso, al menos aparente del Mesías. Y la solución fue: Era un plan divino desde la eternidad (el sacrificio de la cruz y la resurrección), que el mismo Dios se había encargado de predecir. Pero en líneas generales los judíos no interpretaron ese pasaje como mesiánico, sino como una imagen de rey o del pueblo, Israel.

    Saludos

    ResponderEliminar
  142. PREGUNTA NÚMERO 10 (Corán)

    Sura 3 Es Dios el que envió la Ley de Moisés y el evangelio de Jesús.
    Jesús es un enviado de dios.
    Jesús resucitó muertos e hizo multitud de milagros.
    Jesús no muere si no que asciende en el cuerpo y alma.
    Jesus(llamado Mesias o Al-Masih)
    Maria es visitada por el ángel Gabriel (Jibrail) para recibir la buena nueva qu de ella nacerá un hijo santo.
    Jesús es un profeta(Nabi) y mensajero (Rasul) de Dios.

    Afirma la concepcion virginal de Maria, reconoce que Jesús sí resucitó muertos e hizo todo tipo de milagros.

    Dice que Jesucristo volverá para el juicio final para restablecer la justicia y derrotar al falso Mesías ( Masih ad-Dajjal o Anticristo)

    Una religión tras otra reconocen el carácter sobrenatural de Jesús ¿Tuvo Jesús un don especial?

    RESPUESTA:

    Me parece evidente que lo tuvo, es decir un gran carisma, aunque reducido a un grupo que comulgaba con sus ideas intensamente judías y no exportables en sí como “producto de salvación universal”.
    Pero Jesús sin Pablo de Tarso, creo que apenas habría pasado a la historia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  143. Pregunta 66. El “Padrenuestro”



    El padre nuestro sufre transformaciones cada siglo. Ahora se dice "perdonamos nuestras ofensas" y antes se decía "nuestras deudas"
    ¿Podría traducir para el foro exactamente el padrenuestro según lo dijo Jesús y esta recogido en griego clásico?


    RESPUESTA:

    El Padre nuestro no aparece en los cuatro Evangelios, sino solo en Mateo y Lucas. La fecha de redacción de estos textos es aproximadamente entre el 80-90 d. C. Así que unos 60 años después de la muerte de Jesús.

    En dos días consecutivos pondré las dos versiones por este orden y un breve comentario, extractado del libro que aparecerá, Deo favente, en septiembre-octubre de este año en la Editorial Trotta de Madrid, titulado “Los libros del Nuevo Testamento”.

    Ese libro es una edición de los veintisiete libros del Nuevo Testamento traducidos directamente de la lengua original, el griego, con nuevas introducciones y aclaraciones de su texto desde una perspectiva puramente histórico-crítica y aconfesional, aunque no militante, es decir, sin ninguna tendencia religiosa previa y sin adscripción a confesión religiosa alguna. Pero muy respetuoso.

    Empezamos con Mateo en el Sermón de la Montaña. La traducción y comentario es de José Montserrat Torrents, el famoso autor de “La sinagoga cristiana”:

    Mateo 6,9-13:

    “9 Vosotros rezad de esta manera: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; 10 que venga tu reino; que se haga tu voluntad tanto en el cielo como en la tierra; 11 danos hoy nuestro pan cotidiano, 12 y perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, 13 y no nos induzcas en tentación, antes bien líbranos del Maligno”.

    Breve comentario a lo más importante:

    9-14 La oración del «Padre nuestro»: la Fuente Q-Lc 11, 2-4 presentaba una versión más breve de la oración. La versión de Mateo es casi idéntica a la de la Didaché 8,2s. Las seis peticiones tienen abundantes paralelos en el judaísmo. La expresión «Padre nuestro que estás en los cielos» es habitual; por ejemplo, Mekilta al Éxodo 81a. La frase debe tomarse en sentido literal: «Yahvé subía al frente de ellos, de día en una columna de nube, para guiarlos por el camino, y de noche en columna de fuego» (Ex 13,21; véase Nm 9,15.23;10,34).
    11 epioúsion: término que por conveniencia traducimos «cotidiano»; pero es un hápax (término que aparece una sola vez) absoluto en la lengua griega, como ya observó Orígenes (De oratione 27,7). Los intérpretes han propuesto varias soluciones, ninguna de ellas filológicamente convincente.
    13 no nos induzcas: es la traducción literal del griego me eisenégkes, forma del verbo eisphéro, que tiene una significación inequívoca: «llevar», «traer», «introducir» (véase Lc 5,19). La Vulgata traduce correctamente et ne inducas nos in temptationem. La Carta de Jacobo (1,13) dice, sin embargo, que Dios «no tienta a nadie».
    líbranos del Maligno: expresión que aparece sólo en la versión de Mateo. El término poneróu podría traducirse también «del malo» (el malvado, el Diablo).

    Saludos cordiales de José Montserrat y Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  144. PREGUNTA 67 Oumuamua / Ovnis


    " Estimado profesor en alguna ocasión le he leído que para creer algo debe ser algo comprobable irrepetible hay un caso como es el del catedrático Abrham Loeb, jefe del departamento de astrofisica de la Universidad de Harvard, que asevera sin género de dudas que hace 2 años nos visito una nave inteligente extraterrestre y autopropulsadas (Oumuamua)
    En 1979 durante dos horas cazabombarderos españoles liderados por el coronel Fernando Cámara persiguieron una luz roja por el cielo de Valencia Alicante y Murcia todo ello seguido visualmente por las torres de control de los distintos aeropuertos llevando a manifestar el jefe del escuadrón que estuvo jugando con ellos durante 2 horas hasta que al final desapareció "subía, bajabaa aceleraciones imposibles de soportar por un cuerpo humano incluso con 40 G. Jugaba con los cazas" .
    En 1947 el mismísimo gobierno americano reconoce que ha capturado una nave de origen extraterrestre que ha caído sobre un rancho en la población de Roswell en Nuevo México. Los restos de esta nave son observados por más de 88 personas entre ellas el propio gobernador de Nuevo México militares de alta graduación incluido el coronel jefe de la base.

    He puesto solo tres ejemplos no repetibles.
    ¿Pudo ser Jesus otra manifestación de este fenomeno no repetible?

    Cristina Alvarez
    Profesora de Bachillerato "


    RESPUESTA:

    Estimada amiga:

    Lo que he escrito es lo contrario a loa Usted escribe en un punto importante. La historia, tanto antigua como moderna, se ocupa de fenómenos terrenos, comprobables porque son REPETIBLES. Y Usted dice “irrepetibles”. Todo lo contrario.

    Mi opinión es: Jesús de Nazaret era un individuo sobresaliente en el Israel del siglo I, Pero perfectamente REPETIBLE y comprobable (tanto en cuanto se puede comprobar en historia antigua). No era un únicum. Era un profeta, y un carismático (sanador y exorcista) como había otros (no muchos es verdad porque estamos muy mal informados… como siempre en historia antigua) como Rabbí Honí el trazador de círculos y Rabbí Haniná ben Dosa.

    Lean ustedes, por favor, Geza Vermes, “Jesús el judío”, Barcelona, Muchnik Editores, 1994, pp. 74-87.

    Y respecto a estimar o juzgar esos testimonios, que NO pertenecen a los fenómenos REPETIBLES y comprobables (Loeb y Cámara), y además fuera de mi modesta especialización, me declaro incompetente.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  145. Hola todos.
    Aquí va la segunda parte de la pregunta interrumpida sobre el Padre nuestro.
    ES una muestra de lo que es mi comentario breve al Nuevo Testamento, que saldrá en septiembre u octubre en Trotta, Madrid

    2 Y les dijo:
    –Cuando oréis decid: «Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino. 3 Danos cada día nuestro pan necesario, 4 y perdónanos nuestros pecados, pues también nosotros perdonamos a todo el que está en deuda con nosotros, y no nos induzcas a la tentación».
    11,1-4 Lucas comparte con Mateo esta oración, aunque el texto de nuestro evangelista es más breve, y por tanto más cercano al original (la lectura más breve es la preferible), aunque alguna formulación lucana de la plegaria esté acomodada al uso griego. Es posible que Lucas haya eliminado voluntariamente la introducción de Q (Mt 6,7-8) porque muestran un desprecio jesuánico por los gentiles. No sabemos si esta oración procede originalmente de Jesús, o si este la tomó del Bautista; de cualquier modo, expresa bien los deseos del grupo de Juan y de Jesús mismo, como su continuador. El original fue pronunciado probablemente en arameo, lengua coloquial, y no en hebreo. En todo caso, el texto actual proviene de Q, y no parece haber duda alguna de su autenticidad en general. El Padrenuestro es una oración totalmente judía y tiene notables paralelos tanto con el Qaddish, otra oración de la época, como con Abinu («Padre nuestro»), Malkenu («Rey nuestro)», y con algunas de las peticiones de las «Dieciocho bendiciones» (Shemoné Esré / Amidá), quizás de finales del siglo I e.c. En este capítulo hay otras dos secciones que tratan el tema de la oración, la parábola del amigo importuno (vv. 5-8) y la invitación a suplicar a Dios insistentemente (vv. 9-13). Los estudiosos creen que este encadenamiento de perícopas no se debe a Lucas, sino al uso de la catequesis de su tiempo.

    1 encontrándose él orando en cierto lugar: el Padrenuestro se transmitió sin datos de su localización geográfica y temporal; Lucas le ofrece un marco plausible, pero puramente redaccional. Sobre Jesús en oración: 3,21; 5,16; 6,12; 9,18.28.29; 22,44-46.
    Cuando oréis: el códice Beza añade (tomándolo de Mt 6,7) «No seáis habladores como los demás; piensan que gracias a su palabrería serán escuchados».
    2 Padre: así Lucas; Mateo añade «nuestro»; algunos manuscritos de Lucas añaden esta lectura, o leen incluso «Padre nuestro que estás en los cielos», asimilando el texto a Mateo. Sobre este vocativo, véase nota a 10,21b. Suele afirmarse que esta invocación individual es rara, o extraña en la literatura judía de la época; pero hay por lo menos tres casos en los textos de Qumrán (4Q372; 4QApocrJosé; 4Q460); en la literatura intertestamentaria no es tan raro ya el uso de Padre (nuestro): Apócrifo de Jeremías sobre la cautividad de Babilonia 3,6; Testamento de Neftalí 1,7 (quizás interpolación cristiana), y en Shemoné Esré 5.
    santificado sea: griego hagiázo («apartar algo del uso profano»); se puede santificar el nombre de Dios por medio del apartamiento de los ídolos, de la alabanza, del cumplimiento de su Ley, practicando en general la justicia. El Qaddish dice: «Exaltado y santificado sea su gran nombre» y «Bendito sea su gran nombre para siempre, por toda la eternidad; sea bendito, elogiado, glorificado, exaltado, magnificado, enaltecido y alabado su santísimo nombre; por encima de todas las bendiciones, de los cánticos, de las alabanzas y consuelos que pueden expresarse en al mundo».
    nombre: este sustantivo representa muchas veces la esencia o realidad de las cosas, en este caso la divina.

    ResponderEliminar
  146. (Sigue y fin)

    venga tu reino: es este uno de los pasajes más claros sobre la entidad futura del reino de Dios. Este ha de venir aún a la tierra de Israel, en un futuro próximo, pero indeterminado. El reino de Dios no está aún sobre la tierra. Sí está –lo ha estado siempre según la fe israelita– el reinado, o señorío de Dios, invisible, sobre el universo. Pero no su reino, que significa una inversión absoluta de la situación presente. Ni siquiera está verdaderamente incoado, ni misteriosa ni parcialmente, a pesar de que con la presencia del mesías el Diablo comienza a ser derrotado. Sostener que el reino de Dios ha llegado ya, hace del concepto «reino» algo solo espiritual e interior y obliga a entender la expresión «venga tu reino» como que no se pide en verdad la venida sino el aumento de la implantación progresiva de un reino, acontecimiento básico de liberación que está ya en marcha. Esta opinión me parece inverosímil. El Qaddish pide: «Llegue su reino pronto… En vuestra vida, y en vuestros días y en vida de toda la casa de Israel, pronto y en tiempo cercano». Esta oración indica que el Reino es una entidad futura. Véase nota a v. 20 y 17,20-21.
    3 cada día: contrástese con el «hoy» del pasaje paralelo de Mateo (6,11). El hoy indica una espera ansiosa de un evento inmediato; el «cada día» hace que ese evento se espere en un futuro más lejano.
    nuestro pan necesario: griego árton… epioúsion; el último vocablo es totalmente inusitado en la lengua griega hasta que aparece en Mateo y Lucas, y en realidad no sabemos qué significa. Se ha propuesto: a) Seguro, con el que se puede contar; b) Necesario (para nuestras necesidades); c) Esencial para existir o supersustancial, indispensable para vivir (calco semántico de epi-oúsios); d) El pan del mañana, con vistas a asegurar la subsistencia; e) El alimento («pan» como sinónimo de «comida» en general) justo para vivir. No es posible tomar una decisión.
    4 nuestros pecados: Lucas expresa así (griego hamartías), para que lo entiendan bien sus lectores griegos, el vocablo original arameo conservado por Mateo: «nuestras deudas» (para con Dios; griego opheilémata). En arameo hobáh tiene los dos significados (deuda y pecado). Pero el Padrenuestro, como sostienen algunos, no pide que –como compensación por el perdón de los pecados por parte Dios– el ser humano deba condonar las deudas monetarias.
    no nos induzcas a la tentación: puede conservarse esta versión del griego eisenégkes, que en apariencia hace recaer sobre Dios el peso de que el hombre pueda sucumbir a la tentación. Pero en la Biblia hebrea (caso claro del Job tentado por el Diablo con permiso de Dios) no se percibe en ello dificultad alguna, porque la tentación no es pecado alguno y, vencida, sirve abrazar la causa de Dios y rechazar la de Satanás. También Jesús fue tentado (4,1-13 y 22,35-46) y salió fortalecido de la prueba. La idea es paulina (1 Cor 10,13): «No os ha alcanzado tentación superior a la medida de lo humano. Y fiel es Dios que no permitirá que seáis tentados sobre vuestras fuerzas». Muchos manuscritos añaden al final «…sino líbranos del mal» armonizando el texto lucano con el de Mateo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  147. 10 de 12 ISLAM
    PREGUNTA 68 REPETITIVA

    Para el Coran:

    Sura 3 Es Dios el que envió la Ley de Moisés y el evangelio de Jesús.
    Jesús es un enviado de dios.
    Jesús resucitó muertos e hizo multitud de milagros.
    Jesús no muere si no que asciende en el cuerpo y alma.
    Jesus(llamado Mesias o Al-Masih)
    Maria es visitada por el ángel Gabriel (Jibrail) para recibir la buena nueva qu de ella nacerá un hijo santo.

    Jesús es un profeta(Nabi) y mensajero (Rasul) de Dios.

    Afirma la concepcion virginal de Maria, reconoce que Jesús sí resucitó muertos e hizo todo tipo de milagros.

    Dice que Jesucristo volverá para el juicio final para restablecer la justicia y derrotar al falso Mesías ( Masih ad-Dajjal o Anticristo)

    Una religión tras otra reconocen el carácter sobrenatural de Jesús ¿Tuvo Jesús un don especial?
    RESPUESTA:

    Estas preguntas son muy repetitivas. Creo haber dicho que Jesús fue un hombre extraordinario. Sin duda. Pero no el único. Ni el más extraordinario de la historia.
    El que las religiones, diversas, lo crean a sí, no infunde respeto alguno al historiador que escudriña los textos, los investiga y pone de relieve lo que hay dentro. Nada más.
    La teología y las religiones no son obra divina, sino de hombres y por tanto perfectibles, y criticables.
    Pero con respeto. Porque a muchos sirven de consuelo. No lo niego.

    Saludos

    ResponderEliminar
  148. PREGUNTA 69

    11 de 12 HINDUISMO
    Según Krishna Kripa Dasa, sacerdote de la tradición Vaishnava, una de las más sagradas escrituras del hinduismo como es el Bhavyshya Purana (1000 aC) se anuncia el nacimiento de Isha con las mismas características de Jesús de Nazaret:
    " Llegará un enviado de Dios qué llamamos avatar en sánscrito significa aquel que desciende y descenderá del mundo espiritual al mundo material con un mensaje divino de amor y de paz"
    añade que "cualquier hindú considera a Jesús como un ser iluminado"

    El hinduismo considera que Dios se ha revelado más de una vez a través de varios personajes y de varios pueblos por eso para ellos Jesús e Ishwara es la misma entidad.

    ¿Considera posible que Jesus viajar a la India?
    ¿El hecho de que el hinduismo identifique a Jesús con dios como Ishwara que sentido tiene para usted?

    RESPUESTA:

    La paralelomanía (Samuel Sandmel) no prueba nada en la historia de las religiones.

    Los esquemas se repiten una y otra vez porque el “soft” de la mente humana, iugal en todos, no da para más, sino para repetir y repetir.

    Desde el punto de vista de la historia antigua, que necesita PRUEBAS para construir hipótesis plausibles y explicativas, las suposiciones valen para muy poco o para nada
    Dentro del ámbito de la investigación seria no considera posible que Jesús viajara a la India.
    La identificación de Jesús con Ishwara no significa nada para mí.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar

  149. PREGUNTA:

    El budismo no tiene dioses pero mantiene la creencia que personas como Jesús de Nazaret están en el proceso de despertar y que han logrado cultivar unas capacidades excepcionales mentales de gran sabiduría y de grandes sentimientos como el amor y la compasión hacia el prójimo.

    Según Tony Karam director de la casa del Tibet en México " Individuos como Jesús se les conoce como Budas, es decir son seres despiertos, héroes o guerreros espirituales"

    El Budismo considera a Jesús un Buda (Ser iluminado) ¿ A que se debe esta unanimidad en considerar a Jesús un ser especial por todas las religiones y sus miles de millones de creyentes ?

    RESPUESTA

    En mi opinión, y con pocas dudas, se debe que a que Jesús causó un fuerte impacto en sus discípulos. Era por tanto un ser excepcional.
    Y se debe a que las religiones no consideran al Jesús histórico, según la investigación continua e independiente de hace más de 200 años, sino que ve al Corsito portentoso magnificado y ensalzado casi divinizado de los Evangelios. Las religiones suelen ver los escritos evangélicos o bien con desprecio o ignorancia, o cuando se creen algo de ellos, como históricos, y consideran a Jesús un ser grandioso de acuerdo con la perspectiva evangélica. No me extarña que un budista lo vea como un budisatva.

    Saludos

    ResponderEliminar
  150. Pregunta nº 70 Resucitación de la hija de Jairo

    MILAGROS

    1.¿Que grado de historicidad tiene para usted desde 0% a la certeza del 100% el pasaje de la hija de Jairo, si en lugar de considerarlo una resurrección, lo considerasemos una reanimación de un sanador ante un estado de inconsciencia?

    RESPUESTA:

    Al 100% ya que estoy convencido de que Jesús era un auténtico sanador y exorcista. Lo dicen y aceptan hasta sus enemigos cuando le acusan de obrar acciones prodigiosas apoyándose en la ayuda de Belcebú, gran jefe de los demonios (Mateo 9,34…). No hay por qué dudar, pues tales resucitaciones ocurren también hoy día.

    Saludos

    ResponderEliminar
  151. PREGUNTA 71 Multiplicación de los panes y peces

    2ª de Milagros

    Los cuatro evangelistas explican de maneras distintas el milagro de los panes y los peces lo cual teniendo en cuenta, que cuando quieren copiarse unos a otros, se copian literalmente, no andan con miramientos, ¿no es prueba bastante de que son cuatro fuentes distintas las que recogen este hecho aunque no fuera milagroso?


    RESPUESTA:

    La pregunta implica un desconocimiento de cómo se copiaba en la Antigüedad, transformándolo todo, a veces de manera sorprendentísima.

    Segundo: Los evangelistas lo presentan como un milagro prodigioso, contra todas las leyes de la naturaleza, y total y rotundamente histórico.

    Pienso como historiador que son todo leyendas. La fantasía popular sobre lo extraordinario, la intervención de Dios cotidianamente, y sobre cómo este quebraba las leyes de la naturaleza, dadas –como creían todos por Dios mismo– es sorprendente.

    Es más en el fondo no tenían el concepto nuestro de “leyes inamovibles de la naturaleza” y creían todo esto a pies juntillas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  152. PREGUNTA 72 Jesús SANADOR


    3. Profesor, le he leído que usted es partidario de que Jesús si era un sanador.
    ¿Esto explicaría para usted los siguientes supuestos milagros? :
    -Las 7 enfermedades causadas por "demonios" .
    -Las 5 curaciones de paralíticos.
    - Las 4 curaciones de ciegos.
    - Las 2 curaciones de leprosos.
    Y otros 12 milagros más.


    RESPUESTA:

    No podemos meter en el mismo saco esa lista de milagros. Hay algunos que superan los límites impuestos por las leyes de la naturaleza, y por tanto los considero no históricos. Así tomadas al pie de la letra una curación de un paralítico, que se probara hoy día que su parálisis procede de causas físicas y no psicosomáticos no sería histórico.

    Los causados por demonios o psicosomáticos pueden ser históricos.

    En líneas generales estas preguntas están todas respondidas en el libro de la Editorial Tritemio, cuya ficha es:

    Taumaturgia. Los milagros en el mundo judío antiguo pagano, judío y cristiano. Tritemio, Madrid 2017. 251 pp. ISBN: 978-84-16651-01-6. Editor con Eugenio Gómez Segura y autor del capítulo “Milagros de Jesús”, pp. 125-208.

    De todos modos, como Ustedes insisten en que responde e nuevo por escrito a lo que ya tengo escrito, les copio lo siguiente del libro mencionado:
    Ahora bien, aun aceptando que hay un transfondo histórico en hechos reales de sanación por parte de Jesús durante su vida pública, conocer ulteriores detalles de esas enfermedades curadas --como su carácter exacto según la medicina moderna, si las curaciones fueron de por vida, o temporales, etc.-- es empresa imposible.
    Como bloque de tradiciones testimoniadas en los evangelios, aunque en los detalles sean redaccionales --es decir, procedan en parte de la pluma de los evangelistas—y se encuentren diversos rasgos legendarios en ellas, creo que un historiador racionalista no debería tener dificultades serias en reconocer que ciertas sanaciones pueden ser hechos históricos, porque muchas de ellas ocurren también hoy día y porque se deben –como parece verosímil-- a la naturaleza psicosomática de tales enfermedades finalmente sanadas y a las especiales cualidades, llamadas carismáticas, del sanador --a su potentísima personalidad-- junto con la fe de los pacientes, que coadyuva sin duda a la curación. Como las sanaciones van unidas en ocasiones a los exorcismos, sus condiciones de historicidad son similares.
    Jesús, por su parte, estaba absolutamente convencido de su poder de sanación.

    Saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
  153. Pregunta 73 Milagros contra la naturaleza



    4. De los milagros contra la naturaleza ¿puede haber una base real en los siguientes? :
    La tempestad calmada (Representa a unos discípulos sin confianza en Jesus)
    Caminar sobre el agua (Testigos de ello son los apóstoles)
    La primera multiplicación de los panes y los peces (Es el único milagro que se encuentra en los cuatro evangelios canónicos y hubieron cientos de testigos)
    La pesca milagrosa (Lc. 5:1-11): Sucedió en el Lago Genesaret. Luego de este, Simón Pedro, Jacobo y Juan se convirtieron subitamente en discípulos de Jesús.
    La Transfiguración de Jesús en 3 evangelios Mt. 17:1-13, Mr. 9:2-13, Lc. 9:28-36.


    RESPUESTA:

    Sois un poco pesaditos ya que –al menos entre líneas– he respondido a esta pregunta por lo menos tres veces.

    Insisto en los siguiente: para aceptar estos milagros como reales hay que imaginar la existencia de Dios –de la que muchos pasan u otros niegan explícitamente– y segundo, porque debe admitirse como añadido que ese Dios, sobre todo en el caso de ciertos prodigios como la multiplicación de los panes o el caminar sobre las aguas, tiene que quebrar las mismas leyes físicas de una naturaleza que él antes ha creado y ordenado.

    Sé muy bien que los creyentes argumentan que Dios es omnipotente, que en realidad no quiebra las leyes del universo, sino que en algunos casos excepcionales simplemente detiene su ejecución por unos momentos. Por tanto, acusan a los que niegan los milagros de mantener conscientemente una mentalidad llena de prejuicios filosóficos que predetermina la cuestión. Por consiguiente, quienes niegan la posibilidad de milagros son ateos o defienden una concepción de Dios muy parcial.

    Bueno… pues me cuento entre estos. Aunque como sabéis yo no soy ateo, ni mucho menos, sino agnóstico. Es decir, no puedo decir si alguna propuesta sobre Dios es verdad o no. Sencillamente porque supera mi capacidad desconocer. Así que digo que tales milagros son puras leyendas y como tales… les hago muy poco caso… o ninguno…. Y aunque diga que no me decido en ocasiones, en esta sí. Tales milagros no existieron nunca, salvo en la fantasía de quienes lo inventaron.

    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  154. PREGUNTA 73 sobre milagros



    5. En multitud de pasajes, tras hacer un milagro, Jesús pedía a todo el mundo que no lo contasen a nadie.
    Si le unimos que Jesús dice que cuando alguien haga un bien determinado no se presuma de ello ¿ no da la sensación de que Jesús se centra en su mensaje, en que llegue su mensaje concreto, pero le importa poco que la gente se crea o que no se crea, que es el hijo de Dios?

    RESPUESTA:
    No creo que sea ese el sentido. Ni tampoco creo que quien formula a pregunta crea saber qué significaba exactamente para un Jesús totalmente judío ser “hijo de Dios”. Jesús no creía de ningún modo que él era hijo de Dios en un sentido igual al que se expresa en el Credo niceno-constantinopolitano: hijo óntico, real físico de Dios.

    En la Biblia hebrea Hijo de Dios son todos los israelitas, desde Adán. En un tono un poco más elevado “hijos de Dios” en la Biblia hebrea son el profeta, el sumo sacerdote y sobre todo el rey… Ahora bien, esto tres tipos de personajes son seres humanos.
    La pregunta es: ¿dijo Jesús de sí mismo que era Dios?

    Y la respuesta:

    Son sólo 7 los textos del NT (de entre unos 1.315 casos de ocurrencia del vocablo Dios en el NT) que afirman clara o muy probablemente que Jesús es Dios. Son éstos: Jn 1,1 (“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios”) más Jn 1,14 y 1,18 “ Y la palabra se hizo carne y puso su Morada entre nosotros; A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado; Jn 20,28 (“Tomás le contestó: Señor mío y Dios mío”); Romanos 9,5 (“De Israel proceden los patriarcas; de los cuales también procede Cristo según la carne, el cual está por encima de todas las cosas. Dios bendito por los siglos Amén”.); Tito 2,13 (“Aguardamos la feliz esperanza y la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo;); Hebreos 1,18 (“Pero del Hijo dice: Tu trono, ¡oh Dios!, por los siglos de los siglos; y El cetro de tu realeza es cetro de equidad”) y 2 Pedro 1,1 (“Simeón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que por la justicia de este nuestro Dios y Salvador Jesucristo les ha cabido en suerte una fe tan preciosa como la nuestra”).
    Ahora bien, no son estas palabras del Jesús histórico. Son otros los que hacen afirmaciones sobre ellas. Estos pasajes son pura teología cristiana de unos 50 años o más después de la muerte de Jesús. Por tanto no valen de ningún modo, en mi opinión, para afirmar que Jesús se consideraba hijo óntico, físico y real de Dios.
    Hay además textos tomados de los Evangelios contrarios a la idea de que Jesús fuera Dios, tomados sobre todo del Evangelio de Marcos, quien presenta a Jesús como un hombre que, a pesar de haber recibido el Espíritu divino en el bautismo (1,9-11) y haber sido adoptado como “hijo de Dios” desde ese momento, no tiene características divinas: Jesús
    · No posee una sabiduría divina: acerca de lo que va a ocurrir el último día nadie sabe nada, ni siquiera el Hijo (Jesús), sino sólo el Padre: Mc 13,32.
    · Jesús no es el “absolutamente bueno, sino sólo Dios”: Pregunta Jesús al joven: “¿Por qué me llamas bueno? Sólo hay uno bueno, Dios”: Mc 10,18.
    · Jesús piensa que es Dios, no él, quien distribuye los lugares preferentes en el futuro reino de Dios: Mc 10,40.
    · Jesús rezaba continuamente, sobre todo según el testimonio del Evangelio de Lucas. Ello significa naturalmente que no si siente igual a Dios. No se reza a nadie a quien se cree igual que uno mismo.
    Conclusión, según los Evangelios mismos Jesús ni se creyó ni fue hijo de Dios físico, óntico.

    Seguiremos mañana con la segunda parte de la pregunta que se refiere al “secreto mesiánico”.
    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  155. Dejaremos el secreto mesiánico para otro día.

    Ahora a la siguiente pregunta de Milagros

    PREGUNTA Nº 74 Resurrección de Lázaro


    7.La resucitacion de Lazaro ¿Que grado de historicidad tendría de 0% a 100% si en lugar de hablar de resurrección habláramos de REANIMACIÓN de un cataleptico o inconsciente ?

    RESPUESTA:

    Respecto a un milagro de esta clase: una cosa es –dando por supuesta una cierta verosimilitud en el relato, es decir, que contenga un núcleo histórico bajo la capa de una leyenda– y otra qué es lo que pensaban los antiguos respecto al milagro en cuestión.

    El texto dice expresamente v.39 que cuando Jesús accede al sepulcro han pasado ya cuatro días y el cadáver huele, ya descompuesto. Se trata, pues de una verdadera resurrección.

    Tocamos aquí de nuevo un tema crucial: ¿puede un historiador aceptar la existencia de verdaderas resurrecciones? En mi opinión, y en la de muchos, no, ya que una resurrección no es un hecho observable, ni repetible…; perteneciente se trata por tanto de algo que pertenece al ámbito de lo sobrenatural, sobre el que el historiador no se pronuncia ni puede hacerlo. Opino, pues, que aceptar incluso que Jesús creyese él mismo que tenía poder para resucitar muertos se hace muy cuesta arriba desde el punto de vista de un mero historiador.

    ¿Resurrecciones realizadas por Jesús?

    En los Evangelios se narran tres resurrecciones: la de la hija de Jairo, jefe de una sinagoga (Mc 5,21-43); la del hijo de una viuda de la ciudad de Naín (Lc 7,11-17); la de Lázaro, el hermano de Marta y María en el Cuarto Evangelio (11,1-45). Además, en líneas generales un texto de la Fuente “Q” que afirma por boca de Jesús que por su medio “Los muertos resucitan” (QLc 7,22; Mt 11,3-5).
    En este apartado el análisis crítico se hace más intrincado. En líneas generales los dos últimos casos, el de la viuda de Naín y sobre todo el de Lázaro, son rechazados como históricos por la mayoría de los investigadores, incluso católicos. Las razones son las siguientes:
    · Sólo se narran en un evangelio (o Lc o Jn). Por tanto carecen de “testimonio múltiple” de tradiciones independientes.
    · La labor, o la mano del evangelista --con un vocabulario y estilo propios, con rasgos típicos de su teología y manera de pensar acerca de la figura de Jesús— se percibe muy claramente. Se ve, por tanto, que la historia del milagro ha salido entera de la pluma del evangelista. Hay otras historias de exorcismos y sanaciones que tienen pocos rasgos redaccionales; es verosímil, por tanto, que estén transmitiendo una tradición anterior al evangelista.
    · Las dos cuentan con antecedentes de milagros de resurrección del Antiguo Testamento, en concreto del ciclo de los profetas Elías y Eliseo en 1 Reyes 17,17-23 y 2 Reyes 4,18-37, que parecen haber influido notablemente en la narración de hechos semejantes por parte de Jesús. Con otras palabras: se nota demasiado la influencia literaria de esos pasajes del Antiguo Testamento y el deseo de acomodar la figura de Jesús a la de Elías sobre todo, como taumaturgo.

    Y en general… He dicho que personalmente, como escéptico que soy no creo en resurrecciones. Así que la resurrección de Lázaro es una escena ideal para mostrar la maldad de los jefes de los judíos. No solo no creen, sino que encima quieren matarlo, los jefes, insisto. porque muchos siguen a Jesús.
    Saludos

    ResponderEliminar
  156. PREGUNTA Nº 74 La viuda de Naín y su hijo resucitado

    8. La resucitacion de el hijo de la viuda en Nain ¿Que grado de historicidad tendría de 0% a 100% si en lugar de hablar de resurrección habláramos de REANIMACIÓN de un cataleptico o inconsciente ?


    RESPUESTA:

    Siento decir que para mí tiene una historicidad cercana al 0%

    Me explico:

    Se trata de episodio lucano sin paralelo alguno, que el evangelista introduce dentro de la Fuente Q a la que seguía ahora. Aparte de la falta de «testimonio múltiple», la narración en sí tiene rasgos del estilo lucano, lo cual unido a lo extraordinario del suceso (solo hay dos milagros de resurrección: este y el de la hija de Jairo que aparece en 8,40-56) decide a la mayoría de los comentaristas a considerar no histórico el suceso: es un relato procedente de una tradición oral, legendaria, solo conocida por Lucas, que este remodela.

    Suele considerarse, además, que el trasfondo de esta tradición se halla en los relatos de dos milagros parecidos en la Biblia hebrea que ejercieron una poderosa influencia: la resurrección del hijo de la viuda de Sarepta por Elías (1 Reyes 17,17-24) y su réplica, la del hijo de la sunamita por su discípulo Eliseo en 2 Reyes 4,18-37.

    El evangelista por su cuenta escenifica aquí tal «tradición» para preparar la respuesta (en este mismo capítulo del Evangelio) a los enviados de Juan Bautista que preguntan si Jesús es el mesías (7,22). Y Jesús responde que, entre otros prodigios, él ya ha resucitado muertos. Del maestro pitagórico Apolonio de Tiana (siglo I a.e.c.: Vida de Apolonio de Tiana IV 45, de Filóstrato) se cuenta un milagro semejante, pero el relato es posterior a los evangelios: podría ser una réplica pagana.

    Tanto el milagro de Apolonio como el de Jesús son leyendas.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  157. SOBRE EL SECRETO MESIÁNICO

    Hola amigos:

    En una comunicación anterior escribí que pondría algo sobre el llamado “secreto mesiánico”. ¿Por qué Jesús, si es de verdad el Mesías prometido, enviado por su Padre a la tierra para la salvación de todos los hombres se empeña en decir a sus discípulos y a gentes curadas por él que no digan a nadie que él es el Mesías y que no expandan a los cuatro vientos el resultado de un acto de curación?

    Esta prohibición parece no tener sentido alguno.

    La respuesta se dio ya a principios del siglo XX por medio de un famoso libro de 1901 titulado El secreto mesiánico en los Evangelios (1901), republicado en 2014 por de Gruyter en Berlin.

    La tesis principal es que Jesús no tenía la conciencia mesiánica que le atribuye la comunidad cristiana. Jesús no tuvo en verdad esa conciencia y el mesianismo de Jesús es un producto de la teología cristiana, había que explicar a las gentes a las que se proclama a Jesús como Mesías redentor por qué había fracasado en su misión y había muerto en la cruz. Los evangelistas, comenzando por Marcos inventaron la solución: Jesús prohibía a sus discípulos decir que era el mesías.

    La teología que se construyó en torno a esta explicación de la muerte en cruz es en pocas líneas la siguiente:

    Este mesías está empeñado en una batalla tremenda, cósmica, contra el enemigo del Reino, Satanás. La derrota definitiva de este en la historia del mundo comienza ya con la acción de Jesús como mesías. Este mesías es judío y lo muestra en múltiples aspectos, por ejemplo, en su idea de Dios y en la consideración de los textos sagrados. Sin embargo, aunque como agente mesiánico divino sea este mesías el «hijo de David», no es el mesías «normal» al que espera la inmensa mayoría de los judíos, sino de otra clase.

    Su mesianismo incluye el sufrimiento y la muerte como rescate, o redención, en pro del perdón de los pecados de todos los seres humanos. Es también designio de Dios que su mesianismo quede oculto hasta que se manifieste plenamente en y después de la resurrección. Tal idea es denominada el «secreto mesiánico». Esta noción intenta responder claramente a la candente pregunta: ¿cómo es posible que un ser semidivino, tan poderoso, obrador de milagros e investido de una misión tan importante, fuera mal interpretado y condenado a una muerte ignominiosa?

    El evangelista sabía que ningún judío habría reconocido en esta imagen al mesías de Israel. La respuesta marcana a esta cuestión tan importante fue el artificio literario del «secreto mesiánico»: Jesús mantuvo conscientemente en secreto su misión que sólo debía revelarse tras su muerte y resurrección. Lo que intentó Marcos exponer por medio de este esquema literario fue una idea fundamental del cristianismo tal como lo pensaba Pablo: la identidad, la personalidad, la trascendencia salvadora de Jesús el Mesías, sólo puede captarse con los ojos de la fe y después de la resurrección.

    Naturalmente, esto es pura teología y no historia.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  158. PREGUNTA Nº 75 Flagelación + crucifixión

    ¿Es cierto que Jesús es el único caso de una persona que ha sido flagelada y crucificada por un mismo gobernador romano?

    RESPUESTA:

    Absolutamente no cierto.

    La flagelación, y brutal, con látigos de tiras de cuero y a menudo con bolitas de hueso o plomo (más raro) era la práctica normal para que el condenado legara a la cruz medio muerto y durara poco. De lo contrario tenían que mantener una constante guardia hasta que muriese y eso no interesaba en lo mínimo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  159. PREGUNTA 76 Jesús hecho sobrenatural

    9.El Coran afirma que Jesús es un "Enviado de Dios" y que hacia milagros de resucitacion.

    El cristianismo dice que era el Hijo de Dios y que hacia milagros de resucitacion.
    El Judaísmo dice que era un Mago o un hechicero.
    El budismo dice que Jesús fue un Buda (ser iluminado).
    El hinduismo le considera un dios más.
    7000 millones de creyentes, entre los que hay profesores universitarios o científicos como Tesla, coinciden en el hecho sobrenatural de Jesús.

    ¿No sería matemáticamente más probable que estos 7000 millones de personas( entre los que también hay grandes expertos, catedráticos y eruditos de diversas materias) llevasen razón en contra de los pocos cientos de historiadores agnósticos?


    RESPUESTA

    La pregunta exagera: no hay 7.000 millones de personas que crean en el hecho sobrenatural de Jesús. Ni 1.000 millones. No los hay, y menos en España, donde la mayoría no está de acuerdo con la Iglesia y sus dogmas, no cree o se toma la religión como folklore.

    Pero aceptemos los presupuestos. El consenso aparente no vale. Desde Aristóteles hasta Copérnico y sobre todo Galileo todo el mundo creyó que el sol giraba en torno a la tierra y que esta era plana… Hoy en día esa posición es insostenible.

    Pues lo mismo con la crítica de los Evangelios y el NT en general que empezó en serio, a finales del siglo XVIII, tomó aliento completo en el XIX y se consolidó en el XX. Jesús No se consideró Dios, ni que fuera sobrenatural ni nada de nada.
    Piensen en lo siguiente: ¿Se puede probar que Jesús era un mero hombre por medio de una lectura sensata de los Evangelios?
    Sí, sobre todo a base del primero cronológicamente, el Evangelio de Marcos, y menos con los otros que lo corrigen en este aspecto. Así el escrito de Marcos presenta a Jesús como un hombre que, a pesar de haber recibido el Espíritu divino en el bautismo (1,9-11) y haber sido adoptado como “hijo de Dios” desde ese momento, no tiene características divinas. Así, Marcos afirma que Jesús:
    · No posee una sabiduría divina: acerca de lo que va a ocurrir el último día nadie sabe nada, ni siquiera el Hijo (Jesús), sino sólo el Padre: Mc 13,32.
    · Jesús no es el “absolutamente bueno, sino sólo Dios”: Pregunta Jesús al joven: “¿Por qué me llamas bueno? Sólo hay uno bueno, Dios”: Mc 10,18.
    · Jesús piensa que es Dios, no él, quien distribuye los lugares preferentes en el futuro reino de Dios: Mc 10,40.
    · Jesús rezaba continuamente, sobre todo según el testimonio del Evangelio de Lucas. Ello significa naturalmente que no si siente igual a Dios. No se reza a nadie a quien se cree igual que uno mismo.


    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  160. PREGUNTA 76:

    SEPULTURA DE JESÚS Y ARQUEOLOGÍA


    " Señores administradores del foro.

    He intentado como arqueólogo en varias ocasiones preguntar a Antonio pero ustedes cualquier pregunta crítica la tienen censurada. Cuando Antonio dice que no es factible una tumba especial para un crucificado sino que estaría en una fosa común, es de una incorrección arqueológica sin parangón porque ya en 1968 en una tumba del s. I d.C. en Giv’at ha-Mivtar, al nordeste de Jerusalén se encontraron los restos de un hombre de unos 20 años llamado Yehohanan ben Hagkol. En el talón conservaba todavía un clavo de hierro de 11,5 cm, lo que demostraba que había sido clavado en una cruz.

    pero es que en abril de 2018 un equipo de investigadores de las Universidades de Ferrara y Florencia publicaron un artículo en la revista Archaeological and Anthropological Sciences , en el que estudian un esqueleto de época romana de un hombre de unos 30 años que fue exhumado en 2007 en Gavello, una lo en el norte de Italia.


    Los cruficados quedaban muchas horas o días en la cruz y luego los tiraban a una fosa común o a un barranco pero en el caso de Jesús era Pascua y querían quitarse ese problema cuanto antes. Así que si alguien quiso meterlo en un sepulcro, miel sobre hojuelas.

    Mandó Pilatos a su guardián a ese sepulcro y al abrirlo no estaba.

    Esa es la verdad.

    La crucifixión es casualmente abolida precisamente por Constantino.

    La verdad es arqueológica y está alejada del club de historiadores, apegados ellos, a un papel y a interpretaciones de salón y no a una brocha y un pico que es como se encuentra la verdad histórica.

    Pablo Suárez. "

    Saludos profesor.

    (Sigue la respuesta).

    ResponderEliminar
  161. RESPUESTA:

    En primer lugar, le ruego que sea Usted comedido. Escribe Usted que mi ignorancia es de “una incorrección arqueológica sin parangón”.

    ¿Cómo sabe usted que soy incorrecto sin parangón? Naturalmente conozco esos datos, como los conoce cualquiera que se dedique a estudiar el Nuevo Testamento. Aparte que de que su noticia del 2018 –repásela por favor– está incompleta, pues no habla de la presunta sepultura noble, o rica, en la que se encontró ese esqueleto.

    El argumento de los “historiadores de salón” es naturalmente de hipótesis plausibles, a saber, que la importancia sociológica de Jesús y la enemistad de las altas autoridades de Jerusalén contra un individuo, que llevaba un acompañamiento de gente con espadas de guerra (xíphos, según los evangelios), que estorbaba gravemente el funcionamiento del Templo de un Jesús, en Galilea sobre todo, y en Judea al final de su vida pública, amenazado de muerte por Antipas (Lucas 10,33) no se puede en principio comparar con la importancia del crucificado de Giv’at ha-Mivtar. Insisto en que las autoridades judías eran enemicísimas de Jesús según los Evangelios mismos.

    Por tanto es sumamente inverosímil que Jesús fuera enterrado por un presunto miembro del Gran Sanedrín en una tumba honorífica y, a la vez, en una fosa común, por hipótesis, sus dos seguidores presos en la misma redada. Es además seguro que había dos espacios en Jerusalén para enterrar a los foráneos muertos en la capital. Uno para peregrinos que morían durante la fiesta, y otro para malhechores comunes. Sabemos también que había un pequeño sanedrín (conjunto de empleados públicos con un jefe) encargado de estos enterramientos. Ellos serían los que descendieron a Jesús y a los otros dos, según Hechos, y lo (los) engerraron.

    Por tanto, a falta absoluta de pruebas arqueológicas sobre Jesús, ya que jamás se encontró el cadáver, lo más sensato es postular un enterramiento indigno por parte de sus enemigos. Sobre todo porque los ajusticiados eran tres y no uno.

    Segundo: aparte de que Usted debe escribir, según la ortotipografía española, “Pilato” y no “Pilatos”, absolutamente todos los exegetas de prestigio postulan que la historia de la guardia y de la tumba es un mero proceder apologético, y tardío, por parte de Mateo para contrarrestar la maledicencia de las gentes ante la afirmación de la resurrección de Jesús, gente que arguía que sus discípulos habían robado el cadáver. Esa historia no es en absoluto de fiar. Si Usted lee el libro “Resurrección, de Javier Alonso, Arzalia Editores, Madrid 2017, verá la cantidad de argumentos que esgrimen los exegetas contra tal robo.

    Y en cuanto a la “verdad histórica” por medio de la arqueología, le respondo: fundamental estoy de acuerdo y muchas veces lo he defendido en público. Pero, la “verdad histórica”, y menos en historia antigua, incluso en arqueología, no existe. Sencillamente porque la arqueología es también interpretación y sobre todo porque la arqueología sin textos de apoyo (en un momento de la historia en la ya abunda la literatura, no en épocas absolutamente iletradas) vale solo como hipótesis plausible, pero no como prueba de verdad contundente.

    Así que en conjunto, le rogaría, por favor, que no sea Usted tan contundente. Sea más comedido. Un historiador consciente de su falibilidad es siempre comedido.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  162. PREGUNTA 77: El nombre de Yahvé.

    Le planteo tres preguntas que en realidad es del mismo tema. ABBA vs YHWY.

    1.¿Por qué en el nuevo testamento nunca se escribe YHWY pero si se pone 5000 veces en el antiguo testamento y sensu contrario por qué " ABBA" solo se dice en el Nuevo Testamento ( cuando jesús sabía que no había ninguna tradición judia de llamarle cómo "papá" en arameo sino más bien altísimo etc) y ninguna en el Antiguo Testamento?


    RESPUESTA:

    Porque el Nuevo Testamento está dirigido a gentes de lengua materna griega, ya judíos, ya gentiles. Y los gentiles no entenderían el nombre de “Yahvé”. Y Elohim, tampoco. Pensarían que era una divinidad oriental más. Pero los judíos querían decir que es “El Dios único”, creador de cielos y tierra. Por tanto escogen el nombre de Dios, o mejor “El Dios” (único) = en griego “ho theós”.

    Segundo: porque cuando se escribe finalmente la Biblia hebrea en torno al 500 a. C., e incuso mucho más tarde, por ejemplo, el Libro de Daniel, aunque estuviera escrito el nombre YHWH nunca se leía así, sino “Adonai”, preferentemente, “Señor” = griego “Kýrios”. Y más tarde no solo en la lectura, sino en el habla diaria se omitía su mención para cumplir mejor el segundo mandamiento. Por ello dejó de pronunciarse el Nombre. Cortar por lo sano.

    No es cierto que ’Abba no esté testimoniado. Hay pocos casos. Pero los hay. En concreto tres en los manuscritos del Mar Muerto, de los cuales recuerdo dos: 4Q4605,5 y 4Q3721,16.

    Jesús puede ser algo rarito, pero no un únicum.

    Más tarde, el nombre Abba se utilizó en el judaísmo –al igual que en el cristianismo– para designar a un hombre espiritual honorable.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  163. PREGUNTA 76. Lo sobrenatural y el historiador


    10.Sobre los milagros de Jesús ¿Como van los historiadores agnósticos, a llegar a conclusiones válidas sobre un fenómeno presuntamente sobrenatural cuando están descartando a priori, precisamente, las causas sobrenaturales calificandolas como "legendarias" sin más ? Es como si en la investigación de un asesinato descartamos antes de empezar que haya sido el mayordomo?
    ¿No ve ahí un fallo metodológico?


    RESPUESTA:

    La pregunta no contempla con claridad qué es un historiador y cuál es su misión, sea agnóstico, creyente, ateo, o…

    Un historiador –insisto– de cualquier “pelaje” intelectual que sea, NO PUEDE ADMITIR3 LO SOBRENATURAL. Estaría irremisiblemente perdido, ya que, por ejemplo, siendo cristiano, tendría que admitir todos los milagros de Mahoma y sus sucesores, o de cualquier otra confesión. Entonces se acabaría la historia.

    Por hipótesis SOLO es historia aquella ciencia humanística que trata de hechos comprobables y repetibles. Y una resurrección no es comprobable ni repetible. No es comprobable, porque siempre se puede argüir que el resucitado estaba en estado cataléptico…, por tanto que no se había muerto.

    Pienso que no hay más cera que a que arde. Por tanto no hay fallo metodológico alguno, porque la fe en algo sobrenatural no puede tener cabida en un trabajo histórico. La historia NO es teología.

    Así que pido, por favor, a mis críticos que piensen bien los límites de la ciencia histórica y que dejen de repetir siempre el mismo argumento.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  164. PREGUNTA 78 Réplica sobre “Abba”

    Aunque pudiera resultar que estaban hablando de un dios oriental como dice usted, lo normal, lo lógico, es que si Jesucristo se estaba refiriendo al Dios del Antiguo Testamento hiciera algún tipo de referencia nominal a los términos del AT, como el tetragrámaton pero no nombrar ni hacer ni una sola referencia con los términos a los que se estaba refiriendo el Antiguo Testamento ¿que explicación tiene?

    Y en segundo lugar insisto ¿por qué en el Antiguo testamento no se pronuncia ni una vez a ABBA? Creo que no se ha contestado la pregunta.

    Y creo que tampoco se ha contestado, ese corte radical entre el antiguo y el nuevo testamento donde en uno (At) nombran a Dios 6000 veces (con el término que se quiera YHYW, Adonai, Señor o como fuere) y en el otro (Nuevo testamento) ni una sola vez.

    Saludos

    RESPUESTA

    Estimado amigo:

    O no me he expresado yo bien, o el que pregunta no ha entendido bien mi respuesta, al menos en parte. Además, me parece claro que en ciertas preguntas hay un afán defensivo, apologético. Yo, le aseguro, carezco de ánimo anti apologético ni intento atacar frontalmente nada. Lo único que me interesa es exponer lo que creo que quizás, probablemente, es la verdad histórica… la mayoría de las veces meramente hipotética.

    1. REPITO: los autores de los Evangelios NO PODÍAN hacer referencia alguna al Tetragrámmaton o Yahvé, o ’Elohim, porque los lectores paganos confundirían a Yahvé, etc., DIOS ÚNICO, con cualquier otra divinidad oriental menor, o mayor, da igual, en un ámbito politeísta, cosa que no les interesaba en absoluto.
    Por eso escogen el término griego HO THEÓS, porque se entendía fácilmente como “DIVINIDAD ÚNICA”. Por tanto con el uso de HO THEÓS estaban nombrando a Yahvé/Elohim pero utilizando –como buenos traductores– términos entendibles en la lengua término, el griego. Esto es elemental.

    2 En el Antiguo Testamento escrito casi todo él en hebreo, NO EN ARAMEO, (menos unos cuantos capítulos del Libro de Daniel [2,4b–7,28] y un versículo de Jeremías 10,11). Por tanto no puede encontrarse “Abbá”, que es arameo. Esto es elemental.

    Ahora bien, en la Biblia hebrea sí se halla “nuestro padre” / padre nuestro (en verdad pocas veces) referido al Dios de Israel expresado por creyentes israelitas, y también referencias suficientes al reino/reinado de ese Dios sobre Israel y el mundo en general. Ahora bien, el concepto del reino de Dios en Jesús está tomado de los Profetas, aunque no empleen a menudo el término “reino”, en textos que aluden al brillante futuro de Israel según la “alianza a nuestros padres”. Esto es bastante conocido, aunque no elemental.

    3 El Antiguo Testamento es muchísimo más amplio que el NT. Las alusiones al Dios de Israel o al Dios único (llámese Yahvé/Elohim en hebreo, o HO THEÓS en la versión de los LXX) son 6.000…
    ¿Y qué? Pues nada de nada.
    En el NT, muchísimo más breve son 1315 veces las que aparece HO THEÓS (dios = Yahvé/Elohim). Así que la proporción quizás sea igual al nombrar al Dios único de la manera entendible. Y recuerde de nuevo quien formula esta pregunta que el NT está escrito en griego. Esto es elementalísimo.

    Por favor, les ruego que piensen un poco más las preguntas.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  165. “Querido profesor Piñero:

    El nombre del dios judío es el que es" Yo soy Jehová. Ese es mi nombre” (Isaías 42:8).
    Y no parece difícil imaginar cómo Jesús si hubiera sido hijo de ese Dios habría sabido cuál es el nombre de su padre y no tiene ningún sentido que Jesús no diga cuál es el nombre de ese Dios aclarando que no es un Dios oriental menor sino que es el nombre de su propio padre.

    Si hubiera sido su padre habría dicho su nombre o al menos indirectamente diciendo que el dios de Moisés es su padre y eso jamás lo hace.

    Incluso se niega a hacerlo al ser preguntado por el nombre de su padre.

    Jehová quiere que conozcamos su nombre. La Biblia dice: “Que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmo 83:18)
    O en otro pasaje La Biblia dice que Dios sabe quiénes piensan en su nombre y valora (Malaquías 3:16) y llega Jesús y ni lo dice.

    La Biblia dice: “Que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmo 83:18).
    Pero Jesús no pronuncia tal nombre no explica cuál es el nombre de su padre.

    Decía éxodo 3.15 “Este es mi nombre hasta tiempo indefinido, y este es la memoria de mí a generación tras generación” No tiene sentido que Jesús dé referencia del nombre de su propio padre.

    Profesor incluso hay un "premio" para todo aquel que pronuncie ese nombre de Jehová “Todo el que invoque el nombre de Jehová escapará salvo” (Proverbios 18:10) y nada, ni con esas conseguimos que Jesús, explique aún indirectamente, que es eso de Jehová, YHWH, JHVH, o Iheoua etc, nada , ni una referencia.

    Profesor Piñero, fíjese que incluso Jesus llega a MENTIR con tal de no decir su nombre :
    “Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer” (Juan 17:26).Lo cual jamás hace y miente con tal de no dar ese nombre.


    ¿Que motivo hay para todo esto? "


    (Esta pregunta no tendrá respuesta)

    Saludos

    ResponderEliminar
  166. CAMBIÉ DE OPINIÓN Y ME DECIDO A RESPONDER

    RÉPLICA del preguntante SOBRE “ABBA”


    Aunque pudiera resultar que estaban hablando de un dios oriental como dice usted, lo normal, lo lógico, es que si Jesucristo se estaba refiriendo al Dios del Antiguo Testamento hiciera algún tipo de referencia nominal a los términos del AT, como el tetragrámaton pero no nombrar ni hacer ni una sola referencia con los términos a los que se estaba refiriendo el Antiguo Testamento ¿que explicación tiene?

    Y en segundo lugar insisto ¿por qué en el Antiguo testamento no se pronuncia ni una vez a ABBA? Creo que no se ha contestado la pregunta.

    Y creo que tampoco se ha contestado, ese corte radical entre el antiguo y el nuevo testamento donde en uno (At) nombran a Dios 6000 veces (con el término que se quiera YHYW, Adonai, Señor o como fuere) y en el otro (Nuevo testamento) ni una sola vez.


    La idea de esta pregunta es demostrar que la teoría de JJ Benítez de que el Dios de Jesús no es el judío Jehová, Yahvé o YHYW es un hecho y que jamás Jesús se identificó con el Dios de los judíos por más que pudiera intentar parecer judío para no ser apedreado en el primer cuarto de hora de peregrinación.

    Tiene cierta base interesante el hecho de considerar que en ningún caso Jesús hace referencia nominal a ese Dios de los judíos del que en teoría viene en representación.

    RESPUESTA:

    O no me he expresado yo bien, o el que pregunta reiteradamente no ha entendido bien mi respuesta, al menos en parte.

    1. REPITO: los autores de los Evangelios NO PODÍAN hacer referencia alguna al Tetragrámmaton o Yahvé, o ’Elohim, porque los lectores paganos confundirían a Yahvé, etc., DIOS ÚNICO, con cualquier otra divinidad oriental menor, o mayor, da igual, en un ámbito politeísta, cosa que no les interesaba en absoluto.
    Por eso escogen el término griego HO THEÓS, porque se entendía fácilmente como “DIVINIDAD ÚNICA”. Por tanto con el uso de HO THEÓS estaban nombrando a Yahvé/Elohim pero utilizando –como buenos traductores– términos entendibles en la lengua término, el griego. Esto es elemental.

    2 En el Antiguo Testamento escrito casi todo él en hebreo, NO EN ARAMEO, (menos unos cuantos capítulos del Libro de Daniel [2,4b–7,28] y un versículo de Jeremías 10,11). Por tanto no puede encontrarse “Abbá”, que es arameo. Esto es elemental.

    Ahora bien, en la Biblia hebrea sí se halla “nuestro padre” / padre nuestro (en verdad pocas veces) referido al Dios de Israel expresado por creyentes israelitas, y también referencias suficientes al reino/reinado de ese Dios sobre Israel y el mundo en general. Ahora bien, el concepto del reino de Dios en Jesús está tomado de los Profetas, aunque no empleen a menudo el término “reino”, en textos que aluden al brillante futuro de Israel según la “alianza a nuestros padres”. Esto es bastante conocido, aunque no elemental.

    3 El Antiguo Testamento es muchísimo más amplio que el NT. Las alusiones al Dios de Israel o al Dios único (llámese Yahvé/Elohim en hebreo, o HO THEÓS en la versión de los LXX) son 6.000…

    ¿Y qué? Pues nada de nada.

    En el Nuevo Testamento, muchísimo más breve que el AT, son 1315 veces las que aparece HO THEÓS (dios = Yahvé/Elohim). Así que la proporción quizás sea igual al nombrar al Dios único de la manera entendible. Y recuerde de nuevo quien formula esta pregunta que el NT está escrito en griego. Esto es elementalísimo.
    Por favor, les ruego que piensen un poco más las preguntas.

    (SIGUE mañana)

    ResponderEliminar
  167. Sigue la réplica de ayer:


    "“Querido profesor Piñero:

    El nombre del dios judío es el que es" Yo soy Jehová. Ese es mi nombre” (Isaías 42:8).
    Y no parece difícil imaginar cómo Jesús si hubiera sido hijo de Dios habría salido cuál es el nombre de su padre y no tiene ningún sentido que Jesús no diga cuál es el nombre de ese Dios aclarando que no es un Dios oriental menor sino que es el nombre de su propio padre.

    Si hubiera sido su padre habría dicho su nombre o al menos indirectamente diciendo que el dios de Moisés es su padre y eso jamás lo hace.

    Incluso se niega a hacerlo al ser preguntado por el nombre de su padre.

    Jehová quiere que conozcamos su nombre. La Biblia dice: “Que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmo 83:18)
    O en otro pasaje La Biblia dice que Dios sabe quiénes piensan en su nombre y valora (Malaquías 3:16) y llega Jesús y ni lo dice.

    La Biblia dice: “Que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmo 83:18).
    Pero Jesús no pronuncia tal nombre no explica cuál es el nombre de su padre.

    Decía Éxodo 3.15 “Este es mi nombre hasta tiempo indefinido, y este es la memoria de mí a generación tras generación” No tiene sentido que Jesús dé referencia del nombre de su propio padre.

    Profesor incluso hay un "premio" para todo aquel que pronuncie ese nombre de Jehová “Todo el que invoque el nombre de Jehová escapará salvo” (Proverbios 18:10) y nada, ni con esas conseguimos que Jesús, explique aún indirectamente, que es eso de Jehová, YHWH, JHVH, o Iheoua etc, nada , ni una referencia.

    Profesor Piñero, fíjese que incluso Jesus llega a MENTIR con tal de no decir su nombre :
    “Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer” (Juan 17:26).Lo cual jamás hace y miente con tal de no dar ese nombre.


    ¿Qué motivo hay para todo esto? "


    RESPUESTA:

    Opino que el que hace esta pregunta no ha leído bien los Evangelios, sino muy deprisa y sin pensar lo conveniente. Ni ha entendido bien el judaísmo del siglo I, ni tiene la menor idea de lo que pensaban acerca de Dios, de la manera de nombrarlo, de lo que Jesús sentía que era él, del modo –digo– cómo sentía que un profeta exponía la voz de Dios (a quien no se podía nombrar en absoluto).

    El preguntante ignora por completo que en la época de Jesús jamás se decía el nombre de Dios. Solo una vez al año, el día de Yom Kippur, el día de la expiación lo pronunciaba el sumo sacerdote, totalmente postrado en el suelo, boca abajo y muy bajito.

    El preguntante ignora que en el siglo I, y mucho antes también el nombre no sería solo para individualizar a una persona, sino que expresaba pare de su esencia. Y se pensaba que saber el nombre de alguien era como ejercer un cierto poder sobre él.

    El preguntante ignora que en Amós 6,10 (es decir pasados los tiempos fundacionales del pueblo en los que Yahvé revelaba su nombre para ser aceptado como dios del pueblo) estaba prohibido mencionar el nombre de Yahvé: “Calla; no hay que mencionar el nombre de Yahvé”, y se sustituía siempre por “Adonay” “Mi Señor”. Incluso hoy día hay judíos piadosos que no escriben ni siquiera la palabra “Dios”, sino que escriben “D”; o “G”, si lo dicen en inglés.

    Así pues, el planteamiento mismo del “problema” e incluso la afirmación de que Jesús mentía supone ignorancia supina. Es como si yo, que dejé las matemáticas en mi antiquísimo cuarto de Bachillerato allá por 1954, me atreviera hoy a discutir –¡y a publicar!– sobre el teorema de Fermi.

    Les pido disculpas por adelantado si hoy me he expresado de una manera un poco fuerte.
    ¡Paciencia conmigo!

    (Que yo también la tengo con algunas preguntas)

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  168. Buenos días.
    El Profesor Piñero nos dejaba al respecto de las preguntas sobre la pelicula "La Pasión de Cristo" de Mel Gibson lo siguiente :
    Queridos amigos:

    "Tengo tanto trabajo que no tengo tiempo de ir al cine o ver la TV.

    Pero si se trata de la peli de Mel Gibson, por lo que he leído, sigue al pie de la letra a los Evangelios. Y si hay algo problemático desde el punto de vista histórico en los Evangelios, es el relato de la Pasión que tiene unos cuantos puntos seguros y otros muchos totalmente no históricos. Y el relleno de los acontecimientos es desde el punto vista histórico más que negativo. La historia de la Pasión es un gravísimo problema para los que creen que los Evangelios no cuentan más que la verdad y solo la verdad."



    Respecto de la presencia del nombre de Dios en el AT y no en el NT hay mucha polémica con varios amigos que quieren replicar.
    Fundamentalmente sus réplicas giran en tres pilares :
    1) esa prohibición de nombrar a Dios también la tenían los contemporáneos del Antiguo Testamento y sin embargo la sorteaban de distintas maneras pero en el Nuevo Testamento no es que la sartén es que evitan referirse al Dios del Antiguo Testamento.

    2) que Jesús no fue jamás un judío de religion, porque jamás hizo referencia alguna al dios del Antiguo Testamento, ni dijo el Dios de Abraham, ni dijo "el Dios de Moisés" y si había necesidad de escribirlo o referirse a él, de mil maneras indirectas, puesto que en el Antiguo Testamento se hablan de otros dioses como "no adoreis a otros dioses" de modo que sí que había necesidad de concretar que era Dios con su nombre.

    3) En palabras de JJ Benítez "El Dios del odio y la venganza del Antiguo Testamento que mató más de 1000000 de personas no es el Dios de Jesús."
    Pudo dejar claro que esa era su fe y sin embargo corrige Abraham corrige cuando se ponen a criticar los que están recogiendo trigo en el día de descanso corrige continuamente a los judíos y jamás hace referencia alguna al Dios de Abraham ni de Moisés. Está es la versión más seguida por los seguidores del señor JJ Benítez de este foro también.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  169. PREGUNTA Nº 78

    Respecto de la presencia del nombre de Dios en el AT y no en el NT hay mucha polémica que gira en tres pilares :

    · La prohibición de nombrar a Dios también la tenían los contemporáneos del AT y sin embargo la sorteaban de distintas maneras pero en el NT no la sortean, es más es que evitan referirse al Dios del Antiguo Testamento incluso diciendo que iba a dar a conocer su nombre. Jesús no era judío y ese no era su Dios.

    · Jesús no fue jamás un judío de religion, porque jamás hizo referencia alguna al dios del AT, ni dijo el "Dios de Abraham" , ni "el Dios de Moisés" y si había necesidad de escribirlo o referirse a él, de mil maneras indirectas, puesto que en el AT se hablan de otros dioses como "no adoreis a otros dioses" de modo que sí que había necesidad de concretar que era Dios con su nombre y no lo hizo porque lo habrían matado mucho antes de negar el judaísmo y decir que venía en nombre de otro dios.

    · Según JJ Benítez "El Dios del odio y la venganza del Antiguo Testamento que mató más de 1000000 de personas no es el Dios de Jesús."
    Pudo dejar claro que esa era su fe y sin embargo corrige a Abraham por el divorcio, corrige cuando se ponen a criticar los que están recogiendo trigo en el día de descanso, corrige continuamente a los judíos y jamás hace referencia alguna al Dios de Abraham ni de Moisés ni de ese judaísmo.
    ¿Que pruebas hay en los evangelios de que Jesús fuera judío?


    RESPUESTA:
    De un modo totalmente modesto y sin pretensiones de superioridad quiero manifestar que se debe tener cuidado con las fuentes de información. Llevamos unos 230 años de investigación independiente sobre Jesús de Nazaret. Y que entre los investigadores (que dominan el griego, el latín, el hebreo y el arameo, es decir, tienen acceso a las fuentes en su lengua original), hay muchos que son agnósticos o incluso ateos. Pues bien, nunca en una publicación seria y de gente que ha pasado años y años de estudio sobre el tema había leído unas propuestas semejantes como las de J.J. Benítez y seguidores.

    Alguno de mis colegas diría que es una pérdida de tiempo responder a gente que cree haber “descubierto el Mediterráneo”. Y sin más ignoraría la pregunta. Pero yo no voy a hacerlo. Y responderé. Y voy a hacerlo poco a poco y en día sucesivos porque la plataforma del Blog solo permite 4.000 caracteres con espacios.

    RESPUESTA:

    La religión de Jesús tiene como centro al Reino de Dios y a Dios como Padre. La religión de Jesús es totalmente judía y la imagen y nombres de Dios en Jesús son totalmente judíos.
    I. La imagen de los Evangelios sobre la religión de Jesús es:

    1. Jesús aparece en como un judío practicante. Jesús se atiene, sin discutirlas a las principales prácticas religiosas del judaísmo. Jesús frecuentaba los centros de culto y de enseñanza del judaísmo. Jesús predicaba continuamente en las sinagogas, y respetaba y visitaba al Templo en las fiestas anuales.
    Aunque los evangelios no pintan nunca a Jesús participando en actos cultuales, y aunque él fuera más afecto a la oración en privado que a la plegaria comunitaria, es muy claro a partir de una lectura simple de los evangelios que Jesús participaba del respeto por la sinagoga y de la creencia en el valor salvífico del Templo.
    La purificación del Templo (Mc 11 y paralelos), es interpretada por intérpretes confesionales como una imagen de que Jesús abolió el culto del Templo. La verdadera interpretación de este paso es, en mi opinión, la contraria: Jesús se preocupó de purificar el Templo, precisamente no porque quisiera quitarle o destruir su valor –esto no tendría sentido–, sino porque estimaba que era el lugar preferente de encuentro con Dios. Precisamente por ello, ese lugar debía cumplir perfectamente su misión; debía ser purificado de impurezas. El Reino futuro que Jesús predicaba tendría en su centro un nuevo Templo sin ninguno de los defectos del presente. Jesús no abolió el culto en sí, sino los abusos que se le habían unido con el tiempo y que podían corregirse.
    (SEGUIRÁ)

    ResponderEliminar
  170. Sobre el judaísmo de Jesús
    2. Jesús jamás quebrantó la Ley mosaica, sino que se adhirió tanto a la ley cultual como a la norma moral, y afirmó con rotun¬didad la validez salvífica de la ley de Moisés en su conjunto como camino hacia Dios.
    Los modernos autores judíos que estudian la figura del Naza¬reno y que conocen mejor que nadie el fariseísmo de la época y el rabinato posterior de la Misná y del Talmud afirman con toda nitidez que no hay ni un sólo caso en los evangelios en el que Jesús aparezca quebrantando la Ley.
    Repasemos brevemente los ejemplos más importantes y discu¬tidos. Las curaciones en sá¬ba¬do no eran ningún trabajo en la época, luego Jesús no quebran¬taba el sábado curando, puesto que no trabajaba.
    Jesús tampoco infringió las normas alimentarias. Es verdad que comía con pecadores y otras gentes de mal vivir, pero nunca aparece acusado de ingerir alimentos impuros o prohibidos. La afirmación de Mc 7,19 de que Jesús "declaró puras todas las cosas" es una clarísima interpretación y comentario personal del evangelista que no corresponde a palabra ninguna de Jesús. La máxima del Nazareno, "lo que sale de la boca es lo que hace verdade¬ramente impuro al hombre" (Mc 7,20), era una doctrina común farisea que Jesús de¬fiende.

    En realidad, lo único que pretendía Jesús en sus discusiones sobre la Ley era profundizar en su espíritu auténtico, no abolir¬la.

    Este punto de vista se clarifica con la cuestión del divor¬cio. Mientras, en época de Jesús, la escuela de Hillel permitía al varón el libelo de repudio por cualquier causa, el Nazareno adopta la postura más rigorista de la escuela de Shammay –al marido sólo se le permite el divorcio si la mujer es adúltera–, y la justifica con una interpretación más exigente de Gn 1,27, como palabra de Dios.

    Las famosas y supuestas antítesis, que ponen en cuestión el valor de la Ley ("Se ha dicho, pero yo os digo..."; cf. Mt 5,27-43) como si fueran un ma¬nifiesto antinomista, van justamente en el mismo sentido: ahondar en el espíritu auténtico de la Torá, profundizar en el mejor y más profundo sentido de la Ley: el hombre debe no sólo no matar, sino quitar la raíz del posible asesinato, el odio y la discordia; no sólo no adul¬terar, sino eliminar la raíz del adulterio, el mal deseo; no sólo no jurar, sino hablar tan transparentemente que sea innecesario el juramento, etc. ¿Quién en su sano juicio puede inferir de esta doctrina que Jesús no afirmaba la validez de la Ley, o que se consideraba superior a ella? ¡Justamente todo lo contrario!

    3. Los resúmenes de la Ley que hace Jesús (la llamada regla de oro "Compórtate con los demás como querrías que ellos hicieran contigo": cf. Mt 7,12; Lc 6,31) o "Amor a Dios y al prójimo como resumen de la Ley y los profetas" (cf. Mc 12,29-31; Mt 22,37-40; Lc,26-28) son exactamente las mismas que los de la mejor tra¬dición de los maestros más venerados de entre los rabinos. Por ejemplo el famoso rabino Hillel.

    Puede decirse que la actitud de Jesús respecto a la Ley de Moisés es el de un interés omnipresente por el objetivo último de la Ley, que él considera, primaria, esencial y positivamente, no como una entidad jurídica, sino como una realidad ético-religiosa. La ley mosaica, según Jesús, era la revelación de la conducta justa y ordenada por Dios a los hombres y la manifestación de los deberes que el hombre debe cumplir para con el mismo Dios.

    Saludos

    (Seguirá)

    ResponderEliminar
  171. Aquí va la tercera entrega de la pregunta sobre el "judaísmo de Jesús".

    El preguntador no ha caído en la cuenta del notable trabajo que supone responder a una pregunta tan general sobre si Jesús era judío o no, pregunta que a los ojos de la investigación es algo evidente. Y argumentar en pro de lo evidente supone en el que responde un tremendo hastío y mucho trabajo, y en el preguntador una ignorancia notable.

    (SIGUE) 3

    4. El Reino/reinado de Dios que Jesús predicaba es exactamente el mismo que habían proclamado los profetas. Él nunca necesitó explicar qué era exactamente el Reino de Dios, porque todos sus oyentes lo sabían por las continuas lecturas en la sinagoga de la Biblia y las explicaciones que se le agregaban. Y la proclamación del Reino de Dios es la característica esencial de Jesús que lo define como un hombre en la línea total del pensamiento profético de la Biblia hebrea . Sobre el concepto de "Reino de Dios" en Jesús, he escrito ampliamente en el capítulo "El evangelio paulino y los diversos evangelios del Nuevo Testamento", la obra conjunta editada por mí “Fuentes del cristianismo. Tradiciones primitivas sobre Jesús” de 1993 y reeditada hace poco por Herder en Barcelona (véase la Página Web de esta editorial)

    Reducido a sus términos más escuetos, este ideal del Reino significaba la actuación definitiva de Dios en el marco de la Alianza con Abrahán, y aspiraba a la liberación político-religiosa del pueblo judío. Esta acción divina para instaurar su dominio sobre Israel acarrearía la perdición de los no aptos, y la postrera y definitiva salvación y bendiciones divinas para quienes se hallaren preparados. Las características del Reino de Dios predicado por Jesús son, al menos aparentemente, un tanto contradictorias: es un "Reino/Reinado de Dios" que se realiza en el futuro, pero con unas ciertas características de comienzo en el presente; es un Reino material con insistencia en elementos espirituales; es un Reino con claras implicaciones en la política del momento, pero su proclamador, Jesús, no pone los medios políticos para su realización. La ética del Reino es también complicada: predica valores absolutos, pero lo que más destaca en ella es una moral de seguimiento del Nazareno absolutamente interina, exigente y quizás imposible de cumplir, válida sólo quizás para las vísperas inmediatas del Reino.

    d) La ética de Jesús forma parte importantísima de su proclama del Reino. No hay ni un solo rasgo de la ética general de Jesús que no tenga su correspondiente en la ética de los rabinos de su tiempo y un poco posteriores. Por tanto la ética de Jesús es toralmente judía y se basa fundamentalmente en el Decálogo y en las normas de comportamiento que los judíos derivaban de él.


    4. Jesús se muestra un piadoso judío al utilizar los libros sagrados como instrumento y medio de su predicación. En las prédicas del Nazareno encontramos prácticamente todas las formas didácticas a base de la Escritura que practicaba el judaísmo antiguo.

    Éstas eran:

    1) Reutilización de palabras o frases bíblicas. Por ejemplo: la parábola de la semilla que crece por sí sola (Mc 4,26-29) termina con una frase tomada de Joel 4,13;

    2) Cita de ejemplos bíblicos para justificar alguna actuación. Por ejemplo cuando el caso de la crítica de los fariseos contra los discípulos por comer espigas en sábado, Jesús recurre al ejemplo de David que comió con lo suyos de los panes de la proposición (Mc 2,23-26;

    3) Deducción de un nuevo sentido de un texto bíblico por profundización o contraste. Por ejemplo el caso citado de las antítesis, en las que se discuten textos del Decálogo;

    (SEGUIRÁ)

    ResponderEliminar
  172. (SIGUE) 4ª parte de la RESPUESTA a la tremenda pregunta: ¿Qué pruebas hay en los evangelios de que Jesús fuera judío?

    4) La interpretación de promesa / cumplimiento como se hace en los textos de Qumrán: Por ejemplo, un pasaje de la fuente Q donde Jesús identifica a Juan el Bautista como la persona predicha por el profeta Malaquías, cuyas palabras son modificadas por medio de Ex 23,20: "Qué habéis ido a ver al desierto?... ¿A ver un profeta? Sí, yo os digo que más que un profeta. Éste es de quien está escrito: 'He aquí que yo envío a mi mensajero..." (cf. Mt 11,7-10); 5) Finalmente, el modelo midrásico, que consiste en combinar diferentes pasajes de la Biblia en apoyo de una doctrina propuesta, como la reinterpretación de la ley del divorcio de Dt 24 a la luz de los textos combinados de Gn 1,27 y 2,24 (cf. Mc 10,2-9).

    Para todo aquel que desee mirar con ojos críticos por un lado, y sin ningún tipo de prejuicios por otro, se debe confesar como conclusión de lo expuesto que si los evangelistas pretendieron presentar a un Jesús que rompía con el judaísmo, hicieron muy mal su trabajo, pues en los evangelios quedan mil restos que prueban hasta la saciedad que la religión de Jesús no se diferencia en nada de la de un rabino carismático, piadoso y apocalíptico del Israel del s. I de nuestra era.

    La religión de Jesús es total y auténticamente judía y su raíces se hallan en una fe que mueve montañas y en una decidida y muy judía "imitación de Dios", es decir ser buenos a carta cabal, pues Dios es bueno y hace salir el sol y la lluvia tanto para los buenos como para los malos.

    Esta conclusión junto con el análisis somero de la religión de Jesús que hemos ofrecido nos permiten con verosimilitud situar el lugar histórico de la religión de Jesús en el marco del Antiguo Testamento / Biblia hebrea.

    Los puntos de vista señalados hasta ahora se refuerzan con el análisis de cuál era en realidad el Dios de Jesús. De este modo se mostrará también con claridad que el Nazareno no tenía otra conciencia que la de ser hijo de Dios en cuanto creatura humana y mortal de un Padre amante.

    II. El Dios de Jesús

    Para llegar a saber qué pensaba Jesús de Dios, o mejor cuál era el Dios de Jesús, examinaremos brevemente los siguientes aspectos:

    1. Cómo designaba Jesús a Dios
    2. Cuáles son las líneas generales de su dibujo de la figura de Dios
    3. Es un Dios a veces desconcertante
    4. Dios como Padre


    1. Cómo designaba Jesús a Dios

    Salvo en un aspecto (el caso del empleo de Abbá, para designar al Padre) que ya he comentado ampliamente en respuesta a esta serie de preguntas que afirman pero sin ofrecer pruebas concretas ni análisis de texto alguno Jesús denomina a Dios sin salirse de las costumbres usuales de su tiempo: lo llama "Poder", el "Gran Rey", "Altí¬simo", "Cielo", etc. Al igual que otros personajes de su época, Jesús utiliza también la perífrasis para nombrar a Dios, denominándole "el que creó el cielo y la tierra", "el que habita en el Templo", el que se sienta en el trono", etc.

    2. Cuáles son las líneas generales de su dibujo de la figura de Dios.

    De acuerdo con Oseas 11,9, "Yo soy Dios y no un hombre; dentro de ti yo soy santo", la predicación de Jesús destaca la profunda alteridad de Dios. Dios es otra cosa totalmente distinta del mundo y del hombre. La diferencia entre "mi Padre que está en los cielos" y la "carne y la sangre" es clara en los evangelios. Dios tiene un poder especial, conocimientos especiales y una bondad especial.

    Pero todo esto es normal dentro del judaísmo. La imagen de Dios más peculiar, la que se impone en la enseñanza de Jesús puede percibirse indirectamente a través de las actitudes que Jesús exige del hombre ante Dios. Estas son, principalmente dos: la fe y la exigencia de una oración continua.

    (SEGUIRÁ)

    ResponderEliminar
  173. (SIGUE 4º = 08 /04 / 2021)
    Subtema 2. Dibujo de la figura de Dios. Actitudes que Jesús exige del hombre ante Dios: la fe y la exigencia de una oración continua.
    La primera, la fe, no es para Jesús creer que Dios existe –eso se da por supuesto–, sino en contar absolutamente con él, poner en él toda la confianza. Creer es fiarse de Dios y tener confianza en el obrar divino, en el pasado, en el presente y en el futuro. En el pasado porque Dios obró la salvación de Israel; en el presente porque en Jesús, como lugarteniente de Dios, se están realizando los preludios de la llegada del reino de Dios: Satán comienza a ser derrotado; en el futuro, porque el Altísimo establecerá su reino sin fin. Los dos polos del actuar divino son par Jesús el polo de la salvación y el polo del juicio. En conjunto, para Jesús la fe tiene como objeto a un Dios fiel y seguro, que es él mismo (según la enseñanza que debe deducirse de la difusión con los saduceos a propósito de la realidad de la resurrección de los muertos de Mc 12). Es una fe que sabe que al morir desemboca en las manos de un Dios fiel. Dios no abandona lo que ha escogido. Dios mismo es el bien esperado.
    3. Este Dios en quien debe tenerse fe es un Dios un tanto desconcertante, que acoge y ama a los pecadores y que insta al amor de los enemigos. Jesús fundamenta este amor, característico de su predicación, en el hecho de que el hombre debe ser perfecto porque el Padre celestial es perfecto y hace salir el sol tanto sobre los buenos como sobre los malos (Mt 5,48, texto citado anteriormente). Es el conocido tema de la "imitación de Dios".

    Esta postura supone una actitud de oración continua, sin palabras, privada y secreta. Es una oración de alabanza, pero también de petición silenciosa: Dios sabe lo que necesitan sus hijos, sin decírselo.

    4. Dios como Padre. El rasgo que caracteriza con más fuerza al Dios de Jesús es su aspecto de padre. Es verdad que la invocación y la consideración de Dios como padre no era en absoluto extraña en el Antiguo Testamento y en el judaísmo intertestamentario. Tenemos textos que lo prueban sin lugar a dudas. Ello es cierto, pero Jesús insistió en este aspecto de la paternidad de Dios de un modo especialísimo. De entre los textos evangélicos que pueden considerarse como procedentes con casi absoluta seguridad del Jesús histórico hay como mínimo diez pasajes que nos muestran a Jesús invocando a Dios como padre, tanto en una perspectiva universalista, es decir padre de todos los hombres, como desde una perspectiva más privada: es decir, la paternidad de Dios manifestada sobre todo para con los que creen y siguen a Jesús, para con sus discípulos que están dispuestos a recibir el reino de Dios y ponen los medios para estar preparados.

    Pero, como ya he expuesto largamente en respuestas anteriores, es el empleo del vocablo arameo Abbá para invocar a Dios el que pone una nota especial en la pintura de Dios por parte de Jesús. Este vocablo no significa "papaíto", como se ha pretendido, ni tiene una connotación puramente infantil, como si Jesús se pusiera siempre en tesitura de niño cuando pensaba en Dios padre. Abbá, según las más recientes investigaciones, significa tanto "el padre", como "padre mío" (en vocativo) o "mi padre". Lo curioso es que no encontramos hasta bien entrado el s. II ejemplos claros de este uso en los textos judíos antiguos.
    Sin duda, la originalidad más impresionante de Jesús residiría en el hecho de en el marco del judaísmo antiguo, se dirige a Dios llamándole cariñosamente abbá y que son pocos los ejemplos de otros piadosos judíos que lo hagan. Pero Jesús no es un únicum, alguien totalmente aislado en el empleo de Abbá, como ya he demostrado.
    (Yo no tengo la culpa de que esto sea tan largo: Recuerdo la pregunta: ¿Qué pruebas hay en los evangelios de que Jesús fuera judío?) Riñan al que la formuló porque no sabía lo que preguntaba.

    ResponderEliminar
  174. Intento mandar esta replica y los administradores NO ME LA PUBLICAN.
    Insisto en que hay motivos para pensar que no era judío a pesar de lo que usted ha dicho señor Piñero y vuelvo a poner los 12 motivos a ver si esta vez tienen a bien publicaremos.

    Jesús contradice NADA MENOS que al fundador del judaísmo,ABRAHAM, padre (o abuelo) de las 12 tribus de Israel y en aquella fanática época dice " habréis oído que dicen (por Abraham) esto esto y esto bueno pues yo digo que no" ¡¿ como va a ser judío por Dios?!

    No es que esté de acuerdo o no de acuerdo con el divorcio por ejemplo como hay otros casos en el judaísmo primitivo de hecho sino que hace hincapié en que contradice a Abraham expresamente, os habrá dicho Abraham esto pues yo os digo lo contrario.

    Y número las 12 justificación a ver si me las publican.

    1. La cantidad de veces que corregía a los judíos.
    2.Las correcciones al padre del judaísmo, Abraham, como diciendo "yo os digo que no le hagáis ni caso" por ejemplo por el divorcio.
    3.El hecho de no hacer ni una referencia al Dios de Moisés o decir simplemente decir que ese dios de Moisés es mi Dios y único Dios verdadero por ejemplo. Nunca hace eso.Ni una ligera referencia a ese dios.
    4. Cuando se ponen a mirar el campo y está recogiendo el trigo y dicen mira que vergüenza recogiendo el trigo al día de descanso y también se opone a la tradición.
    5. Que Jesús jamás nombra un pasaje del Antiguo testamento, ni uno sólo. Lo ignora.
    6.El hecho que el Dios del odio y la venganza que mató más de un millón de judíos no puede ser el dios de a Jesús de sí recibes una torta pon la otra mejilla.
    7.El.hecho de que Yahvé es un dios más, como así se recoge en el. At, un Dios además muy joven entre las muchas deidades que no puede ser bajo ningún concepto el dios único creador del Universo sino uno más y esto lo reconoce el propio Antiguo Testamento y por tanto no es el Dios Creador del universo del que habla Jesús.
    8.Nunca un texto refleja a Jesús participando en los actos culturales judíos cuando se hubiera sido un rabino judío de la época lo normal es sacarle en muchas participaciones de actos judíos. Cómo ocurrió de hecho con otros rabinos de su época.
    9.Jesus nunca se pone a rezar con el resto de los judíos sino que pide que cada uno rece individual e interiormente algo que jamás hubiera reconocido asumido ni autorizado la religión judía de la época.
    10. Respecto de la purificación del templo y el valor salvífico de este no es algo propio del judío es algo propio egipcio su medio y que se remonta a la más profunda antigüedad no tiene nada que ver con el mundo judío propiamente dicho.
    11. Que si viene el Nuevo Testamento está escrito en griego y en ese idioma es para quién va dirigido si estamos hablando que Jesús es judío y que los judíos creen que el Dios de los judíos es el creador del universo debería haber hecho alguna referencia diciendo el Dios de los judíos es el creador del universo y único Dios pero no lo hace nunca jamás hace referencia y hay un pasaje en el que le preguntan bien nombre de tu padre y se niega a decirlo.
    12. Y a todo esto se le une el hecho de que haber tantas interpolaciones otros amigos seguidores del señor Benítez comentan que las conexiones que se establecen con el judaísmo son interpolaciones posteriores una vez que han visto que tanta gente a visionado la figura de este Jesús resucitado y que por tanto es un montaje una manipulación que no merece la pena tener en cuenta.

    Estás serían las 12 argumentaciones de los seguidores del señor Benítez para justificar que Jesús jamás pretendió ser un judío cosa que lo podía haber dejado muy claro y no lo hizo, y no lo hizo porque ya el Antiguo Testamento deslegitima al propio llave haciendo que conviva con otros dioses como Baal.
    Si Samuel es seguidor de Baal y Yahvé es un joven dios más, ¿como va a ser el Dios único creador del universo un dios joven del panteón judio?

    Victor Alonso

    ResponderEliminar
  175. (SIGUE) 5ª y última 09/04/2021

    Teniendo en cuenta que la expresión "Padre nuestro que estás en los cielos" era corriente en el judaísmo del s. I, lo único que llama la atención en Jesús es no el hecho de la invocación de Dios como padre, sino su familiaridad y confianza para con él.

    Una característica de la representación de Dios en Jesús de Nazaret consiste en que– a pesar de su continua predicación del Reino de Dios– se percibe en sus palabras la casi total ausencia de una figura regia y de la humillación del ser humano ante la figura del Señor divino. Por el contrario, la piedad predicada y practicada por Jesús, como la de los rabinos judíos poste¬riores, se caracteriza por una expectación y una confianza sencillas respecto a Dios. "En vez de pensar en la tremenda majestad de un juez divino como continua¬ción del advenimiento del día del Señor, Jesús y sus seguidores en la fundación del Reino piden más bien inspiración, ayuda y fuerza de voluntad al Abbá celestial (...) Lo que da frescura a la imagen de Dios que tiene Jesús es el convencimiento de que el creador eterno, remoto, dominador y terrible es también y primordialmente, un Dios cercano y abordable."

    Por tanto afirmo que el Dios de Jesús es el mismo que “mató a 1.000.000 de personas” según el Antiguo Testamento. Y es el mismo porque Jesús no es solo el predicador de un Dios de amor, sino también de un Dios totalmente justiciero. Matar a un millón de personas es nada con loa que dice Jesús que hace Dios a los condenados en el Juicio Final: al infierno por siempre jamás. Por siempre. Seis veces se habla en los Evangelios del infierno eterno y fuego eterno para los pecadores. Y aquí este Dios de Jesús no tiene piedad. Jesús es también, pues, el predicador de la condenación eterna de los malvados. Aproximadamente el 40% del Evangelio de Mateo habla de juicio y de condenación. ¡El 40%! ¿No han leído todo esto J.J. Benítez y sus seguidores?

    Para mí se acabó este tema.
    Pero siguen con la matraca como si yo no hubiera dado un montón de argumentos

    Y no me digan que no he tenido paciencia. Sí y mucha.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar
  176. Pregunta 79: Ulteriores puntualizaciones de la postura de J. J. Benítez.

    Buenos días profesor

    Es que un amigo del. Foro tiene una relación epistolar con el. Señor JJBenitez y nos justifico parece ser que le parte el señor Benítez los motivos por los cuales Jesús es imposible que fuera judío sino que se lo inventaron después a posteriori de todo lo que ocurrió para llevarlo a su causa judía no porque lo fuera realmente. Y la justificación es que nos daba era:

    1. la cantidad de veces que corregía a los judíos.
    2.Las correcciones a Abraham por ejemplo por el divorcio.
    3.el hecho de no hacer ninguna de referencia al Dios de Moisés o decir simplemente que ese dios de Moisés es mi Dios y único Dios verdadero por ejemplo. Nunca hace eso.
    4. Cuando se ponen a mirar el campo y está recogiendo el trigo y dicen mira que vergüenza recogiendo el trigo al día de descanso y también se opone a la tradición.
    5. Que Jesús jamás nombra un pasaje del Antiguo testamento, ni uno sólo. Lo ignora.
    6.El hecho que el Dios del odio y la venganza que mató más de un millón de judíos no puede ser el dios de a Jesús de sí recibes una torta pon la otra mejilla.
    7.El.hecho de que Yahvé es un dios más, como así se recoge en el. At, un Dios además muy joven entre las muchas deidades que no puede ser bajo ningún concepto el dios único creador del Universo sino uno más y esto lo reconoce el propio Antiguo Testamento y por tanto no es el Dios Creador del universo del que habla Jesús.
    8.Nunca un texto refleja a Jesús participando en los actos culturales judíos cuando se hubiera sido un rabino judío de la época lo normal es sacarle en muchas participaciones de actos judíos. Cómo ocurrió de hecho con otros rabinos de su época.
    9.Jesus nunca se pone a rezar con el resto de los judíos sino que pide que cada uno rece individual e interiormente algo que jamás hubiera reconocido asumido ni autorizado la religión judía de la época.
    10. Respecto de la purificación del templo y el valor salvífico de este no es algo propio del judío es algo propio egipcio su medio y que se remonta a la más profunda antigüedad no tiene nada que ver con el mundo judío propiamente dicho.
    11. Que si viene el Nuevo Testamento está escrito en griego y en ese idioma es para quién va dirigido si estamos hablando que Jesús es judío y que los judíos creen que el Dios de los judíos es el creador del universo debería haber hecho alguna referencia diciendo el Dios de los judíos es el creador del universo y único Dios pero no lo hace nunca jamás hace referencia y hay un pasaje en el que le preguntan bien nombre de tu padre y se niega a decirlo.
    12. Y a todo esto se le une el hecho de que haber tantas interpolaciones otros amigos seguidores del señor Benítez comentan que las conexiones que se establecen con el judaísmo son interpolaciones posteriores una vez que han visto que tanta gente a visionado la figura de este Jesús resucitado y que por tanto es un montaje una manipulación que no merece la pena tener en cuenta.

    Estás serían las 12 argumentaciones de los seguidores del señor Benítez para justificar que Jesús jamás pretendió ser un judío cosa que lo podía haber dejado muy claro y no lo hizo, y no lo hizo porque ya el Antiguo Testamento deslegitima al propio llave haciendo que conviva con otros dioses como Baal.
    Si Samuel es seguidor de Baal y Yahvé es un joven dios más, no tiene sentido considerarle creador del universo ni de nada.

    Víctor Alonso

    Saludos profesor

    ResponderEliminar
  177. La respuesta va a continuación.

    RESPONDO brevemente a Víctor Alonso

    En conjunto:

    La cuestión, o idea de fondo, que plantea esta serie de observaciones –¿Era Jesús realmente judío y de religión judía; era el Dios de los judíos el dios de Jesús?–– suscita una profunda estupefacción en el investigador independiente del Nuevo Testamento y del cristianismo primitivo (que normalmente es escéptico y agnóstico) es igual a la que suscitaría la siguiente pregunta:
    ¿Qué pruebas hay en el Corán de que Mahoma era musulmán? ¿Era Alá su Dios? Si Mahoma llevó la contraria a los árabes de su tiempo, ¿no puede pensarse que Mahoma no era ni árabe, ni musulmán sino que estaba muy influido por la religión egipcia?

    El musulmán al que se le dirijan estas preguntas se demandará a sí mismo: ¿Tiene alguna idea del Corán quién formula estas preguntas? ¿Lo ha leído bien? ¿Merece la pena responder a esta serie de conjeturas sin fundamento serio alguno?

    Pues lo mismo me pasa a mí. Y sin embargo, me he tomado el trabajo de responder largamente aludiendo a un montón de textos de los Evangelios.

    Pues bien, tampoco escurriré el bulto y responderé brevemente a las 12 argumentaciones de Víctor Alonso.

    Las preguntas sobre la resurrección y otras 28 que ya están preparadas sobre otros temas pueden esperar.

    Además pregunto a Víctor Alonso si ha leído mis respuestas y si, tras haberlas leído, sigue absolutamente convencido de que lo que pregunta está bien preguntado.

    Saludos cordiales de Antonio Piñero

    ResponderEliminar